Las Metodologías Creativas más punteras concentradas en un sólo Diploma.

“Una pila de piedras deja de ser una pila de piedras en el momento que un sólo hombre la contempla, concibiendo por dentro la imagen de una catedral”. Antoine de Saint-Exupéry

La creatividad nos sirve para lidiar con los cambios, enriquecer resultados con distintos puntos de vista, conectar con las personas y equipos. En los contextos actuales en los que la incertidumbre, la complejidad y la inmediatez se han vuelto las nuevas constantes, es vital crear fórmulas nuevas y efectivas que nos permitan responder a esos cambios de forma adaptativa y creativa.

No obstante, para que todo esto pueda suceder necesitamos líderes facilitadores que, independientemente del contexto, nos inviten a salir de nuestra zona de confort; que nos permitan olvidarnos de los convencionalismos; que nos enseñen a mantener la mente abierta y receptiva y, sobre todo, que nos den herramientas y técnicas para tomar perspectiva y resolver creativamente situaciones, conflictos y desafíos.

Al contrario de lo que está instalado en el imaginario colectivo, la creatividad no es una habilidad o una cualidad exclusiva del mundo artístico ni de los artistas. Todos somos creativos y podemos serlo en cada uno de los ámbitos de nuestra vida; no importa dónde y no importa haciendo qué. Es una cualidad innata de los seres humanos sólo que con el paso del tiempo y producto de la educación recibida nos vamos desconectando de ella. No somos nosotros. Es el mismo que nos ha puesto en esta posición y es ese mismo sistema que hoy nos pide a gritos que recuperemos la capacidad de innovar, de crear y co-crear y de buscar resultados que nos diferencien del resto. Emerson podría haberse referido a esto perfectamente cuando señaló que “ser uno mismo en un mundo que está constantemente tratando de hacerte alguien diferente es el mayor de los logros”.

En respuesta a estas necesidades, Panxo Barrera, uno de los mayores expertos a nivel internacional en Metodologías Creativas y Embajador de la Cátedra de Innovación de la Universidad Politécnica de Valencia, ha diseñado e imparte esta Certificación en Metodologías Creativas. Una diplomatura, única en el mundo, pensada para facilitadores que además de permitirles aprender y experimentar las herramientas más innovadoras y creativas utilizadas para el desarrollo de personas y equipos, coaching, liderazgo, productividad y crecimiento; también les enseña a identificar cuál de ellas es más oportuna para aplicar según la situación/persona/s y cómo aplicarlas en ese contexto de facilitación específico. Veamos un poco más.

De las metodologías, del cómo y del para qué:

1. Kaos vs Control®. La divergencia y la convergencia.

La Entropía es una noción que procede de un vocablo griego que puede traducirse como “vuelta” o “transformación”. Además, es la segunda ley de la termodinámica que establece que el orden tiende al caos como estado natural de los procesos y que la entropía aumenta siempre con el tiempo. Las reglas de la creatividad -del brainstorming, por ejemplo-, también se rige por la dualidad de la divergencia y la convergencia. La primera apunta una generación explosiva y loca de ideas (Kaos); la segunda nos invita a utilizar la razón a través del análisis, selección y clasificación de las ideas generadas (Control).

Se trata de una metodología específicamente desarrollada por los profesionales de Entropía que establece estrategias, pone en orden la intuición y la imaginación y potencia los recursos de ambos hemisferios cerebrales: el hemisferio izquierdo, responsable del análisis y la razón con el hemisferio derecho, responsable de la intuición y la emoción. Y aquí tenemos la aplicación práctica de la Neurociencia, como sustento prodigioso de nuestra creatividad, al servicio de disciplinas como el Coaching o el Design Thinking.

2. Seis sombreros para pensar®Aportando claridad al desorden.

¿Cómo piensas? ¿Acaso eres objetivo e imparcial? ¿Tal vez creativo y con ideas nuevas? ¿Quizá eres de los que siempre razona negativamente? ¿Es posible que seas de los que resultan positivos y constructivos? ¿Tal vez un gran controlador y un apasionado del orden? ¿O simplemente podrías definirte como puro instinto e intuición?

¿Y si jugamos a que te mueves de tu campo de pensamiento habitual? ¿Crees que seguirías tomando las mismas decisiones o que seguirías viendo las cosas de la misma forma?

Esta metodología está basada en el trabajo del Dr. Edward de Bono, autoridad mundial en el pensamiento conceptual, y ha sido concebida para aportar claridad al desorden. Al cambiar de “sombrero” podemos fácilmente enfocar o dirigir los pensamientos, la conversación, o una reunión de trabajo y mantener reuniones críticas más amenas, más profundas, más transparentes y libres de emociones y de egos.

3. Points of You®. Un punto de vista ampliado y compartido.

En cualquier situación o experiencia, con respecto a cada persona y cada opinión, hay infinitos puntos de vista. El verdadero desafío está en poder descubrir aquellos puntos de vista que son distintos de los que ya conocemos, para observar las cosas desde nuevos ángulos. Al igual que la metodología Kaos vs Control®, Points of You® también tiene como objetivo la integración de ambos hemisferios, porque cuando confluyen la lógica y la emoción aparece la magia. Magia que sucede porque esta “confusión deliberada” permite liberarnos del control rígido del “cómo debe ser”, y facilita que emerjan otros puntos de vista que en nuestra rutina diaria no hubieran surgido y nos abre a nuevas opciones de hacer.

Algunos de los juegos que utiliza esta metodología son:

  • The Coaching Game: un juego para expandir nuestros puntos de vista, ideal, poderoso y creativo para el desarrollo personal y de equipos.
  • Punctum: un abordaje práctico, lúdico, colorido y sorprendente que nos permite hacer frente a diversos problemas de todo tipo y de forma diferente.
  • Faces: una poderosa herramienta para conocernos a nosotros mismos a través de la observación de otros.

¿A quién/es está dirigida esta Certificación?

Facilitadores de Procesos de Cambio, Crecimiento y Transformación Personal y/o de Equipos. Es decir, esta metodología supone una herramienta invaluable para Coaches, Consultores, Profesionales de RRHH, Terapeutas, Educadores, Líderes de Gestión, Psicólogos, etc.

Metodología DISC ¡Entiende cómo funcionan las personas!

Experto y Analista Conductual Experto en DISC.

Los líderes de la organización son el engranaje de todas las personas, relaciones, actividades e instancias que se desarrollan en una compañía. De esta forma, mientras un liderazgo sordo e indeciso sólo tiene consecuencias nocivas, un liderazgo que se ejerce desde la ejemplaridad y la influencia positiva se contagia, se expande y se multiplica en todas las direcciones de la organización. El Modelo DISC, creado por William Marston, lleva décadas siendo utilizado, entre otras cosas, para desarrollar ese tipo de liderazgo ejemplar en las empresas.

Básicamente porque nos permite entender el comportamiento humano y capitalizar la riqueza de la diversidad. Es decir, nos facilita identificar el perfil conductual de una persona para saber cuáles son sus necesidades, qué les gusta, qué les motiva, qué esperan y, desde este entendimiento, saber cómo dirigirles, cómo motivarles, cómo comunicarnos eficazmente con ellos e, incluso, predecir cómo se van a comportar ante ciertas situaciones. Dicho de otra forma, nos permite entender qué necesitan para funcionar mejor. Como dice Juan Daniel Pérez Fernández, nuestro experto en DISC: “las personas somos diferentes, pero somos predeciblemente diferentes”.

De esta forma el modelo DISC define 4 estilos predecibles de comportamiento:

  • Decisión: cómo respondemos a los desafíos y a los retos.
  • Influencia: cómo nos relacionamos e influimos en los demás.
  • Serenidad: cómo respondemos al ritmo y los cambios del entorno.
  • Cumplimiento: cómo respondemos a las reglas y procedimientos.

Esta información puesta a disposición de líderes de gestión, directivos y mandos intermedios resulta invaluable. En particular, esta Certificación Internacional Experto y Analista Conductual DISC(1), a través de dos jornadas presenciales que combinan conocimientos teóricos sobre la metodología y prácticas vivenciales, apuntan a profundizar en el autoconocimiento y la autogestión del líder para que luego sean capaces de sintonizar e influir positivamente en los demás y, con todo ello, puedan facilitar y contribuir a la construcción de ecosistemas laborales saludables.

Ahora bien, ¿cómo es posible que este círculo virtuoso ocurra? Veamos. Como mencionábamos con antelación, trabajando primero con uno mismo. Por ejemplo, podría ahora mismo el lector intentar identificarse con uno de esos 4 estilos, aunque en la mayoría de los casos resulta difícil encasillarse sólo en uno de ellos. Esto no es casual. Se debe a que todos -sin excepción- tenemos esos 4 estilos en distintos niveles, aunque uno de ellos predomina por sobre los otros; es ese lugar que habitamos con más frecuencia, comodidad y soltura.

No obstante, DISC nos invita a profundizar en él, a conocer nuestras áreas de mejora y a explorar otros estilos para ampliar nuestros patrones de acción, para adaptarnos más naturalmente, para comunicarnos mejor y para entender el cómo de las personas.

Por ejemplo, DISC nos revela qué puede aportar cada persona en cada equipo. Es decir, hay personas muy orientadas a las metas que no le dan tanta importancia a los proceso para llegar a ellas; otros, se enfocan en las personas y en las relaciones y las priorizan por sobre los sistemas; algunos, consideran más importante el cómo llegar al objetivo por sobre el objetivo mismo; mientras que a otros tantos, el cumplimiento de las tareas les hace pasar por alto a las personas. Este conocimiento le permitirá al líder adoptar soluciones adaptativas según la complejidad de la tarea/proyecto y adecuar los perfiles de acuerdo a ello.

No obstante, otra característica que cabe mencionar con respecto a la Metodología DISC es que no hay perfiles buenos o malos, mejores o peores; es decir, todos tienen sus particularidades y cada resultado es información certera acerca de fortalezas que potenciar y debilidades que mejorar. Por ejemplo, si un Test DISC nos arroja como resultado un perfil Dominante muy marcado, entonces, seguramente tendremos que trabajar en aspectos como la escucha activa y la empatía. ¿Por qué? Porque cada perfil también tiene asociada una emoción predominante que, bajo estrés, tiende a manifestarse de forma exacerbada.

A grandes rasgos, sería algo así:

D => Ira.

I => Exceso de optimismo.

S => Ocultan su emocionalidad.

C => Miedo a las críticas (necesidad de reconocimiento por el trabajo bien hecho).

Por lo dicho, entre un sinfín de combinaciones posibles que puede tener cada perfil, podremos saber, por ejemplo, si se trata de alguien decidido, rápido, enfocado y a veces un tanto agresivo; alguien tranquilo, trabajador, estable y un poco inseguro; alguien optimista, sociable, innovador y algo soñador, o bien de alguien analítico, concienzudo, calculador y un poco temeroso.

Los líderes, al finalizar esta formación serán capaces de:

  • Optimizar su comunicación intra e interpersonal.
  • Sacar el máximo potencial a su estilo de comportamiento.
  • Aprender a influir positivamente en los demás.
  • Romper barreras de relación y resolver conflictos.
  • Utilizar el sistema más efectivo para comunicar, enseñar, liderar y motivar.
  • Aprender el uso profesional de las evaluaciones DISC.

Para la empresa, los beneficios son múltiples; entre ellos:

  • Mejorar la comunicación en todos los niveles de la compañía.
  • Minimizar los conflictos y mejorar su gestión.
  • Aumentar el rendimiento, el compromiso y el bienestar de las personas.
  • Promover valores de empresa que se replican en todas las direcciones dentro de la empresa y hacia fuera (clientes, proveedores, etc.).

DISC es una metodología que deriva de una teoría validada científicamente y de la cual se desarrolló posteriormente una herramienta en formato test que ha demostrado ser decisiva en el mundo del desarrollo personal y profesional. Entre otras cosas porque nos permite cambiar la regla de oro que señala “trata a los demás como te gusta que te traten a ti”, por la regla de platino que indica: “trata a los demás como ellos prefieren ser tratados”.

Sólo por este nivel de entendimiento resulta una metodología fundamental para el liderazgo y la selección de personal y para otros ámbitos que incluyen el encuentro con el otro como el coaching, la educación, la consultoría, las ventas, etc.

(1) Certificación avalada por el International DISC Institute. Entidad sin ánimo de lucro que se encarga de velar por la calidad de la formación y de las evaluaciones y de la difusión de la metodología DISC a nivel mundial.

¡También en formato 100% online! (Nivel Experto).

Coaching en Organizaciones: ¿cómo mejorar la profundidad y el impacto de tus sesiones?

Cuando eres Coach en Organizaciones, la efectividad de tus sesiones está aún más en el punto de mira. En muchas ocasiones, los objetivos de un proceso han de estar alineados a priori, no sólo con tu cliente, sino también con el sponsor, e incluso a veces con Recursos Humanos. Y sin duda se esperan resultados visibles, a veces en un número de sesiones menor del que nos gustaría. Los clientes esperan sacar más de su potencial, mostrar más en medio de un contexto cada vez más cambiante y veloz, tener mayor efectividad en distintas situaciones, y en última (o primera) instancia tener una experiencia de mayor plenitud en la Organización.

Se requieren así sesiones efectivas, y eso tiene que ver con abrir conversaciones potentes que ayuden al cliente a cambiar de perspectiva y de mentalidad, para que nuevos comportamientos puedan emerger de forma sostenible. Es difícil cambiar comportamientos si no cambiamos las creencias, las suposiciones internas que los están originando. Aportar consciencia sobre esas suposiciones, se convierte así en la puerta para el cambio. No puedes cambiar lo que no conoces.

Distintas técnicas de Coaching y la experiencia ayudan en este proceso. Y a la vez, el disponer de una metodología que nos ayude a desvelar no sólo “el cómo” se está comportando la persona, sino el “por qué” (esas suposiciones internas), nos puede llevar a sesiones más enfocadas desde el primer minuto.

Ejemplo de Evaluación 360º Leadership Circle Profile

The Leadership Circle (TLC) ofrece una metodología y evaluaciones únicas que ponen de manifiesto las suposiciones internas o patrones de pensamiento, el “sistema operativo” del líder.

La foto que TLC proporciona sobre el liderazgo y el “sistema operativo” del líder, permite abrir conversaciones transformadoras, y diseñar un proceso de Coaching más sólido y efectivo.

Las evaluaciones TLC son las únicas que apuntan a esos patrones de pensamiento. La consciencia sobre esos patrones, suposiciones y creencias, es el primer paso para poder transcenderlas y avanzar hacía otra etapa de desarrollo de liderazgo, más efectiva y más conectada con el propósito y la esencia del individuo.

Integrando The Leadership Circle en tu práctica como Coach en Organizaciones, podrás tener un impacto más profundo y diferenciador desde la primera sesión.

Las evaluaciones TLC sólo pueden ser realizadas por Coaches Certificados TLC. La certificación TLC es en sí una experiencia transformadora. De hecho la transformación empezará con la realización de tu evaluación 360° Leadership Circle Profile, y tendrás una sesión con un Coach Senior Certificado de TLC para hacerte la devolución. Lo que será seguro el inicio de un apasionante viaje.

Toma de decisiones estratégicas: 6 pasos para resolver y hacer mejor.

Coaching Estratégico.

A cada momento, tomamos decisiones; algunas vitales y otras más triviales que forman parte de la cotidianeidad. En cualquier caso, ambas suponen la toma de una decisión previa, incluso aquellas que por su frecuencia son automáticas. Esta misma dinámica que cualquiera de nosotros vive en su vida más íntima, también la viven los directivos y líderes de gestión en las empresas. Es decir, algunas decisiones son parte de la rutina de cada día, y otras son decisiones estratégicas que requieren de una mirada más pormenorizada y analítica.

¿Por ejemplo? Un nuevo plan de negocios, el lanzamiento de un nuevo producto, el replanteo de una campaña publicitaria o la resolución de conflictos dentro de un equipo de trabajo, son sólo algunas decisiones o intervenciones estratégicas de las que son parte los directivos y que son clave en la gestión empresarial. Una buena decisión tomada en tiempo, una mala decisión o la falta de decisión, pueden marcar un antes y un después -para bien o para mal- en muchas cuestiones.

A propósito de todo ello se me vienen a la mente casos como los de Blackberry, Atari, Kodak y Blockbuster. Todas marcas líderes que se expandieron por todo el mundo y eran las más elegidas por las personas. A propósito de esto, Simón Sinek, un referente mundial en materia de liderazgo, señaló: “Los que nos lideran nos inspiran. Ya sean individuos y organizaciones, seguimos a los líderes no porque tenemos que hacerlo, sino porque queremos”. Y esto es un poco lo que sucedía con estas marcas a lo largo del tiempo. Fueron líderes pero dejaron de serlo, tal vez porque no supieron cómo reinventarse; les faltó decisión, estrategia, visión a largo plazo, inspiración, reacción e innovación, o todo eso junto y en partes iguales.

Ahora bien, la metodología que nos propone Isabel Boix, nuestra experta en coaching estratégico, permite simplificar la toma de decisiones estratégicas; incluso aquellas complejas y susceptibles de análisis como las que hemos mencionado párrafos antes. Pero no es lo único. El enfoque estratégico, además de facilitar a líderes de gestión el acceso a una estrategia clara y estructurada, les ayuda a romper los límites de lo conocido para acceder a lo impensado y a identificar nuevos y distintos recursos creativos e inspiradores que de otra forma no emergerían.

El enfoque estratégico contempla 6 pasos bien diferenciados:

  1. Definir el problema/desafío.
  2. Determinar el objetivo.
  3. Evaluar las soluciones intentadas.
  4. Considerar otras posibilidades para empeorar la situación.
  5. Visualizar escenarios.
  6. Ascender hasta la cima.

Y en cada una de esas fases de la metodología se utilizan técnicas de probada efectividad y fáciles de incorporar en el día a día. Por ejemplo, la técnica de cómo empeorar, las visualizaciones, la técnica del escalador, las 13 estratagemas chinas, etc.

Incorporar una metodología para la toma de decisiones estratégicas y complejas permite focalizar la mente en una cosa por vez y, en consecuencia, liberar tiempo, ahorrar energía y facilitar la aparición de momentos de descubrimiento.

Cuando la mente está dispersa termina agotada, estresada, ansiosa, en bucle y muchas veces sin tomar acción ni resolver. Es fácil de ver de qué hablamos si ponemos un ejemplo simple que puede estar pasándole a cualquier lector en este momento. Supongamos que queremos cambiar de trabajo -teniendo trabajo-. Puede que si no tenemos estructurados los pasos a seguir -como la mayoría de las veces ocurre-, cambiar de trabajo permanezca como expectativa y nunca se convierta en proyecto concreto. Y lo cierto es que mientras esté en ese estado nunca requerirá por nuestra parte una decisión y aparecerán mil excusas para posponerla. En otras palabras, no hay meta, ni estructuración, ni visualización, ni estrategia y, en consecuencia, tampoco hay plan de acción.

No obstante, la mayoría de las decisiones que necesitan tomarse dentro de una organización no son postergables ni especulativas. Por el contrario, requieren respuestas y soluciones rápidas, efectivas y competitivas. Por ello, este método se dispone como una forma eficaz para gestionar el tiempo, aumentando la eficiencia, la efectividad y respondiendo a las demandas del mercado interno y externo sin perder la capacidad de innovación. Dicho de otra forma, un método que simplifica el análisis para que líderes y mandos intermedios puedan hacer mejor lo que ya hacen bien; cuestión fundamental en el arte del liderazgo y la dirección de empresas y equipos.

No hay coaching sin acción: Experto en Coaching, Mentoring y Liderazgo.

Ciertas habilidades o competencias antes consideradas blandas, hoy cobran un rol fundamental y se imponen, cuanto menos, como indispensables para coordinar, orientar y guiar personas, grupos, equipos, en cualquier ámbito y actividad. Es decir, para cualquier profesional, ya sea director en una empresa, psicoterapeuta, educador, trabajador social, especialista en salud, consultor, emprendedor, etc., contar con las competencias inter e intrapersonales de un coach, de un mentor y de un líder, resulta invaluable.

Entre otras cosas porque de todos los estilos de dirección de personas -autocrático, democrático, afiliativo, timonel, coach- el estilo del Líder Coach es uno de los tipos de liderazgo que más se adapta a la diversidad y a la variabilidad de los contextos actuales. Un Líder Coach es aquel que utiliza habilidades, técnicas y modelos de coaching para desarrollar a una persona o a un equipo; para empoderarlas y afiliarlas a un proyecto u objetivo particular. Con tal propósito, el Líder Coach intenta llevarlos a todos a una zona de aprendizaje constante, haciendo que sean ellos mismos quienes se cuestionen su forma de funcionar y, desde ese mismo cuestionamiento, sean capaces de desarrollar otras perspectivas y crear nuevas y mejores alternativas.

Es verdad que en una situación en particular un estilo puede funcionar más efectiva y eficientemente que otro. No obstante, las competencias de un Líder Coach son transversales a todos los estilos de dirección de personas y a todos los ámbitos de la vida.

Quiero decir, la presencia, la apertura, la escucha, la asertividad y la empatía, entre otras habilidades, son aplicables independientemente del estilo de liderazgo situacional que se esté ejerciendo.

A propósito de esto, los profesionales de Emotiva han diseñado este Experto Universitario (1) que contempla el aprendizaje, la interiorización y la forma de aplicación -en uno mismo y en terceras personas- de herramientas altamente efectivas: PNL, Inteligencia Emocional (IE), habilidades de comunicación y, como bien señalábamos al comienzo, competencias de Coaching, Mentoring y Liderazgo. Para ello, como criterio fundamental, la formación está pautada en grupos muy reducidos y está dividida en módulos para que sea un aprendizaje evolutivo, vivencial e integrador. 

Ahora bien, hemos hablado de competencias y de herramientas, en ese orden, porque son estas últimas las que nos permiten aprender, vivenciar e incorporar todas y cada una de las competencias mencionadas. Está claro que alguien puede explicarnos de qué se trata cada una de ellas, pero además de la teoría, necesitamos herramientas que nos faciliten desarrollarlas y aplicarlas, en primera persona primero, y luego con los demás y en el contexto que sea.

La Inteligencia Emocional, por ejemplo, nos permite más energía, bienestar, optimismo y serenidad. Cualidades que se me ocurren fundamentales en la vida personal y profesional de cualquier persona.

La PNL nos facilita entender nuestros pensamientos: la percepción y las creencias las que conforman nuestro mapa mental y determinan nuestras emociones, actitudes y nuestra forma de comunicarnos internamente y con los demás. Es una herramienta que nos ayuda a hacer consciente lo inconsciente y, a su vez, nos permite conocer técnicas prácticas y sencillas para aplicar en nosotros y para ayudar a los demás a que lleven adelante este mismo proceso.

Cultivar la IE e incorporar las herramientas de la PNL, entre otros tantos contenidos que se abordan y se profundizan en este Experto, nos ayudan a mejorar/desarrollar las competencias más importantes del líder coach. Entre ellas:

  • Empatía. El Líder Coach es una especie de agente de resonancia que ayuda a los demás a ser protagonistas y responsables de la situación que transcurren. Por supuesto, para ello es fundamental mantener una escucha activa y comprensiva que no juzgue las percepciones del/los otro/s, sino que las acepte como parte de su realidad.
  • Preguntas y conversaciones. Hacer buenas preguntas y detectar las oportunidades de una conversación permite, por ejemplo, reconocer cuándo el devenir de la conversación necesita una redirección porque se está yendo hacia un lugar improductivo. La capacidad de realizar preguntas adecuadas es clave para alcanzar buenos resultados.
  • Presencia y apertura. Esta competencia mide la capacidad de mantener la atención en el/los otro/s, a partir de gestionar correctamente el ruido mental y el estado interno propio. 
  • Compromiso. No hay coaching sin acción. Por ello, otra de las competencias clave del Líder Coach es la capacidad para crear un compromiso genuino en el/los otro/s, en relación a su proyecto u objetivo.
  • Feedback. El Líder Coach sabe que un feedback sincero y respetuoso ayuda al desarrollo de las personas; las empodera; las hace ver sus fortalezas, sus puntos de mejora y sus zonas inexploradas.

Potencia tu profesión a través de la Morfopsicología.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Experto en Morfopsicología.

Suma calidad a tu vida y a tus relaciones.

“La Morfopsicología nos permite comprender a través de la observación e interpretación del rostro, aumentar nuestra seguridad, confianza, comprender y aceptar sin juzgar”. Así nos lo afirman nuestros especialistas en esta disciplina, Marta Nadal Soler y Andrea Ambrosini.

La vida es relación. Nos relacionamos todo el tiempo con nosotros mismos, con los demás y en todos los ámbitos de la vida. Desde el entorno más íntimo como la familia y los amigos, hasta el más amplio como la comunidad a la que pertenecemos y el entretejido de vínculos que se desarrollan en cualquier entorno laboral y/o profesional. Ahora bien, cuanto mejor nos relacionamos con nosotros, cuanto más nos conocemos, mejor nos relacionamos con los otros, mejores vínculos establecemos y mayor es nuestra seguridad y bienestar. No obstante, hay un nivel superior a todo esto. Es decir, cuando además del autoconocimiento, desarrollamos la capacidad de reconocer a los demás, de comprender su carácter, su personalidad y su tipo de inteligencia, entonces el bienestar de la relación se multiplica.

El conocimiento de la Morfopsicología nos sitúa en una posición de privilegio desde la que podemos mejorarnos a nosotros y a los otros.

Comprendiendo la estructura del cerebro y reconociendo los rasgos faciales de alguien, podemos identificar rápidamente si se trata de una persona más racional, más emocional o más instintivo/activa; es decir, podemos reconocer cómo piensa, cómo siente y cómo actúa. Por ejemplo, si nuestro hijo está atravesando una adversidad, reconocer cuál es su forma de enfrentar la vida nos permitirá orientarlo y ayudarlo mejor a que él mismo pueda encontrar sus propios recursos para gestionarla. Entre otras cosas, sabremos cuáles son sus fortalezas y debilidades y podremos ayudarle a resaltar las primeras para que sean sus sostén. Pero incluso sin hablar de adversidad, este conocimiento nos acerca a comprenderlo mejor, nos da la posibilidad de ayudarlo a mejorar, desarrollar y/o a potenciar, por ejemplo, su adaptabilidad, creatividad, sensibilidad, etc.

Claro que no es la única relación en la que las bondades de esta herramienta son tan útiles. A un educador, el conocimiento de la Morfopsicología le permite facilitar el aprendizaje a sus alumnos. Entre otras cosas, es posible ayudarles a poner el acento en lo que son muy buenos y a encontrar formas creativas para afrontar aquello que les cuesta más. En el ámbito de la salud, reconocer las fortalezas y debilidades de un paciente es un beneficio invaluable y sirve para ayudarlo a gestionar mejor la situación que sea que esté atravesando.

Podríamos seguir enumerando situaciones y ámbitos, aunque para terminar elijo plantear una relación algo más frívola: vendedor-cliente. ¿Imaginamos acaso las ventajas de reconocer con qué tipo de cliente estamos negociando? Quiero decir, si somos capaces de identificar y definir que se trata, por ejemplo, de una personalidad de tipo dispersa e insegura o, por el contrario, se trata de alguien centrado y detallista, sabremos cómo desplegar nuestra versión más adecuada para captar su atención y construir o fidelizar ese vínculo a largo plazo.

No obstante, lo mencionado sólo es una aproximación brevísima del tema, de los ámbitos de aplicación y solo algunos de los tantos indicadores morfopsicológicos que se contemplan dentro de los contenidos de este Experto en Morfopsicología. Y podría aquí mismo ponerme a enumerar todas las cuestiones que abordan en el curso, aunque prefiero hacer un paréntesis para destacar que los formadores son su mayor valor diferencial. Ciertamente, pocas veces he visto con la profesionalidad, la rigurosidad, la pasión y la conciencia con la que hablan y comparten sus conocimientos sobre esta disciplina.

Esta visión compartida y generosa de nuestros especialistas, tan necesaria para comprender la Morfopsicología, se concreta a través de diversas prácticas que sellan y representan cada teoría explicada. Esto es importante siempre, aunque resulta fundamental para incorporar y capitalizar el aprendizaje.

Dicho de otra forma, para aprender a comprender a las personas, para conocer sus aptitudes innatas, sus habilidades, su predisposición intelectual, emocional, su vocación y un largo etcétera, debemos aprender a observar (y sobre todo practicar) diferentes rostros de forma metódica. Es decir, interpretar su simetrías, asimetrías, expansiones, contracciones, modelado, tonicidad, etc.; recordemos que cada persona tiene características singulares y particulares que la hacen única e irrepetible en su forma de pensar, sentir y actuar.

De esta forma, más allá del primer acercamiento a la Morfopsicología como herramienta de autoconocimiento, los profesionales de Visage nos invitan a capitalizar ese aprendizaje para enriquecer todo el abanico de nuestras relaciones y en todos los ámbitos. Para que todo esto sea posible nos facilitan apuntes, sesiones, casos prácticos y artículos que suponen -también- un valor diferencial.

Este experto, tanto a particulares como a profesionales con necesidades puntuales o generales, les permitirá, entre otras cosas:
  • Acceder a los conocimientos teóricos y prácticos de esta herramienta de forma ordenada y precisa.
  • Comprender la estructura del cerebro, del rostro, de la personalidad y de cómo cada persona es única e irrepetible en su forma de pensar, sentir y actuar.
  • Aprender a observar el comportamiento y el rostro humano y deducir la conducta asociada de la persona.
  • Mejorar la calidad de los vínculos y relaciones en el ámbito personal, social y profesional.

Comienza a transitar por este camino de descubrimiento y conocimiento del ser humano. Puedes hacer el curso presencial u online. Tú decides cómo. Todo lo demás, ya está disponible para compartirlo contigo.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?