• +34 937 683 635
  • direccion@namagazine.es
  • Lunes a Viernes · de 9,00 a 19,00 horas

Under my Skin: el cuerpo y la emoción como medios de aprendizaje.

Dejar de hacer para Ser.

¿Qué hay bajo nuestra piel? Además de tejidos, músculos, órganos y huesos, también habitan nuestros deseos más íntimos, nuestras emociones más profundas, nuestras más pequeñas sensaciones y el poder más genuino de nuestra intuición.

Nuestro cuerpo es un contenedor que va acumulando todo lo que nos sucede a lo largo de nuestra vida. Cada experiencia es registrada y moldea la manera en la que nos mostramos y habitamos el mundo. No obstante, para poder conectar con lo más elemental de nosotros y poder escuchar nuestra intuición y nuestro sentir, hemos de desconectar el piloto automático.

Desconectar para conectar.

Esa es la idea central de este Taller de 2 días: dejar de hacer para Ser; dejar de juzgar para sentir. Lograr ese viaje a través del movimiento, la música, la improvisación y el arte, para despertar nuestra inteligencia y sabiduría corporal y emocional de forma tal que nos permita conectar con toda su vitalidad y energía.

Under my Skin. Un encuentro intensivo y vivencial.

Un taller experiencial basado en el modelo de Movimiento Consciente Integral como medio de aprendizaje somático, emocional y cognitivo. Para ello, incluye diferentes líneas de abordaje somático como el movimiento libre, movimiento expresivo, centros de energía, conciencia del espacio, recursos relacionales, actividades lúdicas y expresivas, etc. No obstante, en este Intensivo se utiliza -sobre todo- el Movimiento Libre y Movimiento Expresivo.

Movimiento Libre y Movimiento Expresivo.

Mucho que una técnica psico-corporal.

Señalamos que es una técnica psico-corporal porque nos permite conectar e intervenir nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y nuestras emociones a través del movimiento. Dicho de otra forma, es a través del movimiento que nos resulta posible darnos cuenta de manera consciente de lo que nos pasa aquí y ahora, ya que solo así podemos gestionar lo que estamos viviendo desde una perspectiva diferente.

Por ello, a través de diversas músicas y ritmos, la invitación es a emprender un viaje a nuestro interior para darnos la oportunidad de escuchar voces diferentes, percibir sensaciones distintas y conectar con nuestro cuerpo, abriendo paso a la liberación de su sabiduría de una manera natural y espontánea.

Una sesión de movimiento tiene alto impacto porque se utilizan diversos recursos, entre ellos, la música y el juego, la respiración, la dramatización y expresión lúdica, la voz y el silencio; el contacto con uno mismo, con los demás, con la capacidad creativa y con la expresión postural de la danza y del movimiento corporal. Todo esto resulta un perfecto engranaje para que surjan movimientos que generen armonía entre las dimensión cognitiva, emocional y física.

¿Qué nos vamos a llevar de este taller?

Distintas fechas y locaciones están dispuestas para vivir esta experiencia mágica e inolvidable basada en el aprendizaje experiencial, cápsulas teóricas, espacios de reflexión e intervenciones de Coaching Ontológico.

Entre otras cosas, aprenderemos a:

  • Despertar la consciencia corporal.
  • Identificar automatismos.
  • Liberar capacidades energéticas.
  • Potenciar la expresión.
  • Recuperar la autenticidad.
  • Integrar la coherencia mente, cuerpo y emoción.

Sobre todo fluir para conectar con todo el poder personal que existe bajo nuestra piel.

Arteterapia para educadores: la creatividad como fuerza para el cambio.

Empoderamiento Creativo.

Son muchos los/as docentes que se encuentran envueltos dentro de paradigmas educativos en los que priman los resultados cuantificables y los procesos lógicos y lineales que, además de resultar aburridos para los niños y los jóvenes de hoy, suponen el principal motivo del estrés y del síndrome de burn-out docente. ¿Por qué? Entre otras cosas, porque son ellos/as mismos/as los que no cuentan con herramientas que les permitan “romper” con esos estándares pedagógicos. Recordemos que una gran mayoría ha sido formada de acuerdo a un currículo que poco tiene que ver con las actuales y verdaderas necesidades sociales que se reflejan en la diversidad de problemáticas de los alumnos en el aula.

Ahora bien, si el entorno no cambia, ¿cómo puede cambiar el/la educador/a?

Pensemos que aún dentro de estos entornos, muchos de ellos/as hacen una especie de revolución silenciosa que desafía lo impuesto e intenta nutrir el aula con algunas acciones concretas, pero sin que constituyan un método sólido o sostenible. Es que nadie dijo que fuera fácil, sobre todo si nos basamos -como mencionábamos- en la formación que la mayoría de ellos/as han recibido o si consideramos la superpoblación en las aulas. Sin embargo, es en respuesta a esas acciones cada vez más ruidosas, y a los diversos enfoques contemporáneos que afirman que los procesos de aprendizaje tienen más que ver con los procesos creativos que con los procesos lógicos y lineales de hoy, que surgen cada vez más soluciones que apuntan a los educadores como agentes del cambio social.

La creatividad como fuerza impulsora del cambio.

Entre otras cosas porque cuando hablamos de creatividad o, mejor dicho, del aprendizaje como proceso creativo, hablamos de un proceso inclusivo que contempla todas las dimensiones personales: la cognición, la emocionalidad, la actitud y la interacción social. Es decir, no prioriza la racionalidad, ni la emoción, ni la actitud, sino que las iguala en órdenes de importancia y, en consecuencia, entiende y respeta la diversidad, las inteligencias múltiples y los ritmos de aprendizaje de cada uno. Ahora bien, para fomentar la creatividad tanto en los alumnos/as como en los procesos de aprendizaje, el camino es que los educadores sean capaces de transmitir esa actitud creativa en primer lugar. ¿Cómo? experimentándola, liberándola y sintiéndola. Veamos un poco más.

Según Winnicott, la creatividad está alineada con los instintos de exploración y de juego y es clave en los procesos de aprendizaje. Sin embargo, como adultos, muchos hemos dejado de jugar; algo triste, pero nada que un poco de espíritu revolucionario no pueda cambiar. De hecho, con ese mismo espíritu, esta Formación en Empoderamiento Creativo propone la expresión artística y el juego espontáneo como vehículo para que cada educador pueda reconectar con su esencia más genuina y para que pueda entrar en ese estado de Flow en el que no hay distracción, ni tiempo; solo hay entusiasmo, implicancia y foco.

Es a través de la expresión artística y del juego que podemos:

  • Sanar la herida infantil por medio de la expresión y la simbolización que posibilitan las artes, facilitando que afloren los contenidos del inconsciente.
  • Tomar conciencia y transformar patrones adquiridos en la infancia y creencias limitantes que afectan y bloquean la creatividad genuina.
  • Alinear mente, cuerpo y emociones; estado desde el que es posible percibir la propia esencia, de la que emana la verdadera creatividad como fuerza de vida.

Por todo ello, el empoderamiento creativo es un método que aborda el proceso creativo, común a todas las artes, como camino de autoconocimiento  y crecimiento personal, que permite que las personas -los educadores en este caso- se armonicen de forma integral a través de la práctica artística -pintura, dibujo, fotografía, escritura creativa, movimiento, canto espontáneo, etc.-. Además, todo ello en un contexto de sanación y consciencia, constituye un camino para el desarrollo humano integral.

Un final de formación que solo es un nuevo comienzo.

Porque todo este camino de exploración y descubrimiento es intensivo, completo y tiene un retorno doblemente gratificante para los docentes. Es decir, más allá de la experiencia que supone vivirlo en primera persona, el programa les enseña un Método para que sepan cómo facilitar el proceso creativo en sus alumnos/as, apuntando a prepararlos individualmente para un futuro que nadie sabe cómo será y para que puedan encontrar la forma de expresar su visión y pensamiento propio siempre, en cualquier situación, dentro del aula y fuera de ella.

Es hoy, es el momento, es aquí y ahora.

“El verdadero propósito de la educación artística no es necesariamente crear más bailarines o artistas profesionales. Es crear seres humanos más completos que sean pensadores críticos, que tengan mentes curiosas, que puedan llevar vidas productivas”. Kelly Pollock.

Descubre el poder creativo del arteterapia como herramienta en procesos de acompañamiento.

Metodología DISC: diseña un proceso de coaching exitoso en 6 pasos.

Experto y Analista Conductual DISC.

El coaching, como disciplina impulsora del potencial humano, ayuda a las personas a llegar del punto A al punto B, pero no de forma tan lineal o tan reduccionista como parece. El desafío del coach, sobre todo, es ayudarlas en el cómo; es decir, a moverse desde donde están hacia dónde quieren estar facilitándoles la toma de conciencia y los momentos awareness para que puedan acceder a todos sus recursos personales.

No obstante, un dato curioso revelado por una gran consultora mundialmente conocida señala que cerca del 90% de los procesos de coaching ejecutivo se abandonan en la tercera sesión. Ahora bien, una de las causas de ese abandono tiene que ver con la falta de engagement que, a su vez, ocurre por la falta de estructura en el proceso de coaching. Es en este sentido que un Test DISC, además de brindarle al coach una metodología y una herramienta de diagnóstico, resulta un guía para estructurar las sesiones de forma inteligente, aséptica y objetiva, evitando que se pierda el foco en lo importante.

Tal y como señala Juan Daniel Pérez Fernández, nuestro experto en DISC, “más vale improvisar sobre lo planificado, que improvisar sobre lo improvisado. El coach debe ser capaz de fluir, es cierto, pero no bloquearse porque no tiene un guión claro de trabajo”. Por ello, independientemente de para qué se plantea un proceso de coaching (lograr objetivos, mejorar aspectos de la personalidad y/o de distintas facetas de la vida), lo más importante es poder estructurar las sesiones de forma inteligente y eficaz, tal y como si fuera una hoja de ruta.

¿Cómo estructurar un proceso de coaching exitoso en 6 pasos?

1. Estructurar el proceso. Un Informe DISC Profesional tiene aproximadamente 30 páginas de contenido e información, aunque es muy importante que el coachee/cliente no reciba todo de golpe para evitar la parálisis por análisis. No obstante, siempre para mejorar y/o cambiar algo es necesario tener certezas acerca del punto de partida; desde dónde y con qué arranca cada uno/a y qué cosas tiene que mejorar. Además, es información invaluable para que el coach sea capaz de estructurar el proceso, seleccionando cuáles van a ser las páginas a trabajar en cada sesión y cuál es el objetivo de cada una de ellas.

2. Engagement. Hemos mencionado lo importante de generar compromiso. En tal sentido, la página 4 de un Informe DISC refleja la forma en la que la persona se comporta de forma innata y con la que se siente más a gusto o se sentiría más productivo si le dieran a elegir cómo desempeñarse. Esto, para el coachee, es un ejercicio de autoconocimiento que le permite reflexionar sobre sus características conductuales y reconocerse más o menos en cada una de ellas y el impacto que tiene en el entorno. También es importante invitarle a pedir feedback en su entorno cercano acerca de “esas cosas” con las que no se siente satisfecho/a.

3. Páginas Estáticas y Dinámicas. Las primeras son iguales para todos los DISC y pueden servir como guía estratégica para su plan de acción, para mejorar un factor conductual puntual, o para trabajar una relación con otra persona y con un perfil conductual distinto. Por otra parte, las Páginas Dinámicas son personales y se dirigen solo al coachee. Contienen información profunda de los rasgos conductuales que lejos de funcionar como etiquetas, suponen verdaderas oportunidades de mejora.

Sabiendo el perfil conductual de alguien, es posible saber cuáles son sus estilos y competencias de liderazgo, su contribución a la organización, sus roles de equipo, sus áreas de mejora, etc. Por ello, es un informe que también puede ser relevante para quién/quiénes lidera/n al coachee, ya que les indicaría, entre otras cosas, cómo liderarle y cómo motivarle.

4. Elección de áreas de mejora. Si bien son varias las páginas del Informe que suponen una guía para definir estos aspectos, hay una que es clave porque permite que la persona identifique rápidamente 3 áreas a mejorar que sean importantes para él/ella y para la empresa. Por supuesto, también permite reflexionar acerca de cómo desarrollarlas y de quién/quiénes sería importante recibir colaboración para ello.

5. Plan de acción. Hay algunas personas a las que le cuesta marcarse objetivos, aunque con una herramienta tan pragmática y objetiva como un Informe DISC, es simple ayudarles a ver a esas características conductuales que no se ven tan fácilmente de otra forma. Tomar conciencia de ello, darse cuenta es lo más importante para poder trazar un plan de acción coherente, ordenado  y realizable.

6. Medición y cierre. Muchas veces el hecho de hacer pequeños cambios y poder evidenciarlos de alguna forma es sumamente importante. Las personas se gratifican con esos pequeños logros y se motivan para seguir adelante. De esta manera, resulta fundamental en el coaching ejecutivo tener métricas, evidencias medibles de los cambios y es algo que DISC contempla. Es decir, si pasamos un Test al inicio, a la mitad y/o al final del proceso, entonces podremos revisar cuánto ha mejorado un aspecto particular; por ejemplo, en la escucha activa.

3 puntos que avalan la calidad y la eficacia de este proceso.

1. Tranquilidad para el coach y para el coachee, porque existe una planificación rigurosa de cada sesión que, además, les permite trabajar múltiples aspectos del desempeño profesional, como el liderazgo, la comunicación, etc.

2. El Test considera persona y entorno en el que será evaluado/a. Es decir, al responder solo hay que considerar el entorno en el que está siendo evaluado, ya que el comportamiento es una función de la persona en base a la percepción del entorno, lo que ofrece una magnífica oportunidad de explorar lo que sucede alrededor.

3. Alineamiento coach, coachee y empresa. Una de las múltiples facilidades de la Plataforma de Evaluaciones es que permite crear un perfil objetivo-puesto DISC pactado con la organización, en función de los requerimientos específicos y las expectativas conductuales que se tienen de la persona-puesto, para luego cotejarlo con el DISC del coachee, analizar la brecha y establecer así un objetivo claro y medible para todos.

En este curso de Analista Conductual DISC para Coaches ampliarás los conceptos, conocerás dinámicas, tendrás ejemplos de casos reales y una gran variedad de ejercicios que enriquecen enormemente la formación. 

Asistente Montessori: una propuesta pedagógica humanista e innovadora.

Curso Asistente Montessori, etapa 0 a 6 años.

El o la asistente es quien apoya al guía o docente de Educación Básica en las distintas etapas de la preparación del ambiente, aportando sus conocimientos en la elaboración de materiales y en la gestión de los recursos pedagógicos. Es decir, si bien es el/la guía titular quien marca el ritmo del aula, el/la asistente educativa colabora y participa activamente.

Ahora bien, esta formación como Asistente Montessori es una propuesta pedagógica humanista que cuenta con bases científicas y con un amplio reconocimiento a nivel internacional por su perfil innovador. Entre otras cosas, porque ayuda a los niños en el desarrollo holístico de todas sus dimensiones: física(1), cognitiva, emocional y social y en la etapa más importante del desarrollo humano: de los cero a los seis años. También promueve la habilidad de observación en el adulto, para entender el comportamiento de los niños y responder a sus necesidades. Veamos brevemente una descripción de las mismas.

De 0 a 3, la mente absorbente del niño es clave para su desarrollo. En esta etapa son curiosos, exploran, no tienen miedo a equivocarse y conquistan habilidades clave como el movimiento y el lenguaje oral. La mente absorbente es una forma mental exclusiva de la infancia que les permite asimilar sin esforzarse y de manera perfecta; sin embargo, no pueden decidir qué aprender y qué no. De ahí la responsabilidad del adulto de ofrecer un ambiente que permita un óptimo desarrollo.

Entre los 3 y los 6, el interés por percibir los objetos a detalle les ayuda a desarrollar la inteligencia al comparar, seriar, clasificar. En esta etapa aumenta exponencialmente su vocabulario. Aunque el desarrollo del equilibrio sucede básicamente en el primer año de vida, el niño seguirá perfeccionando tanto la coordinación motora gruesa como la fina.

En ambos casos, se diseñan actividades para cubrir todas las áreas de desarrollo de los/as niños/as, a través de materiales atractivos, progresivos y con su propio control del error. La variedad de estos materiales le dan bases sólidas a la diversidad de habilidades e inteligencias. “Seguir al niño es la norma de la educación en cualquier aspecto. El niño tiene sus leyes de desarrollo, y si queremos ayudarle a crecer, debemos seguirle, no imponernos a él”. Dra. María Montessori.

¡Doble titulación! 100% online.

A lo largo de 360 horas se abordan los fundamentos teóricos de la Educación Montessori desde el nacimiento hasta los seis años. Contempla el desarrollo de habilidades personales, entre las que destaca la capacidad de observación, para que el adulto, en este caso el/la asistentes, procure los cuidados necesarios y promuevan la autoconstrucción y la adaptación del niño durante la infancia.

La Doble titulación expedida por el International Montessori Institute tiene reconocimiento y validez internacional:

  • Asistente Montessori IMI 0-3 años.
  • Asistente Montessori IMI 3-6 años

Algunos de los beneficios/competencias al finalizar la formación:

  • Ofrecer herramientas teóricas y  prácticas para la implementación de la Educación Montessori en espacios para niños/as de 0 a 3 años y de 3 a 6 años (escuelas, familias u otros centros educativos).
  • Vivir la práctica educativa posicionando al niño/a en el centro del aprendizaje y respetando sus necesidades individuales de desarrollo físico, intelectual, emocional y social.
  • Facilitar un espacio de reflexión sobre la práctica educativa basada en las evidencias científicas.

Justamente por todos estos beneficios, la formación está diseñada para todas aquellas personas con interés por la primera infancia, ya que se trata de la respuesta a personas de todo el mundo que reclaman una educación diferente y más respetuosa para sus hijos. Por ello, también está dirigida a psicólogos, logopedas, pediatras, terapeutas, babysitters, padres y madres, educadores especialistas en necesidades educativas especiales, etc.

(1) La Educación Montessori considera las aportaciones de Emmi Pikler  y Elinor Goldschmied.

Empatía y Asertividad para una comunicación efectiva, respetuosa y saludable.

Transitamos una época de alta sensibilidad y vulnerabilidad en el que prima la crispación. Lo cierto es que cuando se impone esta forma de comunicarnos perdemos la capacidad de conectar con el otro, algo inconcebible sobre todo si contemplamos los espacios educativos, los entornos organizacionales y/o los procesos de desarrollo personal.

De hecho, es en esos mismos contextos en los que tanto resuenan y se reclaman conceptos como empatía y asertividad, tan necesarios, tan vitales y tan importantes en la práctica para comunicarnos de forma efectiva, respetuosa y saludable. La empatía porque nos permite escuchar al otro con atención y ponernos en su lugar; la asertividad porque supone hacer valer nuestros propios derechos sin dejarnos manipular y sin intentar manipular a nadie más. Ambas apuntan a cuidar la calidad de las relaciones y están basados en la honestidad y en el reconocimiento de los límites y posibilidades propias y ajenas. No obstante, como todas las habilidades, requieren un trabajo personal. 

Ahora bien, tanto la empatía como la asertividad son conceptos asociados a la Inteligencia Emocional (IE), pertenecen a la esfera las habilidades sociales y son potencialmente desarrollables en todas las personas. De hecho, si se complementan constituyen un modelo que facilita el aprendizaje, la motivación, el compromiso y la comunicación efectiva. No obstante, como decíamos con antelación, para que ambos conceptos puedan incorporarse y aplicarse en la práctica personal y profesional, es necesario un trabajo previo que tiene relación con el desarrollo de la IE. En tal sentido, viene bien recordar cuáles son los aspectos que contempla para poder entender por qué ese orden es inalterable.

  • Autoconciencia: es clave para la autovaloración de las propias fortalezas y debilidades y para el desarrollo de una autoestima saludable.
  • Autorregulación: facilita la autoconfianza la confianza en los propios recursos para superar adversidades y afrontar desafíos.
  • Automotivación: favorece la identificación de los objetivos o intereses propios y nos permite desarrollar una actitud positiva en nuestro día a día.
  • Empatía: es la capacidad de ponerse en el lugar del otro.
  • Habilidades sociales: son conductas sociales específicas que nos permiten interactuar y crear vínculos saludables y duraderos.

No obstante, si bien la enumeración es necesaria para distinguir los aspectos que se trabajan, todos y cada uno de ellos son un engranaje que se retroalimenta de lo aprendido, se integra y es parte necesaria para lo siguiente. Por ejemplo, el autoconocimiento es clave para la autovaloración y la autoestima; a su vez, estos aspectos son fundamentales para que puedan desarrollarse habilidades como la empatía y la asertividad.

Sobre todo en el ámbito educativo, los/as docentes necesitan trabajar, aprender y vivenciar su propia emocionalidad. Después, la transferencia de esas cualidades ocurre naturalmente, ya que ellos/as mismos/as quienes aprenden a facilitar los espacios orientados a la sana convivencia basada en la igualdad y el respeto por el/la otro/a. Este clima particular en el aula hace que tanto los profesionales de la educación como el alumnado sienta mayor compromiso para que el proceso de enseñanza-aprendizaje resulte una experiencia gratificante y motivadora.

Ahora bien, en los entornos organizacionales la ecuación es la misma. La IE y las habilidades sociales son clave para la buena convivencia y para una comunicación constructiva, enriquecedora y respetuosa.

Este tema, entre muchos otros, representa uno de los contenidos sobre los que profundiza este Experto Universitario en Inteligencia Emocional diseñado por los profesionales de Emotiva CPC

Visual Thinking: alcance, beneficios y aplicaciones.

De alguna forma, dos de las competencias profesionales más demandadas del siglo XXI son la innovación y la creatividad. De hecho, suponen uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan profesionales del mundo de la consultoría y el coaching, personal educativo y líderes de gestión dentro de la empresa y fuera de ella. No obstante, aunque no existe el ADN creativo o innovador, existen herramientas que favorecen el desarrollo de ambas competencias.

Algunas de ellas como el Visual Thinking nos permite ampliar nuestra capacidad para mirar, escuchar e interpretar y contemplar cuestiones que naturalmente pasarían desapercibidas; nos permite comunicar lo complejo de forma sencilla y comprensible; nos permite crear e innovar sobre todos los procesos de trabajo para encontrar nuevas y mejores maneras de hacer que resulten más eficientes y efectivas.

Sobre el Visual Thinking; mucho más que dibujar.

Es habitual asociar -equívocamente- esta herramienta al simple hecho de hacer dibujos. ¿Cuál es la consecuencia de pensar de esta forma? Entre otras cosas, que nos genere cierta inhibición adulta, tan lejana al espíritu lúdico que nos inspiraba a dibujar libremente cuando éramos pequeños. Lo cierto es que el Pensamiento Visual, mucho más que dibujar, supone una interpretación de la realidad sintetizada, organizada y estructurada que nos permite ver la información de forma global, asimilando la complejidad de la misma y permitiendo un aprendizaje y/o una interiorización más rápida y eficiente.

Por ello, no nos referimos a la capacidad de dibujar como talento artístico, sino como la capacidad de hacer líneas, cuadrados, círculos y otras figuras geométricas de poquísima complejidad, cuya finalidad es hacer común algo, generar  alineación, compromiso y/o visualizar nuevas soluciones o escenarios posibles.

Sobre el alcance de la herramienta y el impacto.

Gracias a su simpleza, es aplicable a diversas situaciones y procesos que pueden ser resueltos de forma inmejorablemente diferente, creativa y eficaz. Durante los procesos de brainstorming, por ejemplo, nos ayuda a agilizar la generación de ideas sin necesidad de hablar o de explicarlas y, a su vez, ayuda a nuestro cerebro a pensar más rápido y a ser capaz de generar nuevas ideas a partir de las ya expuestas. Otros procesos habituales podrían ser:

  • Planificación y toma de decisiones estratégica.
  • Innovación en productos y/o servicios.
  • Presentación de modelos de negocio.
  • Exploración de nuevos mercados.
  • Estrategia de fidelización de clientes.
  • Identificación de áreas de mejora.
  • Selección de Personal.

En procesos de coaching puede ser una propuesta sumamente práctica cuando existen bloqueos para la definición, para la acción, o bien cuando se evalúan nuevas soluciones a intentar. En cualquier caso, cuando vemos nuestras palabras y nuestros pensamientos expresados frente a nosotros/as y plasmados sobre el papel en el momento presente, tomamos mayor conciencia de lo que está ocurriendo; entendemos un poco mejor, somos capaces de ver un poco más allá y, eventualmente, ajustar el proyecto y evaluar otras posibilidades.

Sobre las bases del Pensamiento Visual.

Actualmente es un recurso muy utilizado en procesos de creación e innovación en las empresas, numerosas compañías de éxito han implantado esta herramienta en los procesos creativos con excelentes resultados. Además, está basado en algunas de las revelaciones de la neurociencia; por ejemplo:

  • El cerebro piensa mejor en imágenes. Efectivamente, procesa información visual 60.000 veces más rápido que texto y, en consecuencia, requiere mucho menos esfuerzo mental interpretar un dibujo que entender un texto.
  • Las imágenes ayudan a descubrir relaciones entre objetos. Sobre todo esas que de otro modo quizá no seríamos capaces de ver y que pueden dan lugar a nuevas ideas y soluciones que nos permitan innovar.

Sobre el curso, la modalidad y la metodología.

Este curso de Visual Thinking creado por Emana y Muxote Potolo Bat, nos conecta con esta capacidad para desarrollar una lectura que va más allá de lo dicho y de cómo dibujar la escena; nos conecta con aquellas claves invisibles que hacen que cada encuentro, cada reunión, cada conversación sean únicas y nos da herramientas para que así lo plasmemos a través del lenguaje visual.

Teniendo en cuenta esas premisas, la formación -en cualquiera de sus modalidades: presencial, online o in company-, aplica una metodología basada en el learning by doing que apunta a que cada participante pueda rápidamente capitalizar e incorporar todo lo aprendido. Entre otras cosas, también les permite entrenar habilidades prácticas para el desarrollo de las competencias como la escucha, la sistematización de la información y la visualización de conversaciones significativas.

Por último, cito parte de las palabras de Nerea Burgoa, Dra de RR.HH. y comunicación, que resume exquisitamente la experiencia de esta formación: “ha sido para mi muy interesante descubrir un nuevo lenguaje; tomar contacto, atreverme, descubrir y ver la utilidad de manera práctica y también divertida. La maestría y profesionalidad de Miryam Artola, que sabe hacer fácil lo difícil, te ayuda a lanzarte y ha sido determinante”.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?