Pranamanasyoga, un modelo de Yoga Terapeútico

El modelo de Yoga Terapéutico que hemos construido se sustenta en 23 años de experiencia personalizando prácticas de yoga para personas con problemas de salud.

Empezamos con una primera idea: el yoga se tiene que adaptar a la persona. Para adaptar y diseñar una práctica de yoga con un fin concreto, es necesario conocer a la persona, hablar con ella, formularle una serie de preguntas, observar su postura y sus gestos, comprobar su estado físico y habilidad en la realización de ciertas posturas y técnicas; en definitiva obtener los datos y conocimiento necesarios para elaborar una práctica.

El segundo aspecto que descubrimos era que debíamos tener en cuenta el tiempo y el ritmo de la práctica. La gran mayoría de las personas no disponen de más de media hora, incluso menos, al día, lo cual nos planteó el desafío de diseñar prácticas de media hora de duración, altamente útiles y eficaces, orientadas al objetivo demandado por la persona en relación con su salud.

En un principio, el enfoque fue muy biomecánico, pero la realidad nos mostró que, si bien para las personas jóvenes funcionaba en un alto porcentaje, no era lo mismo para personas de edad más avanzada, con poca conciencia corporal y con dolencias funcionales y crónicas.

Tuvimos que volver a leer y analizar desde otra perspectiva los textos clásicos del yoga para encontrar claves e inspiración. Una de estas indicaciones es que la salud está ligada al prana, o energía vital. Nos preguntamos cómo se podía detectar el tipo de prana afectado en la persona y qué necesitaba para armonizarlo. La experiencia nos mostró que las posturas elegidas debían cumplir una doble función: por un lado, movilizar y activar el cuerpo hacia el bienestar y por otro, quizá la más importante, que potenciaran y aumentasen la calidad de la respiración.

Lo cual, nos hizo profundizar en el conocimiento y observación del patrón respiratorio de la persona, para descubrir sus implicaciones en el conjunto corporal y en su contexto vital, explorando de esta forma diferentes posibilidades y combinaciones en la relación entre postura y respiración. El objetivo es liberar la respiración de las tensiones y actitudes que la encorsetan.

La experiencia nos ha enseñado que lo que más influye en la calidad y el ritmo de la respiración son las actitudes y maneras de relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo, ya que afectan de forma clara la realización de diferentes técnicas y ejercicios de yoga.

Una parte de la eficacia terapéutica de nuestro Método es detectar dichas actitudes y proponer que se hagan los ejercicios de otra manera. Les pedimos que se enfoquen en cualidades positivas, y que intenten hacerlo expresando esas cualidades cuando hacen los ejercicios. Por ejemplo, se les puede sugerir que hagan el movimiento con mayor ternura, o claridad y precisión, o con alegría.

Hacer la práctica de esa manera, lo cual puede trasladar a cualquier situación en su vida, implica que la persona tenga que desarrollar aspectos de sí misma menos frecuentes y por tanto un mayor auto conocimiento, lo cual es altamente terapéutico, porque posibilita que ciertas cualidades del prana puedan movilizarse y aumentar la energía general. También implica que la atención se dirija a un movimiento interno, más que en las formas y en las sensaciones físicas. Este movimiento interno, cuando se incrementa con la práctica, se utiliza para generar armonía en diferentes situaciones cotidianas.

Al tratar de buscar formas de potenciar la conexión interna y saludable de las personas, empezamos a utilizar las herramientas sutiles del yoga; como los pensamientos semilla, sankalpas, mudras, canto, visualizaciones y diferentes técnicas activas de meditación, introduciéndolas de forma respetuosa según las creencias, hábitos, habilidades y dificultades de cada persona, un proceso que se fue concretando en la propuesta que llamamos Movimiento Orgánico Consciente, MOC®, que explicado de manera muy sucinta consiste en una serie de técnicas y ejercicios ejecutados de manera muy concreta, con secuencias determinadas, según la cualidad de prana que se quiera potenciar. En la práctica, se busca incidir en zonas donde se queda bloqueada y congestionada la energía con mayor frecuencia, integrando la diferentes zonas corporales con el campo neuronal y el campo energético humano.

Las dificultades, los éxitos y sobre todo los fracasos, nos han enseñado que el Yoga Terapéutico es un proceso de constante aprendizaje, un viaje que como Yogaterapeutas realizamos con las personas que tienen la motivación de ser partícipes activos en su propia salud.

A la hora de acompañar, apoyar y enseñar a las personas a desarrollar el potencial de auto sanación no hay recetas, tan solo referencias a los principios y enseñanzas de la tradición y de la propia experiencia del Yogaterapeuta, de su capacidad de escuchar y generar las condiciones idóneas para que la persona aprenda y desarrolle su propio potencial de auto sanación.

La frecuencia entre sesiones va a depender de la capacidad, tiempo y otras circunstancias de cada persona. El formato puede variar y se puede proponer clases semanales, o bien entregar una serie de yoga para que la persona la realice en casa y que una vez al mes tenga una cita para revisar la práctica, realizar ajustes e introducir progresiones. La experiencia nos dice que un mínimo de cinco sesiones es lo adecuado para obtener resultados y que la persona alcance determinado nivel de compresión para saber usar lo aprendido.

Fuente: Víctor Morera Siscar 
pranamanasyoga.es

¿Qué es exactamente el Yoga Contemporáneo? ¿En qué se diferencia de lo conocido hasta ahora?

En un artículo anterior compartíamos algunos de los aspectos fundamentales de esta formación, sin embargo, no habíamos contemplado el abordaje de algunas de las inquietudes más recurrentes entre las personas que eligen este Experto. Por ejemplo, ¿qué es exactamente el Yoga Contemporáneo? ¿En qué se diferencia de lo conocido hasta ahora?

Jorge Cabellos, el creador de este Programa de 300 horas de Vinyasa Yoga(*) y fundador de Yoga Evolution School(**) (YES), lo resume explicando que “el Vinyasa Yoga Contemporáneo es un término que engloba la espectacular evolución del Yoga en los últimos años en Occidente, especialmente en América, donde se han ido desarrollando más estilos y variantes de Vinyasa Contemporáneo o Moderno, siendo lo más populares Vinyasa Flow y Power Vinyasa”.

Es decir, el Vinyasa Contemporáneo más que un estilo, es un movimiento, una evolución hacia una práctica personal avanzada de Vinyasa Yoga, aunque siempre honrando y respetando la tradición milenaria de la práctica del Yoga. Este Programa Superior de Formación de Profesores de Yoga concibe, une e integra los distintos estilos de Yoga moderno; entre ellos, como mencionábamos al comienzo, el Power Vinyasa y el Vinyasa Flow. Veamos a continuación una breve descripción de algunos de los estilos de Yoga que han sido inspiración para este Experto.

  • Power Vinyasa es un estilo de práctica dinámico y vigoroso en el plano psico-corporal y potente y poderosa en el plano de crecimiento personal. El objetivo del Power Yoga es lograr que cada persona aprenda a fluir con los retos físicos, mentales, emocionales y/o espirituales del día a día y empoderarla para que pueda emprender los cambios que necesite en su vida.
  • Vinyasa Flow©, creado por Shiva Rea -quién además fue una de las grandes mentoras del creador de este Programa-, es un método o estilo de Yoga que Incorpora el uso de los ritmos y la música. Es decir, a diferencia de otros estilos, cada postura no se mantiene durante varias respiraciones, sino que se pasa de una asana a otra tomando movimientos de la danza clásica, contemporánea e incluso de algún mantra, ya que todos ellos que favorecen el acceso a estados meditativos. Se trata de dejar fluir la energía y de dejarse llevar con el movimiento y la música. El Yoga Flow es una invitación a fluir con el cuerpo, a sentirlo, a soltar las emociones guardadas, las energías estancadas y las tensiones acumuladas.
  • El Yoga Restaurativo nos proporciona la máxima adaptación a nuestras necesidades. Por ejemplo, en el caso de una lesión reciente o una patología concreta y a través del uso de soportes y ayudas, las personas son capaces de reconstituir o restaurar su bienestar. De hecho, el propio movimiento consciente es Restaurativo en sí mismo.

Cabe aclarar que más allá de esta descripción brevísima que hemos hecho de cada estilo, dentro del Programa todos los estilos mencionados de Yoga Moderno, entre otros, están perfectamente integrados. Como señala nuestro especialista: “el Yoga en sí es ‘unión’. Unión de cuerpo y mente, unión de uno con el momento presente, e incluso de uno con la Divinidad”.

Modalidad Coaching para un Aprendizaje Transformativo©.

Entre otras cosas, esta pedagogía facilita que cada alumno/a pueda ampliar sus conocimientos (lo que sabe), desarrollar nuevas habilidades (lo que sabe hacer) y cultivar actitudes (lo que sabe ser) que le ayudarán tanto en su vida personal como en su rol como profesor/a.

Algunas de las competencias que adquieren los alumnos/as al finalizar este Programa son:

  • Guiar clases con temas, intenciones, objetivos y propósitos que vayan más allá del alineamiento físico de las posturas.
  • Facilitar la vivencia de la práctica como herramienta transformativa diseñando clases inspiradoras y transformadoras.
  • Mejorar aspectos de la propia vida y facilitar este mismo proceso en los/as demás, encarnando los 12 principios de la Metodología propia del Coaching Transformativo.
  • Adaptar la tradición del Yoga a nuestros días.
  • Integrar el Yoga y la Meditación en tus sesiones de terapia o coaching.
  • Acercar el Yoga y la Meditación a las empresas, organizaciones educativas, al mundo del deporte y a cualquier ámbito en el que pueda resultar oportuna esta práctica de bienestar.

(*) Formación válida para la Certificación de 500 horas con Yoga Alliance(**) Escuela Certificada y avalada por la prestigiosa Asociación Internacional Yoga Alliance.

Yoga y Meditación: Metodología Coaching para un Aprendizaje Transformativo©.

Fórmate como Instructor/a de Yoga y Meditación. Un programa transformativo, práctico y avanzado.

Resulta cada vez más común escuchar a los/as profesionales de la salud sugerirnos la práctica del yoga -en paralelo o en reemplazo- de un tratamiento químico. Es que si bien hasta hace algunas décadas el Yoga era sólo para unos/as pocos/as, hoy se ha popularizado sobre todo por los beneficios que se obtienen con su práctica regular a corto, mediano y largo plazo.

Todo esto supone un crecimiento muy importante respecto a la demanda de profesionales que enseñan esta práctica. De esta forma, tanto si buscamos una salida laboral de calidad, como si deseamos incorporar el Yoga en nuestra vida, como si ya nos dedicamos a ello pero necesitamos oxigenar nuestras prácticas con un enfoque más moderno y contemporáneo, esta Formación como Instructor/a de Yoga y Meditación creado por Yoga Evolution School (YES), es la respuesta que estamos necesitando.

Un curso de 200 horas de práctica personal avanzada y de formación como Instructor/a de Yoga que apunta, en primer lugar, a que las personas incorporen e integren las técnicas para su propia transformación, para luego facilitar los mecanismos de aplicación en los/as demás.

A continuación, señalamos los grandes aspectos que convierten a esta formación en la opción más sólida para las/os futuras/os profesionales.

Del Hatha Yoga al Hatha Vinyasa Yoga.

El Hatha Yoga es una de las prácticas más popularizadas de occidente que pone el foco en las posturas (Asanas), en la respiración y en la relajación. El Hatha Vinyasa Yoga evoluciona a partir de ese Yoga clásico y le da a la práctica un estilo más dinámico y fluido, poniendo el énfasis en la respiración conectada al movimiento de las posturas y proporcionando un hilo de atención desde el principio y hasta el final de la práctica. A esto último nos referiremos un poco más adelante.

Para ponerlo más simple, mientras que el Yoga tradicional pone el foco en la meditación y en la mente, la contemporaneidad del Hatha Vinyasa pone el foco en las sensaciones del cuerpo. Esto es una gran respuesta a esa necesidad actual de las personas de conectar con el cuerpo y de aprender a escucharlo. Incluso los últimos estudios científicos que hablan de conceptos muy modernos como el embodiment (encarnar, corporeizar), sugieren que en realidad la única forma que tenemos de cambiar nuestra mente y nuestros estados emocionales es a través del cuerpo.

Hatha Vinyasa es evolución, movimiento y también meditación.

Como nos señala Jorge Cabellos, uno de los creadores y formadores del curso: “el Vinyasa Yoga es una forma de meditación; es meditación en movimiento”. Y agrega: “una clase completa de Vinyasa puede ser una clase completa de meditación que a veces se enfoca más en las sensaciones corporales, otras en la respiración y otras en los pensamientos”. En cualquier caso, apunta a prestar atención al momento presente.

Por todo ello, el Vinyasa Yoga y la meditación son sinónimos.La explosión del mindfulness en occidente no ha dejado a nadie indiferente, y aunque hay muchos tipos de meditación todos ellos se centran en la mente. No obstante, el Hatha Vinyasa incorpora el cuerpo a la práctica meditativa ya que tanto cuando colocamos el cuerpo en cualquier postura o bien cuando lo ponemos en movimiento, no estamos haciendo más que movilizar sus nuestra energías, emociones y facilitando el potencial del cambio.

La psicóloga social Amy Cuddy, reconocida sobre todo por sus investigaciones, realizó una divulgación sobre cómo el lenguaje corporal puede abrir o cerrar posibilidades. Ella muestra que sus llamadas «posturas de poder» -gestos abiertos y expansivos- pueden transformar nuestras emociones, pensamientos, nuestra fisiología e incluso, pueden mejorar nuestras probabilidades de éxito.

Todo esto incorporando el Coaching para un Aprendizaje Transformativo©.

Por cierto, mencionar que el equipo profesional de YES es pionero en España en integrar el Coaching en una formación de Yoga y Meditación. Esta metodología apunta a proponer herramientas de desarrollo personal de coaching tanto para fomentar primero el hábito dela práctica personal, como para luego trasladar esa forma de enseñar a sus propios y futuros alumnos/as. Entre otras cosas, supone educar con una perspectiva positiva. Es decir, en vez de corregir a los/as alumnos/as, la idea es permitirles que construyan, mejoren y aprendan desde un feedback positivo que respete su propio y particular camino evolutivo.

Sobre todo apunta formar Instructores/as y Profesores/as con una clara visión de líderes-coaches. Evolucionar también en este aspecto supone abandonar el hecho de -simplemente- enseñar técnicas o conocimientos, para convertirse en verdaderos inspiradores/as que se dedican servir a su entorno, su comunidad y a sus alumno/as.

Los logros y beneficios de este aprendizaje son muchos, tanto a nivel personal como profesional. Algunos de ellos son:

  • Conocer mejor nuestro cuerpo y nuestra mente; desarrollar una actitud de calma mental para fluir en la vida.
  • Ser la transformación que queremos ver en el mundo.
  • Emprender con coraje nuestro Dharma, nuestra misión de vida, cultivando las actitudes y los valores necesarios para responder a nuestro propio proceso de evolución personal y profesional.
  • Fomentar la creatividad tanto en la práctica personal como en la docencia del Yoga, creando nuestras propias secuencias de Yoga y Meditación.
  • Responder a la vocación verdadera de ayudar a los/as demás conectando y desarrollando el Yoga como herramienta y filosofía de vida.

Sobre las localizaciones, las modalidades y la Certificación.

Esta formación está adaptada a los nuevos tiempos y, por ende, a las nuevas tecnologías para facilitar e integrar el aprendizaje. De esta forma los cursos pueden hacerse de manera presencial (Madrid, Extremadura, Asturias, México), o bien bajo la modalidad 100% online

YES está certificada y avalada por la prestigiosa Asociación internacional Yoga Alliance y extiende dos certificaciones:

  • Programa Base Presencial de 200 horas (válido para la Certificación de 200 horas con Yoga Alliance).
  • Programa Superior Presencial de 300 horas (válido para la Certificación de 500 horas con Yoga Alliance).

Por último, un poco para resumir la esencia de la práctica, dejamos aquí las palabras del reconocido maestro de yoga Aadil Palkhivala: “El verdadero yoga no trata de la forma de tu cuerpo, sino de la forma de tu vida. El yoga no se realiza, se vive. Al yoga no le importa qué has sido; le importa la persona en la que te estas convirtiendo”.

Certificación Internacional en Coaching Psicosomático asistido por Caballos.

Carl Jung decía “mientras lo inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú lo seguirás llamando destino”.

Los seres humanos, a diferencia del resto de seres de la naturaleza gozamos del atributo de la libertad; de la posibilidad de elegir. Pero ¿a quién engañamos? ¿De verdad somos libres y conscientes a la hora de tomar decisiones? En cierta forma, la mayoría de nosotros vive en piloto automático, cumpliendo con rutinas, responsabilidades y obligaciones. Incluso si en medio de todo esto aparece una emoción o un dolor inoportuno e intrusivo que nos dificulta seguir adelante y cumplir con todo, entonces también intentamos censurarlo rápidamente con un químico que siempre está al alcance de la mano.

Así nos educaron y así también lo hacemos con quienes nos rodean. Quiero decir, ante la rabieta de un/a hijo/a reaccionamos “ordenándole” que se tranquilice; cuando un/a amigo/a está mal, intentamos levantarle el ánimo evitando tocar el tema que sabemos que le sensibiliza; si un/a compañero/a de trabajo manifiesta un dolor de cabeza o de espalda, sugerimos inmediatamente un químico efectivo para combatirlo. Todo es lucha, evitación, censura. Entonces, volviendo sobre la pregunta, ¿de verdad somos libres?

Como señala Jung, sólo cuando hagamos consciente lo inconsciente seremos capaces de tomar decisiones con más libertad, para accionar en vez de reaccionar, para escuchar en vez de censurar y para atender en vez de huir. Sobre todo porque todas las emociones tienen que poder ser expresadas no sólo para evitar que se alojen en algún lugar del cuerpo, sino porque también es saludable sentirlas, expresarlas, transcurrirlas e integrarlas. Una tristeza, un enfado necesita expresarse, un duelo tiene que llorar.

Es partiendo de estas premisas que Eliane Bernard ha diseñado esta Certificación en Coaching Psicosomático asistido por Caballosque tiene como objetivo fundamental conseguir que las personas estén más presentes y más conscientes en todo sentido.

Más conciencia; más libertad; más liderazgo.

Eckhart Tolle, en un fragmento de su libro El poder del ahora, señala: “Si usted quiere conocer realmente su mente, el cuerpo le dará siempre un reflejo verdadero, así que observe la emoción o más bien siéntala en su cuerpo. Si hay un conflicto aparente entre ellos, el pensamiento será la mentira, la emoción será la verdad. No la verdad última sobre quién es usted, pero sí la verdad relativa de su estado mental en ese momento”. 

Los caballos, en tal sentido, son grandes facilitadores y espejan nuestro estado presente. Efectivamente, tienen una sensibilidad mucho más desarrollada que nosotros; son pura intuición e instinto y, también a diferencia nuestra, toman la emoción como información sin necesidad de pasarla por la mente. Veamos un ejemplo de cómo comienza la actividad para entender cómo es que todo está perfecta y coherentemente integrado.

La dinámica comienza con las preguntas que nuestra especialista hace a las personas para comenzar a “quitar capas”, para conectarlas con las sensaciones del cuerpo, para ayudarlas a escuchar sus mensajes, y para que puedan poner en palabras lo que están sintiendo en este momento, en dónde lo sienten, con qué intensidad, etc. Cuando las personas reconocen y escuchan esos mensajes del cuerpo, entonces se relajan, se distienden y están más congruentes. Y el caballo, respondiendo a su instinto y a su coherencia, cuando detecta que ya no hay tensión y que hay coherencia cardíaca ( y no caos), comienza a acercarse.

Y también huye o se aleja si detecta que alguien miente -por el miedo a quedar expuestos o por lo que sea-, o cuando alguien no está mostrando su verdadera cara.

La coherencia cardíaca sólo puede ser coherente cuando cuerpo, corazón, mente están intercomunicados y en coherencia. Los Caballos son sensores de esa coherencia y también, como hemos visto, generosos para mostrárnosla.

Como señalábamos, las emociones y los mensajes del cuerpo pueden darnos mucha información sobre sobre lo que está pasando en nuestra vida. Por ejemplo, la rabia puede manifestarse en una persona por infinitas causas, pero en general está relacionada con la falta de espacio o la incapacidad para poner límites. Cuando por fin la identificamos, guiados por las preguntas de nuestra especialista, ella nos ayuda a profundizar en la situación y a mentalizarla para que podemos reflexionar acerca de qué y cómo podemos cambiar eso que sucede y no nos gusta. Esto nos empodera, nos mueve de víctimas a líderes de una situación y nos prepara para tomar decisiones y actuar más conscientes y más libres.

El caballo, otra vez, nos muestra todo esto. Incluso es capaz de llorar nuestra tristeza y de dejarse caer cuando es lo que necesitamos.

Por todo lo dicho, esta formación está diseñada especialmente para facilitadores -Coaches, Psicólogas/os, Educadores, RRHH, etc.-, ya que, en primer lugar, apunta a la vivencia en primera persona, como un proceso de profundo autoconocimiento. En segundo lugar, para que también aprendan a facilitar este mismo proceso en terceras personas ayudándolas a escuchar los mensajes del cuerpo, a desbloquear una emoción, a liderar sus propias vidas y a tomar decisiones conscientes. Justamente por esto último, muchas personas deciden vivir esta experiencia para conectarse más y mejor con ellas mismas, con sus relaciones y con la vida.

Si integramos la práctica del coaching psicosomático en la cotidianeidad pude convertirse en una filosofía de vida. Es decir, estaremos más conscientes de las sensaciones del cuerpo y aprenderemos a transcurrirlas desde ese estado de presencia y conciencia sin huir, sin defendernos y sin paralizarnos. Ocurre cuando de forma natural empezamos a preguntarnos; ¿qué siento ahora?, ¿dónde lo siento? ¿cómo está mi cuerpo?, ¿qué estoy pensando?

Método Feldenkrais® para Fisioterapeutas: un abordaje sistémico para el tratamiento del dolor.

Ante la manifestación de dolor, los especialistas suelen recomendarnos fortalecer o dejar de fortalecer algún músculo, aunque sin certeza acerca de cuánto necesitamos hacer o dejar de hacer para encontrar un equilibrio. Así, en ocasiones acabamos por excedernos o por no alcanzar nunca el “ideal” y el dolor vuelve antes o después. En este sentido, una de las ideas centrales de Moshé Feldenkrais era “conseguir que la persona se mueva con el mínimo esfuerzo y la máxima eficacia, no a través del fortalecimiento muscular sino comprendiendo, de forma vivencial, cómo funciona”.

Es introduciendo estos conceptos de máxima eficacia y mínimo esfuerzo que el Método Feldenkrais® para fisioterapeutas, le permite al profesional optimizar los resultados de su intervención en el tratamiento del dolor del paciente y en su propia actuación como dentro del ámbito de la fisioterapia. Veamos por qué.

1. Mirada sistémica de la persona.

El Método le facilita desarrollar una visión que le permite ver que lo que se manifiesta o repercute en una zona particular y si está relacionado con otras partes de la persona que tienen un movimiento ineficaz o disfuncional. Por otra parte, aunque la fisioterapia cuenta con técnicas efectivas e indoloras, Feldenkrais es una técnica muy suave que permite abordar el problema de las personas sin que haya sufrimiento o dolor ni para el paciente ni para el profesional.

2. La relación con una acción.

Normalmente, aunque tengamos dolor en los hombros, el cuello o las piernas, esa molestia no es constante. En general, ese dolor está relacionado con una acción. Por ejemplo, el dolor de cuello aparece al ladear la cabeza o el de piernas al correr. Esto significa que existe una influencia mutua entre la función (correr) y la estructura (músculo). Partiendo de esta afirmación, la inquietud suele ser: ¿es la contractura en el músculo lo que impide correr bien o es que la técnica para correr hace que aparezca la contractura en el músculo?

Frente a esta dicotomía, la fisioterapia pone el foco en resolver la contractura de la estructura -músculo- con diversas técnicas efectivas de estiramiento, presión, ablande, etc. No obstante, lo que Feldenkrais plantea es que si no resolvemos la función -la técnica para correr-, entonces la estructura antes o después volverá a dañarse. El planteo del Método es que cambiando la función, cambiamos la estructura y los resultados serán más sostenibles en el tiempo.

3. El trabajo con la neuroplasticidad y aprendizaje.

El movimiento responde a una organización del Sistema Nervioso (SN) que nos envía órdenes. Si uno le permite al SN manejar más información, entonces ampliará su organización con nuevos datos y enriquecerá esas órdenes. Ahora bien, ¿a qué datos nos referimos? Por ejemplo:

  • La relación de unas partes del cuerpo con otras.
  • La relación con la gravedad.
  • la imagen que se tiene de un movimiento.
  • La relación con el entorno -no es lo mismo caminar sobre asfalto que hacerlo sobre césped-.

El Método nos permite comprender que el SN recoge información sobre nosotros, sobre cómo nos relacionamos con el contexto y esto nos ayuda a reconocer la acción. La información es poder, incluso aunque parte sobre una buena parte de ella no podamos influir. Es decir, no podemos influenciar sobre la gravedad o sobre las características de un paisaje o un suelo, aunque podemos mejorar y ampliar la información que nuestro SN tiene sobre esos entornos.

4. El concepto de la “buena actura”.

Cierto, es una palabra que no forma parte del diccionario, pero que tiene un sentido que simplifica el entendimiento. Veamos. Feldenkrais no habla de postura, pues el término supone imaginarnos estáticos por la vida y eso es algo que, cuanto menos, es poco real. La vida es movimiento; la actura supone darnos cuenta de cómo nos organizamos y qué ocurre durante la acción.

En su libro el poder del yo, el creador del método se refiere a los motivos cruzados de la “buena actura” como la diferencia que existe entre lo que queremos hacer, lo que creemos que estamos haciendo y lo que realmente hacemos. De hecho, aunque no existe la actura perfecta -porque existen muchos factores que lo impiden- podemos disminuir la brecha entre lo que estamos haciendo y el movimiento mejor organizado posible.

Para ello, lo primero es tomar conciencia de cómo lo estamos haciendo, explorar mejores y más eficaces formas para hacer esa acción y “automatizarla”; es decir, para que no tengamos que poner la voluntad en realizar esa acción y para que en vez de ser una casualidad se convierta en un hábito. Recordemos que el cerebro puede prestar atención a una cosa a la vez y esta automatización de la que hablamos le permite ahorrar energía, incluso con los movimientos más cotidianos.

Por todo lo que hemos venido diciendo, el aprendizaje del Método Feldenkrais no nos plantea una rutina de ejercicios, una frecuencia o una intensidad. Por el contrario, lo que propone es una exploración del movimiento, un trabajo que nos permite enfocar la atención y darnos cuenta de cómo se conecta cada parte del cuerpo con otra, con la gravedad y todo el resto de cuestiones que hemos ido mencionando a lo largo del artículo. De hecho, el concepto de exploración podemos entenderlo mejor si hablamos del aprendizaje orgánico.

¿Qué es el aprendizaje orgánico? Por ejemplo, cuando un niño/a aprende a caminar no sabe qué es caminar y no está pensando en caminar porque su mente no tiene esa línea de pensamiento, entonces lo que hace es explorar un montón de cosas hasta que un día, por fin, camina por primera vez. Como dice nuestro especialista en el Método Feldenkrais, Jaime Polanco: “No aprendes a caminar caminando. Aprendes a caminar rodando, girando, saltando, empujando; es decir, explorando movimientos que te conducen a caminar mejor y a tener un movimiento más eficaz”.

Certificación GWH: Facilitador en Sesiones de Coaching Psicosomático con Caballos.

Más allá de las diferencias sustanciales en el ejercicio de su profesión, los facilitadores -coaches, psicólogos, educadores, consultores, entre otros-, comparten un noble denominador común: ayudar, acompañar, orientar y guiar a las personas en los procesos de crecimiento, cambio, superación y transformación personal. Demás está decir que cada especialización nutre al profesional con conocimientos para afrontar los más variadas situaciones; no obstante, siempre es posible mejorar las competencias en el ejercicio dela actividad. En los casos que hemos señalado, profundizar la presencia, la capacidad de escucha activa y la conexión con los clientes y/o en los entornos de trabajo, resulta invaluable.

En tal sentido, la especialización profesional como Facilitador en Sesiones de Coaching Psicosomático con Caballos es un programa de certificación y de crecimiento personal, que ofrece a los participantes una experiencia guiada de aprendizaje significativo en un entorno natural y seguro. Una experiencia cuyo inexorable principio es el de la auto-transformación personal profunda.

Siguiendo esa lógica de desarrollo, Eliane Bernard, fundadora de GROW WITH HORSES©, ha diseñado este recorrido para la Certificación centrándose -en un primer ciclo- en el trabajo de desarrollo y transformación personal; -en un segundo ciclo-, la integración de todo lo aprendido y experimentado a través de la Práctica Profesional del Coaching Psicosomático asistido con Caballos (Certificación final). A continuación, haremos un repaso breve de los ciclos de la Certificación y de algunas características distintivas de la misma.

 

Primer Ciclo: Presencial, Autenticidad y Liderazgo.

Para todos aquellos que quieran iniciar un proceso íntimo de profunda transformación, aunque también son el primer peldaño necesario para quienes deseen continuar el aprendizaje hasta la certificación y mejorar, entre otras cosas, las competencias, las técnicas y las herramientas en el ejercicio profesional por ejemplo, del coaching y la psicoterapia. Estos módulos son:

  • Estar presente, estar conectado.
  • El viaje hacia tu autenticidad.
  • La rueda del liderazgo consciente.

Segundo ciclo: Certificación GWH.

Este nivel está dedicado específicamente a la práctica profesional del coaching psicosomático asistido por caballos. Las Sesiones de Coaching Psicosomático con Caballos están basadas en una relación a tres bandas: el paciente/coachee, el caballo y el facilitador/coach equino. Este triángulo es fundamental para tomar consciencia de la dinámica de las interacciones sociales de la persona, su estado interior, sus límites personales y su estilo comunicativo.

¿El objetivo? Práctica, práctica y más práctica. Para capitalizar el aprendizaje y aplicar e incorporar lo aprendido hasta aquí, cada participante practicará sesiones individuales y participará en las sesiones realizadas por el resto de los compañeros. Esta vivencia como protagonista y como espectadores “activos” de las sesiones de otros, permitirá que cada uno experimente diferentes situaciones y mejore sus propias habilidades técnicas.

La metodología está basada en el aprendizaje vivencial individual en el que los participantes son protagonistas y los espectadores de todo lo que sucede. Los participantes podrán vivenciar cómo durante la interacción con los caballos surgen informaciones inconscientes y reveladoras de la energía y del momento presente que, muchas veces, amplían perspectivas y abren puertas de entrada diferentes para trabajar en sus sesiones. De esta forma, en este nivel se integra lo aprendido en el ciclo anterior y se vive, se procesa y se analizan otros aspectos. Entre ellos: 

  • Presencia. Consciencia.
  • Autenticidad. Liderazgo.
  • Límites. Comunicación.
  • Energía. Emociones.
  • Congruencia. Conexión.
  • Intención. Intuición.

Por todo ello, este segundo ciclo profundiza en los aspectos abordados a lo largo de la Certificación y trabaja contenidos específicos para optimizar el ejercicio profesional; entre ellos: 

  • El diseño de sesiones GWH.
  • La actitud, las competencias y la ética del facilitador GWH.
  • La interpretación sensitiva y visual de la interacción equina-humana.
  • La etología básica del caballo.
  • La creación de espacios adecuados para el aprendizaje con los caballos.

Algunos aspectos distintivos de la Certificación GWH:

  • Grupos reducidos de 6-8 personas.
  • Formación vivencial en la que se trabajan todos los sentidos.
  • Facilitadores expertos que han desarrollado una actitud sana, empática y respetuosa ante los participantes y sus circunstancias.
  • Metodología estrictamente diseñada para asegurar el respeto a los caballos, que viven libres y felices, en plena naturaleza.
  • Dinámicas grupales que ayudan a experimentarte en una manada auténtica.
  • Supervisión, mentoring y asesoramiento durante y después de la Certificación.

Beneficios de la formación para facilitadores:

  • Conseguir una mayor conexión con ellos mismos y con sus consultantes.
  • Incrementar la energía, la escucha, la generosidad y el fluir en las sesiones.
  • Diseñar y facilitar sesiones creativas y disruptivas para abordar cuestiones específicas del paciente y/o coachee.
  • Mejorar la capacidad para desbloquear situaciones de forma efectiva y original.
  • Sumar valor curricular al ejercicio profesional.

Hemos hablado de una certificación, correcto. Pero es mucho más que eso. Como nos menciona nuestra especialista, también se trata de vivir una aventura vivencial llena de aceptación, amor y respeto.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres recibir las últimas tendencias en materia de formación?