Morfopsicología para Coaches: la evidencia que empodera al coaching.

Thomas Leonard, padre del coaching moderno, señalaba: “un coach es tu socio en el logro de objetivos personales, es un entrenador en herramientas comunicacionales y de vida, que te acompaña en la generación de cambios. Sostén incondicional de éxitos y errores. Guía en desarrollo personal. Co-diseñador en la creación de nuevos proyectos. Es quien te despierta cuando estás dispuesto a escuchar tu propia alarma”. No obstante, para que todo esto pueda ocurrir, parafraseando a Carl Sagan, la cuestión fundamental radica en la calidad de la evidencia.

Ahora bien, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de evidencias? Veamos. En los últimos años, producto de una amplia demanda de la actividad por sus magníficos resultados, el coaching ha creado una cantidad notable de nuevos profesionales y con una sólida formación que les permite responder a todas las premisas que señalábamos en la introducción. No obstante, existen herramientas fiables y complementarias para el coach que marcan la diferencia, ya que ayudan a sumar calidad al proceso y mejoran el acompañamiento mediante evidencias precisas y contundentes sobre el coachee o cliente. Una de ellas, señalada en el título de este artículo, es la morfopsicología para coaches.

La Morfopsicología facilita el encuentro con el otro.

Porque lo cierto es que cuanto más conocemos al otro, más fácil es orientarle y acompañarle en un proceso de desarrollo y/o crecimiento personal o profesional, independientemente de cuál sea el objetivo del mismo. Es decir, no importa si las sesiones comienzan con el objetivo de cambiar de trabajo, emprender, reorientar la profesión o crear hábitos saludables. Lo que de verdad importa, como coaches, es la forma en la que vamos a orientar y a acompañar al coachee; es el cómo, para que pueda ir desde el lugar en el que está hacia el lugar en el que quiere estar. Es allí dónde esta herramienta supone una diferencia de calidad.

Entre otras cosas, porque la morfopsicología es como contar con una radiografía del cliente. Nos informa de manera rigurosa acerca de su estructura innata, su propósito, sus fortalezas, debilidades y sobre aspectos de su comportamiento que son clave para la comprensión del mismo, de sus posibilidades y preferencias. Todo esto permite mejorar notablemente -con certidumbre y precisión- el profesionalismo del coach y de su práctica profesional.

Cada persona es única, irrepetible y completa.

Entender esto es contar con la apertura para comprenderlo. Comprenderlo, sin juzgar, es la premisa fundamental para que tanto el diagnóstico como el acompañamiento sean realmente genuinos. Partiendo de esa premisa, lo que esta formación propone a los coaches es aprender a comprender más y mejor a las personas para conocer sus aptitudes innatas, sus habilidades, su predisposición intelectual, emocional, su vocación, etc. Desde esta perspectiva, guiarlas en un proceso de crecimiento y/o desarrollo resulta mucho más simple porque el coach es capaz de ver con precisión más allá de lo obvio, más allá de lo que diga u omita el cliente, más allá de sus bloqueos y de sus creencias.

No obstante, este es otro de los motivos por los que este Experto los invita a observar y practicar diferentes rostros de forma metódica; es decir, a interpretar su simetrías, asimetrías, expansiones, contracciones, modelado, tonicidad, etc. Recordemos que la regla de oro de la morfopsicología es que cada persona tiene características singulares y particulares que la hacen única e irrepetible en su forma de pensar, sentir y actuar.

Este experto permitirá a los coaches:

  • Acceder a los conocimientos teóricos y prácticos de esta herramienta de forma ordenada y precisa.
  • Comprender la estructura del cerebro y su relación con el rostro y la personalidad.
  • Incorporar el concepto de que cada persona es única e irrepetible en su forma de pensar, sentir y actuar.
  • Aumentar la precisión en los procesos de coaching, no reduciendo las sesiones, sino generando una mejor calidad de acompañamiento.

No obstante, esta brevísima aproximación al tema, es sólo eso y supone sólo algunos de los tantos indicadores morfopsicológicos que se contemplan dentro de los contenidos de este Experto en Morfopsicología.

Diálogos en Movimiento®: aprendizaje somático, emocional y cognitivo.

Etckhart Tolle, en un fragmento de su libro El poder del ahora, señala: “Si usted quiere conocer realmente su mente, el cuerpo le dará siempre un reflejo verdadero, así que observe la emoción o más bien siéntala en su cuerpo. Si hay un conflicto aparente entre ellos, el pensamiento será la mentira, la emoción será la verdad. No la verdad última sobre quién es usted, pero sí la verdad relativa de su estado mental en ese momento”. 

Paradójicamente, a pesar de vivir en nuestros cuerpos todo el día, estamos en nuestra mente o en nuestras emociones la mayor parte del tiempo, repasando constantemente lo que hicimos o revisando lo que nos resta por hacer. Para romper con esos automatismos necesitamos tomar consciencia, despertar al aquí y ahora, volver al presente que nos regala nuestro cuerpo, de manera tal que podamos tomar diferentes y mejores caminos que nos lleven a aumentar nuestro bienestar, vitalidad y calidad de vida.

Ahora bien, para trabajar desde el cuerpo cada persona necesita identificar el suyo propio, aprender a escucharlo, habitarlo, activarlo, reconocerlo como un lugar de sabiduría, aprendizaje y transformación. No obstante, como seres únicos y complejos también tenemos que comprender que cada uno/a tiene su propia experiencia, diferente a la de los demás, lo que va generando que nuestros movimientos sean únicos e irrepetibles, tal como una huella dactilar. Sin embargo, a pesar de esto, es posible reconocer patrones, identificar e interpretar bloqueos, detectar lo que sucede en el momento en que está sucediendo; algo que se me ocurre invaluable en el marco de la terapia y del coaching.

“Libera tu cuerpo; expresa tu alma; despeja tu mente”®

Recordemos que desde muy pequeños/as, incluso antes de conocer el lenguaje, el aprendizaje se basaba en nuestros sentidos, percepción y experiencia. Por ello, se trata de volver a lo básico, a lo primal y tomando esto como premisa, Jorge Xapa ha diseñado esta formación Diálogos en Movimiento®, que surge de la necesidad de poder integrar los diálogos que existen entre las dimensiones que nos conforman como seres humanos, mismas que están en constante movimiento: mente, cuerpo, emoción y espíritu.

Se trata de un formato intensivo y profundo de aprendizaje vivencial que contempla el desarrollo de diversas prácticas y competencias corporales a través del Modelo MCI – Movimiento Consciente Integral y que incluye diferentes líneas de abordaje somático como el movimiento expresivo, centros de energía, recursos fundamentales del movimiento, estados del ser, organización corporal, corazas musculares, desbloqueo físico y emocional, análisis del movimiento, técnicas de respiración, arte terapéutico, actividades lúdicas y expresivas, etc.

Esta intervención desde el cuerpo nos permite aprender a través de la experiencia; nos ayuda a generar emociones, estados de ánimo y nuevas creencias. Como medio para enlazar esa experiencia corporal con la sensación emocional y la interpretación mental, nuestro especialista integra el coaching ontológico. Esta práctica nos facilita incorporar la experiencia vivida de forma integral y llevarla a la cotidianeidad de manera natural e inmediata; nos permite adquirir mayor coherencia y consciencia personal.

Sobre la metodología, la modalidad y el público objetivo.

Se trata de aprendizaje vivencial semi-presencial que incluye dos períodos intensivos presenciales de 5 días cada uno en un entorno natural -a definir en cada localización- ya que este programa formativo es impartido en España, Colombia, México y Costa Rica, además de incluir la modalidad online para las reuniones grupales periódicas a distancia.

Tanto por la rigurosidad de sus contenidos como por su enfoque de aprendizaje vivencial, Diálogos en Movimiento® es el complemento perfecto para Coaches, Terapeutas, Facilitadores, Consultores y Profesionales en general que trabajan con personas o grupos y deseen integrar métodos de trabajo corporal y emocional en el ejercicio de su actividad profesional. El aprender a través de la experiencia lo convierte en un formato ideal también para cualquier persona que desee llevar a cabo un trabajo profundo de consciencia personal.

Sobre Jorge XAPA.

Más de quince años de experiencia impartiendo cursos, talleres y formaciones orientados a la mejora personal y bienestar fundados en el coaching ontológico, el trabajo corporal y movimiento expresivo. Creador del modelo Movimiento Consciente Integral (MCI) y de Diálogos en Movimiento®.

Sobre los beneficios de la formación.

  • Aumenta la capacidad de estar presente y de estar enfocado.
  • Integra los 3 niveles de conciencia: corporal, emocional y mental.
  • Crea y distribuye tu propia energía vital.
  • Mejora las habilidades y capacidades básicas para acompañar al cliente desde el cuerpo y la emoción.
  • Identifica y desbloquea conflictos psicológicos o interferencias que se manifiestan a través de corazas corporales.

Para terminar, cito las palabras de Albert Bosch, relacionista público y ex alumno de este programa: “Fue increíble descubrir cómo mis actitudes y pensamientos tienen emociones asociadas y como todo esto se muestra en mi cuerpo, en mis movimientos, en mi forma de hablar, la mayoría transparentes para mi. Hoy soy consciente de que puedo intervenir en mí y eso me permite relacionarme mejor conmigo mismo y con los demás.”

Certificaciones Internacionales en Coaching Primordial y Psicoterapia Primordial.

Escuela de Psicología Transpersonal-Integral.

Certificaciones. Plan de Carrera. Aplicaciones.

Hace ya más de tres décadas que Daniel Taroppio comenzaba a desarrollar un método de desarrollo y sanación personal e interpersonal con el objetivo de recuperar la conciencia del carácter sagrado que está presente en todo encuentro humano. Nos referimos a las Interacciones Primordiales, un modelo completo e integral que contempla la evolución y la experiencia humana desde todos sus ámbitos -mente, cuerpo, emociones, energía y espíritu- y, en consecuencia, facilita la comprensión de las relaciones humanas.

Dicho de otra forma, la vida está permanentemente presentándonos desafíos que ponen a prueba nuestra capacidad de crear y sostener relaciones interpersonales saludables. A propósito de esto, Daniel señala: “el modo en que interactuamos con aquello que se nos presenta define quiénes somos”. De hecho, si recreamos en nuestra mente cada experiencia o situación en la vida que hayamos sentido que teníamos algo que aprender, crecer o trascender, teníamos delante a un otro con el que era preciso aprender a interactuar. Sin embargo, el otro puede ser una persona, una situación y/o u evento de cualquier naturaleza.

Lo que el Modelo de Interacciones Primordiales nos plantea es un profundo abordaje del ser humano, de sus potencialidades evolutivas y de sus interrelaciones. Por ello, su aplicación está dirigida a resolver conflictos que dificultan la interacción con el mundo exterior, incluso a atender los bloqueos que ocurren en la interacción con nosotros mismos. Remover los bloqueos y reconectarnos con nuestro ser esencial, con nuestros orígenes y con nuestra naturaleza y saber primordial supone un reencuentro con nosotros mismos desde el que es posible mejorar la interacción con los demás, con las situaciones y con los eventos que nos suceden.

Ahora bien, para abarcar todos los ámbitos de la experiencia humana los métodos del modelo son:

  • La Lingüística Primordial que favorece el encuentro esencial entre las personas y deconstruye las estructuras lingüístico-cognitivas que limitan nuestra percepción de la realidad.
  • El Movimiento Primordial como método de trabajo psico-corporal basado en el despliegue de movimientos simples que nos conectan con nuestra naturaleza más profunda; la Danza Primal® como un método de trabajo grupal-corporal-emocional-energético, cuya finalidad es recuperar la frescura, la espontaneidad, el poder personal, el encuentro con los/as otros/as y el contacto con las memorias ancestrales que guarda nuestro cuerpo.
  • La Meditación Primordial como método de relajación y expansión de la conciencia, enraizado en la corporalidad y en la percepción del momento presente.

No obstante, esta diferenciación que hemos hecho no significa de ninguna manera que exista una separación entre ellas; por el contrario, como mencionábamos al comienzo, la integralidad es la premisa fundamental de este Modelo y de sus aplicaciones prácticas a través del Coaching Primordial y de la Psicoterapia Primordial. Repasemos a continuación estas Certificaciones Internacionales (España, EEUU, México, Buenos Aires, Chile, Uruguay, Ecuador,  Perú y Colombia), diseñadas e impartidas bajo la modalidad online o semi-presencial por la *Escuela de Psicología Transpersonal-Integral.

Para el público en general y/o profesionales universitarios:

  • Coaching Primordial.

Se trata de una disciplina de desarrollo integral que busca favorecer el despliegue de las potencialidades personales y profesionales, la creatividad, la capacidad de encontrar y sostener vínculos saludables y nuestra búsqueda de trascendencia. Dirigido a personas interesadas en su propio desarrollo personal e interpersonal, y a profesionales del coaching y la psicología interesados en ampliar y profundizar conocimientos a través de una metodología con sólidas bases científicas. 

  • Coaching Primordial Avanzado.

Esta formación profundiza los conocimientos adquiridos en el nivel anterior y pone el acento en el acompañamiento profesional. Por ello, está centrada en brindar herramientas que permitan intervenir en procesos transformacionales y producir resultados más efectivos y satisfactorios en la calidad de vida, en los vínculos y organizaciones desde una mirada existencial y trascendente. En tal sentido, está diseñado para personas interesadas en desempeñarse como agentes de crecimiento personal e interpersonal en forma privada o en organizaciones, y a profesionales que buscan enriquecer su desempeño con herramientas comunicacionales y de liderazgo no directivo.

  • Coaching Avanzado y Corporalidad.

Este nivel profundiza en el entrenamiento y las herramientas necesarias para que quienes participan conozcan su propia corporalidad, su energía y su emocionalidad y, desde allí, sean capaces de desarrollar una sensibilidad afinada que les permita facilitar en otras personas esos mismos procesos. Es el acceso a un entendimiento profundo desde el Ser humano desde el cual intervenimos e interactuamos.

  • Profesorado de Danza Primal

Basado en un entrenamiento práctico y vivencial que incluye un trabajo grupal-corporal-emocional-energético, profundamente transformador y trascendente que, entre otras cosas, nos permite un encuentro con nuestra propia naturaleza primordial.

  • Instructorado en Meditación Primordial

Un entrenamiento teórico-práctico y vivencial en el arte de acompañar a las personas y los grupos a encontrar espacios internos de equilibrio y la contemplación, favoreciendo así el cuidado de la salud, los vínculos, el desempeño y el autoconocimiento.

Para los profesionales de la salud la Certificación es de Psicoterapeuta Transpersonal con especialización en Interacciones Primordiales.

Crear nuevos mundos en cualquier pequeño mundo.

Dicho de otra forma, la profundidad, el impacto y el alcance social de este Modelo permite que los ámbitos de aplicación sean múltiples y que los resultados sean igual de efectivos en unos y en otros. Es decir, es igual de efectivo en procesos de desarrollo y crecimiento personal, ya que el profesional adquiere habilidades para detectar patrones corporales, emocionales y/o energéticos (los propios y los de los/as demás) y herramientas para resolver posibles bloqueos. En el ámbito educativo, esta formación permite enriquecer los procesos de enseñanza aprendizaje, favorecer y promover el pensamiento propio y los valores de los/as alumnos/as, y crear espacios en los que cada uno/a conecte y potencie su autonomía, su libertad y su crecimiento interior.

En muchas Empresas y Organizaciones de hoy continúan siendo comunes -lamentablemente- climas laborales estresantes, disfuncionales, con mala comunicación, incluso aunque todo esto tenga consecuencias como la fuga de talento y la enfermedad; es decir, un coste muy alto para la organización. Específicamente el Coaching Primordial llega para dar respuesta a esta necesidad de gestión, prevención y transformaciónde estas cuestiones en los entornos laborales. Cuando un trabajador está feliz, se siente reconocido, respetado y valorado, no sólo trabaja mejor, rinde más y está más comprometido con el proyecto, con el equipo y con la organización, sino que además expande y contagia ese entusiasmo y alegría a los/as demás y en todas las direcciones; es en ese momento que podemos hablar de verdaderos ecosistemas laborales saludables. 

*La Escuela de Psicología Transpersonal Integral (EPTI) es una Institución Educativa Internacional comprometida en brindar los aportes efectivos a las necesidades de nuestro mundo. Legalmente constituida y autorizada para desarrollar proyectos académicos, científicos y tecnológicos con las últimas concepciones de la ciencia, el arte y la espiritualidad contemporánea.

Facilitación Ecosistémica: ¿y si hacemos del mundo un lugar más vital y saludable?

Comunidades Ecoresilientes y Regenerativas.

Vayamos por partes. Todos vivimos y somos parte de comunidades. Trabajamos con personas, compartimos vecindario, actividades deportivas, movimientos sociales, políticos, etc. Es decir, en la mayoría de los casos tenemos objetivos/propósitos y una visión en común con otras personas. No obstante, una comunidad, para que realmente pueda definirse como tal necesita, además de un propósito externo -un objetivo colectivo-, debe tener un propósito interno -relaciones de confianza y cuidado mutuo-. Sin extendernos demasiado podemos decir que existe una “conciencia grupal” que es mucho más sabia que cualquier individuo y un potencial grupal que es mucho más amplio que cualquier esfuerzo individual.

Ahora bien, planteábamos en el título la posibilidad de inclinar el mundo hacia el lado más vital y saludable y este artículo tiene como objetivo mostrar brevísimamente que es posible, a través del diseño y la facilitación de experiencias de transformación colectivas que apuntan a crear sistemas y/o comunidades más integrales, trascendentes y sostenibles. ¿Cómo? Principalmente teniendo en cuenta la necesidad de elaborar un pensamiento y una acción desde un enfoque ecosistémico que incorpore la visión y el bienestar de las personas como individuos, del colectivo como un sistema vivo y de sus aportaciones a la Red de la Vida de la que son parte.

¿Ecoresilientes? ¿Regenerativas? ¿De qué hablamos?

Muchos estamos familiarizados con el término resiliencia y sabemos que se refiere a la capacidad de los individuos y grupos para afrontar una situación adversa y emprender acciones para avanzar, capitalizar el aprendizaje y salir fortalecidos/as. Por su parte, la Ecoresiliencia supone la integración transformacional continua de los procesos sociales, ecológicos, culturales y espirituales para que las personas y las comunidades manejen mejor los impactos conocidos y desconocidos de los cambios humanos y ambientales. En ambos casos se trata de un aprendizaje adaptativo basado en la adversidad -real o potencial- que entiende que los procesos son transformativos, provisionales y orientados al cambio.

Por ejemplo, uno de los principios(1) de la Ecoresiliencia sostiene que debemos reconocer a la naturaleza como nuestra guía, por ende, necesitamos conocer y alinearnos con los movimientos y patrones del mundo natural. Es decir, para seguir sobreviviendo como especie necesitamos aplacar nuestros delirios de superioridad y colocarnos en armonía con la naturaleza. Todo esto, en cierta forma, también está íntimamente relacionado a las comunidades regenerativas. Veamos un poco más.

En un artículo anterior ya nos habíamos referido al paradigma regenerativo y volvemos un poco sobre ello para entender de qué se trata una comunidad regenerativa. Herbert Girardet, co-fundador del World Future Council, una fundación que asesora sobre las políticas futuras a adoptar, señala -a nivel macro- que “tenemos que empezar a pensar qué podemos hacer no para sostener el planeta, sino para regenerarlo”. Lo cierto es hoy por hoy existe una destrucción, producto de un crecimiento exorbitado que nos deja bastante poco que sostener. Por tanto, es necesario regenerar lo que hemos deteriorado y esto supone un cambio de paradigma, un cambio en la forma de pensar y actuar.

Este enfoque regenerativo en una comunidad consiste en crear sistemas y lugares que tengan la capacidad de evolucionar hacia estados de salud y vitalidad crecientes. Son ambientes vivos y representan entornos de vida prósperos, saludables y resistentes debido a que sus sistemas ecológicos, sociales y económicos se relacionan de manera tal que elevan la vitalidad individual y colectiva.

La Espiral Colectiva. Metodología para el cambio social y la facilitación de grupos.

Esta espiral colectiva es la segunda espiral del Modelo Koru -la espiral de la transformación- que nos brinda un mapa para poder diseñar e intervenir comunidades y grupos, teniendo como foco la ecoresiliencia y la regeneración. Esto supone empezar desde la perspectiva de la conciencia de Com-Unidad.

Como señalábamos al comienzo, todos formamos parte de comunidades. En los procesos de transformación, la faciltadora o el facilitador debe tener en cuenta la red sistémica, subsistemas y relaciones, ya que es esencial tener una mirada sobre la ecología interna y externa de los individuos y colectivos. Las partes siempre están en una relación de interdependencia y abrazando un objetivo o propósito común. La sabiduría colectiva y ecológica implica el acceso a una conciencia capaz de conectar con lo que está vivo y que emerge en cada instante.

Fig 1. Espiral Colectiva, Koru Transformación.

Un gráfico siempre viene bien para ilustrar y tomar perspectiva de lo que hablamos. Por supuesto que para recorrer la espiral en profundidad necesitaríamos escribir un libro y no es el plan. No obstante, sí habláramos de la generalidad de esta experiencia que, como no podría ser de otra forma, comienza en el centro y desde La Unidad; es decir, en la confluencia de propósitos y necesidades individuales que permite que emerja la Conciencia de Com-Unidad.

La Unidad es la fuente que nos conecta con la red de la vida. La Com-Unidad es el espacio de encuentro en el plano social; es el campo unificado de conciencias que permiten que emerja el Ser Colectivo del grupo.

Ahora bien, como espacio de encuentro creativo, el comienzo nos invita a Celebrar la vida, a reunificarnos con ella, a encontrarnos a sentirnos parte de un todo mayor que nos trasciende. En este espacio de Com-Unidad el proceso de “presenciar”, como lo llama Otto Scharmer, es un recurso interesante que nos permite acceder a los estados de conciencia necesarios para iniciar una experiencia de transformación. Estar presentes significa estar atentos a nuestras experiencias internas y externas, y vivirlas desde la apertura, la aceptación, el respeto, la compasión y el no juicio.

Nos movemos en la espiral colectiva avanzando en diferentes dimensiones que posibilitan construir Comunidades Resilientes y Regenerativas.  Estas dimensiones tienen diferentes procesos y objetivos que nos posibilitan un mapa y una caja de herramientas para diseñar e intervenir.

Aquí veremos las principales dimensiones de esta espiral:

  1. Conciencia de Com-Unidad y Co-Evolución.
  2. Construcción de Comunidad y Confianza.
  3. Flujos y Comunicación.
  4. Relaciones, Empoderamiento y Liderazgo Regenerativo.
  5. Conciencia de Redes y Sistemas.
  6. Contribución de esta Comunidad al desarrollo y bienestar de las personas que la conforman.
  7. Contribución de esta Comunidad a la interdependencia en una comunidad viva y sensible.
  8. Contribución de esta Comunidad a la regeneración de la vida y a la conciencia de ser naturaleza.
  9. Preparación y organización de esta Comunidad frente a la crisis global (ambiental-social-económica- espiritual): resiliencia.

Para comenzar una transición sólida y estable hacia una comunidad ecoresiliente y regenerativa, es necesario plantear el cambio como un acto creativo y colectivo. Un acto que ha de aportar felicidad a nuestras vidas y que nos ha de llevar a descubrir nuestro ser participante, pues sólo en comunidad, sólo colaborando con otras personas es posible crear una alternativa sostenible y sólida a nuestra forma de vida actual. 

Recordemos que aprender a facilitar supone la gran libertad para crear experiencias transformadoras incorporando libre, creativa e integralmente, las pautas necesarias para llevar a las personas, grupos y comunidades por un camino de verdadera transformación.

Coaching en Organizaciones: ¿cómo mejorar la profundidad y el impacto de tus sesiones?

Cuando eres Coach en Organizaciones, la efectividad de tus sesiones está aún más en el punto de mira. En muchas ocasiones, los objetivos de un proceso han de estar alineados a priori, no sólo con tu cliente, sino también con el sponsor, e incluso a veces con Recursos Humanos. Y sin duda se esperan resultados visibles, a veces en un número de sesiones menor del que nos gustaría. Los clientes esperan sacar más de su potencial, mostrar más en medio de un contexto cada vez más cambiante y veloz, tener mayor efectividad en distintas situaciones, y en última (o primera) instancia tener una experiencia de mayor plenitud en la Organización.

Se requieren así sesiones efectivas, y eso tiene que ver con abrir conversaciones potentes que ayuden al cliente a cambiar de perspectiva y de mentalidad, para que nuevos comportamientos puedan emerger de forma sostenible. Es difícil cambiar comportamientos si no cambiamos las creencias, las suposiciones internas que los están originando. Aportar consciencia sobre esas suposiciones, se convierte así en la puerta para el cambio. No puedes cambiar lo que no conoces.

Distintas técnicas de Coaching y la experiencia ayudan en este proceso. Y a la vez, el disponer de una metodología que nos ayude a desvelar no sólo “el cómo” se está comportando la persona, sino el “por qué” (esas suposiciones internas), nos puede llevar a sesiones más enfocadas desde el primer minuto.

Ejemplo de Evaluación 360º Leadership Circle Profile

The Leadership Circle (TLC) ofrece una metodología y evaluaciones únicas que ponen de manifiesto las suposiciones internas o patrones de pensamiento, el “sistema operativo” del líder.

La foto que TLC proporciona sobre el liderazgo y el “sistema operativo” del líder, permite abrir conversaciones transformadoras, y diseñar un proceso de Coaching más sólido y efectivo.

Las evaluaciones TLC son las únicas que apuntan a esos patrones de pensamiento. La consciencia sobre esos patrones, suposiciones y creencias, es el primer paso para poder transcenderlas y avanzar hacía otra etapa de desarrollo de liderazgo, más efectiva y más conectada con el propósito y la esencia del individuo.

Integrando The Leadership Circle en tu práctica como Coach en Organizaciones, podrás tener un impacto más profundo y diferenciador desde la primera sesión.

Las evaluaciones TLC sólo pueden ser realizadas por Coaches Certificados TLC. La certificación TLC es en sí una experiencia transformadora. De hecho la transformación empezará con la realización de tu evaluación 360° Leadership Circle Profile, y tendrás una sesión con un Coach Senior Certificado de TLC para hacerte la devolución. Lo que será seguro el inicio de un apasionante viaje.

Potencia tu profesión a través de la Morfopsicología.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Experto en Morfopsicología.

Suma calidad a tu vida y a tus relaciones.

“La Morfopsicología nos permite comprender a través de la observación e interpretación del rostro, aumentar nuestra seguridad, confianza, comprender y aceptar sin juzgar”. Así nos lo afirman nuestros especialistas en esta disciplina, Marta Nadal Soler y Andrea Ambrosini.

La vida es relación. Nos relacionamos todo el tiempo con nosotros mismos, con los demás y en todos los ámbitos de la vida. Desde el entorno más íntimo como la familia y los amigos, hasta el más amplio como la comunidad a la que pertenecemos y el entretejido de vínculos que se desarrollan en cualquier entorno laboral y/o profesional. Ahora bien, cuanto mejor nos relacionamos con nosotros, cuanto más nos conocemos, mejor nos relacionamos con los otros, mejores vínculos establecemos y mayor es nuestra seguridad y bienestar. No obstante, hay un nivel superior a todo esto. Es decir, cuando además del autoconocimiento, desarrollamos la capacidad de reconocer a los demás, de comprender su carácter, su personalidad y su tipo de inteligencia, entonces el bienestar de la relación se multiplica.

El conocimiento de la Morfopsicología nos sitúa en una posición de privilegio desde la que podemos mejorarnos a nosotros y a los otros.

Comprendiendo la estructura del cerebro y reconociendo los rasgos faciales de alguien, podemos identificar rápidamente si se trata de una persona más racional, más emocional o más instintivo/activa; es decir, podemos reconocer cómo piensa, cómo siente y cómo actúa. Por ejemplo, si nuestro hijo está atravesando una adversidad, reconocer cuál es su forma de enfrentar la vida nos permitirá orientarlo y ayudarlo mejor a que él mismo pueda encontrar sus propios recursos para gestionarla. Entre otras cosas, sabremos cuáles son sus fortalezas y debilidades y podremos ayudarle a resaltar las primeras para que sean sus sostén. Pero incluso sin hablar de adversidad, este conocimiento nos acerca a comprenderlo mejor, nos da la posibilidad de ayudarlo a mejorar, desarrollar y/o a potenciar, por ejemplo, su adaptabilidad, creatividad, sensibilidad, etc.

Claro que no es la única relación en la que las bondades de esta herramienta son tan útiles. A un educador, el conocimiento de la Morfopsicología le permite facilitar el aprendizaje a sus alumnos. Entre otras cosas, es posible ayudarles a poner el acento en lo que son muy buenos y a encontrar formas creativas para afrontar aquello que les cuesta más. En el ámbito de la salud, reconocer las fortalezas y debilidades de un paciente es un beneficio invaluable y sirve para ayudarlo a gestionar mejor la situación que sea que esté atravesando.

Podríamos seguir enumerando situaciones y ámbitos, aunque para terminar elijo plantear una relación algo más frívola: vendedor-cliente. ¿Imaginamos acaso las ventajas de reconocer con qué tipo de cliente estamos negociando? Quiero decir, si somos capaces de identificar y definir que se trata, por ejemplo, de una personalidad de tipo dispersa e insegura o, por el contrario, se trata de alguien centrado y detallista, sabremos cómo desplegar nuestra versión más adecuada para captar su atención y construir o fidelizar ese vínculo a largo plazo.

No obstante, lo mencionado sólo es una aproximación brevísima del tema, de los ámbitos de aplicación y solo algunos de los tantos indicadores morfopsicológicos que se contemplan dentro de los contenidos de este Experto en Morfopsicología. Y podría aquí mismo ponerme a enumerar todas las cuestiones que abordan en el curso, aunque prefiero hacer un paréntesis para destacar que los formadores son su mayor valor diferencial. Ciertamente, pocas veces he visto con la profesionalidad, la rigurosidad, la pasión y la conciencia con la que hablan y comparten sus conocimientos sobre esta disciplina.

Esta visión compartida y generosa de nuestros especialistas, tan necesaria para comprender la Morfopsicología, se concreta a través de diversas prácticas que sellan y representan cada teoría explicada. Esto es importante siempre, aunque resulta fundamental para incorporar y capitalizar el aprendizaje.

Dicho de otra forma, para aprender a comprender a las personas, para conocer sus aptitudes innatas, sus habilidades, su predisposición intelectual, emocional, su vocación y un largo etcétera, debemos aprender a observar (y sobre todo practicar) diferentes rostros de forma metódica. Es decir, interpretar su simetrías, asimetrías, expansiones, contracciones, modelado, tonicidad, etc.; recordemos que cada persona tiene características singulares y particulares que la hacen única e irrepetible en su forma de pensar, sentir y actuar.

De esta forma, más allá del primer acercamiento a la Morfopsicología como herramienta de autoconocimiento, los profesionales de Visage nos invitan a capitalizar ese aprendizaje para enriquecer todo el abanico de nuestras relaciones y en todos los ámbitos. Para que todo esto sea posible nos facilitan apuntes, sesiones, casos prácticos y artículos que suponen -también- un valor diferencial.

Este experto, tanto a particulares como a profesionales con necesidades puntuales o generales, les permitirá, entre otras cosas:
  • Acceder a los conocimientos teóricos y prácticos de esta herramienta de forma ordenada y precisa.
  • Comprender la estructura del cerebro, del rostro, de la personalidad y de cómo cada persona es única e irrepetible en su forma de pensar, sentir y actuar.
  • Aprender a observar el comportamiento y el rostro humano y deducir la conducta asociada de la persona.
  • Mejorar la calidad de los vínculos y relaciones en el ámbito personal, social y profesional.

Comienza a transitar por este camino de descubrimiento y conocimiento del ser humano. Puedes hacer el curso presencial u online. Tú decides cómo. Todo lo demás, ya está disponible para compartirlo contigo.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?