Certifícate como Coach de Equipos de la mano de pioneros del Coaching.

Certificación Internacional Coaching de Equipos ICC.

Daniel Álvarez Lamas(1), director de esta Certificación, nos hace una observación importante desde la que queremos comenzar este artículo: “hacer coaching individual es muy diferente a hacer coaching de equipos. No obstante, para hacer coaching de equipos es necesario conocer las competencias que requiere el ejercicio del coaching individual”. Es por esta coherencia en el diseño de la formación, entre otras, que esta Certificación Internacional ha sido galardonada con el Premio Europeo a la calidad (EQA) por la European Coaching and Mentoring Council (EMCC).

Veamos un poco más de qué hablamos. Por ejemplo, si alguien tiene una formación en coaching individual, incluso aunque sea experto en ello, no tiene asegurado el correcto ejercicio del coaching de equipos. No obstante, sí le facilita ciertas competencias de base como la escucha; las preguntas poderosas; el abordaje de creencias, hábitos y anclas; la conexión con el objetivo y los valores; la capacidad para convertir obstáculos en recursos, etc., que son transferibles a esta disciplina, aunque diferente en su aplicación. Es decir, cuando hacemos coaching de equipos, consideramos a éste como una entidad única, con su identidad y su carácter propio, por lo que el equipo necesita herramientas específicas y distintas del individuo. Por otro lado, al igual que no hay dos personas iguales, tampoco hay un equipo igual a otro, por lo que el coach necesita entrenar estas herramientas para que su aplicación sea muy versátil.

De esta forma, siguiendo esa premisa de coherencia, esta formación incluye un módulo sobre coaching individual para quienes no son expertos en esa materia, con el objetivo de darles la seguridad necesaria para la intervención en equipos, siempre teniendo en cuenta que la máxima de esta disciplina es hacer que todos sientan que su máxima expresión la consiguen funcionando como sistema, juntos, cooperando y aportando lo mejor que cada uno puede aportar. Efectivamente, cuando las personas toman consciencia que son parte de algo más grande, entienden que pueden maximizar sus resultados y su rendimiento funcionando desde la mejor versión de sí mismos y trabajando sincronizada y conjuntamente con el resto de las personas que conforman ese sistema particular.

Sin embargo, todo lo que hemos venido diciendo no ocurre por arte de magia y tampoco de un día para otro. El equipo como tal, es, siente, piensa, tiene un estilo de trabajo, normas que seguir, creencias, motivaciones, valores, etc. Es decir, una serie de aspectos que definen qué y cómo las personas hacen lo que hacen, y que diseñan el recorrido en el que el coach de equipos tendrá que trabajar para conseguir que maximicen su rendimiento y lograr esa ansiada coherencia entre el ser, el sentir y el pensar.

Sobre la Certificación.

En cualquiera de sus dos modalidades -online o presencial-, la Certificación en Coaching de Equipos del Instituto Ben Pensante permite acceder a las pruebas para certificarse como Coach de ICC y, con ello, la posibilidad de ser incorporado en sus ficheros como Coach Internacional. Además, permite el acceso ilimitado al Campus Virtual de ICC y del Instituto. Una particularidad es que -en su modalidad online- se expide el titulo de «Experto en Coaching de Equipos Online” que permite acceder a técnicas y herramientas específicas para intervenir en espacios virtuales.

Por todo lo mencionado, esta Certificación es ideal para Coaches que deseen ampliar sus servicios; para Líderes de gestión que quieran pautas claras y contrastadas para alcanzar el máximo rendimiento de sus equipos; para Responsables de RR.HH. que busquen mejorar sustancialmente su intervención en las organizaciones.

Sobre los beneficios de la formación:

  • Acceder a una Certificación Internacional en coaching de equipos.
  • Incorporar habilidades específicas a partir de una metodología probada 100% práctica.
  • Vivenciar una estructura segura para hacer coaching y liderar equipos nacida de dos de los principales pioneros: Joseph O’Connor y Andrea Lages.
  • Enriquecer el currículum como coach o consultor con una disciplina clave para la implantación de procesos de cambio y/o transformación en cualquier organización.
  • Guiar equipos hacia su mejor versión, potenciando el talento y la motivación y el rendimiento.
  • Aprender a gestionar la dimensión humana y la interacción del equipo, que representa el principal obstáculo para procesos de consultoría como Lean Management, Six Sigma y otras metodologías que mejoran la productividad.

Sobre el final de la Certificación:

Este original y pensadísimo final nos invita a vivir y sentir el Camino de Santiago juntos, a desandar lo aprendido de una forma novedosa para crear una experiencia individual, de equipo, artística, natural, cultural y/o un infinito etcétera. No hay slogan que seguir ni especificaciones sobre qué experimentar. El camino es lo que cada uno quiere que sea; es ver, afrontar, superar y, sobre todo, disfrutar, enriquecer, compartir y capitalizar todo lo aprendido con los compañeros y compañeras de viaje. Por ello, se trata de un final que sólo supone el comienzo de nuestro recorrido. ¡Déjate sorprender!

(1)  Daniel Álvarez Lamas es fundador del Instituto Ben Pensante, Coach, Formador y autor del libros como “Coaching para líderes”, “Cómo pensar bien” y “Coaching de equipos”, entre otros.

Coaching en Movimiento: una experiencia consciente, inmersiva y transformadora.

Estamos acostumbrados a abordar la disciplina del coaching desde lugares diferentes, aunque resulta poco habitual hacerlo desde la perspectiva del movimiento. No obstante, tal y como afirma María Jesús Zea(1): “somos como nos movemos. En movimiento vivimos, sentimos, pensamos, nos relacionamos y nos re-creamos”. Dicho de otra forma, si exploramos, descubrimos y ampliamos nuestra forma de movernos, entonces también ampliaremos nuestras formas de pensar y de sentir, y desarrollaremos nuestras perspectivas para crear nuevas posibilidades.

¿Por qué todo esto es posible? Entre otras cosas, porque cuando sumamos conciencia al movimiento que experimentamos podemos descubrirnos en él y localizar y desbloquear sus limitaciones, obstáculos, creencias, emociones que nos impiden concretar y avanzar en la vida. Superado todo aquello e incorporando a nuestro día a día diferentes movimientos conscientes, también estamos listos para diseñar un nuevo recorrido repleto de nuevas posibilidades.

¿Por dónde empezamos?

Como casi siempre, por lo esencial y, en este caso particular, por lo que la Escuela ha definido como Movimiento Esencial. ¿Qué es? Ni más ni menos que la ruta metodológica creada para esta Formación de Coaching en Movimiento(2), que facilita el desarrollo de procesos transformacionales a través del cuerpo en movimiento. Es una invitación a sumergirnos en la experiencia consciente para distinguir, explorar y aprender de nuestros hábitos generando movimientos posibilitadores que nos permitan conseguir objetivos en nuestra vida personal y profesional.

El símbolo de infinito, con todo el poder de su metáfora, es el elegido para dibujar el recorrido de la formación o, como prefiere llamarla nuestra especialista, la ruta de la facilidad. A través de ella, despertamos la conciencia del cuerpo físico- mental- emocional- energético y cuerpo vital. Veamos un gráfico que resume algunos aspectos importantes de la ruta.  

Durante la etapa de autoconocimiento, como podemos visualizar en el gráfico, se entrenan los tres movimientos esenciales vinculados al Ser, al Hacer y al Tener, respectivamente. En el primer caso nos ayudan a desarrollar habilidades para mirar hacia nuestro interior; en el segundo nos entrenan para que seamos capaces de aprender de las transiciones, y en el último caso potencian nuestra capacidad para ir hacia fuera y brillar. Sólo cuando nos encontramos con ese Ser Esencial, entonces estamos preparados para incorporar lo aprendido en procesos de acompañamiento.

Ahora bien, para poder integrar e incorporar al cuerpo todos los aprendizajes necesitamos de progresiones, de tiempo de sensibilización para la práctica, recurrencia y reflexión. En otras palabras, necesitamos convertirnos en verdaderos aprendices.

¿Qué es Ser Aprendiz?

Es, sobre todo, recuperar la capacidad de mirarnos, de escucharnos y de expresarnos desde la autenticidad y esencia. “Ser el eterno forastero, el eterno aprendiz, el eterno postulante: he allí una forma para ser feliz”. Así apuntaba Julio Ramón Ribeyro, el reconocido cuentista peruano, que también dejaba entrever lo infinito del aprendizaje durante toda la vida.

Y el Ser Aprendiz, en esta formación, también plantea correr el eje de lo tradicional para proponer un aprendizaje inverso; es decir, desde el cuerpo. Para ello, se necesita poner el cuerpo en movimiento de forma tal que pueda vincularse esa experiencia corporal con el pensamiento y la energía emocional. En este caso, el programa desarrolla diferentes dinámicas con un espíritu lúdico y expresivo inspiradas en la danza consciente, el contact impro, el yoga, la meditación, el movimiento expresivo, técnicas manuales para el desarrollo de la salud, entre otras.

Por todo lo mencionado, este programa formativo -por su contenido y por su enfoque meramente práctico y vivencial- está dirigido a los profesionales que trabajan en el encuentro con el otro, como coaches y terapeutas, que deseen explorar y entrenarse para acompañar a sus clientes desde el cuerpo y el movimiento y para potenciar sus habilidades y competencias en su práctica profesional.

Entre otras cosas, aprenderán a:

  • Ser protagonistas, a través de la experiencia somática, de su historia corporal, emocional, lingüística y energética.
  • Crear nuevos mapas de recursos para sostener procesos en movimiento que permitirá a coaches y/o terapeutas conseguir aquello que su cliente necesita.
  • Generar procesos de cambio a través de dinámicas lúdicas, expresivas y motrices.
  • Incorporar prácticas de movimiento y capacitación para acompañar procesos transformacionales través de la metodología de coaching en movimiento.

Anímate a Ser Aprendiz, a transformar el conocimiento en sabiduría y a convertir en infinitas tus posibilidades. 

(1) Creadora y directora de la Escuela internacional de Aprendizaje en Movimiento ME y de la metodología de Coaching en Movimiento. (2) Primer programa Internacional de Coaching en Movimiento aprobado por la ICF.

Diplomado en Coaching Ontológico y de Equipos: una mirada individual y sistémica.

Enfoque Ontosistémico.

El Modelo creado por Rafael Echeverría: Observador-Sistema-Acción-Resultados, nos permite visualizar el proceso que se lleva adelante en cualquier plano de la vida para conseguir objetivos, y también concluir en una primera diferenciación importante sobre este diplomado.

Efectivamente, la mayoría de las formaciones tradicionales se centran en las acciones y, en tal sentido, en ofrecernos técnicas y herramientas para cambiarlas y entonces cambiar los resultados. No obstante, si bien son válidas todas y cada una de ellas, esta Certificación en Coaching Ontológico y de Equipos(1), apunta a cambiar esa ecuación, empezando por observar el observador que somos y a desarrollar/mejorar competencias más humanas: conversacionales, emocionales y corporales, para generar acciones diferentes y alcanzar resultados distintos.

Ser observadores de nosotros mismos implica desafiar nuestras creencias, implica cuestionar los propios modelos mentales que construimos a lo largo de la vida y que hoy nos han convertido en los observadores que somos de la realidad y de cómo la interpretamos. Además, ese observador es el que define nuestras conversaciones internas y externas, nuestra emocionalidad y nuestra corporalidad. De esta manera, si exploramos e incrementamos esas competencias, entonces ampliamos la capacidad de percepción de nuestro observador de forma sostenible, lo que nos permite reinterpretar nuestro mundo, dando lugar a nuevas acciones, nuevas posibilidades y nuevas realidades. Dicho de otra forma, para conseguir un resultado es necesario primero comportarse de manera tal de producir ese resultado y, para ello, es necesario primero ser el tipo de persona, equipo u organización capaz de comportarse así.

Ahora bien, también tenemos que tener en cuenta que, como individuos, siempre estamos y somos parte de un sistema que nos afecta: la familia, los amigos, el equipo de trabajo, la empresa, etc. Lo curioso es que a la hora de considerar ese sistema -cualquiera que sea- solemos fragmentarlo para analizarlo y/o explorarlo tomando piezas por separado. Por ejemplo, si consideramos el sistema equipo de trabajo, centramos nuestra atención en el compañero “x” o en el líder y no solemos mirar el sistema completo para entenderlo como tal, sus patrones de relación y comprender para qué está, de qué se nutre y/o qué necesita. Necesitamos este enfoque sistémico porque cada sistema, en sí mismo, está definido por su totalidad, por la relación de todas y cada una de sus partes.

Conectando individuos y relaciones con resultados.

Es decir, además de entender nuestro propio ecosistema personal, único y complejo, necesitamos comprender que siempre somos parte de otros ecosistemas mucho más grandes y que cada uno de ellos también tiene su particularidad y complejidad. Partiendo de esta máxima, este programa apunta a un trabajo individual en primer lugar; es decir a que cada uno pueda explorar sus competencias a desarrollar y/o a mejorar sin perder de vista el sistema. Esta forma de trabajo -en primera persona y en primer lugar- nos permitirá a futuro abordar cada proceso de intervención desde un lugar más humano; desde el Ser.

Por todo ello, entre otras cosas, esta Certificación está dirigida a todos los profesionales que trabajan en el encuentro con el otro. Directivos, responsables de negocio y líderes de equipos que deseen mejorar sus habilidades de liderazgo; profesionales de cualquier área de la empresa o consultoría que quieran adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para desempeñar la profesión de Coach Ejecutivo; personas que quieran diversificar y otorgarle valor a su oferta laboral, y/o profesionales del sector público que están directa o indirectamente al servicio de las personas o que gestionen equipos.

Sobre la Certificación y algunos beneficios.

En sus dos modalidades, presencial en Bilbao o 100% online, este Diplomado en Coaching Ontológico y de Equipos está certificado por la Asociación Española de Coaching (ASESCO). Se trata de un programa pionero que aplica la metodología Ontosistémica a la disciplina de la Dirección en Coaching Ejecutivo y conjuga una mirada individual y sistémica rigurosa e innovadora.

A nivel profesional facilita, entre otras cosas:

  • Adquirir habilidades y competencias del Líder Coach.
  • Generar soluciones en entornos cada vez más globales, competitivos y en continuo cambio.
  • Trabajar con las distintas creencias, percepciones e interpretaciones para facilitar la comprensión y la gestión de la diversidad.
  • Hacer preguntas poderosas para mejora de la comunicación, y la escucha efectiva para facilitar el enfoque múltiple dentro del sistema.
  • Observar las conversaciones y dinámicas relacionales de las personas para promover nuevas acciones que mejoren el desempeño y la cooperación.

Amplía tus competencias, cambia tus acciones y consigue resultados extraordinarios para siempre. Ayuda a que las personas, equipos y todos los sistemas de los que formas parte hagan lo propio.

(1) Programa  formativo desarrollado por los profesionales de OntoSystemic Institute, primera Escuela de Negocios con metodología global: OntoSystemic & Lec Learning. Un desarrollo propio y patentado que facilita resultados extraordinarios en el aprendizaje: aplicabilidad práctica.

Neuroliderazgo aplicado a las organizaciones: hoy más que nunca, una ventaja competitiva.

La influencia y la motivación como factores clave.

Porque esta situación también pasará. Y cuando esto ocurra, prepararnos e intentar reacomodarnos para afrontar una realidad incierta que seguramente tendrá poco de lo anterior, es fundamental, necesario, casi obligatorio. Lo decíamos en el título de este artículo y lo reafirmamos incluso después de poquísimas palabras: más que nunca la influencia positiva y la motivación serán variables clave para las personas, los equipos y las organizaciones. En tal sentido, también será clave saber cómo generarlas, sobre todo para que los líderes con mayor oportunidad de influencia puedan cumplir con la misión de hacer de los entornos de trabajo un lugar de crecimiento, aprendizaje, satisfacción y productividad.

Esa preparación -que definíamos como casi obligatoria en el párrafo anterior- es la premisa de este Curso Universitario de Neuroliderazgo aplicado a las Organizaciones. Su objetivo es acercar a la empresa y al profesional aquellos conocimientos y habilidades del liderazgo recientes, provenientes de los estudios de investigación relacionados con el conocimiento del cerebro. Cuestiones que si bien ya suponían una ventaja competitiva en el mundo que conocíamos hasta hace poco, lo seguirán siendo -probablemente más que nunca- en el entorno que vendrá.

De esta forma, sin entrar en la explicación neurobiológica, veamos un ejemplo de cómo influyen en nuestra conducta dos términos químicos que nos resultan muy familiares: dopamina y oxitocina, sabiendo que lo que más nos importa conocer de ellos es que cuando se activan generan un impacto positivo en el cerebro de las personas. La dopamina, por ejemplo, genera un estado de recompensa desde el cual el cerebro se prepara para esforzarse, para aprender y para lidiar con los conflictos. La oxitocina, por su parte, surge como respuesta de satisfacción a través de la interacción social positiva, y tiene efectos en el bienestar, la reducción del estrés y la ansiedad.

¿Cómo se promueve ese marco de buena convivencia?

En primer lugar, se trata de aprender a crear entornos de confianza, de respeto, de colaboración y de soporte mutuo. Cuando esto es percibido por las personas aumentan sus niveles de oxitocina y de dopamina que, como mencionábamos, tienen un papel fundamental en la activación de sus capacidades intelectuales, de su motivación y bienestar.

Todo aquello, en el momento que empieza a suceder, ocurre lo que Unai Vicente define como la “democratización del liderazgo” en los equipos de trabajo. Esto significa permitir que todas las personas decidan liderar como miembros activos y significantes, para que -desde el respeto y la afectividad- puedan y quieran mover energías estancadas; es decir, que puedan y quieran intervenir con su aportación de valor, por ejemplo, para mediar sobre un conflicto, para construir una perspectiva nueva sobre un proyecto y un largo etcétera. 

Por supuesto, el curso aborda con riguroso detalle estas y otras cuestiones. El objetivo se centra en entender que hay una serie de cosas que cada uno puede hacer en un equipo para influenciar sobre las condiciones que favorecen un estado mental individual y colectivo más propicio al rendimiento, la satisfacción y la motivación.

¿A quién está dirigida la formación?

Por todo lo dicho, el curso apunta a profesionales que tienen un buen conocimiento de la empresa y de sus procesos, que lideran, tienen responsabilidad e influencian personas, equipos de trabajo o tienen impacto en diferentes estructuras de la organización. Entre ellas: personas que se estén preparando para liderar equipos y/o grupos; consultores organizacionales; directivos; mandos intermedios, y/o expertos en el liderazgo de equipos de alto rendimiento.

Algunas de las competencias a adquirir:

  • Actualizar el conocimiento del cerebro en cuanto a sus procesos cognitivos básicos y su resultante conductual en la organización y en todas las interacciones de la vida.
  • Comprender las acciones conductuales concretas que llevan a las personas a una situación de recompensa o de amenaza.
  • Aprender a promover entornos de confianza, motivación y facilitación a través de acciones concretas.
  • Incorporar herramientas específicas de impacto, para ampliar la competitividad, la productividad y el bienestar en las empresas.

Sobre la metodología y sobre algunos de los valores diferenciales.

Este curso, como formación integral en habilidades específicas de liderazgo, es reconocido con el Diploma propio de la Universidad de Barcelona (UB), Facultad de Psicología. Con diferentes cronogramas, este curso intensivo contempla 20 horas repartidas en 5 días y se dicta de forma online en España. Además, al finalizar, cada diplomado tendrá la oportunidad de conocer y ampliar la comunidad de aprendizaje o la red de networking con personas que, en cada país, se dedican a gestionar y liderar equipos.

La Metodología tiene como objetivo la continua implementación de los conocimientos teóricos mediante ejemplos y casos prácticos, juegos simbólicos y técnicas de intervención grupales que facilitan el aprendizaje y la internalización de lo aprendido.

Por último, y como uno de los pilares de este programa formativo, se propone utilizar al máximo todos los recursos disponibles en el campus virtual de la Universidad de Barcelona, con el objetivo de crear una comunidad virtual de aprendizaje que trascienda los contenidos propios del curso.

Recursos y estrategias para aumentar tus ventas.

Sobre el cerebro y las decisiones de compra.

¿Qué papel juega el cerebro primitivo y el cerebro racional de las personas durante un proceso de venta? ¿Cada cliente tiene un canal preferente de comunicación o existe uno que es común y predominante para todos/as? ¿Existe una manera de comunicarnos con un/a cliente/a que influya sobre la toma de decisiones de compra?  Vayamos por partes.

Como bien sabemos, la neurociencia ha revelado que aproximadamente un 90% de nuestras decisiones son inconscientes y estas surgen del cerebro primitivo o reptiliano. Este cerebro es el encargado de nuestra supervivencia y de regular nuestras funciones fisiológicas y es el responsable de nuestras respuestas inconscientes, impulsivas e instintivas. Sin embargo, el cerebro racional también tiene su participación. Es decir, cuando estamos pensando qué hacer, en realidad la decisión ya la hemos tomado y él es el responsable de buscar un motivo que la justifique.

Sobre los canales de comunicación.

Todas las personas recibimos información e interactuamos con el medio y con los/as demás a través de los cinco sentidos -vista, oído, gusto, tacto y olfato-, y aunque tenemos un canal preferido de comunicación, el lenguaje visual es plenamente dominante. Diferentes estudios han comprobado que el 90% de la información que se transmite al cerebro es visual, y lo visual es procesado por el cerebro 60,000 veces más rápido que el texto. De hecho, muchas personas gustan o eligen un producto o servicio por la imagen que proyecta, mucho más que por el precio o por la calidad. Aunque también sucede que el nervio óptico está conectado directamente al cerebro primitivo y genera muchos más recuerdos que el resto de los sentidos.

Sobre el lenguaje visual.

Como hemos visto, el cerebro racional está diseñado para analizar, pensar y, en consecuencia, para poner barreras, ya que al analizar estamos evaluando los posibles “no”. De hecho, existe un lenguaje más racional y otro que es más primitivo. Por ejemplo, si decimos que un producto y/o servicio es bastante bueno, entonces nuestro cerebro racional comienza a evaluar ese “bastante” en términos de si es mucho o poco o a qué se refiere; empieza a analizar y a poner barreras. Ahora bien, si para definir ese algo utilizamos adjetivos como fantástico, luminoso o robusto, estamos hablándole al cerebro primitivo; estamos generando recuerdo y evitando el análisis y las barreras.

No obstante, aunque nos hemos referido puntualmente al lenguaje visual, no es el único recurso de este tipo del que disponemos. Los colores, por ejemplo, son otro aspecto visual sumamente importante que genera recuerdo y transmite más que muchas palabras. El rojo, color elegido por un sinfín de marcas (si cerramos los ojos se nos vendrán a la cabeza 4 o 5 firmas rápidamente), tiene implícitas características asociadas a la pasión y al liderazgo; el azul, en cambio, aunque también es la opción de muchas compañías es más moderado, más elegante y totalmente aséptico.

¿Más palabras visuales? Tranquilidad, disfrute, confianza y un largo etcétera. ¿Más recursos visuales? Hay más, claro, pero lo más importante es saber cómo, cuándo y para qué utilizarlos de forma tal que enriquezcan la venta y no desvíen el foco del proceso.

Todo esto, entre otras cosas, es lo que aborda de manera más profunda y generosamente Javier Ortego en este curso de ventas para empresas y equipos; siempre facilitándonos obtener más impacto, más persuasión y más y mejores resultados en la venta profesional.

Impulsa el bienestar en la empresa y afianza el engagement.

Un total de 2.408.700 españoles sufrieron en 2015 depresión. Representa el 5,2 % de la población y se ha incrementado un 18,4 % entre 2005 y 2015, según datos publicados por la OMS. Otro dato alarmante es que 1.911.186 de personas se vieron afectadas por trastornos relacionados con la ansiedad en 2015, lo que supone el 4,1 % de la población en nuestro país.

“It’s okay, not to be okay”

Este es un slogan que representa una de las políticas de bienestar de Microsoft que, traducido, significa “está bien no estar bien”. Es simple, cierto, pero curiosamente está dispuesto porque las personas expresan cómodamente sus problemas y/o dolencias físicas, pero no lo hacen con sus cargas emocionales, pues temen a ser etiquetadas y/o a ser despedidas. Más aún. Durante el II Congreso de Bienestar Laboral celebrado en Madrid recientemente, el gran problema planteado por las organizaciones tenía relación con las bajas laborales y el absentismo. Lo cierto es que parece que sabemos mucho qué pasa y por qué, pero no tenemos claro cómo solucionarlo.

Desarrollemos una teoría.

Para ello, el Instituto de Talento Afectivo (ITA), presenta un enfoque novedoso en el que aborda aspectos con una perspectiva mucho más amplia. En primer lugar, por ejemplo, pone la responsabilidad por bienestar laboral en manos de la empresa y de los/as empleados/as por igual y no sólo en uno de ellos, o en uno más que en otro.

Como firma cuya filosofía es preservar el factor humano y las relaciones, pone el foco allí. En cierta forma, si bien las relaciones no son el único aspecto que impacta en el bienestar, es un factor clave para que éste pueda suceder. Es decir, si aspectos como el sueño, el estilo de vida, la alimentación y el confort en la oficina están cubiertos satisfactoriamente, pero la relación con las personas dentro de la empresa nos son buenas, entonces todo se hace cuesta arriba.

Este podría ser un primer error en el abordaje del bienestar laboral, ya que la mayoría de las soluciones que adoptan las empresas apuntan a cubrir algunos o todos esos aspectos, aunque no de forma global, sino de manera aleatoria, segmentada y hasta arbitraria. Esto pasa porque no lo hacen sobre un diagnóstico claro, concreto y correcto.

Premisas ITA para el abordaje del bienestar:

1. Diagnóstico: como empresa de formación y consultoría entienden clave un diagnóstico de la situación del bienestar en la compañía para hacer cambios organizativos y/o reevaluar algunos aspectos.

2. Competencia para el liderazgo. Los líderes deben saber detectar a tiempo cuándo la curva de rendimiento y presión no está en equilibrio. Esto es necesario para anticiparse y accionar, en vez de reaccionar cuando el problema ya es un hecho.

3. Ayudar a los empleados a tener las competencias, habilidades y aptitudes necesarias para que ellos puedan mejorar su bienestar.

La diferencia entre actividades remediativas y generativas.

Desde el punto de vista empresarial, el bienestar se trata de una relación que evoluciona entre el empleado y la empresa y que apunta a mejorar la calidad del trabajo y el ánimo de las personas. Sin embargo, como mencionábamos, las soluciones suelen aplicarse fuera de la cotidianeidad laboral y suelen ser remediativas. Las personas también aplican estas soluciones en lo personal, ya que para relajarse después de una jornada intensa suelen escuchar música, hacer deporte, bailar, hacer yoga, etc., remediando de forma temporal e inmediata un malestar, aunque sin crear un hábito que les permita trabajar mejor. 

Escuchar música es una actividad remediativa eficaz, aunque aprender a tocar un instrumento supondría un buen ejemplo de lo que es una actividad generativa, pues en este caso estamos generando valor añadido y creando nuevas habilidades. No obstante, este tipo de actividades también pueden desarrollarse durante el trabajo y uno de los objetivos de este programa es mostrarnos cómo podemos crear ese valor agregado. Esto sin olvidar que el bienestar supone un poco de esfuerzo personal, pues implica que cada uno diseñe su propia receta para ello y defina qué y cómo hacer para lograrlo.

Curso de Relaciones Interpersonales y Bienestar Sociolaboral.

Se trata de una formación dirigida tanto a empleados como a personal de Recursos Humanos que aporta un enfoque novedoso y sienta bases sobre el bienestar. Los ejes de desarrollo son:

1. Trabajar el bienestar mientras trabajamos.

2. Acciones generativas, no remediativas.

3. Cadena de bienestar.

Si bien en el artículo nos hemos referido brevemente a los dos primeros ítems, no lo hemos hecho hasta aquí a la cadena de bienestar que es uno de los tres pilares que tienen que cumplirse sí o sí para que estas acciones consigan el engagement de las personas. Veamos.

1. Satisfacción (Tener). Si estamos satisfechos con unas condiciones mínimas de trabajo, entonces podrá surgir la motivación. La responsabilidad de asegurar estas condiciones es de la empresa.

2. Motivación (Hacer). Tiene estrecha relación con la satisfacción, con el hecho de sentirse competente y autónomo en su labor. También tiene relación con el propósito, con el para qué de cada persona.

3. Reconocimiento (Sentir). Para que el engagement se mantenga en el tiempo tiene que existir reconocimiento, que no necesariamente está relacionado con un aumento en la nómina, sino con un gesto, una palabra, una proximidad.

Promover el bienestar nos permite entrar en un proceso continuo de mejora. Nos facilita la buena comunicación y la calidad de las relaciones; afianza el engagement, el rendimiento y la motivación. ¿Empezamos?

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?