Certifícate como Coach de Equipos de la mano de pioneros del Coaching.

Certificación Internacional Coaching de Equipos ICC.

Daniel Álvarez Lamas(1), director de esta Certificación, nos hace una observación importante desde la que queremos comenzar este artículo: “hacer coaching individual es muy diferente a hacer coaching de equipos. No obstante, para hacer coaching de equipos es necesario conocer las competencias que requiere el ejercicio del coaching individual”. Es por esta coherencia en el diseño de la formación, entre otras, que esta Certificación Internacional ha sido galardonada con el Premio Europeo a la calidad (EQA) por la European Coaching and Mentoring Council (EMCC).

Veamos un poco más de qué hablamos. Por ejemplo, si alguien tiene una formación en coaching individual, incluso aunque sea experto en ello, no tiene asegurado el correcto ejercicio del coaching de equipos. No obstante, sí le facilita ciertas competencias de base como la escucha; las preguntas poderosas; el abordaje de creencias, hábitos y anclas; la conexión con el objetivo y los valores; la capacidad para convertir obstáculos en recursos, etc., que son transferibles a esta disciplina, aunque diferente en su aplicación. Es decir, cuando hacemos coaching de equipos, consideramos a éste como una entidad única, con su identidad y su carácter propio, por lo que el equipo necesita herramientas específicas y distintas del individuo. Por otro lado, al igual que no hay dos personas iguales, tampoco hay un equipo igual a otro, por lo que el coach necesita entrenar estas herramientas para que su aplicación sea muy versátil.

De esta forma, siguiendo esa premisa de coherencia, esta formación incluye un módulo sobre coaching individual para quienes no son expertos en esa materia, con el objetivo de darles la seguridad necesaria para la intervención en equipos, siempre teniendo en cuenta que la máxima de esta disciplina es hacer que todos sientan que su máxima expresión la consiguen funcionando como sistema, juntos, cooperando y aportando lo mejor que cada uno puede aportar. Efectivamente, cuando las personas toman consciencia que son parte de algo más grande, entienden que pueden maximizar sus resultados y su rendimiento funcionando desde la mejor versión de sí mismos y trabajando sincronizada y conjuntamente con el resto de las personas que conforman ese sistema particular.

Sin embargo, todo lo que hemos venido diciendo no ocurre por arte de magia y tampoco de un día para otro. El equipo como tal, es, siente, piensa, tiene un estilo de trabajo, normas que seguir, creencias, motivaciones, valores, etc. Es decir, una serie de aspectos que definen qué y cómo las personas hacen lo que hacen, y que diseñan el recorrido en el que el coach de equipos tendrá que trabajar para conseguir que maximicen su rendimiento y lograr esa ansiada coherencia entre el ser, el sentir y el pensar.

Sobre la Certificación.

En cualquiera de sus dos modalidades -online o presencial-, la Certificación en Coaching de Equipos del Instituto Ben Pensante permite acceder a las pruebas para certificarse como Coach de ICC y, con ello, la posibilidad de ser incorporado en sus ficheros como Coach Internacional. Además, permite el acceso ilimitado al Campus Virtual de ICC y del Instituto. Una particularidad es que -en su modalidad online- se expide el titulo de «Experto en Coaching de Equipos Online” que permite acceder a técnicas y herramientas específicas para intervenir en espacios virtuales.

Por todo lo mencionado, esta Certificación es ideal para Coaches que deseen ampliar sus servicios; para Líderes de gestión que quieran pautas claras y contrastadas para alcanzar el máximo rendimiento de sus equipos; para Responsables de RR.HH. que busquen mejorar sustancialmente su intervención en las organizaciones.

Sobre los beneficios de la formación:

  • Acceder a una Certificación Internacional en coaching de equipos.
  • Incorporar habilidades específicas a partir de una metodología probada 100% práctica.
  • Vivenciar una estructura segura para hacer coaching y liderar equipos nacida de dos de los principales pioneros: Joseph O’Connor y Andrea Lages.
  • Enriquecer el currículum como coach o consultor con una disciplina clave para la implantación de procesos de cambio y/o transformación en cualquier organización.
  • Guiar equipos hacia su mejor versión, potenciando el talento y la motivación y el rendimiento.
  • Aprender a gestionar la dimensión humana y la interacción del equipo, que representa el principal obstáculo para procesos de consultoría como Lean Management, Six Sigma y otras metodologías que mejoran la productividad.

Sobre el final de la Certificación:

Este original y pensadísimo final nos invita a vivir y sentir el Camino de Santiago juntos, a desandar lo aprendido de una forma novedosa para crear una experiencia individual, de equipo, artística, natural, cultural y/o un infinito etcétera. No hay slogan que seguir ni especificaciones sobre qué experimentar. El camino es lo que cada uno quiere que sea; es ver, afrontar, superar y, sobre todo, disfrutar, enriquecer, compartir y capitalizar todo lo aprendido con los compañeros y compañeras de viaje. Por ello, se trata de un final que sólo supone el comienzo de nuestro recorrido. ¡Déjate sorprender!

(1)  Daniel Álvarez Lamas es fundador del Instituto Ben Pensante, Coach, Formador y autor del libros como “Coaching para líderes”, “Cómo pensar bien” y “Coaching de equipos”, entre otros.

Coaching en Movimiento: una experiencia consciente, inmersiva y transformadora.

Estamos acostumbrados a abordar la disciplina del coaching desde lugares diferentes, aunque resulta poco habitual hacerlo desde la perspectiva del movimiento. No obstante, tal y como afirma María Jesús Zea(1): “somos como nos movemos. En movimiento vivimos, sentimos, pensamos, nos relacionamos y nos re-creamos”. Dicho de otra forma, si exploramos, descubrimos y ampliamos nuestra forma de movernos, entonces también ampliaremos nuestras formas de pensar y de sentir, y desarrollaremos nuestras perspectivas para crear nuevas posibilidades.

¿Por qué todo esto es posible? Entre otras cosas, porque cuando sumamos conciencia al movimiento que experimentamos podemos descubrirnos en él y localizar y desbloquear sus limitaciones, obstáculos, creencias, emociones que nos impiden concretar y avanzar en la vida. Superado todo aquello e incorporando a nuestro día a día diferentes movimientos conscientes, también estamos listos para diseñar un nuevo recorrido repleto de nuevas posibilidades.

¿Por dónde empezamos?

Como casi siempre, por lo esencial y, en este caso particular, por lo que la Escuela ha definido como Movimiento Esencial. ¿Qué es? Ni más ni menos que la ruta metodológica creada para esta Formación de Coaching en Movimiento(2), que facilita el desarrollo de procesos transformacionales a través del cuerpo en movimiento. Es una invitación a sumergirnos en la experiencia consciente para distinguir, explorar y aprender de nuestros hábitos generando movimientos posibilitadores que nos permitan conseguir objetivos en nuestra vida personal y profesional.

El símbolo de infinito, con todo el poder de su metáfora, es el elegido para dibujar el recorrido de la formación o, como prefiere llamarla nuestra especialista, la ruta de la facilidad. A través de ella, despertamos la conciencia del cuerpo físico- mental- emocional- energético y cuerpo vital. Veamos un gráfico que resume algunos aspectos importantes de la ruta.  

Durante la etapa de autoconocimiento, como podemos visualizar en el gráfico, se entrenan los tres movimientos esenciales vinculados al Ser, al Hacer y al Tener, respectivamente. En el primer caso nos ayudan a desarrollar habilidades para mirar hacia nuestro interior; en el segundo nos entrenan para que seamos capaces de aprender de las transiciones, y en el último caso potencian nuestra capacidad para ir hacia fuera y brillar. Sólo cuando nos encontramos con ese Ser Esencial, entonces estamos preparados para incorporar lo aprendido en procesos de acompañamiento.

Ahora bien, para poder integrar e incorporar al cuerpo todos los aprendizajes necesitamos de progresiones, de tiempo de sensibilización para la práctica, recurrencia y reflexión. En otras palabras, necesitamos convertirnos en verdaderos aprendices.

¿Qué es Ser Aprendiz?

Es, sobre todo, recuperar la capacidad de mirarnos, de escucharnos y de expresarnos desde la autenticidad y esencia. “Ser el eterno forastero, el eterno aprendiz, el eterno postulante: he allí una forma para ser feliz”. Así apuntaba Julio Ramón Ribeyro, el reconocido cuentista peruano, que también dejaba entrever lo infinito del aprendizaje durante toda la vida.

Y el Ser Aprendiz, en esta formación, también plantea correr el eje de lo tradicional para proponer un aprendizaje inverso; es decir, desde el cuerpo. Para ello, se necesita poner el cuerpo en movimiento de forma tal que pueda vincularse esa experiencia corporal con el pensamiento y la energía emocional. En este caso, el programa desarrolla diferentes dinámicas con un espíritu lúdico y expresivo inspiradas en la danza consciente, el contact impro, el yoga, la meditación, el movimiento expresivo, técnicas manuales para el desarrollo de la salud, entre otras.

Por todo lo mencionado, este programa formativo -por su contenido y por su enfoque meramente práctico y vivencial- está dirigido a los profesionales que trabajan en el encuentro con el otro, como coaches y terapeutas, que deseen explorar y entrenarse para acompañar a sus clientes desde el cuerpo y el movimiento y para potenciar sus habilidades y competencias en su práctica profesional.

Entre otras cosas, aprenderán a:

  • Ser protagonistas, a través de la experiencia somática, de su historia corporal, emocional, lingüística y energética.
  • Crear nuevos mapas de recursos para sostener procesos en movimiento que permitirá a coaches y/o terapeutas conseguir aquello que su cliente necesita.
  • Generar procesos de cambio a través de dinámicas lúdicas, expresivas y motrices.
  • Incorporar prácticas de movimiento y capacitación para acompañar procesos transformacionales través de la metodología de coaching en movimiento.

Anímate a Ser Aprendiz, a transformar el conocimiento en sabiduría y a convertir en infinitas tus posibilidades. 

(1) Creadora y directora de la Escuela internacional de Aprendizaje en Movimiento ME y de la metodología de Coaching en Movimiento. (2) Primer programa Internacional de Coaching en Movimiento aprobado por la ICF.

Management con corazón, el ABC de la humanización.

Durante décadas, las empresas han apostado más por la modernización tecnológica, el posicionamiento económico y el cumplimiento de ambiciosos proyectos, que por las personas. A propósito de esto, Simon Dolan, uno de los autores del modelo de Dirección por Valores, señala que “si una empresa usa a los empleados como una simple prolongación de sus máquinas, no puede esperar que innoven, sean felices y productivos”. Pensamientos como este, entre otros, e innumerables investigaciones, han provocado un gran cambio en las prioridades. Hoy en día, clara y felizmente, la tendencia invita a poner a las personas en el centro de las organizaciones; es decir, a humanizar la empresa.

Sin embargo, para que esto pueda ocurrir es necesario trazar 3 principios inexorables, independientemente del tipo de empresa, sector de actividad y/o estructura jerárquica.

1. Misión y Valores.

Si no hay valores compartidos, no podemos hablar de cultura organizacional.

Parece extraño mencionarlo, pero si no sabemos hacia dónde vamos y cómo queremos hacerlo, ¿en qué proyecto queremos que las personas nos acompañen? ¿cómo hacemos para generarles compromiso y motivación?  La misión y los valores son los cimientos de cualquier organización y resultan tan importantes como la rentabilidad y la productividad.

Efectivamente, si esas bases no están bien definidas, las empresas sólo se convierten en un lugar de paso para las personas. Un lugar desde el que buscar un mejor lugar en el que valga la pena desplegar el talento personal y profesional. Por ello, es fundamental buscar un equilibrio entre la salud financiera, ética y emocional, no sólo para generar más felicidad interna y una mayor ventaja competitiva en el mercado, sino también para contribuir a crear un mundo mejor.

2. Liderazgo consciente e integrativo.

Un líder consciente no controla, sino que impulsa el desarrollo y empodera confiando en las capacidades de las personas y del equipo.

Definido el hacia dónde vamos, el para qué y con qué valores, entonces es inevitable considerar a través de quiénes transferimos todo aquello; a quiénes les damos la fiabilidad de dibujar ese recorrido y transmitir a los equipos y personas todo esto para que no quede en una definición efímera o vacía de sentido y/o de contenido.

De esta forma, formar líderes conscientes supone capacitarlos para que sepan cómo poner el foco en los procesos y en las personas; para que aprendan a integrar, alinear y compartir la visión de negocio definida. Un líder consciente es aquel que -desde su autenticidad- aprende a preguntar, a escuchar y a inspirar. Es un líder proactivo que toma decisiones y que está comprometido con el desarrollo de sus colaboradores y equipos de trabajo. 

3. El foco puesto en las personas.

“La tecnología reinventará los negocios, pero las relaciones humanas seguirán siendo la clave del éxito”. Stephen Covey.

Para que las personas puedan sentirse motivadas y dispuestas a dar lo mejor de sí, como hemos mencionado, necesitan un propósito y unos valores con los cuales comprometerse y un liderazgo que los guíe y los haga partícipes del proyecto, del proceso y de los resultados. Para ello, necesitan protagonismo, espacio y voz y, por supuesto, precisan ser escuchadas y respetadas de verdad.

Después de lo mencionado, podemos concluir en que la productividad es compatible con la deshumanización y con la humanización; la diferencia radica, sobre todo, en cómo se llega a los resultados. Es decir, mientras la deshumanización contempla niveles intermitentes de productividad, y altos niveles de insatisfacción y de falta de compromiso; la humanización supone niveles óptimos de productividad y altos niveles de engagement, motivación y bienestar laboral.

Tú decides cómo quieres hacerlo.

Formación en Coaching Existencial: conciencia, identidad y propósito.

En cualquiera de sus diversos enfoques, el coaching nos ayuda a conseguir resultados; a pasar del estado actual al estado deseado. No obstante, a diferencia del coaching tradicional que basa los cambios en los comportamientos y habilidades, esta formación diseñada por la Escuela de Coaching Existencial de Nona Martín(1) lo hace apuntando a un cambio evolutivo en ese recorrido particular.

Ahora bien, ¿de qué hablamos cuando hablamos de cambio evolutivo? Nos referimos a ese tipo de cambio que requiere una conexión con el para qué de cada persona, con su identidad más profunda y con su propósito. No obstante, para que eso pueda suceder, es necesaria una mirada interior, un proceso de introspección profundo y real en el que se revisen, se cuestionen y se exploren los propios valores y creencias. Como señala Claudio Naranjo, uno de los máximos referentes de la psicología transpersonal: “buscar la verdad implica cuestionar el condicionamiento sociocultural recibido para recuperar el contacto con nuestra verdadera naturaleza”.

Sobre la Metodología y sobre cómo lo hacen.

Para facilitar esa toma de conciencia y para que impacte en verdaderos cambios a nivel de comportamiento, creencias e identidad, esta formación de alto impacto está basada en la integración de distintas Escuelas de Coaching y se nutre de lo mejor de otras disciplinas como la Terapia Gestalt, la PNL y el Coaching Sistémico. Todo ello constituye un marco clave para trabajar de forma profunda e integral en las nueve dimensiones de las personas: cognición, emoción, intuición, carácter, espíritu, cuerpo, energía, inconsciente y sistema.

De esta forma, por las características de la metodología, se trata de un acompañamiento tanto a la transformación profunda y holística del coach -en primer lugar- para que después él mismo sea capaz de facilitar ese mismo proceso en sus clientes. Es decir, será quien conectará primero con su propio propósito y misión para poder guiar desde su esencia -no desde su ego- a otras personas en ese mismo proceso; entendiendo y respetando siempre que cada una y cada recorrido es único y personal.

Como bien sabemos, vivir la experiencia en primera persona facilita la internalización de lo aprendido; ayuda a que emerjan inquietudes que serían impensadas en procesos más estándares, y colabora con la construcción del mejores prácticas del propio coach. Efectivamente, cuando de verdad cada uno encuentra su sentido, entonces cada decisión cobra un valor y una identidad propia, independientemente del tipo de decisión que estemos tomando o el ámbito de la vida al que nos estemos refiriendo. El hecho de estar alineado con el propósito y/o la misión de vida es la brújula más auténtica y fiable. 

Sobre el público objetivo, la modalidad y los beneficios.

Esta formación es invaluable para todas aquellas personas que desean iniciar su propio proceso de transformación o para quienes quieran convertirse en Coaches Existenciales y dedicarse a ello profesionalmente. Por sus contenidos y alcance, también es ideal para profesionales que estén en contacto habitual con personas como parte importante de su trabajo, como terapeutas, psicólogos, consultores; para líderes corporativos que deseen despertar el talento de sus equipos, y para formadores y docentes que deseen conseguir la excelencia personal y profesional en el ámbito educativo.

En cualquiera de sus modalidades –mixta, fin de semana o intensiva de verano-, la formación se divide en nueve módulos y contempla clases presenciales, sesiones de prácticas y un proceso de coaching individual para cada alumno/a. Al finalizar este verdadero viaje de autoconocimiento, aumentar la autoestima y fortalecer las fortalezas personales, los participantes también conseguirán:

  • Desarrollar una nueva forma de ver el mundo y potenciar la calidad de las relaciones.
  • Entrenar habilidades de influencia, escucha activa y comprensión del otro.
  • Liderar procesos como Coach Existencial gracias a capacitarte con rigurosidad, garantía y solidez académica.
  • Adquirir las competencias básicas de la International Coaching Federation (ICF).
  • Conectar con el propósito interior para redefinirte personal y profesionalmente de acuerdo a la misión y al sentido de la propia vida.

Sobre la diplomatura, las certificaciones y la solidez académica.

  • Diploma de Asistencia a la formación en Coaching Existencial.
  • Diploma como Coach Existencial. Para obtener la Certificación será necesario realizar las horas de prácticas requeridas, 2 pruebas como Coach Existencial: oral y escrita.
  • Título de Practitioner en PNL avalado por la Asociación Española de PNL.
  • 100 horas ACSTH acreditadas por ICF.

(1)  Nona Martín, directora de la escuela y creadora del Coaching Existencial, cuenta con más de 20 años de experiencia como formadora y facilitadora, y es experta en la gestión y el liderazgo en procesos de transformación y crecimiento de personas y organizaciones.

Diplomado en Coaching Ontológico y de Equipos: una mirada individual y sistémica.

Enfoque Ontosistémico.

El Modelo creado por Rafael Echeverría: Observador-Sistema-Acción-Resultados, nos permite visualizar el proceso que se lleva adelante en cualquier plano de la vida para conseguir objetivos, y también concluir en una primera diferenciación importante sobre este diplomado.

Efectivamente, la mayoría de las formaciones tradicionales se centran en las acciones y, en tal sentido, en ofrecernos técnicas y herramientas para cambiarlas y entonces cambiar los resultados. No obstante, si bien son válidas todas y cada una de ellas, esta Certificación en Coaching Ontológico y de Equipos(1), apunta a cambiar esa ecuación, empezando por observar el observador que somos y a desarrollar/mejorar competencias más humanas: conversacionales, emocionales y corporales, para generar acciones diferentes y alcanzar resultados distintos.

Ser observadores de nosotros mismos implica desafiar nuestras creencias, implica cuestionar los propios modelos mentales que construimos a lo largo de la vida y que hoy nos han convertido en los observadores que somos de la realidad y de cómo la interpretamos. Además, ese observador es el que define nuestras conversaciones internas y externas, nuestra emocionalidad y nuestra corporalidad. De esta manera, si exploramos e incrementamos esas competencias, entonces ampliamos la capacidad de percepción de nuestro observador de forma sostenible, lo que nos permite reinterpretar nuestro mundo, dando lugar a nuevas acciones, nuevas posibilidades y nuevas realidades. Dicho de otra forma, para conseguir un resultado es necesario primero comportarse de manera tal de producir ese resultado y, para ello, es necesario primero ser el tipo de persona, equipo u organización capaz de comportarse así.

Ahora bien, también tenemos que tener en cuenta que, como individuos, siempre estamos y somos parte de un sistema que nos afecta: la familia, los amigos, el equipo de trabajo, la empresa, etc. Lo curioso es que a la hora de considerar ese sistema -cualquiera que sea- solemos fragmentarlo para analizarlo y/o explorarlo tomando piezas por separado. Por ejemplo, si consideramos el sistema equipo de trabajo, centramos nuestra atención en el compañero “x” o en el líder y no solemos mirar el sistema completo para entenderlo como tal, sus patrones de relación y comprender para qué está, de qué se nutre y/o qué necesita. Necesitamos este enfoque sistémico porque cada sistema, en sí mismo, está definido por su totalidad, por la relación de todas y cada una de sus partes.

Conectando individuos y relaciones con resultados.

Es decir, además de entender nuestro propio ecosistema personal, único y complejo, necesitamos comprender que siempre somos parte de otros ecosistemas mucho más grandes y que cada uno de ellos también tiene su particularidad y complejidad. Partiendo de esta máxima, este programa apunta a un trabajo individual en primer lugar; es decir a que cada uno pueda explorar sus competencias a desarrollar y/o a mejorar sin perder de vista el sistema. Esta forma de trabajo -en primera persona y en primer lugar- nos permitirá a futuro abordar cada proceso de intervención desde un lugar más humano; desde el Ser.

Por todo ello, entre otras cosas, esta Certificación está dirigida a todos los profesionales que trabajan en el encuentro con el otro. Directivos, responsables de negocio y líderes de equipos que deseen mejorar sus habilidades de liderazgo; profesionales de cualquier área de la empresa o consultoría que quieran adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para desempeñar la profesión de Coach Ejecutivo; personas que quieran diversificar y otorgarle valor a su oferta laboral, y/o profesionales del sector público que están directa o indirectamente al servicio de las personas o que gestionen equipos.

Sobre la Certificación y algunos beneficios.

En sus dos modalidades, presencial en Bilbao o 100% online, este Diplomado en Coaching Ontológico y de Equipos está certificado por la Asociación Española de Coaching (ASESCO). Se trata de un programa pionero que aplica la metodología Ontosistémica a la disciplina de la Dirección en Coaching Ejecutivo y conjuga una mirada individual y sistémica rigurosa e innovadora.

A nivel profesional facilita, entre otras cosas:

  • Adquirir habilidades y competencias del Líder Coach.
  • Generar soluciones en entornos cada vez más globales, competitivos y en continuo cambio.
  • Trabajar con las distintas creencias, percepciones e interpretaciones para facilitar la comprensión y la gestión de la diversidad.
  • Hacer preguntas poderosas para mejora de la comunicación, y la escucha efectiva para facilitar el enfoque múltiple dentro del sistema.
  • Observar las conversaciones y dinámicas relacionales de las personas para promover nuevas acciones que mejoren el desempeño y la cooperación.

Amplía tus competencias, cambia tus acciones y consigue resultados extraordinarios para siempre. Ayuda a que las personas, equipos y todos los sistemas de los que formas parte hagan lo propio.

(1) Programa  formativo desarrollado por los profesionales de OntoSystemic Institute, primera Escuela de Negocios con metodología global: OntoSystemic & Lec Learning. Un desarrollo propio y patentado que facilita resultados extraordinarios en el aprendizaje: aplicabilidad práctica.

Coaching con caballos para la gestión del estrés.

Inhalo calma porque es lo que quiero en mi vida. Exhalo estrés porque es lo que quiero soltar.

La respuesta de nuestro cuerpo al estrés tiene una naturaleza protectora y adaptativa, pero cuando la situación se hace recurrente, entonces la respuesta de nuestro cuerpo produce un desequilibrio bioquímico que debilita nuestro sistema inmunológico. Necesitamos entender qué pasa en nuestro cuerpo cuando el estrés se vuelve desadaptativo y crónico para ser capaces de reconocerlo y aprender a gestionarlo.

Por esa razón, Programa de coaching con caballos para la gestión del estrés comienza por abordar cuestiones que nos facilitan una comprensión más profunda sobre el tema. Por ejemplo, si bien todos hemos escuchado hablar acerca del cortisol como la hormona asociada al estrés, ¿qué es exactamente?, ¿cómo funciona cuando no está en su nivel óptimo?, ¿cuál es el nivel que necesitamos para nuestro bienestar?, ¿podemos, a través de nuestra forma de pensar, creer y sentir condicionar los niveles de esta hormona?

A propósito de esto, la Universidad de medicina de Harvard demostró a través de un estudio que un nivel moderado de cortisol es clave para el bienestar humano, ya que el cerebro necesita de esa activación justa para poder desenvolverse mucho mejor en su cotidianeidad.

Después de esa charla necesaria e introductoria, todo es llevado a la acción en medio de un entorno natural, de libertad, serenidad y con caballos felices. Contexto en el que se proponen dinámicas individuales y grupales, espacios de reflexión, intervenciones de coaching psicosomático, y muchas y diferentes meditaciones prácticas y efectivas de dos/tres minutos. Por ejemplo, caminar o poner atención a los latidos del corazón; técnicas para cambiar el estado de ánimo, para tomar mejores decisiones, etc. Todas ellas fáciles de incorporar en la vida personal y profesional que son los espacios en los que se producen la mayoría de los eventos estresantes.

¿Por qué con caballos?

Los caballos siempre están en una frecuencia óptima y ocupan un papel fundamental en nuestra toma de conciencia sobre el nivel de estrés que llevamos, mientras nos invitan a entrar en un estado de mayor coherencia cardíaca. Es decir, actúan como sensores de nuestro estado, su presencia nos ayuda a alcanzar una mayor serenidad interna y cuando por fin esa sintonía ocurre, también nos lo señalan en el preciso momento en el que sucede; ni antes, ni durante, ni después. Claro que una cosa es contarlo y otra muy diferente es disfrutar de la oportunidad mágica de verlo, vivirlo, palpitarlo y sentirlo.

Ahora bien, hablar de coherencia cardíaca* es hacer casi una mención obligatoria al Biofeedback como el sistema que mide la variabilidad de la frecuencia cardiaca. No obstante, como facilitadora de este programa y coach certificada por Heartmath, Eliane Bernard lo plantea solo como una opción para algún participante que necesite una comprobación adicional.

Entonces, ¿por qué una opción y no parte necesaria de la actividad? Porque el programa propiamente dicho está diseñado para alcanzar esa presencia, ese estado de coherencia entre la mente, el cuerpo y el corazón de una forma distinta, natural, original y vivencial. Como habíamos señalado previamente, incluye técnicas simples, breves y prácticas que una vez experimentadas resultan muy fáciles de incorporar en la vida cotidiana y son efectivas para conseguir rápidamente momentos de calma y serenidad; para procurar nuestro autocuidado.

Algunos de los beneficios para los/as participantes de este programa:

  • Aprender a entrar en equilibrio.
  • Comprender el funcionamiento y los mecanismos del estrés.
  • Incorporar y aplicar técnicas sencillas, rápidas y efectivas para gestionar el estrés y la ansiedad, aumentando tu capacidad de recuperación personal.
  • Mejorar tu calidad del sueño, de escucha y de presencia.
  • Experimentar calma interior para tomar más y mejores decisiones.
  • Aumentar tu capacidad de empatía, compasión e intuición.

* La coherencia es el estado de sincronización entre tu corazón, tu cerebro y tu sistema nervioso que tiene un efecto inmediato sobre tu salud mental, física y emocional.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?