Promueve el talento en tiempos de agilidad

Escenarios laborales y sociales especialmente alterados ponen a prueba cada día la capacidad de los liderazgos para acompañar a las personas. 

En este contexto, que parece haber definido muchas pautas que van a permanecer, los responsables de RRHH representan la clave -una vez más- para aprovechar el talento de las personas, procurando el desarrollo de su potencial y de las habilidades que requieren los nuevos entornos de agilidad, trabajo remoto y por proyectos.

En tal sentido, es posible que te estés preguntando: ¿cómo respondo con innovación y perspectiva a estos nuevos retos? Tal y como hemos mencionado, como profesional de RRHH necesitas facilitar a las personas herramientas que favorezcan su motivación y compromiso, pero necesitas hacerlo de forma diferente. Es decir, si la realidad laboral ha cambiado, has de adaptarte a ella con propuestas disruptivas que te permitan gestionar la dimensión humana más eficientemente.

Esta Certificación como MapsTell Guide te permite realizar ese abordaje a través de una propuesta visual, original, creativa e innovadora que favorece el diálogo y la empatía como componente fundamental de las relaciones interpersonales. Lo hace a través de cartografía asociativa basada en el Modelo DISC que de manera sencilla, intuitiva e incluso divertida, invita a las personas a descubrir por sí mismas los diferentes estilos de comportamiento, sus talentos y sus áreas de mejora.

A continuación puedes verlo de forma gráfica:

El Mundo de Diferencia es un viaje de autoconocimiento que vas a vivir en primera persona y con el que vas a aprender a guiar a los demás.  Imagínate que toda la geografía contemplada en el mapa muestra pautas claras sobre tu comportamiento, qué sientes y cómo te comunicas. Los más de 2.500 topónimos entre ciudades, pueblos, carreteras y mares, entre otros, revelan aspectos de tu personalidad: cómo eres, cómo te ven y te perciben los demás, cuáles son tus desafíos, y cómo puedes aprovechar esta información al máximo en todos los ámbitos de tu vida. 

Pero lo más importante de esta metodología es que, gracias a su desarrollo lúdico, te mueve constantemente a la acción, a explorar nuevas y mejores formas de hacer, a descubrir nuevos desafíos que cumplir y a elegir cómo, cuándo y qué hacer. 

Ahora bien, con esta herramienta y desde tu rol en RRHH, puedes identificar todas esas pautas de comportamiento en las personas y equipos de trabajo. De esta forma -por ejemplo- te resultará mucho más certero seleccionar quién es más adecuado/a para un puesto por su estilo conductual; te será más sencillo trazar un plan de formación o de liderazgo con mayor confianza respecto a qué habilidades o destrezas de una persona son susceptibles de mejora y/o desarrollo, y podrás crear espacios para la comunicación y expresión del talento con dinámicas tanto individuales como de equipos de manera impactante y original.    

La cantidad y la calidad de la información que obtienes de esta herramienta es invaluable y contribuye con rigurosidad a la toma de decisiones. En estas nuevas realidades laborales de proyectos y equipos que requieren de digitalización y de ser ágiles, se torna vital volver a poner en el centro a las personas y acompañarlas en sus necesidades de conexión, motivación y desarrollo.

Como MapsTell Guide obtienes las herramientas, productos y el software específico que necesitas para gestionar el factor humano de una forma menos intrusiva y más efectiva, ya que puedes incorporarlo rápidamente en tu práctica profesional y aplicarlo en procesos estratégicos de capacitación, orientación, selección y, fundamentalmente, en la atracción, desarrollo y retención del talento.

¡Contribuye a un Mundo de Entendimiento con MapsTell!

Toma de decisiones estratégicas: 6 pasos para resolver y hacer mejor.

Coaching Estratégico.

A cada momento, tomamos decisiones; algunas vitales y otras más triviales que forman parte de la cotidianeidad. En cualquier caso, ambas suponen la toma de una decisión previa, incluso aquellas que por su frecuencia son automáticas. Esta misma dinámica que cualquiera de nosotros vive en su vida más íntima, también la viven los directivos y líderes de gestión en las empresas. Es decir, algunas decisiones son parte de la rutina de cada día, y otras son decisiones estratégicas que requieren de una mirada más pormenorizada y analítica.

¿Por ejemplo? Un nuevo plan de negocios, el lanzamiento de un nuevo producto, el replanteo de una campaña publicitaria o la resolución de conflictos dentro de un equipo de trabajo, son sólo algunas decisiones o intervenciones estratégicas de las que son parte los directivos y que son clave en la gestión empresarial. Una buena decisión tomada en tiempo, una mala decisión o la falta de decisión, pueden marcar un antes y un después -para bien o para mal- en muchas cuestiones.

A propósito de todo ello se me vienen a la mente casos como los de Blackberry, Atari, Kodak y Blockbuster. Todas marcas líderes que se expandieron por todo el mundo y eran las más elegidas por las personas. A propósito de esto, Simón Sinek, un referente mundial en materia de liderazgo, señaló: “Los que nos lideran nos inspiran. Ya sean individuos y organizaciones, seguimos a los líderes no porque tenemos que hacerlo, sino porque queremos”. Y esto es un poco lo que sucedía con estas marcas a lo largo del tiempo. Fueron líderes pero dejaron de serlo, tal vez porque no supieron cómo reinventarse; les faltó decisión, estrategia, visión a largo plazo, inspiración, reacción e innovación, o todo eso junto y en partes iguales.

Ahora bien, la metodología que nos propone Isabel Boix, nuestra experta en coaching estratégico, permite simplificar la toma de decisiones estratégicas; incluso aquellas complejas y susceptibles de análisis como las que hemos mencionado párrafos antes. Pero no es lo único. El enfoque estratégico, además de facilitar a líderes de gestión el acceso a una estrategia clara y estructurada, les ayuda a romper los límites de lo conocido para acceder a lo impensado y a identificar nuevos y distintos recursos creativos e inspiradores que de otra forma no emergerían.

El enfoque estratégico contempla 6 pasos bien diferenciados:

  1. Definir el problema/desafío.
  2. Determinar el objetivo.
  3. Evaluar las soluciones intentadas.
  4. Considerar otras posibilidades para empeorar la situación.
  5. Visualizar escenarios.
  6. Ascender hasta la cima.

Y en cada una de esas fases de la metodología se utilizan técnicas de probada efectividad y fáciles de incorporar en el día a día. Por ejemplo, la técnica de cómo empeorar, las visualizaciones, la técnica del escalador, las 13 estratagemas chinas, etc.

Incorporar una metodología para la toma de decisiones estratégicas y complejas permite focalizar la mente en una cosa por vez y, en consecuencia, liberar tiempo, ahorrar energía y facilitar la aparición de momentos de descubrimiento.

Cuando la mente está dispersa termina agotada, estresada, ansiosa, en bucle y muchas veces sin tomar acción ni resolver. Es fácil de ver de qué hablamos si ponemos un ejemplo simple que puede estar pasándole a cualquier lector en este momento. Supongamos que queremos cambiar de trabajo -teniendo trabajo-. Puede que si no tenemos estructurados los pasos a seguir -como la mayoría de las veces ocurre-, cambiar de trabajo permanezca como expectativa y nunca se convierta en proyecto concreto. Y lo cierto es que mientras esté en ese estado nunca requerirá por nuestra parte una decisión y aparecerán mil excusas para posponerla. En otras palabras, no hay meta, ni estructuración, ni visualización, ni estrategia y, en consecuencia, tampoco hay plan de acción.

No obstante, la mayoría de las decisiones que necesitan tomarse dentro de una organización no son postergables ni especulativas. Por el contrario, requieren respuestas y soluciones rápidas, efectivas y competitivas. Por ello, este método se dispone como una forma eficaz para gestionar el tiempo, aumentando la eficiencia, la efectividad y respondiendo a las demandas del mercado interno y externo sin perder la capacidad de innovación. Dicho de otra forma, un método que simplifica el análisis para que líderes y mandos intermedios puedan hacer mejor lo que ya hacen bien; cuestión fundamental en el arte del liderazgo y la dirección de empresas y equipos.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?