Psicología Positiva y Educación: el optimismo realista, clave para el bienestar.

El optimismo realista: clave para el bienestar.

Son numerosas las investigaciones que muestran los beneficios físicos y psicológicos que genera una actitud optimista ante la vida. Efectivamente, junto a la resiliencia, la compasión, la empatía, la perseverancia y el entusiasmo son capaces de transformar nuestra realidad y hacernos más felices en la vida en general y en el espacio educativo en particular.

Por supuesto hablamos siempre de un optimismo realista y no del optimismo que todo lo idealiza. Martin Seligman, el padre de la Psicología Positiva (PsP), señala que el optimismo está muy relacionado con la responsabilidad que asumimos o no las personas ante aquello que nos ocurre. Es decir, mientras el optimismo nos hace reaccionar antes las adversidades como temporales, asumiendo nuestra capacidad y habilidades personales para superarlos, el pesimismo nos sitúa en una postura de indefensión y pasividad desde la que esperamos que las circunstancias cambien sin más. Es en este sentido que surge la importancia de fomentar el optimismo en los/as educadores/as y facilitarles pedagogías y estrategias para que puedan facilitarlo en el alumnado.

De esta forma, tal y como lo hemos señalado a lo largo de todos los artículos, el trabajo debe comenzar -en primer lugar- en cada educador/a. Sólo habitando esa capacidad es posible proyectarla y facilitarla en los/as demás. Cabe señalar que los factores que posibilitan el desarrollo del optimismo son genéticos y ambientales. Es en este último que la escuela y la familia juegan un papel fundamental a través de su actitud y a través de las experiencias que proporcionan en los diversos entornos.

Experto Universitario en Psicología Positiva.

Este Experto Universitario diseñado por Emotiva CPC nace para capacitar a los/as educadores/as en aquellas habilidades relacionadas con la PsP y opera tanto como estrategia de autocuidado como de promoción del bienestar individual, grupal e institucional. El objetivo es, como decíamos con antelación, empoderar a los/as docentes y prepararlos para que sean capaces de facilitar ese mismo proceso de empoderamiento en el alumnado. Guy Claxton, el reconocido pedagogo londinense señalaba: “si los/as profesores/as no saben en qué consiste el aprendizaje y cómo se produce, tienen las mismas posibilidades de favorecerlo que de obstaculizarlo”.

Así, cuando ocurre el empoderamiento profesional, las técnicas para influir a los alumnos en el mismo sentido son diversas. Seligman, por ejemplo, propuso un método para incrementar el optimismo que consiste en detectar y luego rebatir los pensamientos pesimistas; es decir, las creencias y/o las ideas previas que tenemos sobre el funcionamiento de las cosas pueden ser cuestionadas y posteriormente rebatidas. Este método sigue el Modelo ABC, siglas que provienen del inglés y que se refieren a adversidad, creencias y consecuencias, desarrollado por Albert Ellis. Por supuesto al igual que casi todas las técnicas, requiere práctica y entrenamiento. No obstante, veamos un pequeño ejemplo.

  • Adversidad: mi profesor me ha regañado frente a todos/as porque he respondido mal una pregunta de literatura.
  • Creencias: él ya no apuesta a que yo pueda superarme.
  • Consecuencias: me he sentido fracasado y avergonzado.
  • Rebatimiento: el hecho de que el profesor me haya regañado no significa que esté enfadado conmigo. Seguramente tuvo un mal día o está pasando por un momento difícil. Aun así, se sigue ocupando de mi para que pueda mejorar.
  • Revitalización: debo demostrarle y demostrarme que puedo superarme.

El cambio de creencias y la función motivadora de las emociones positivas constituyen importantes recursos educativos que llevados a la práctica facilitan pensamientos más optimistas y conductas más superadoras. El aprendizaje del optimismo realista constituye un instrumento muy importante ya que guarda relación directa con otros conceptos como la autoestima o la motivación. Sin optimismo, sin motivación y sin autoestima, la tarea educativa perdería mucho sentido. De hecho, sería impensado considerar que alguien pueda educar a alguien que ha perdido la esperanza en sí mismo y el/la referente o enseñante.

Es el docente que siembra optimismo y entusiasmo en el aula el que recoge los mejores frutos representados en alumnos y alumnas motivados/as participativos/as e involucrados/as en su propio proceso de aprendizaje. ¿Hay algo más gratificante que este feedback en la labor docente?

Beneficios de la Psicología Positiva en el ámbito sanitario, educativo y empresarial.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Psicología Positiva.

Experto Universitario en Psicología Positiva.

«La felicidad es una actitud. O nos hacemos miserables, o felices y fuertes. La cantidad de trabajo es la misma». A menudo creemos que somos felices o infelices según las circunstancias que tengamos en la vida. Pero la cita de Francesca Reigler, mencionada previamente, parece afirmar lo contrario: que la felicidad depende de nosotros, que es un estado que se construye activamente a través de encaminar la vida positivamente hacia donde queremos. Podemos ser nuestros propios líderes y transitar el camino hacia nuestros objetivos de forma eficaz.

A propósito de ello, el primer Manifiesto de Psicología Positiva (PsP) la define como «el estudio científico del funcionamiento humano óptimo». Es decir, la PsP se dedica a analizar las emociones positivas de la naturaleza humana: el optimismo, la alegría, la gratitud y la resiliencia y nace al observar que la psicología tradicional se ha centrado en los efectos negativos de las vivencias dolorosas.

Pero ¿qué consigue una persona a través de la Psicología Positiva?

Las personas que la practican se caracterizan, entre otras cosas, por:

  • Gestionar sus emociones de forma equilibrada.
  • Hacer uso de sus fortalezas personales para afrontar los retos y lograr objetivos.
  • Resolver eficazmente cualquier conflicto.
  • Desarrollar la empatía, la asertividad y la creatividad.
  • Ser capaces de aplicar su actitud positiva en cualquier ámbito de la vida.
  • Conseguir una mayor y mejor adaptación a los cambios.
  • Vivir en el presente y afrontar las dificultades con optimismo y resiliencia.

Estas son algunas de las cuestiones que aborda la formación Experto Universitario en Psicología Positiva diseñado por Emotiva CPC. La formación capacita al alumno en aquellas habilidades relacionadas con la PsP que se aplican en diversos ámbitos. Por ejemplo, en el entorno educativo, la aplicación de la PsP supone una revolución porque parte de cuestionar el enfoque docente basado en reparar, disciplinar o corregir lo que no funciona, a un enfoque basado fundamentalmente en desarrollar las fortalezas personales, el potencial, multiplicar las posibilidades y empoderar a los alumnos.

En el ámbito sanitario, y sobre todo el afrontamiento de situaciones difíciles y/o complejas, la aplicación de la PsP es clave, pues permite que los profesionales de la salud sepan cómo facilitar a los pacientes el cultivo de sus rasgos positivos y fortalezas personales. La diferencia, entre otras cosas, supone que un paciente pase de preguntarse “¿qué puedo hacer para dejar de estar mal?”; a preguntarse: «¿qué puedo hacer para sentirme mejor?”. Sobre todo en este caso, hablamos de la resiliencia. Veamos un poco más.

La resiliencia es una cualidad humana fundamental que define nuestra capacidad para superar positivamente las situaciones adversas sin quedar afectados negativamente por las mismas. El origen de su nombre aporta luz al concepto. Es un término que la psicología tomó prestado de la física: resilientes son los materiales que se doblan sin romperse para, luego, recuperar la situación o forma original. Como los juncos, que se doblan cuando sopla el viento, pero vuelven a erguirse después.

Efectivamente, la actitud que tomamos ante las situaciones, por muy difíciles que sean, es algo que depende de nosotros. En este sentido, con las prácticas que aprendemos en la formación, transformar los problemas en retos a través de hacernos responsables de nuestras acciones y aprender de lo negativo.

La adversidad no depende de nosotros, el crecimiento sí.

De esta manera, las competencias de la Psicología Positiva y sobre todo esta actitud resiliente a la que hacíamos referencia, también están íntimamente relacionadas con el liderazgo. En una situación de estrés, de conflicto, de desafío o de adversidad, el líder será la persona que pueda ver los caminos para inspirarse e inspirar a los demás con el objetivo de transformar las situaciones, capitalizarlas, crecer y seguir adelante fortalecidos.

Por todo lo que hemos venido diciendo, la formación Experto Universitario en Psicología Positiva no sólo es valiosa para aplicar en el ámbito profesional; también lo es para aplicar en nuestra vida, en nuestro crecimiento personal y en nuestras relaciones. De hecho, es allí donde empieza y desde donde se expande. Concretamente, hemos visto que en el ámbito educativo nos permite educar a alumnos desde la perspectiva de lo que funciona mejor en cada uno de ellos; sin embargo, para que esa facilitación pueda ocurrir, cada profesional tendrá que trabajar, adquirir y aplicar las competencias necesarias de la Psicología Positiva en primer lugar, en primera persona y partiendo desde su ámbito más íntimo.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?