• +34 937 683 635
  • direccion@namagazine.es
  • Lunes a Viernes · de 9,00 a 19,00 horas

Neuromanagement Emocional: una respuesta ágil, creativa y aplicable a un mundo VUCA.

Los ambientes VUCA son estresantes. El estrés, a su vez, erosiona nuestra capacidad de pensar y de tomar decisiones con claridad y perspectiva. No obstante, es en las situaciones más complejas que las personas y los equipos de trabajo buscan orientación y un modelo de referencia a la hora de gestionar su trabajo y gestionarse a sí mismos. Por tal motivo, y sobre todo estos entornos complejos, requieren líderes emocionalmente inteligentes e intuitivos que sean capaces de inspirar, de motivar y de dar seguridad y confianza a las personas.

A propósito de esto, el Modelo SCARF Status, Certainty, Autonomy, Relatedness, Fairness- desarrollado por David Rock, es un modelo teórico que explora la neurociencia social, es decir, las áreas asociadas a las relaciones sociales de las personas que pueden influir en su motivación y compromiso. Sobre todo se basa en el enfoque amenaza-recompensa que establece que, si se minimiza la amenaza y se maximiza la recompensa de una persona, su comportamiento social se modifica, reforzándose a su vez su motivación intrínseca (Gordon, 2000).

De esta forma, también contribuye para que el líder pueda articular mejoras en las interacciones personales y colectivas en el diverso contexto social de la empresa inmersa en un entorno VUCA. Según el Modelo, hay cinco factores que el cerebro siempre está monitoreando y eso tiene un gran impacto en la forma en que nos comportamos. Veamos cuáles son.

  • Estatus. Es la percepción que tiene cada persona de dónde está y cómo se siente -mejor o peor- en relación con su entorno.
  • Certeza. Es la necesidad del cerebro de prever el futuro. La imprevisibilidad nos coloca en un estado de alerta que causa estrés y resta efectividad.
  • Autonomía. Es el nivel de control que sentimos que podemos ejercer sobre nuestras vidas en general y sobre una situación en particular.
  • Relaciones sociales. La necesidad de formar parte de un grupo ha sido fundamental en nuestra historia, ya que nos da seguridad y confianza. Cuando establecemos relaciones positivas generamos oxitocina, también conocida con “molécula de la felicidad”.
  • Justicia. La percepción de justicia supone sentir que estamos siendo respetados y tratados de manera justa en comparación con otros.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando las personas perciben un cambio en cualquiera de los factores? Cuando el cerebro humano detecta una amenaza sea física o social, trata de evitarla generando emociones de evitación: miedo, ansiedad y/o vergüenza que, indefectiblemente, conducen a comportamientos de evitación como la actitud defensiva, la negación, el ataque, etc. Por el contrario, cuando nos sentimos psicológicamente seguros, el cerebro genera emociones de acercamiento que favorecen la  colaborar, la creatividad y la productividad.

Entendiendo que eso último es lo que cualquier estilo de liderazgo quiere favorecer y fomentar, este Modelo representa para directivos, líderes de gestión y mandos intermedios una comprensión profunda en relación a algunas tendencias del comportamiento humano y su origen. No obstante, supone un orden inalterable que los implica en primer lugar; significa que son ellos/as mismos/as quienes tienen que aprender a gestionar sus miedos y las situaciones de incertidumbre, sobre todo en entornos impredecibles.

Neuromanagement Emocional.

Conocer cómo funciona el cerebro de las personas es una de las cuestiones centrales sobre la que profundiza esta formación en Inteligencia Emocional y Neurociencia aplicada a las Organizaciones nos acerca a comprender, entrenar y gestionar aspectos propios y de las demás personas relacionados con el desempeño, la productividad, la motivación y el compromiso. Nos permite abrazar nuevas estrategias para poder sobrevivir y competir en entornos complejos, estresantes e inciertos, desarrollando y adquiriendo nuevas habilidades que impacten en las organizaciones a nivel de productividad y eficiencia.

Como señala la creadora de esta formación, Montse Taboada “el Neuromanagement emocional aplicado a las organizaciones permite una respuesta ágil, creativa y aplicable a un mundo VUCA. Si queremos que alguien haga algo nuevo y mejor, entonces debemos ayudarle a convertirse en alguien nuevo y mejor”.

The Complete Leader: construye el legado desde la autenticidad de tu liderazgo.

Existen diferentes maneras efectivas de liderar, tantas como la combinación única de actitud, comportamiento, capacidad y potencial de cada líder. No obstante, en todos los casos y más allá de lo que hace que cada uno/a sea único/a, existen claves para mejorar la efectividad del propio liderazgo, comprendiendo -por ejemplo- su estilo, sus carácter, sus valores y sus fortalezas. Dicho de otra forma, encontrando ese sello propio, único y auténtico.

A propósito de eso, un extracto del libro The Complete Leader, de Ron Price y Randy Lisk, señala que “la autenticidad quiere decir que algo es real o natural, no falso. Las personas auténticas actúan verdaderamente de acuerdo con su personalidad, espíritu o carácter. El líder efectivo es, en el fondo, auténtico. Además, el liderazgo no puede reducirse a una ecuación, consejos rápidos o a alguna recomendación específica. Al contrario, concentrarse en el desarrollo de la autenticidad es la base sobre la que se desarrollan las demás competencias”.

Partiendo de esa premisa, los profesionales de Eneas Consultores(1), con sus más de 25 años trabajando en el talento de las personas, han desarrollado este Programa Formativo The Complete Leader, que además de contemplar el trabajo de las 25 competencias del liderazgo, es una invitación para que cada líder detecte, descubra, desarrolle, despegue y despliegue la versión más auténtica de su liderazgo. A continuación repasamos brevemente el desarrollo de este programa y algunos de los aspectos que lo convierten en una de las mejores ofertas formativas del mercado español.

¿Nos tomamos una foto?

¿Qué tengo? ¿Qué me falta? ¿Qué puedo mejorar?

Saber el punto de partida es fundamental para que cada líder identifique sus fortalezas y debilidades. En coherencia con esto, lo primero que trabaja este programa son las evaluaciones para el autoconocimiento. Algunas de ellas son: 

  • DNA Talent indicará el nivel de desarrollo que cada participante tiene sobre 23 habilidades personales; las mismas que contribuyen con su desempeño profesional. Entre ellas, orientación a las metas, liderazgo, toma de decisiones, manejo del conflicto, empatía, persuasión, creatividad e innovación, pensamiento a futuro, etc.   
  • TriMetrix® EQ permite comprender mejor los talentos de una persona. Este informe ofrece una perspectiva sobre tres diferentes áreas del individuo: comportamiento, motivadores e inteligencia emocional. El conocimiento de las fortalezas y las debilidades en cada una de estas áreas es clave para lograr un buen desarrollo profesional y un nivel de satisfacción superior.

Todos los informes que se llevan adelante en esta etapa de autoconocimiento son oro en polvo para cada participante del programa. Efectivamente, la mayoría de ellos/as suelen recibir el resultado dejándose sorprender con muchos y variados aspectos de sí mismos/as que desconocían y, por ende, no exploraban ni explotaban. Por supuesto, la sorpresa también ocurre al revés. Es decir, muchos aspectos en los que se creían muy buenos/as pueden resultar cuestiones sobre las que necesitan trabajar y mejorar.

The Complete Leader.

¿Qué líder quiero ser? ¿Cómo quiero hacer mi viaje de transformación?

Juan Pablo Martínez, uno de los formadores de esta certificación, nos señala que “cuando el liderazgo es auténtico se contagia, se expande y se multiplica en todos los ecosistemas de los que forman parte las personas”. Justamente por ello, y habiendo tomado conciencia respecto al nivel de desarrollo en cada una de las competencias personales, cada persona puede decidir qué tipo de líder quiere ser. Recordemos que el liderazgo completo se sustenta y se construye a partir de la combinación de fortalezas, de los pilares y de los talentos que tiene cada persona. Por este motivo, el programa no propone pautas cerradas, sino que propone un viaje único para que cada participante se encuentre con su liderazgo completo y auténtico.

Dicho de otra forma, si bien la formación trabaja en la flexibilidad y la adaptación de los/as participantes y de su conexión con los entornos, los sistemas, las situaciones y los equipos, los profesionales de Eneas Consultores facilitan que cada uno/a de ellos/as integre todas las herramientas que necesita para convertirse en el/la líder que quiere ser y de la manera que él/ella lo entiende mejor.

¿Volvemos a tomarnos una foto?

¿Qué aprendí? ¿Cuánto mejoré? ¿En qué necesito seguir trabajando?

Porque esta es la imagen que permitirá evaluar la evolución y el resultado de este trabajo. Recordemos que el liderazgo no es un destino, sino un viaje en espiral que nunca termina. No obstante, esta comparación entre el punto de partida y el punto al que hemos llegado, permite analizar cuantitativa y cualitativamente el progreso en relación a los aspectos que se han mejorado y aquellos sobre los que se debe seguir trabajando.

A propósito de esto, Peter Drucker, uno de los padres del management moderno, decía: “El éxito en la economía del conocimiento viene a los que conocen a sí mismos; sus puntos fuertes, sus valores y cómo rinden mejor”. Por ello, al evaluar los resultados logrados, los/as líderes pueden tener una visión certera, tangible y específica sobre el impacto del trabajo realizado y les resulta posible dimensionar y proyectar la continuidad del desarrollo sobre algunas competencias que siguen siendo susceptibles de mejora.

Sobre el impacto, la modalidad y el público objetivo.

Esta certificación está especialmente diseñada para aquellos profesionales que dirigen o gestionan equipos y que buscan crear relaciones profesionales a largo plazo basadas en estrategias de win-win. En tal sentido, se trata de una formación puramente experiencial, dinámica e interactiva que desafía a los/as participantes a reevaluar su estilo de liderazgo, adoptar una nueva mentalidad y adquirir nuevas competencias. Esta forma de aprender ayuda a capitalizar lo aprendido y a transferirlo a la cotidianeidad de manera inmediata.

Los formadores que acompañan a los líderes en esta transformación son consultores con una amplísima trayectoria y experiencia en programas de Liderazgo. Entre otras cosas, a lo largo del programa utilizan técnicas de Coaching, PNL, Mindfulness, Wingwave y dinámicas de alto impacto.

Los beneficios del programa son muchos. Algunos de ellos son:

  • Mejorar significativamente las competencias profesionales y personales.
  • Incrementar la claridad de pensamiento y procurar la mente abierta a nuevas perspectivas.
  • Influir positivamente en los/as demás y facilitarles espacios para que puedan desplegar sus talentos.
  • Encontrar la forma de expresión personal del liderazgo auténtico y construir un legado propio que se expanda y trascienda cada entorno, situación, equipo y/o persona.

(1) Única consultora española certificada para la impartición del programa TCL y en todas las dimensiones del talento de la multinacional TTI Success Insights.

Liderazgo por Influencia: potencia y desarrolla técnicas específicas de influencia.

La influencia es muy sutil, es como estar tumbado en una colchoneta hinchable en el mar. Crees que flotas y permaneces en la misma posición, hasta que miras y te das cuenta de que una corriente moderada te ha desplazado 800 metros de la costa”. El efecto compuesto, de Darren Hardy.

Sí, es importante ver hacia dónde nos han desplazado, pero esto tiene que ver con la moralidad de la influencia y lo cierto es que en este artículo partimos de inclinar el mundo hacia el lado más bonito; hacia el lado del bien. Desde este punto de partida entendemos que podemos liderar de manera influyente en todos los ámbitos y relaciones de la vida en general y en el entorno laboral y/o profesional en particular, que es a lo que nos referiremos en este artículo.

Veamos. Toda las organizaciones necesitan liderazgo en todos los niveles, pero no sólo las grandes empresas como suele asociar el imaginario colectivo. Las pymes, las micro-pymes y quienes trabajan de forma autónoma necesitan desarrollar un liderazgo que les permita adaptarse e influir positivamente en todas las direcciones y circunstancias. Por ejemplo, las grandes empresas suelen tener espalda para soportar y/o revertir sin mayor impacto una mala negociación, un cliente que se va, un conflicto, etc. No obstante, las consecuencias de estos mismos eventos para las empresas más pequeñas pueden llegar a ser devastadoras. Recordemos que en España las pymes representan el 99,98% de las empresas y suponen el 74% del trabajo de todo el país.

Ahora bien, el Liderazgo por Influencia pone el acento -sobre todo- en las competencias emocionales del líder que son las que condicionan el desarrollo de los distintos estilos de liderazgo. A su vez, los estilos de liderazgo tienen un gran impacto -cerca del 70% según distintos informes- sobre el clima laboral y este supone un 30-40% de mejora en los resultados, en la productividad y en el rendimiento. Tomando como base estos tres engranajes de éxito, Curro Duarte ha diseñado e imparte junto a un equipo multidisciplinar de Despierta, este Programa de Desarrollo del Liderazgo por Influencia, cuya estructura repasamos a continuación:

1. Despertadores Científicos. ¿Cuál es nuestro punto de partida?

Como siempre, lo primero es entender que cada persona es única y, en consecuencia, partirá de una realidad exclusiva y particular. Esa toma de conciencia que permite identificar desde dónde partimos es posible gracias a los Diagnósticos 360. Con ellos se realiza una “foto” respecto a la situación actual de la persona; es decir, sus competencias emocionales, sus estilos de liderazgo (participativo, orientativo, directivo, capacitador, imitativo, relacional) y sobre el clima laboral que genera en su unidad de negocio.

2. Mejorar/potenciar las competencias: 7 módulos de vivencia pura.

Vivencia pura porque cada módulo ha sido diseñado con el espíritu lúdico y provocador que invita a los participantes a vivir la experiencia siendo parte de distintas dinámicas y juegos, como los role plays y las escenas reales de liderazgo.

Por ejemplo, en varios momentos del programa utiliza el cine como recurso didáctico. Master & Commander, entre otros, es un magnífico ejemplo sobre el ejercicio de liderazgo a través de la figura del capitán Jack Aubrey -interpretado por Russell Crowe-. Una película bélica, que transcurre durante las Guerras Napoleónicas, que tiene al mar como principal escenario de batalla y a un capitán dispuesto a dar lo mejor de sí mismo junto a sus hombres. Lo cierto es que hay escenas que son una inmejorable muestra de liderazgo, comunicación, estrategia, cohesión, confianza, motivación, delegación, etc.

3. Del aprendizaje a la aplicación de lo aprendido. De la vivencia a la práctica real.

Porque lo más importante es trasladar el aprendizaje y las herramientas adquiridas en el propio desempeño profesional y con el foco puesto en los demás. Además, en esta etapa -al igual que a lo largo de toda la formación- los especialistas no nos dejan solos y nos dan la opción de acceder a sesiones de coaching, shadow coaching o coaching grupal. Como menciona Curro, “no somos formadores, somos facilitadores de aprendizaje. Nos limitamos a provocar el autodescubrimiento de los participantes”.

4. Cerrando el círculo. Despertadores científicos para visualizar cómo hemos evolucionado.

Al finalizar tu participación en este Programa, entre otras cosas, serás capaz de:

  • Potenciar y desarrollar técnicas específicas de influencia.
  • Adquirir herramientas innovadoras relacionadas con el lenguaje y las emociones, para auto-gestionarte mejor.
  • Desarrollar una serie de competencias críticas para potenciar tu influencia y los resultados de tu negocio.

Ahora bien, sería fantasioso quedarnos sólo en mencionar los beneficios sin poder cotejarlos realmente. Por ello, con la misma herramienta con la que nos ayudan a definir nuestro punto de partida, nos ayudan a medir el impacto del aprendizaje, visualizando nuestra evolución en diferentes aspectos sobre todo en las competencias emocionales y en los estilos de liderazgo y en cómo ambos han impactado en la mejora del clima laboral y en los resultados del negocio.

Por todo lo dicho, este programa no está dirigido exclusivamente a las grandes empresas. Por el contrario, como mencionábamos al comienzo, aprender a liderar por influencia y adaptar el estilo de liderazgo en función de las circunstancias y las personas en las unidades de negocios más pequeñas, resulta imprescindible en la gestión interna del día a día y clave en la relación con clientes, proveedores, comunidades y otros grupos de interés.

Yo Creador y Co-responsable: las personas en el centro de la Estrategia Empresarial.

Humanización Empresarial.

El paradigma personal y profesional está cambiando. Esto no es un deseo, ni un aviso ni un invento; es una realidad y crece a pasos agigantados. Traducido, significa que las empresas que no se adapten a esa evolución es probable que en el futuro tengan que remar solos. Solos, o con personas y sistemas que aún responden al paradigma personal del siglo pasado. No es una opción. La organización que no se transforma, que no cambia y que no se adapta a los nuevos escenarios quedan fuera de juego antes o después.

Stephen Covey, el reconocido gurú del management, decía que un paradigma organizacional “es la manera en la que las empresas ven, comprenden y actúan en el mundo”. Y puesto que las compañías son organismos vivos, entonces tienen sus propias creencias, que condicionan su forma de comprender la vida; sus propios valores, que influyen en su toma de decisiones, y sus aspiraciones, que definen aquello que desean conseguir.

Sin embargo, no podemos hablar de todo esto sin poner el acento en las personas que son los que conforman ese sistema vivo que es la empresa. Por ejemplo, hoy sabemos que el concepto de trabajo para toda la vida no existe para las nuevas generaciones y que, entre otras cosas, las búsquedas laborales ya no se enfocan sólo en lo salarial. Por el contrario, los jóvenes y adultos de hoy buscan trabajos que les permitan desarrollarse, crecer, transformarse, comprometerse, relacionarse y aportar valor a la sociedad y al mundo. No es una utopía. Es una toma de conciencia nueva y necesaria; una evolución que tiende a la humanización, a la inclusión y al cuidado: al Yo Creador y Co-Creador; al Yo Responsable y Co-Responsable. Es un cambio de paradigma que se mueve -sin retorno y cada vez más rápido- de la cultura del Ego a la cultura del Ser.

Y en este sentido, ¿de qué se trata ese cambio? ¿Qué nos trae de nuevo? ¿Qué supone implantarlo en una organización? Comparto un gráfico que nos lo puede explicar más claramente.

No obstante, también me permito sin extenderme demasiado y tomando como base el conflicto, ilustrar el afrontamiento de una situación desde el Ego y desde el Ser. Por ejemplo, la forma habitual de perpetuar los conflictos es esperar que el otro cambie primero. Es una actitud egoísta, en la que cada uno quiere ganar y en la que importa más tener la razón y conservar la posición que resolver el problema. Las consecuencias de todo esto es que las partes involucradas -dominadas por el ego- alejan cada vez más la posibilidad de llegar a algún acuerdo.

Otra forma de afrontar las dificultades es desde el Ser, desde una mirada más espiritual, donde aparecen palabras proscritas para la forma más humana de resolver dificultades: perdón, generosidad y paz. Desde esta postura ni siquiera dudaremos en ser nosotros los que demos el primer paso para acercar posiciones, aún a riesgo de no ser bienvenido por la otra parte. Porque en esta situación lo que cambia es que la confianza no está en el otro, sino en nuestra responsabilidad para crear la realidad en la que queremos estar y las relaciones que queremos tener.

Según la ley de causa y efecto, lo que recibimos es consecuencias de cómo vemos, comprendemos y actuamos dentro del sistema que sea. Es decir, esa misma máxima de Covey que citábamos al comienzo y se refería a las empresas, ahora la hemos reducido a lo más pequeño, porque es con y desde las personas que este cambio de paradigma puede expandirse, contagiarse y trascender desde dentro de la organización hacia fuera

Programa de Humanización Empresarial: Sabiduría y Liderazgo.

Esta nueva manera de concebir las organizaciones, en la que cada persona es consciente de lo que aporta, nutre y le mueve en su día a día, es el eje que define este nuevo paradigma y que aporta luz, consciencia y valores al individuo, a la organización y a la humanidad entera. En este sentido,  Ana Isabel Delgado Cánovas, creadora de H2O Organizaciones y Personas, ha desarrollado este Programa de Humanización Empresarial que incluye, además del plano físico, mental y emocional, el desarrollo de la Inteligencia Espiritual de las personas. Este es el único camino que nos permite movernos del plano del Ego hacia el plano del Ser y la condición básica y necesaria para que el cambio de paradigma se convierta en una realidad.

Ana ha impartido este programa en una innumerable diversidad de empresas privadas, organismos oficiales, públicos, universidades, etc. En todos los casos ha trabajado desde esta perspectiva humanista generando cambios y resultados sumamente favorables para las personas y para que cada uno de ellos conecte con su manera más auténtica para relacionarse con los otros y para actuar en el mundo. 

Humanizar la empresa: gestión espiritual, sabiduría y liderazgo.

A propósito de la humanización, el autor de The Business Romantic, Tim Leberecht, afirma: “Humano describe lo que somos, mientras que humanista significa lo que queremos ser. Un negocio siempre es humano, pero se convierte en humanista cuando busca un propósito que va más allá de sus propias necesidades, como es mejorar la vida y la condición humana.”

En tal sentido, humanizar significa centrar la atención en las personas, que son el eje, el núcleo, el motor de cualquier organización. Cada uno de ellos tiene emociones, inquietudes, pasiones, miedos, motivaciones, valores y propósitos que conviven todo el tiempo dentro del ecosistema empresarial. Ecosistema que, al igual que el micro-ecosistema que supone cada individuo, está sostenido en cuatro pilares básicos: físico, mental, emocional y espiritual.

¿Y que pasa si alguna de las partes del ecosistema no está en equilibrio?  Seguramente, en todo o en parte, más tarde o más temprano, entrará en “caos”. Ese caos, en una persona emerge en problemas de salud, de estado de ánimo, de relaciones, etc. ¿Cómo se traduce esto en una empresa? Podríamos ponerle al “caos” varios nombres: desmotivación, absentismo, ansiedad, falta de compromiso y un largo etcétera.

Ana Isabel Delgado Cánovas, creadora de “H2O, Organizaciones y Personas” como la materialización de un sueño personal, nos simplifica y nos revierte positivamente esta visión sistémica; en tal sentido señala:

“Sólo si miramos a cada persona como una fuerza con una dirección y un sentido, podremos mirar a la empresa como la unión de todas esas fuerzas que rigen en ella”.

Es decir, si todas las personas se sienten parte de una visión y de una misión de negocio y saben cuál es su aportación para llevarla adelante, entonces todo fluye natural y saludablemente con una fuerza poderosa, mágica e inesperada. Por supuesto, esto tiene que ver con el desafío empresarial que supone convertir el trabajo en un escenario privilegiado para contribuir a otros y permitir la evolución personal y colectiva.

Ahora bien, dentro de esa humanización lo que más “ruido” hace a los directivos de aquellos cuatro pilares básicos que mencionábamos con antelación, suele ser la gestión espiritual. En cierta forma, suelen velar por su bienestar físico, mental y emocional, pero suelen concebir erróneamente su dimensión espiritual. Curiosamente (o no), lo ven como si se tratase de algo ajeno a la empresa y ligado a lo íntimo, o como algo que tiene necesariamente una connotación religiosa. Nada más lejos. Ken O’Donnell, uno de los precursores del término espiritualidad, la define como “la capacidad de interactuar de una forma que es la mejor para ti, para los otros y para lo que tratas de hacer”. Es decir, no es una cuestión de religión, sino de creer profundamente en los valores del ser humano

Efectivamente, la gestión espiritual es la que le permite a cada persona tomar conciencia, conectar con el para qué hace lo que hace. Como decíamos párrafos antes, para entender su aportación en la misión, la visión y los valores de la organización.

Y aquí, volvemos a poner la mirada en lo sistémico. Si cada uno en su singularidad aprende a transformarse, a liderarse, a conectar con su sabiduría, con sus valores, sus miedos, con sus creencias y emociones, estaremos contribuyendo a su autoconocimiento y, en consecuencia, a su mejor autogestión. No obstante, producto de conocerse con mayor profundidad, la espiral de bienestar crece y se expande a las relaciones con los demás y en todos los entornos.

Tomando como premisas, entre otras, las cuestiones que hemos venido mencionando, nuestra especialista ha diseñado esta formación de Sabiduría y Liderazgo. Su objetivo es facilitar este cambio de paradigma interno hacia la humanización de la empresa, centrándose en su capital más importante: las personas. Enseñarles a liderar el cambio en el orden único e inalterable: desde dentro hacia fuera y contemplando todas las dimensiones personales.

En tal sentido, el camino supone facilitar a las personas su proceso de introspección para comprenderse y aceptarse. La finalidad es que puedan conectarse con ellos mismos, con su sabiduría interior, con su motivación, con sus luces y sus sombras y con todo su poder personal, para poder desplegar la mejor versión de sí mismos. Un liderazgo consciente que les permita un cambio profundo de comportamiento y de actitud y una mejora cualitativa y cuantitativa en su gestión.

¿Los beneficios para la empresa? Múltiples, pero entre ellos la creación de un ecosistema interno saludable y feliz que se contagia, se expande y se traduce en una imagen empresarial inspiradora.

Cuando ponemos a las personas en el centro y construimos valor con ellos, todos ganan: el trabajador, la empresa, la comunidad, la sociedad y el mundo.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?