Oratoria

En el mundo de los negocios hay gente brillante, con ideas interesantes, creativas e innovadoras. ¿Pero saben expresarlas? Seguramente todos tienen claro lo que quieren decir, pero pocos saben cómo hacerlo. Esos pocos son los que triunfan, los que marcan la diferencia, y aquí está la importancia de aprender a comunicar eficazmente. A propósito de ello, Peter Drucker, unos de los grandes referentes del management, señalaba: “El 60% de los problemas empresariales son la consecuencia de una mala comunicación”.

¿Cuántas veces más vas a permitir que los nervios te dejen “en blanco” durante una presentación? ¿Hasta cuándo vas a perder oportunidades de negocio por no saber cómo contar lo que haces? ¿Cuánto dinero estás perdiendo por no atreverte a mejorar tu actitud discursiva? ¿Por qué crees nunca podrás hacerlo mejor que tu competencia? Muchos piensan que el miedo a hablar en público es cosa de principiantes o de unos pocos introvertidos, pero no es así. Hablar en público es segundo miedo más extendido en occidente y es algo que sufrimos la mayoría de los mortales.

¿Qué impacto tienen tus conversaciones en situaciones de mucha presión? ¿Sientes que consigues transmitir tu mensaje sin dar pie a malas interpretaciones? ¿Tienes dificultades para decir que “NO” o para pedir ayuda? ¿Estás conforme con los resultados que obtienes en tu vida personal y profesional, producto de tus conversaciones? ¿Te gustaría tener herramientas para ser más efectivo a la hora de comunicarte con los demás?

¿Cuánto más consistente sería nuestro discurso si estuviera en armonía con lo que transmitimos a través del lenguaje no verbal? La coherencia-congruencia sólo se logra haciendo consciente lo inconsciente. Nuestra maravillosa mente inconsciente tiene el control sobre el 95% de las cosas que hacemos y en las cuales rara vez reparamos.

Si nos lo proponemos, todos podemos comunicar con naturalidad y fluidez. La comunicación no es una virtud de unos pocos. Con un entrenamiento adecuado, todos podemos llegar a ser excelentes comunicadores y vencer por completo el miedo a hablar en público.

Resulta difícil imaginar a gurús como Ken Robinson, Michael Porter o al mismísimo Bill Gates nerviosos o quedándose en blanco frente al auditorio. No obstante, ¿se mostrarían igual de cómodos y seguros si tuvieran que hacerlo en otro idioma? Aunque nos cueste creerlo, ellos también tienen su zona de confort.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies