Salud y Bienestar

Las horas prácticas dentro y fuera de la formación, como las horas prácticas de autodesarrollo del alumno dentro de la propia psicoterapia individual y como principal “actor” del proceso, hacen que la práctica y el contenido académico sean coherentes con el propósito de transformar la persona y al terapeuta en el instrumento de trabajo más poderoso. No lo que hace, sino por cómo está el propio terapeuta, por cómo lo ha vivido, por lo que practica, por cómo habita su rol...

Todo este aprendizaje es solo un pequeño recorrido de los contenidos que aborda este Máster en Psicoterapia Somática en Biosíntesis(1) . El objetivo fundamental es que los participantes vivan el aprendizaje en primera persona y que desarrollen los recursos y la experiencia esenciales para acompañar a todo el Ser humano en el reencuentro consigo mismo, a través de la integración del cuerpo, la mente, la emoción y el espíritu. Para ello, la formación asegura y ofrece horas oficiales de prácticas clínicas, con la debida supervisión, con clientes reales, indispensable para la madurez del profesional y la obtención del diploma final, ECP -European Certified Psychotherapy-.

«La felicidad es una actitud. O nos hacemos miserables, o felices y fuertes. La cantidad de trabajo es la misma». A menudo creemos que somos felices o infelices según las circunstancias que tengamos en la vida. Pero la cita de Francesca Reigler, mencionada previamente, parece afirmar lo contrario: que la felicidad depende de nosotros, que es un estado que se construye activamente a través de encaminar la vida positivamente hacia donde queremos. Podemos ser nuestros propios líderes y transitar el camino hacia nuestros objetivos de forma eficaz.

Los conflictos forman parte de la vida de relación de las personas y de los grupos en cualquier ámbito. Tendemos a demonizarlos, a considerarlos negativamente y luchamos contra ellos para evitarlos y/o erradicarlos. Sin embargo, hay un cierto nivel de conflicto que es lógico, coherente, necesario, positivo y saludable, que además supone una pauta de evolución y desarrollo. Por ejemplo, una familia, una empresa y/o una sociedad sin conflicto alguno representan una clara utopía, pero si existieran, estarían estancadas. Es por ello que la idea no es evitar conflictos, sino gestionarlos y apaciguarlos para que sean constructivos; para que estén orientados al desarrollo de personas y grupos.

Estamos acostumbrados a minimizar el dolor de espalda y otras tantas molestias. Un poco porque las prisas, la inmediatez y las “pócimas mágicas” están a la orden del día. En lo personal agradezco que existan estas soluciones, porque una molestia un día o un rato puede ser realmente entorpecedora y bloqueadora de cualquier actividad física y/o intelectual que hagamos. Como siempre decimos, el cuerpo influye sobre la mente y viceversa. Ahora bien, el problema es cuando ese dolor o molestia temporal se vuelven crónicos y seguimos recurriendo a las mismas soluciones exprés. ¿Por qué anestesiamos el cuerpo si está queriéndonos decir algo?

Cuando descubrimos que alguien nos ha mentido, nos indignamos y sabemos con certeza que será sumamente difícil volver a confiar en esa persona. Sin embargo, cuando nos auto-engañamos, más o menos conscientes de ello, convertimos esa mentira en verdad y actuamos en consecuencia. Y de eso, sabemos bastante los fumadores. Y tú ¿qué tipo de autoengaño utilizas para NO dejar de fumar?