• +34 937 683 635
  • direccion@namagazine.es
  • Lunes a Viernes · de 9,00 a 19,00 horas

The Complete Leader: herramientas científicas para el desarrollo del liderazgo.

Más de 10 ediciones en EEUU; ahora también en España.

Éxito que no es casualidad si entendemos que The Complete Leader es la solución que facilita herramientas científicas específicas para el desarrollo del liderazgo. Efectivamente, es el único modelo de transformación basado en las 25 competencias contempladas en la obra The Complete Leader de Ron Price y Randy Lisk. Y como no podía ser de otra forma, la difusión de este programa se hace eco en diversas geografías. En nuestro país, Eneas Consultores es la única empresa certificada para desarrollar esta formación. Entre otras cosas, porque los formadores han sido entrenados y han adquirido su experiencia en EEUU lo que los capacita para convertir a nuestros líderes en los mejores y más completos profesionales.

En tal sentido, The Complete Leader está especialmente diseñado para líderes y empresas que reconocen que el desarrollo del liderazgo es fundamental para fortalecer los pilares de la empresa como la cultura, los valores, el propósito y la visión. Además, por tratarse de un programa escalable, es posible adaptarlo a cada líder en función dentro de la organización y/o a cada uno de ellos que sea un futuro candidato a desempeñar un rol de liderazgo.

Ahora bien, el éxito en el liderazgo, como hemos señalado en un artículo anterior, depende del valor de la contribución del líder a la organización. De esta manera, para lograr un desempeño superior en muchos puestos de trabajo es necesario contemplar que tan importantes como las habilidades técnicas profesionales son las habilidades personales. Efectivamente, mientras las primeras solo son aplicables en posiciones y puestos de trabajo específicos, las segundas son aplicables a todas las posiciones y/o puestos de trabajo que se realicen.

Autoevaluación: las 25 competencias del Líder Completo.

Sin entrar en el detalle de cada una de ellas, diremos que según su tipología están encuadradas dentro de cuatro atributos fundamentales:

  • Los líderes se lideran a sí mismos.
  • Los líderes piensan con claridad.
  • Los líderes son auténticos.
  • Los líderes dirigen a los demás.

El propósito de esta autoevaluación es ayudar a los líderes a conocerse a sí mismos; a identificar sus fortalezas, sus talentos y sus áreas de mejora, dejándose sorprender por algunos aspectos propios que creían sobrevalorados o subvalorados. Sobre todo teniendo en cuenta que el porcentaje obtenido en cada ítem, surge a partir de compararlo con un alto estándar de excelencia. No obstante, lo más importante es el nivel de autoconciencia que esto le permite al líder. Es decir, más allá de los porcentajes, son importantes los patrones de comportamiento que quedan evidenciados, que son los que le ayudarán a reconocer sus puntos fuertes actuales y dónde puede beneficiarse al prestar más atención al desarrollo futuro.

Resultados, análisis y acción.

Según el nivel de desarrollo de las 25 competencias, y entendiendo que todas son importantes para el desarrollo de una carrera profesional, no es necesario trabajar inicialmente en la mejora de todas ellas. De hecho, la búsqueda de la totalidad podría tener un efecto contraproducente. De esta forma, lo más coherente es concentrarse en  desarrollar, sobre todo, aquellas competencias que requiere actualmente la persona para la función que desempeña, o bien las que necesita para el rol y/o puesto a futuro. En cualquier caso, esta “foto inicial” nos permite tomar conciencia y analizar dónde estamos, qué tenemos y qué necesitamos.

Veamos un ejemplo para entender por qué hablamos de análisis. Tomemos para ello un recorte de un ejemplo y de una competencia seleccionada al azar que nos permite tomar dimensión de toda la información que nos facilita esta herramienta.

Efectivamente, hay un detalle riguroso de qué significa estar en ese nivel en cada una de las competencias y todo ello constituye una fuente de información invaluable tanto para el proceso de análisis como para el proceso de desarrollo del liderazgo personal y profesional. No obstante, recordemos que cada informe es una combinación única de todos los aspectos, por ende, cada camino a recorrer será igual de único y exclusivo de cada persona y de cada objetivo particular.

Un final que solo es el principio.

Porque el liderazgo es un desarrollo que continúa toda la vida. Siempre hay algo que podemos aprender y mejorar. No obstante, este final nos da la posibilidad de visualizar nuestra evolución a lo largo del trabajo realizado durante el programa; es decir, cómo hemos progresado en relación a los aspectos que hemos identificado y mejorado, qué necesitamos seguir trabajando y cuáles son aquellas competencias que requieren nuestra atención futura. Porque sí, esta herramienta también nos permite proyectar; focalizarnos en lo prioritario y planificar acciones para lo que también entendemos importante.

The Complete Leader: construye el legado desde la autenticidad de tu liderazgo.

Existen diferentes maneras efectivas de liderar, tantas como la combinación única de actitud, comportamiento, capacidad y potencial de cada líder. No obstante, en todos los casos y más allá de lo que hace que cada uno/a sea único/a, existen claves para mejorar la efectividad del propio liderazgo, comprendiendo -por ejemplo- su estilo, sus carácter, sus valores y sus fortalezas. Dicho de otra forma, encontrando ese sello propio, único y auténtico.

A propósito de eso, un extracto del libro The Complete Leader, de Ron Price y Randy Lisk, señala que “la autenticidad quiere decir que algo es real o natural, no falso. Las personas auténticas actúan verdaderamente de acuerdo con su personalidad, espíritu o carácter. El líder efectivo es, en el fondo, auténtico. Además, el liderazgo no puede reducirse a una ecuación, consejos rápidos o a alguna recomendación específica. Al contrario, concentrarse en el desarrollo de la autenticidad es la base sobre la que se desarrollan las demás competencias”.

Partiendo de esa premisa, los profesionales de Eneas Consultores(1), con sus más de 25 años trabajando en el talento de las personas, han desarrollado este Programa Formativo The Complete Leader, que además de contemplar el trabajo de las 25 competencias del liderazgo, es una invitación para que cada líder detecte, descubra, desarrolle, despegue y despliegue la versión más auténtica de su liderazgo. A continuación repasamos brevemente el desarrollo de este programa y algunos de los aspectos que lo convierten en una de las mejores ofertas formativas del mercado español.

¿Nos tomamos una foto?

¿Qué tengo? ¿Qué me falta? ¿Qué puedo mejorar?

Saber el punto de partida es fundamental para que cada líder identifique sus fortalezas y debilidades. En coherencia con esto, lo primero que trabaja este programa son las evaluaciones para el autoconocimiento. Algunas de ellas son: 

  • DNA Talent indicará el nivel de desarrollo que cada participante tiene sobre 23 habilidades personales; las mismas que contribuyen con su desempeño profesional. Entre ellas, orientación a las metas, liderazgo, toma de decisiones, manejo del conflicto, empatía, persuasión, creatividad e innovación, pensamiento a futuro, etc.   
  • TriMetrix® EQ permite comprender mejor los talentos de una persona. Este informe ofrece una perspectiva sobre tres diferentes áreas del individuo: comportamiento, motivadores e inteligencia emocional. El conocimiento de las fortalezas y las debilidades en cada una de estas áreas es clave para lograr un buen desarrollo profesional y un nivel de satisfacción superior.

Todos los informes que se llevan adelante en esta etapa de autoconocimiento son oro en polvo para cada participante del programa. Efectivamente, la mayoría de ellos/as suelen recibir el resultado dejándose sorprender con muchos y variados aspectos de sí mismos/as que desconocían y, por ende, no exploraban ni explotaban. Por supuesto, la sorpresa también ocurre al revés. Es decir, muchos aspectos en los que se creían muy buenos/as pueden resultar cuestiones sobre las que necesitan trabajar y mejorar.

The Complete Leader.

¿Qué líder quiero ser? ¿Cómo quiero hacer mi viaje de transformación?

Juan Pablo Martínez, uno de los formadores de esta certificación, nos señala que “cuando el liderazgo es auténtico se contagia, se expande y se multiplica en todos los ecosistemas de los que forman parte las personas”. Justamente por ello, y habiendo tomado conciencia respecto al nivel de desarrollo en cada una de las competencias personales, cada persona puede decidir qué tipo de líder quiere ser. Recordemos que el liderazgo completo se sustenta y se construye a partir de la combinación de fortalezas, de los pilares y de los talentos que tiene cada persona. Por este motivo, el programa no propone pautas cerradas, sino que propone un viaje único para que cada participante se encuentre con su liderazgo completo y auténtico.

Dicho de otra forma, si bien la formación trabaja en la flexibilidad y la adaptación de los/as participantes y de su conexión con los entornos, los sistemas, las situaciones y los equipos, los profesionales de Eneas Consultores facilitan que cada uno/a de ellos/as integre todas las herramientas que necesita para convertirse en el/la líder que quiere ser y de la manera que él/ella lo entiende mejor.

¿Volvemos a tomarnos una foto?

¿Qué aprendí? ¿Cuánto mejoré? ¿En qué necesito seguir trabajando?

Porque esta es la imagen que permitirá evaluar la evolución y el resultado de este trabajo. Recordemos que el liderazgo no es un destino, sino un viaje en espiral que nunca termina. No obstante, esta comparación entre el punto de partida y el punto al que hemos llegado, permite analizar cuantitativa y cualitativamente el progreso en relación a los aspectos que se han mejorado y aquellos sobre los que se debe seguir trabajando.

A propósito de esto, Peter Drucker, uno de los padres del management moderno, decía: “El éxito en la economía del conocimiento viene a los que conocen a sí mismos; sus puntos fuertes, sus valores y cómo rinden mejor”. Por ello, al evaluar los resultados logrados, los/as líderes pueden tener una visión certera, tangible y específica sobre el impacto del trabajo realizado y les resulta posible dimensionar y proyectar la continuidad del desarrollo sobre algunas competencias que siguen siendo susceptibles de mejora.

Sobre el impacto, la modalidad y el público objetivo.

Esta certificación está especialmente diseñada para aquellos profesionales que dirigen o gestionan equipos y que buscan crear relaciones profesionales a largo plazo basadas en estrategias de win-win. En tal sentido, se trata de una formación puramente experiencial, dinámica e interactiva que desafía a los/as participantes a reevaluar su estilo de liderazgo, adoptar una nueva mentalidad y adquirir nuevas competencias. Esta forma de aprender ayuda a capitalizar lo aprendido y a transferirlo a la cotidianeidad de manera inmediata.

Los formadores que acompañan a los líderes en esta transformación son consultores con una amplísima trayectoria y experiencia en programas de Liderazgo. Entre otras cosas, a lo largo del programa utilizan técnicas de Coaching, PNL, Mindfulness, Wingwave y dinámicas de alto impacto.

Los beneficios del programa son muchos. Algunos de ellos son:

  • Mejorar significativamente las competencias profesionales y personales.
  • Incrementar la claridad de pensamiento y procurar la mente abierta a nuevas perspectivas.
  • Influir positivamente en los/as demás y facilitarles espacios para que puedan desplegar sus talentos.
  • Encontrar la forma de expresión personal del liderazgo auténtico y construir un legado propio que se expanda y trascienda cada entorno, situación, equipo y/o persona.

(1) Única consultora española certificada para la impartición del programa TCL y en todas las dimensiones del talento de la multinacional TTI Success Insights.

Programa de Humanización Empresarial: Dirección por Valores y Visión Compartida.

Programa de Humanización Empresarial: Sabiduría y Liderazgo.

La Dirección por Valores (DpV) es un modelo de liderazgo estratégico que desarrolla la dimensión humana en la organización. “Esta herramienta impulsa un equilibrio de valores económicos, éticos y emocionales en las personas, para que sean más autónomas, responsables y creativas en relación con su trabajo y, sobre todo, para que se entusiasmen con lo que hacen”. Así la define Salvador García, uno de los creadores del término junto a Shimon Dolan.

En cierta forma, este modelo de Dirección por Valores surge en las empresas del siglo XXI y supone -sin desatender los resultados del negocio- darle predominio a los valores relacionados con la conducta y el comportamiento los/as empleados/as. Estos, al estar alineados con los propios valores de las personas, consiguen mejorar en productividad, eficiencia y permiten un rendimiento más positivo. Pero además, es un modelo de management que contempla aquellas variables que ya han dejado de ser tendencia para convertirse en una realidad. Entre ellas:

1.- Perfiles profesionales con mayor conciencia ética y responsable, más moral y socialmente comprometidos.

2.- Liderazgos rígidos que evolucionan a liderazgos facilitadores de la co-creación y la cohesión interna.

3.- Desverticalización y descentralización de las estructuras empresariales.

4.- Crecimiento de consumidores conscientes, con valores sociales y medioambientales legitimadores del proyecto de empresa.

Ahora bien, ¿qué son los valores?

Los valores son guías para la acción; son principios que dan sentido a las instituciones y generan cohesión y eficiencia productiva cuando son compartidas. Entre otros, podemos mencionar la eficiencia, el orden, la confianza, la integridad, la innovación, la flexibilidad y la honestidad. Lo realmente importante es que esos valores estén alineados con el propósito de la empresa y que propongan un equilibrio entre los aspectos económicos, éticos y emocionales. Una empresa con valores reconoce a sus empleados/as, les da voz, les escucha, les invita, les permite un adecuado equilibrio entre las necesidades del trabajo y de la vida y promueve su salud física, mental y emocional.

De esa forma, la DpV crea un vínculo emocional entre las/los empleadas/os y la organización que difícilmente pueda ser compensado de otra manera. En tal sentido, Ana Isabel Delgado Cánovasnuestra experta en Humanización Empresarial, creadora de H2o Organizaciones y Personas y del Programa Sabiduría y Liderazgo, nos señala algo muy importante: “es necesario que los valores que se definan sean genuinos y que no se trate de palabras sueltas, de un slogan o de maquillaje”. Es decir, como palabras, no significan nada. Pero cuando los valores son compartidos y cuando se traducen a nivel de acción y comportamiento, se convierten en algo muy poderoso que trasciende a la organización y que impacta positivamente en todos los sistemas de los que es parte y en todas las direcciones.

Sobre el liderazgo y la visión compartida.

Porque como bien habíamos mencionado, no se trata sólo de aclarar y comunicar nuestros valores, propósito y sentido; también hay que incorporar todo ello en cada una de las prácticas diarias que las personas llevan adelante en la organización. Y en todo esto, los/as líderes de gestión juegan un papel crucial. Veamos más.

Como habíamos visto en artículos anteriores, los/as líderes tienen una importante influencia en el clima interno de una compañía, ya que son los referentes más próximos de los equipos de trabajo y el nexo más consultado por la dirección. En tal sentido, son los/as primeros/as que tienen que trabajar en su propia transformación para conseguir la madurez y la coherencia necesaria en su propio liderazgo y para hacer que las personas, los equipos y la empresa consigan una transformación verdadera, coherente, profunda y sostenible.

Sobre los beneficios del Programa.

Si entendemos que una ventaja competitiva es aquello que nos diferencia positiva y significativamente de nuestros competidores, el hecho de implementar la Dirección por Valores -a través de este Programa- nos permite buscar coherencia y equilibrio entre los valores económicos, éticos y emocionales de todo el ecosistema empresarial. Sobre todo, nos permite poner el acento en dos grandes beneficios:

  • Incrementar el compromiso, la motivación, el sentido de pertenencia y la energía creativa de las/os empleadas/os y de los equipos de trabajo.
  • Aumentar la satisfacción vital de las/os clientes, socios/as y/accionistas a partir la puesta en práctica de los valores y entendiendo la aportación que significan a la hora de “hacer” por un mundo mejor.

Este equilibrio permite una sinergia en la que lo tangible y lo intangible se unen, trascienden y dejan huella.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?