Las Metodologías Creativas más punteras concentradas en un sólo Diploma.

“Una pila de piedras deja de ser una pila de piedras en el momento que un sólo hombre la contempla, concibiendo por dentro la imagen de una catedral”. Antoine de Saint-Exupéry

La creatividad nos sirve para lidiar con los cambios, enriquecer resultados con distintos puntos de vista, conectar con las personas y equipos. En los contextos actuales en los que la incertidumbre, la complejidad y la inmediatez se han vuelto las nuevas constantes, es vital crear fórmulas nuevas y efectivas que nos permitan responder a esos cambios de forma adaptativa y creativa.

No obstante, para que todo esto pueda suceder necesitamos líderes facilitadores que, independientemente del contexto, nos inviten a salir de nuestra zona de confort; que nos permitan olvidarnos de los convencionalismos; que nos enseñen a mantener la mente abierta y receptiva y, sobre todo, que nos den herramientas y técnicas para tomar perspectiva y resolver creativamente situaciones, conflictos y desafíos.

Al contrario de lo que está instalado en el imaginario colectivo, la creatividad no es una habilidad o una cualidad exclusiva del mundo artístico ni de los artistas. Todos somos creativos y podemos serlo en cada uno de los ámbitos de nuestra vida; no importa dónde y no importa haciendo qué. Es una cualidad innata de los seres humanos sólo que con el paso del tiempo y producto de la educación recibida nos vamos desconectando de ella. No somos nosotros. Es el mismo que nos ha puesto en esta posición y es ese mismo sistema que hoy nos pide a gritos que recuperemos la capacidad de innovar, de crear y co-crear y de buscar resultados que nos diferencien del resto. Emerson podría haberse referido a esto perfectamente cuando señaló que “ser uno mismo en un mundo que está constantemente tratando de hacerte alguien diferente es el mayor de los logros”.

En respuesta a estas necesidades, Panxo Barrera, uno de los mayores expertos a nivel internacional en Metodologías Creativas y Embajador de la Cátedra de Innovación de la Universidad Politécnica de Valencia, ha diseñado e imparte esta Certificación en Metodologías Creativas. Una diplomatura, única en el mundo, pensada para facilitadores que además de permitirles aprender y experimentar las herramientas más innovadoras y creativas utilizadas para el desarrollo de personas y equipos, coaching, liderazgo, productividad y crecimiento; también les enseña a identificar cuál de ellas es más oportuna para aplicar según la situación/persona/s y cómo aplicarlas en ese contexto de facilitación específico. Veamos un poco más.

De las metodologías, del cómo y del para qué:

1. Kaos vs Control®. La divergencia y la convergencia.

La Entropía es una noción que procede de un vocablo griego que puede traducirse como “vuelta” o “transformación”. Además, es la segunda ley de la termodinámica que establece que el orden tiende al caos como estado natural de los procesos y que la entropía aumenta siempre con el tiempo. Las reglas de la creatividad -del brainstorming, por ejemplo-, también se rige por la dualidad de la divergencia y la convergencia. La primera apunta una generación explosiva y loca de ideas (Kaos); la segunda nos invita a utilizar la razón a través del análisis, selección y clasificación de las ideas generadas (Control).

Se trata de una metodología específicamente desarrollada por los profesionales de Entropía que establece estrategias, pone en orden la intuición y la imaginación y potencia los recursos de ambos hemisferios cerebrales: el hemisferio izquierdo, responsable del análisis y la razón con el hemisferio derecho, responsable de la intuición y la emoción. Y aquí tenemos la aplicación práctica de la Neurociencia, como sustento prodigioso de nuestra creatividad, al servicio de disciplinas como el Coaching o el Design Thinking.

2. Seis sombreros para pensar®Aportando claridad al desorden.

¿Cómo piensas? ¿Acaso eres objetivo e imparcial? ¿Tal vez creativo y con ideas nuevas? ¿Quizá eres de los que siempre razona negativamente? ¿Es posible que seas de los que resultan positivos y constructivos? ¿Tal vez un gran controlador y un apasionado del orden? ¿O simplemente podrías definirte como puro instinto e intuición?

¿Y si jugamos a que te mueves de tu campo de pensamiento habitual? ¿Crees que seguirías tomando las mismas decisiones o que seguirías viendo las cosas de la misma forma?

Esta metodología está basada en el trabajo del Dr. Edward de Bono, autoridad mundial en el pensamiento conceptual, y ha sido concebida para aportar claridad al desorden. Al cambiar de “sombrero” podemos fácilmente enfocar o dirigir los pensamientos, la conversación, o una reunión de trabajo y mantener reuniones críticas más amenas, más profundas, más transparentes y libres de emociones y de egos.

3. Points of You®. Un punto de vista ampliado y compartido.

En cualquier situación o experiencia, con respecto a cada persona y cada opinión, hay infinitos puntos de vista. El verdadero desafío está en poder descubrir aquellos puntos de vista que son distintos de los que ya conocemos, para observar las cosas desde nuevos ángulos. Al igual que la metodología Kaos vs Control®, Points of You® también tiene como objetivo la integración de ambos hemisferios, porque cuando confluyen la lógica y la emoción aparece la magia. Magia que sucede porque esta “confusión deliberada” permite liberarnos del control rígido del “cómo debe ser”, y facilita que emerjan otros puntos de vista que en nuestra rutina diaria no hubieran surgido y nos abre a nuevas opciones de hacer.

Algunos de los juegos que utiliza esta metodología son:

  • The Coaching Game: un juego para expandir nuestros puntos de vista, ideal, poderoso y creativo para el desarrollo personal y de equipos.
  • Punctum: un abordaje práctico, lúdico, colorido y sorprendente que nos permite hacer frente a diversos problemas de todo tipo y de forma diferente.
  • Faces: una poderosa herramienta para conocernos a nosotros mismos a través de la observación de otros.

¿A quién/es está dirigida esta Certificación?

Facilitadores de Procesos de Cambio, Crecimiento y Transformación Personal y/o de Equipos. Es decir, esta metodología supone una herramienta invaluable para Coaches, Consultores, Profesionales de RRHH, Terapeutas, Educadores, Líderes de Gestión, Psicólogos, etc.

Utiliza profesionalmente las evaluaciones DISC en la Selección, Adecuación y Desarrollo del Talento.

Certificación en Análisis Conductual DISC.

En un entorno de negocios y mercados cada vez más competitivos, las personas son el activo diferencial para lograr que las cosas sucedan. Entre otras cuestiones porque ha quedado demostrado que para garantizar el éxito en una gestión las competencias técnicas de un perfil son tan importantes como las competencias conductuales. De esta forma, los profesionales de RR.HH. hoy resultan un socio estratégico y clave en las organizaciones.

Un socio estratégico que además tiene que lidiar con todos los desafíos de este siglo: la diversidad, la convivencia generacional, las tecnologías, las nuevas formas de trabajo, etc. Por todas estas variables, entre otras, se vuelve fundamental contar con herramientas fiables y efectivas que faciliten los procesos de selección en particular y las acciones sobre la gestión de las personas en general. Es en respuesta a todas estas necesidades que Juan Daniel Fernández ha diseñado e imparte este Curso de Analista Conductual Experto en DISC para los puestos de dirección y profesionales de RR.HH.

El Modelo DISC que describíamos en un artículo anterior, y puntualmente a través de su herramienta informática: los Test DISC, permiten el análisis sistémico de grandes volúmenes de datos respecto a los indicadores de gestión que facilitan la organización, la planificación y las acciones estratégicas sobre distintas cuestiones. Veamos algunos de ellos que resultan invaluables para los profesionales del área de RR.HH.

Selección de Personal. Evaluación Persona/Puesto.

Como señalábamos al comienzo, más allá de la formación académica, es importante conocer cómo son las personas y qué los hace diferentes; cómo reaccionan ante el entorno y cómo influye el entorno en ellas. La formación como Analista Conductual permite conocer los distintos tipos de perfiles para saber que no todo el mundo vale para todo tipo de entorno, y que las personas reaccionan de forma diferente. Entonces la pregunta es, ¿qué es exactamente lo que requiere la compañía en un determinado puesto?

Y la respuesta, por supuesto, además de la description Job que define las especificaciones formativas y técnicas que tiene que tener un postulante, también define una serie de competencias conductuales acerca de cómo la empresa espera que se comporte y cómo quiere que haga su trabajo. Por ejemplo, no es lo mismo una persona orientada al objetivo a través de las tareas en la que el fin justifica los medios; que una persona orientada al objetivo a través de las personas y los equipos de trabajo.

DISC nos permite cotejar rápida y efectivamente si la candidata o el candidato encaja con el perfil definido. De esta forma, entre otras cosas, se reduce notablemente la rotación y los despidos que, en un altísimo porcentaje, no tienen relación con la capacidad técnica sino con su forma de comportarse.

Organización, planificación y toma de decisiones.

William T. Kelvin, físico y matemático británico, decía: “Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”.

En tal sentido, DISC también se utiliza para medir, detectar, planificar y tomar decisiones respecto a muchas variables importantísimas en la gestión de las personas como la formación, el desarrollo de planes de carrera, la escucha, la empatía, la inteligencia emocional, la confianza, la comunicación, etc.; incluso permite elaborar mapas de talento de todos los colaboradores y/o áreas de mejora para identificar sus aspectos a trabajar.

Entrevistas rápidas y efectivas por incidentes críticos y evolución.

Por ejemplo, ¿cómo podemos saber si una persona ha evolucionado en el puesto de acuerdo a lo esperado? Veamos. Tenemos el Test DISC que describe como una foto inicial el perfil natural de -en ese momento- el aspirante al puesto de trabajo. Si pasados seis meses dentro de la empresa se le hace el mismo Test, rápidamente es posible identificar los cambios con la simple visualización e interpretación de dos gráficos que describen:

  • El Perfil natural es cómo nos comportamos cuando no pensamos en cómo nos estamos comportando.
  • El Perfil adaptado: cómo nos comportamos en base a lo que presuponemos que el entorno demanda de nosotros.

Como decíamos, rápidamente podemos detectar qué características conductuales ha adquirido, cuáles han disminuido o cuáles han desaparecido. Por ejemplo, si la persona ha desarrollado su capacidad de escucha, o si por el contrario la ha perdido; o si antes estaba orientado a las personas y ahora tiene una clara orientación a las tareas y paso por alto a las personas, y un largo etcétera. Visibilizar esta evolución permite a la organización evaluar qué acciones tomar en función a si ese es el perfil ha evolucionado de acuerdo a lo esperado o no, o si está dentro de los desvíos previsibles y/o reconducibles.

El respaldo en la toma de decisiones.

Los Test DISC son una herramienta de suma fiabilidad, solidez, validez y rigor científico que, además de ayudar visibilizar la contribución del área de RRHH a la organización, le permite funcionar como su socio estratégico. Todo esto gracias al aporte de datos objetivos, oportunos y concretos que eliminan la subjetividad y la aleatoriedad en decisiones de gestión que resultan vitales para el buen funcionamiento del negocio.

La formación que nos invita a ser parte de una comunidad.

Sobre todo porque el carácter vivencial de esta Certificación facilita a alumnos y alumnas conocer la metodología en profundidad y llevarla a la práctica a través de diferentes casos reales que ellos mismos acercan al espacio de aprendizaje para discutir, analizar y solucionar. Hay un caso real y curioso que compartía conmigo Juan Daniel y que mencionaré brevemente para que pueda, el lector, tomar perspectiva de lo que hablamos.

Es el caso de un despido improcedente. Hay que despedir a un colaborador -el último en incorporarse a un equipo- que se ha desempeñado muy bien y ha llegado a los objetivos. Aunque por si esto fuera poco, además de transmitirle que prescindimos de sus servicios, tenemos que conseguir que siga en sus funciones durante quince días más para terminar lo pendiente y para que no genere “ruido” en los clientes.

El desafío está dispuesto y entonces, ¿cómo lo despedimos para minimizar el impacto en la organización?

En este caso, por ejemplo, se trabaja en equipos y cada uno define una estrategia de abordaje y articula un Role Play en función a cada uno de los cuatro perfiles posibles del colaborador definidos por el Modelo: Decisión, Influencia, Serenidad, Cumplimiento. 

No revelo más porque lo cierto es que cada grupo de aprendizaje, con la misma consigna, suele arribar a soluciones efectivas y creativamente diferentes. Y, en definitiva, esa es la idea.

Metodología DISC ¡Entiende cómo funcionan las personas!

Experto y Analista Conductual Experto en DISC.

Los líderes de la organización son el engranaje de todas las personas, relaciones, actividades e instancias que se desarrollan en una compañía. De esta forma, mientras un liderazgo sordo e indeciso sólo tiene consecuencias nocivas, un liderazgo que se ejerce desde la ejemplaridad y la influencia positiva se contagia, se expande y se multiplica en todas las direcciones de la organización. El Modelo DISC, creado por William Marston, lleva décadas siendo utilizado, entre otras cosas, para desarrollar ese tipo de liderazgo ejemplar en las empresas.

Básicamente porque nos permite entender el comportamiento humano y capitalizar la riqueza de la diversidad. Es decir, nos facilita identificar el perfil conductual de una persona para saber cuáles son sus necesidades, qué les gusta, qué les motiva, qué esperan y, desde este entendimiento, saber cómo dirigirles, cómo motivarles, cómo comunicarnos eficazmente con ellos e, incluso, predecir cómo se van a comportar ante ciertas situaciones. Dicho de otra forma, nos permite entender qué necesitan para funcionar mejor. Como dice Juan Daniel Pérez Fernández, nuestro experto en DISC: “las personas somos diferentes, pero somos predeciblemente diferentes”.

De esta forma el modelo DISC define 4 estilos predecibles de comportamiento:

  • Decisión: cómo respondemos a los desafíos y a los retos.
  • Influencia: cómo nos relacionamos e influimos en los demás.
  • Serenidad: cómo respondemos al ritmo y los cambios del entorno.
  • Cumplimiento: cómo respondemos a las reglas y procedimientos.

Esta información puesta a disposición de líderes de gestión, directivos y mandos intermedios resulta invaluable. En particular, esta Certificación Internacional Experto y Analista Conductual DISC(1), a través de dos jornadas presenciales que combinan conocimientos teóricos sobre la metodología y prácticas vivenciales, apuntan a profundizar en el autoconocimiento y la autogestión del líder para que luego sean capaces de sintonizar e influir positivamente en los demás y, con todo ello, puedan facilitar y contribuir a la construcción de ecosistemas laborales saludables.

Ahora bien, ¿cómo es posible que este círculo virtuoso ocurra? Veamos. Como mencionábamos con antelación, trabajando primero con uno mismo. Por ejemplo, podría ahora mismo el lector intentar identificarse con uno de esos 4 estilos, aunque en la mayoría de los casos resulta difícil encasillarse sólo en uno de ellos. Esto no es casual. Se debe a que todos -sin excepción- tenemos esos 4 estilos en distintos niveles, aunque uno de ellos predomina por sobre los otros; es ese lugar que habitamos con más frecuencia, comodidad y soltura.

No obstante, DISC nos invita a profundizar en él, a conocer nuestras áreas de mejora y a explorar otros estilos para ampliar nuestros patrones de acción, para adaptarnos más naturalmente, para comunicarnos mejor y para entender el cómo de las personas.

Por ejemplo, DISC nos revela qué puede aportar cada persona en cada equipo. Es decir, hay personas muy orientadas a las metas que no le dan tanta importancia a los proceso para llegar a ellas; otros, se enfocan en las personas y en las relaciones y las priorizan por sobre los sistemas; algunos, consideran más importante el cómo llegar al objetivo por sobre el objetivo mismo; mientras que a otros tantos, el cumplimiento de las tareas les hace pasar por alto a las personas. Este conocimiento le permitirá al líder adoptar soluciones adaptativas según la complejidad de la tarea/proyecto y adecuar los perfiles de acuerdo a ello.

No obstante, otra característica que cabe mencionar con respecto a la Metodología DISC es que no hay perfiles buenos o malos, mejores o peores; es decir, todos tienen sus particularidades y cada resultado es información certera acerca de fortalezas que potenciar y debilidades que mejorar. Por ejemplo, si un Test DISC nos arroja como resultado un perfil Dominante muy marcado, entonces, seguramente tendremos que trabajar en aspectos como la escucha activa y la empatía. ¿Por qué? Porque cada perfil también tiene asociada una emoción predominante que, bajo estrés, tiende a manifestarse de forma exacerbada.

A grandes rasgos, sería algo así:

D => Ira.

I => Exceso de optimismo.

S => Ocultan su emocionalidad.

C => Miedo a las críticas (necesidad de reconocimiento por el trabajo bien hecho).

Por lo dicho, entre un sinfín de combinaciones posibles que puede tener cada perfil, podremos saber, por ejemplo, si se trata de alguien decidido, rápido, enfocado y a veces un tanto agresivo; alguien tranquilo, trabajador, estable y un poco inseguro; alguien optimista, sociable, innovador y algo soñador, o bien de alguien analítico, concienzudo, calculador y un poco temeroso.

Los líderes, al finalizar esta formación serán capaces de:

  • Optimizar su comunicación intra e interpersonal.
  • Sacar el máximo potencial a su estilo de comportamiento.
  • Aprender a influir positivamente en los demás.
  • Romper barreras de relación y resolver conflictos.
  • Utilizar el sistema más efectivo para comunicar, enseñar, liderar y motivar.
  • Aprender el uso profesional de las evaluaciones DISC.

Para la empresa, los beneficios son múltiples; entre ellos:

  • Mejorar la comunicación en todos los niveles de la compañía.
  • Minimizar los conflictos y mejorar su gestión.
  • Aumentar el rendimiento, el compromiso y el bienestar de las personas.
  • Promover valores de empresa que se replican en todas las direcciones dentro de la empresa y hacia fuera (clientes, proveedores, etc.).

DISC es una metodología que deriva de una teoría validada científicamente y de la cual se desarrolló posteriormente una herramienta en formato test que ha demostrado ser decisiva en el mundo del desarrollo personal y profesional. Entre otras cosas porque nos permite cambiar la regla de oro que señala “trata a los demás como te gusta que te traten a ti”, por la regla de platino que indica: “trata a los demás como ellos prefieren ser tratados”.

Sólo por este nivel de entendimiento resulta una metodología fundamental para el liderazgo y la selección de personal y para otros ámbitos que incluyen el encuentro con el otro como el coaching, la educación, la consultoría, las ventas, etc.

(1) Certificación avalada por el International DISC Institute. Entidad sin ánimo de lucro que se encarga de velar por la calidad de la formación y de las evaluaciones y de la difusión de la metodología DISC a nivel mundial.

Máster en Liderazgo, Comunicación y Coaching: la apertura a la comprensión de otro diferente.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Máster en Liderazgo,
Comunicación y Coaching.

La escucha implica legitimar la diferencia con el otro.

Hablábamos en un artículo anterior sobre la escucha como una de las competencias más importantes del ser humano. Explicábamos, según la fórmula de Rafael Echeverría, que el acto de escuchar = percibir + interpretar y abordábamos técnicas para resolver las brechas aparentemente insalvables en la escucha. Sin embargo, para acercarnos más a la comprensión de este fenómeno, hablaremos en este artículo(*) sobre una de las acciones que tiene que suceder para que la escucha, como resultado, sea un éxito: la apertura a la comprensión de otro diferente.

Veamos. La comunicación suele operar con relativa efectividad cuando lo que tienen en común los interlocutores predomina por sobre lo que los diferencia. Los problemas reales de comunicación se producen precisamente cuando los interlocutores son muy diferentes. Es en estas ocasiones que se ponen en evidencia nuestras escasas competencias en el dominio de la escucha porque censuramos al otro, lo descalificamos por el simple hecho de estar casi en las antípodas de nuestra forma de pensar. No obstante, lo primero es aceptar la diferencia como legítima. Y para ello, este proceso de apertura a la comprensión de otro diferente entiende cuatro niveles distintos:

A) La escucha del sentido semántico y práctico del habla del orador. Este primer nivel supone, por un lado, centrarse en lo que el otro dice para entender el sentido de sus palabras; por otro, apunta a identificar la acción o acciones específicas que sus palabras están ejecutando. Por ejemplo, para entender el sentido podríamos preguntarnos: ¿qué significa lo que está diciendo? Para entender la acción, el interrogante apropiado podría ser: ¿está describiendo, agradeciendo, evaluando o informando algo?

B) La escucha de las inquietudes del orador. Este segundo nivel de apertura supone un paso más allá del punto anterior. Se trata de escuchar las inquietudes que llevan al otro a hablar. Es decir, cada vez que alguien dice algo, cada vez que alguien ejecuta una determinada acción, lo hace como una forma de hacerse cargo de una particular inquietud, incluso aunque no sea consciente de ella. Ahora bien, la inquietud no es algo determinado que exista fuera del campo de las interpretaciones; de hecho, se trata de un recurso explicativo que utilizamos para conferirle sentido a la acción.

Muchas veces quien habla tiene una determinada interpretación de lo que lo conduce a hablar; muchas veces no la tiene, y otras tantas veces cabe explorar con el otro para poder articularla. Pero al tratarse de una interpretación, de un recurso explicativo, puede también suceder que mientras quien hable posea una interpretación, quien lo escucha desarrolla otra. ¿Otra brecha? No es tan así y tampoco es siempre así. Veamos más.

Hay muchos casos en los que el orador puede articular su inquietud de una cierta manera y, al escuchar la interpretación de su propia inquietud de parte del oyente, haga el juicio de que esta tiene más sentido que la propia. Esto es habitual en las interacciones de coaching y en la psicoterapia. Por ejemplo cuando el profesional pregunta –sobre algo dicho por el coachee-, algo así: “¿Será que no te animas a emprender tu negocio porque no tienes dinero suficiente o será porque lo que tienes realmente es miedo? Puede que el coachee, entonces, reafirme su inquietud o puede que responda algo así: “ahora que lo mencionas, lo veo claro. Tengo más miedo que otra cosa”.

Siempre, independientemente de lo que haga o no haga el orador, el oyente puede preguntarse por la inquietud que lleva primero a actuar. Escuchar inquietudes implica aprender a escuchar algo que no se encuentra –necesariamente- en lo que el orador dice, sino detrás de lo que dice. Incluso independientemente de la inquietud planteada por quien habla, quien escucha también puede escuchar inquietudes que no han sido expresadas.

C) La escucha de la estructura de coherencia del observador que es el orador. El coaching ontológico se sostiene en dos postulados. Recordémoslos: el lenguaje es acción y la acción constituye el ser que somos. Por lo tanto, nuestro habla, revela nuestra forma de ser. Es decir que además de comprender el sentido semántico, las acciones involucradas y de escuchar las inquietudes del otro, también es posible escuchar la forma de ser de esa persona. Utilizando una expresión más técnica, “la estructura de coherencia del observador que ha hablado.

Todo hablar revela el tipo de observador que somos. No obstante, al igual que el carácter estrictamente interpretativo del dominio de las inquietudes, el ser individual, también es un recurso explicativo que busca conferirle coherencia al comportamiento del otro. Se trata de un “constructo interpretativo” y, por ello, es tan solo un mapa y no el territorio. Esto responde al principio de la ontología del lenguaje que señala: “No sabemos como las cosas son. Sólo sabemos como las observamos o como las interpretamos. Vivimos en mundos interpretativos”.

Cualquier cosa que podamos decir sobre el ser de un individuo está sujeta siempre al carácter conjetural de la interpretación. Por otro lado, así como las acciones de una persona pueden remitirnos legítimamente a una interpretación de su forma de ser, si esa persona cambia su forma de actuar, cambiará también su forma de ser anterior. Es decir que en su accionar tiene la capacidad de hacer obsoleta nuestra interpretación.

D) “Saber escuchar el bien”. Moisés Cordovero, uno de los grandes maestros de la Cábala, decía justamente que “El secreto del escuchar sublime es saber escuchar el bien”. Profundizando en estas palabras, o mejor dicho en su propia escucha, Echeverría interpretaba: “Debemos cuidarnos de utilizar la diferencia que el otro manifiesta con nosotros como argumento de invalidación, descalificación o demonización. Sin la aceptación del otro como diferente, legítimo y autónomo, el escuchar no puede ocurrir. Si ello no está presente solo podemos proyectar en los otros nuestra propia manera de ser. En vez de hacer eso, cuando escuchamos nos colocamos en la disposición de aceptar la posibilidad de que existan otras formas de ser, diferentes de la nuestra”. 

Todos estos niveles de apertura constituyen aspectos fundamentales para la práctica del coaching ontológico.

No obstante, lo que le confiere el carácter propiamente “ontológico” es precisamente la capacidad de llegar a aquellas dimensiones del individuo en las que se expresa su particular modo de ser, nivel en el que el coach procura intervenir para destrabar al coachee y permitirle hacerse cargo de inquietudes en las que se siente bloqueado.

Estos son más de los contenidos que aborda en profundidad el *Máster en Liderazgo, Comunicación y Coaching de la Universidad Nacional de Educación a Distancia UNED, conjuntamente con Newfield Consulting. Ciertamente, aprender a escuchar, una de las competencias más importantes del ser humano, nos permitirá establecer relaciones basadas en la legitimidad y el respeto por el otro y por nosotros mismos. 

*Esta formación combina la metodología propia de la UNED basada en la enseñanza a distancia con la innovadora metodología pedagógica de Newfield Consulting, líder mundial en coaching ontológico, consultoría y formación a directivos, cuyo fundador es Rafael Echeverría. Al finalizar, se extiende un título de Postgrado (Master) otorgado por la UNED.

(*) Artículo basado en el contenido desarrollado por Rafael Echeverría para Newfield Consulting. Weston, agosto de 2005.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Points of You®: la metodología que revoluciona la empresa y el coaching.

Empecemos el artículo de forma diferente. Los invito a ver este comercial de Apple que dura poco más de un minuto.

¿Sorprendidos por el final? Seguramente sí, pero tan importante como el resultado es el proceso para llegar a él. Este vídeo nos muestra lo que significa la expresión «think out of the box» que, en castellano, significa “pensar fuera de la caja”. No obstante, la mayoría de nosotros -y me incluyo en esa mayoría- estaría fielmente reflejado con el pensamiento y la actitud resolutiva del chico a la derecha de la pantalla. Y podríamos hacer una especie de reclamo masivo acusando al que resuelve de forma aparentemente tramposa, pero ¿acaso había una consigna condicionando la resolución? Claro que no.

Digamos la verdad. Lo que más nos molesta de esa perspectiva diferente es que no se nos haya ocurrido a nosotros. Sucede que cada uno procede dentro de los límites de sus modelos mentales tradicionales, y aunque esto nos simplifica la vida y nos permite ahorrar energía, nos limita a accionar y pensar siempre “dentro de la caja” (y, además, de la misma caja). Lo cierto es que esta forma de pensar supone una antítesis a la innovación que requiere el mercado y el mundo de hoy.

De esta manera, tenemos que entender que para innovar necesitamos pensar de forma no convencional.

Efectivamente, necesitamos pensar creativa y novedosamente para poder ampliar la perspectiva sobre una cantidad innumerable de situaciones de la vida. ¿Qué significa esto? Entre otras cosas, romper con nuestros propios paradigmas, porque comenzamos a cambiar realmente cuando estamos dispuestos a ver las cosas desde otros puntos de vista.

Por ejemplo, imaginemos a alguien en un proceso de coaching con un objetivo “x” que se propone intentarlo una última vez, luego de haberse quedado varias veces antes a mitad de camino (en la misma mitad). En esa misma línea, imaginemos a un equipo comercial haciendo un brainstorming para relanzar un viejo producto. Y por mencionar un ámbito distinto, imaginemos a un equipo de fútbol planeando una estrategia para enfrentarse con un rival históricamente invencible. ¿Verdad que sería interesante poder hacer cosas disruptivas, diferentes, nuevas y, sobre todo, eficaces? Pensemos nuevamente en el vídeo…

Lo positivo es que todas las cuestiones y todos los ámbitos suponen un terreno fértil para la innovación y así lo entienden los creadores de la metodología Points of You®Metodología basada en múltiples investigaciones en el terreno de la psicología, del coaching y de la estrategia en las organizaciones que nos permite desarrollar diversos puntos de vista, potenciar la creatividad y aumentar la productividad.

Por ello, más allá de la universalización de escenarios para su aplicación, parece clave para los profesionales que intervienen en procesos de desarrollo, transformación y crecimiento personal: coaches, psicólogos, consultores, terapeutas, educadores, líderes de gestión o profesionales de RRHH. Ciertamente, todos ellos ocupan una posición de privilegio desde la que pueden facilitar este pensamiento “out of the box” -fuera de la caja- de personas, equipos y empresas. Por todo esto, la Certificación Oficial Points of You® está dirigida fundamentalmente a los profesionales interesados en abrir la mente, inspirar emociones y despertar conciencias.

Ahora bien, ¿cómo trabaja la metodología Points of You® para que esta forma de pensar emerja naturalmente?

Como hemos mencionado párrafos antes, la metodología está sustentada en múltiples investigaciones y en diversos terrenos. De esta forma, trabaja integrando el hemisferio derecho (intuición y emoción) con el hemisferio izquierdo (análisis y razón). Esta combinación estratégica en el que la lógica y la emoción confluyen provoca una “confusión deliberada” que, a través de un trabajo adecuado, nos libera del “cómo debe ser” y nos permite que otros puntos de vista alcancen nuestra conciencia.

Claro que esa “confusión deliberada” no ocurre a partir de un proceso tedioso, sino todo lo contrario. La metodología Points of You® capacita a los profesionales acercándoles las herramientas The Coaching Game, Punctum y Faces, con un espíritu meramente experiencial y lúdico, para que sean ellos mismos los primeros en inspirarse e involucrarse. Además, la formación Train The Trainer contempla la capacitación para que cada facilitador aprenda a aplicar estas herramientas dentro de su práctica profesional. Panxo Barrera, CEO de Entropía y fundador de Points of You® Spain, lo resume diciendo que la metodología es Prêt-à-porter que, en castellano, significa listo para llevar.

Ya hemos dicho que las herramientas, todas ellas, son aplicables a todos los ámbitos y cuestiones; sin embargo, veamos brevísimamente de qué trata cada una de ellas.

  • The Coaching Game, por ejemplo, mejora los procesos de pensamiento y comunicación, porque nos invita a liberarnos de las modalidades fijas y habituales de pensamiento, abriendo nuevas posibilidades de cambio, de expansión y de crecimiento que incluyen reflexiones inesperadas y soluciones creativas.
  • Punctum es un juego para expandir puntos de vista. Con un enfoque práctico y lúdico se convierte en un encuentro significativo e inspirador, con nosotros mismos y con los demás. Es una herramienta ideal para educación y sesiones de trabajo en equipo en el ámbito profesional.
  • Faces trata sobre las personas y la forma en que nos reflejamos unas en otras y, por ello, nos ayuda a conocer a nuestra gente desde nuevas perspectivas. Plantea preguntas sobre nuestras relaciones y la forma en que tomamos parte en ellas.

Aplicar la metodología Points of You® en la empresa permite examinar dilemas en el lugar de trabajo desde un nuevo punto de vista; facilitar discusiones productivas; crear entornos de confianza, y construir puentes entre las diferentes opiniones. Por todo ello se adapta tanto en actividades de team building, como en procesos de desarrollo de habilidades de liderazgo, comunicación y creatividad y capacitación.

En el mundo profesional permite trabajar uno-a-uno o con grupos; adaptarla a cualquier tipo de público y complementarla con cualquier método de trabajo; aplicar el pensamiento creativo y estratégico en todas las cuestiones importantes; explorar nuevos territorios para el cambio y el crecimiento mediante el uso de estímulos visuales, y intervenir como facilitador externo en equipos de trabajo de empresas.

Aprende a romper con tus propios paradigmas y a facilitar ese mismo proceso en los demás.

Jornadas Outdoor: la aventura de despertar jugando.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Jornadas Outdoor.

La aventura de despertar jugando.

¿Qué tal un día sin corbata, lejos de los ordenadores, de los teléfonos, de las reuniones, de la rutina y de la oficina? ¿Qué tal un día distinto en un entorno natural, relajante, creativo y lúdico? ¿Qué tal si además de pasarlo bien, trabajamos jugando? De todo esto se trata la propuesta de Curro Duarte y Pablo Ramos: una jornada en la que los equipos de trabajo participen de distintos juegos y dinámicas en las que emerjan sus habilidades y competencias naturalmente.

Entre otras cosas, los especialistas nos señalan que se trabajan distintos aspectos: sentido de pertenencia, autoestima, compromiso, comunicación, motivación, liderazgo, creatividad, colaboración, o todo ello al mismo tiempo. Siempre dependerá de lo que la empresa necesite o, mejor dicho, de lo que la empresa entienda que un equipo tiene que trabajar. Estas jornadas son abiertas, cuentan con un enfoque meramente lúdico y se adaptan a los requerimientos específicos de los directivos. No obstante, el objetivo siempre es el mismo: despertar jugando para mejorar el desempeño de los equipos.

A propósito de ello, Donald Woods Winnicott, el célebre psicoanalista inglés, decía:

“Es en el juego y sólo en el juego que el niño o el adulto como individuos son capaces de ser creativos y de utilizar el total de su personalidad, y sólo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo”.

Y me permito agregar; también descubre a los demás y se descubre a sí mismo en la relación con los demás.

En cierta forma, en el contexto de la oficina todo está más o menos definido y más o menos funcionando. Es decir, todos -más o menos- saben cuál es su rol, su responsabilidad y su actividad. Ahora bien, ese desempeño de roles y responsabilidades, ¿será igual en otro contexto? Curioso o no, a través de este tipo de dinámicas, se suelen detectar tanto atinos como desatinos que suceden en el equipo. Eso es lo mágico de jugar. 

Como bien hemos dicho al principio, el objetivo superior de la jornada es pasarla bien. Cuando se promueve y se fomenta el buen humor, las risas y la interacción entre las personas fuera de su escenario habitual, las personas se sienten mejor, se relajan más, están más abiertas, más perceptivas y más receptivas y se animan a jugar.  Y animarse a jugar, para algunos, ya supone un desafío en sí mismo. Es desde este estado bienestar y comodidad que todo fluye sin más.

Veamos un poco más. Antes de comenzar cada actividad, los coaches explican el desarrollo, las reglas y el objetivo de la misma. Pero en realidad, cada actividad también comienza viendo, por ejemplo, cómo ellos mismos se organizan para llevar adelante el desafío.

¿Un ejemplo? La tirolina, aunque con objetivos de acción. En este caso supone traspasar agua en unos cubos de un árbol a otro y derramar lo menos posible en el camino. Por supuesto, es una competición, y como tal, la gana el equipo que más agua haya sido capaz de juntar en un tiempo “x”.  Los aspectos que se observan en esta dinámica, entre otros, son: liderazgo, rendimiento bajo presión, comunicación, organización, planificación, colaboración y enfoque a los resultados; ¿qué prioriza el equipo?, ¿hacerlo bien o hacer más?.

Y como esta actividad, transcurren el resto de las dinámicas (escalera a la gloria, la torre de Babel, etc.) bajo la mirada de los especialistas. A continuación, resumimos las etapas de trabajo:
  • Etapa 1. Observación, diagnóstico y feedback. ¿Cómo es cada indicador según el grupo? ¿Qué hay que trabajar?
  • Etapa 2. Repetición de la actividad. ¿Mejoró? ¿Empeoró? ¿Qué es lo que sigue enquistado y les cuesta resolver mejor?
  • Etapa 3. Feedback/Informe a la empresa con las sugerencias sobre qué aspectos debería trabajar el equipo y por qué.
  • Cierre del Círculo Virtuoso (Optativo). Planificación e intervención puntual de los profesionales de Despiertabycdr en programas específicos que respondan a la necesidad de desarrollo. Por ejemplo: liderazgo, comunicación, etc.

¿Para qué te despiertas cada mañana?
¿Cuál es el «propósito» que guía tu vida, el de tus equipos y el de tu empresa?

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres recibir las últimas tendencias en materia de formación?