Beneficios de la Inteligencia Emocional en el ámbito sanitario, educativo y empresarial.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Inteligencia Emocional.

Especialización en Educación, Salud y/o Empresarial, expedido por el CES Don Bosco.

Los autores del libro Inteligencia Emocional 2.0, Travis Bradberry y Jean Greaves, señalan que solo el  36% de las personas identifican sus propias emociones. No obstante, son diversos los estudios que aseguran que cerca del 80% del éxito en la vida no depende tanto de la inteligencia racional, lógica y cognitiva, sino más bien de la habilidad para percibir, comprender y gestionar las emociones propias y ajenas; en otras palabras, del desarrollo de la inteligencia emocional (IE).

Ahora bien, cuando hablamos de éxito en la vida no nos referimos únicamente al logro de grandes metas personales y profesionales. El éxito también incluye pequeñas grandes cuestiones que hacen nuestro día a día y a nuestro cortísimo plazo. Por ejemplo, es habitual que después de un malentendido con un amigo, un familiar o un colega de trabajo, experimentemos intensamente rabia o frustración y que estas emociones nos acompañen y estropeen el resto de nuestro día. El hecho de desconocer cómo gestionar estos anclajes emocionales, tan tristemente comunes, nos deja atados a emociones y sentimientos que nos limitan, nos restan energía, nos bloquean la capacidad de pensar, actuar y/o tomar decisiones con claridad y de relacionarnos saludablemente con los demás.

Cuando aprendemos a cultivar la Inteligencia Emocional nos procuramos, entre otras cosas, energía, optimismo y resiliencia, que si bien son cualidades importantes para cualquier persona y en cualquier ámbito, resultan fundamentales sobre todo en entornos empresariales, educativos y sanitarios.

Para entender por qué, repasemos qué aspectos nos facilita trabajar la IE:
  • Autoconciencia: permite reconocer los propios estados internos.
  • Autorregulación: facilita el desarrollo de la confianza en los recursos propios para superar adversidades y afrontar desafíos.
  • Automotivación: favorece la identificación de los objetivos o intereses propios y nos permite desarrollar una actitud positiva en nuestro día a día.
  • Empatía: es la capacidad de saber ponerse en el lugar del otro, percibir lo que siente o incluso deducirlo a partir de su lenguaje no verbal, palabras, tono de voz, postura y gestualidad.
  • Habilidades sociales: son conductas o destrezas sociales específicas que nos permiten interactuar y crear relaciones y vínculos estrechos saludables y duraderos.

Todo esto es posible porque la IE no es algo con lo que nacemos, sino que se desarrolla a partir de las experiencias adquiridas durante la infancia y la adolescencia. No obstante, puede mejorarse durante toda la vida gracias a la neuroplasticidad.

Ahora bien, habiendo enumerado los aspectos que aborda la IE, podemos entender, por ejemplo, por qué es crucial en el ámbito de la salud. Es decir, en el marco del cuidado y la atención del paciente, la IE constituye una competencia fundamental que les ayuda a los profesionales de la salud a identificar, comprender y gestionar las emociones propias, así como las emociones que surgen producto de su relación directa con el paciente y de este con su recuperación y/o con su estado de enfermedad. Tal vez sea en este entorno en el que sea más fácil valorar la importancia de conceptos como resiliencia, optimismo, empatía y asertividad.

En el ámbito de la educación también resulta fundamental. Cada docente necesita trabajar, aprender y vivenciar su propia emocionalidad para desempeñar su rol con energía, coherencia, respeto, serenidad y empatía. Después, la transferencia de esas cualidades ocurre naturalmente, ya que es él mismo quien aprende a generar espacios para fomentar la sana convivencia, el pensamiento positivo, la igualdad, el respeto por el otro y la interacción saludable entre todos ellos. Poco a poco, los niños se sienten más motivados y aprenden a reconocer, a expresar y a gestionar lo que sienten y lo que les pasa.

En el ámbito empresarial, y sobre todo en el liderazgo, la Inteligencia Emocional marca una diferencia positiva para la motivación y el clima laboral. Resumiré este tema enorme en una sola inquietud que cualquiera podría responder fácilmente. Pensemos en la oficina y en el día a día, ¿nos resultaría más fácil convivir con un líder que censura las aportaciones, la participación y el reconocimiento y se desborda ante la mínima presión; o con un líder que se comunica desde el respeto, que gestiona la presión y que invita a los demás a sentirse parte de cualquier proyecto activamente?

Por supuesto que la IE no es exclusiva de estos entornos y profesiones.

Evidentemente, hemos tomado algunos ámbitos diversos y distintos con la finalidad de exponer brevísimamente el alcance, el impacto y la importancia de esta inteligencia aplicada en la práctica. Lo que queda claro, y así lo mencionábamos al comienzo de este artículo, es que, independientemente de la especialización y el marco de actividad, el desarrollo de la IE es fundamental para acercarnos al éxito en la vida en cualquiera de sus formas.

En respuesta a todo esto, los profesionales de Emotiva CPC han diseñado el programa Experto Universitario en Inteligencia Emocional(*), cuya metodología es fundamentalmente práctica y vivencial.

Algunas características diferenciales de esta formación, incluyen:
  • Grupos reducidos. Favorece la vivencia y la interiorización de cada uno de los contenidos.
  • Escuela virtual. El acceso al material está disponible en una plataforma virtual.
  • Tutorías. A lo largo de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Mayor visibilidad profesional. Sumar competencias de valor curricular y profesional en auge.

(*) Titulaciones:

Especialización en Educación, Salud y/o Empresarial, expedido por el CES Don Bosco.
Certificado de Emotividad que garantiza el proceso vivencial del alumno.


[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Inteligencia Emocional. ¿Una asignatura pendiente en los educadores?

Inteligencia Emocional. ¿Una asignatura pendiente en los educadores?

Daniel Goleman, reconocido mundialmente por su teoría de la Inteligencia Emocional, afirma: “La IE comienza a desarrollarse en los primeros años. Todos los intercambios sociales que los niños tienen con sus padres, maestros y entre ellos, llevan mensajes emocionales”. Lo cierto es que muchos docentes ya lo han entendido y otros están comenzando a considerarlo. Tal vez, lo que suceda a corto plazo es que el sistema educativo en su totalidad contemple formalmente la educación emocional como parte fundamental en la preparación docente.

Observando la realidad de hoy, compleja, imprevisible y desbordada, se hace difícil que el alumno entre al aula sólo con materiales escolares en la mochila; de hecho, traen además, muchas emociones sin procesar. Ellos son parte de los conflictos que se dan en los diferentes entornos de socialización, producto de esa realidad. Quiero decir, si un niño vive una situación de violencia o de estrés en su casa y está angustiado o ansioso por ello, difícilmente pueda interesarse, prestar atención y/o concentrarse para aprender. Difícilmente pueda crear vínculos saludables con su pares o sepa cómo comunicarse con asertividad y con empatía.

Benjamin Franklin decía, con una curiosa actualidad: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y aprendo”. Ciertamente, creo que involucrar a los alumnos para que aprendan es uno de los desafíos más grandes de los educadores de hoy. Lo que está claro es que para que eso suceda, además de diseñar dinámicas de enseñanza atractivas, es importante ayudarles a gestionar todas esas emociones que vienen a la escuela en sus mochilas o se manifiestan dentro del aula. Enseñarles a afrontarlas, a reconocerlas, a valorarlas y a gestionarlas es importante -además- para que consigan una buena convivencia intra e interpersonal. Cuando el niño está mejor consigo mismo, también proyecta ese bienestar en su interacción con los demás.

Según los expertos, los alumnos emocionalmente inteligentes son más felices, están más comprometidos con el aprendizaje, tienen más confianza en sí mismos y se relacionan mejor con los otros.

Por ejemplo, fomentar emociones agradables como la alegría, la simpatía y la gratitud inhiben los episodios agresivos, previenen el rechazo de los compañeros, promueven las respuestas asertivas y mejoran la respuesta al estrés. No obstante, cuando esas emociones no se han desarrollado –o se han desarrollado defectuosamente- por distintas circunstancias (pobreza, enfermedad u otros conflictos), pueden fortalecerse mediante intervenciones sistemáticas.

Esto es posible porque la Inteligencia Emocional no es algo con lo que nacemos, sino que se desarrolla y se entrena por medio de las experiencias adquiridas durante la infancia y la adolescencia. No obstante, puede mejorarse, entrenarse y fortalecerse durante la vida adulta gracias a la plasticidad cerebral. Es decir, cuando trabajamos en la inteligencia emocional, estamos modificando esas conexiones y la química del cerebro, que están íntimamente relacionadas con las capacidades intelectuales y emocionales.

Por todos estos motivos, es tan importante que los educadores aprendan a estimular la IE de los niños en el aula.

Ya que es uno de sus primeros entornos de socialización y ellos están en una posición de privilegio. Aprender a cómo promover climas emocionales positivos y seguros en los que se asume con naturalidad el error, en donde los alumnos cooperan, se escuchan, se involucran y son protagonistas activos del aprendizaje, es una diferenciación cualitativa invaluable. Además, este conocimiento también tendrá impacto en la vida adulta, puesto que potencia aspectos cruciales para la vida en general; entre ellos:

  • Autoconciencia: permite reconocer los propios estados internos, recursos e intuiciones.
  • Autorregulación: facilita el desarrollo de la confianza en los recursos propios para superar adversidades y afrontar desafíos.
  • Empatía: es la capacidad de saber ponerse en el lugar del otro, percibir lo que siente o incluso deducir lo que puede estar pensando a partir de su lenguaje no verbal, sus palabras, tono de voz, su postura y su gestualidad.
  • Habilidades sociales: son conductas o destrezas sociales específicas que permiten interactuar con los demás saludablemente y crear relaciones y vínculos estrechos y duraderos.

Ahora bien, el docente debe ser modelo y promotor de la Inteligencia Emocional. Ciertamente, para que el alumno aprenda y desarrolle las habilidades emocionales necesita de un educador emocional. Es decir, alguien que sepa cómo fomentar la IE de sus alumnos, porque aprendió a desarrollar la suya propia en primer lugar.

Siguiendo cada una de las premisas que hemos ido mencionando y a través de una metodología práctica y vivencial, los profesionales de Emotiva CPC han diseñado este programa “Experto Universitario en Inteligencia Emocional”. Por cierto, aunque hemos abordado este artículo destacando la importancia de esta competencia en los educadores, no está restringida a ellos. La IE es una competencia cada vez más valorada en líderes de gestión y en profesionales que trabajan en y por el desarrollo de las personas.

Esta certificación permitirá, entre otras cosas:
  • Desarrollar las competencias necesarias para el desarrollo de la IE intrapersonal (expresión, gestión y generación de estados emocionales, actitud positiva, autoestima, etc. ).
  • Desarrollar las competencias necesarias para el desarrollo de la IE interpersonal (habilidades de comunicación, escucha activa, asertividad y empatía).
  • Conocer las herramientas y recursos emocionales para afrontar el día a día en cualquier entorno personal y/o profesional.
  • Adquirir herramientas emocionales que faciliten promover el aprendizaje de habilidades sociales y emocionales.

Y por supuesto, sumar valor curricular y valía profesional.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?