Docentes

Martin Luther King resumía muy bien la resiliencia a través de sus palabras: “Cuando mi sufrimiento se incrementó, pronto me di cuenta de que había dos maneras con las que podía responder a la situación: reaccionar con amargura o transformar el sufrimiento en una fuerza creativa. Elegí esta última”. 

¿Cuántas veces te has propuesto desafíos que has dejado por la mitad o has abandonado antes de empezar? Aquella dieta, buscar un trabajo mejor, hacer un viaje, tener hijos, retomar la carrera, dejar de fumar, reencontrarte con los viejos amigos, etc. Incluso tal vez lo hagas todo, pero sientas que nada te llena realmente. Es cierto que los proyectos no son todos iguales y que unos requieren mayor dedicación, empeño y voluntad que otros, pero todos esos abandonos cuentan con el denominador común de la insatisfacción. ¿Por qué si sabemos lo que queremos, si tenemos sueños y sed de cambio no somos capaces de concretarlo?

Como docente, estar al frente de un grupo de alumnos significa tener la oportunidad de dejar huella. Es una invitación a ser referentes que va mucho más allá de lo específicamente académico. Un maestro es un modelo posible, es quien tiene el enorme poder de mostrar caminos.

Si repasamos un poco, estos modos de expresión de la personalidad o estados del Yo se resumen en Padre, Adulto y Niño. Esto significa que durante un periodo de tiempo, podemos sentir, creer y actuar según éstos 3 modos: es decir, primero como alguien muy influyente en nuestra infancia: Padre; segundo como alguien en coherencia con su contexto: Adulto; y tercero como alguien impulsivo y espontáneo: Niño. Desde estas perspectivas, establecemos todas y cada una de nuestras relaciones.

¿Cómo trabaja la inteligencia emocional en los niños que han sido víctimas de este tipo de desastres? Cristina nos explica que, entre otras cosas, se aborda a través de dinámicas, películas, experiencias lúdicas y manualidades que les ayuden a conectar con sus emociones, a ponerles nombre, a identificarlas, a naturalizarlas y a experimentar para qué sirven y qué tienen de bueno para darnos.

No más horas de clase, sino mejores clases. Calidad, en vez de cantidad. Experiencia, en vez de memorización. En este marco de aprendizaje, el rol del docente es muchísimo más importante que en el sistema tradicional, pues el docente coach rompe con el antiguo paradigma de transmitir conocimientos únicamente y por medio de conversaciones poderosas estimula a los alumnos a desarrollar su autoconocimiento y su pensamiento propio.