Mejora la motivación de tu organización: conferencia con acciones prácticas y tangibles.

El objetivo de esta conferencia es motivar, inspirar y permitir a las personas tomar conciencia de que realmente pueden ser más felices en el trabajo y que, más allá de lo que haga (o no) la organización por facilitarles ese bienestar, es una responsabilidad personal tratar de mejorarla sean las circunstancias que sean. Entendiendo esta máxima, en cada conferencia Joaquín Viñas comparte diferentes herramientas de fácil aplicación que pueden llevar a cabo inmediatamente en su trabajo para generar un cambio significativo.

La felicidad como ventaja competitiva.

Y es que cada vez más empresas buscan personas positivas, entusiastas, que generan un ambiente agradable. Entre otras cosas porque la felicidad se contagia e impacta directamente en el ecosistema del que son parte las personas, en lo que hacen y en cómo lo hacen. Cuando se sienten bien, cuando saben gestionar sus emociones y cuando se sienten motivadas hacen que sea más fácil afrontar los retos y que el trabajo en equipo sea más sólido y comprometido. Además, impacta directamente en la productividad: diferentes estudios han demostrado que las personas que se autodefinen como felices son un 31% más productivas; los comerciales venden un 37% más y en cuanto a las habilidades cognitivas, por ejemplo, son 3 veces más creativas.

Propósito. Actitud positiva. Gratitud.

Estos son los 3 grandes ejes que se abordan y se profundizan durante la conferencia y que suponen las bases de la felicidad en el trabajo.

  • Desarrollar el propio propósito. Se trata de esa motivación interna que me lleva a hacer algo que va más allá de mi propio beneficio. Son esas cosas que nos gusta hacer, que somos buenos (fortalezas) y que además tienen un impacto positivo en otras personas. Aplicarlas en nuestro trabajo es clave para sentirnos realizados y felices.
  • Tener una actitud positiva. Ya que depende solamente de nosotros. Por ello, cada uno decide cómo encarar las situaciones que suceden cada día, cómo afrontar los retos y cómo relacionarse con los que le rodean. Y si es de forma positiva, nos sentiremos mejor.
  • Practicar la gratitud. Uno de los grandes generadores de felicidad y no al revés. Agradecer es mucho más que decir “gracias”; se trata de darse cuenta de que algo positivo ha sucedido, acompañado de la acción reflexiva de expresarlo. Se siente bien quien lo recibe y quien lo regala.

Joaquín: conferenciante, formador y apasionado.

Un apasionado que sabe cómo crear un clima único en cada una de sus conferencias. Entre otras cosas porque comparte su propia historia personal y profesional. Y esto no es poco. Antes de convertirse en formador y conferenciante, Joaquín lo tenía aparentemente todo para ser feliz pero, paradójicamente, experimentó todo lo contrario: cuando lo tenía todo sintió que no tenía nada. Buscó el sentido de su vida, su propósito personal para después llevarlo a cabo.

Claro que todo esto contado en primera persona y con los matices y anécdotas que conforman este recorrido es mucho más interesante. Es él quien decide compartir parte de su historia y muchos de todos los recursos que utilizó y utiliza para ser feliz en la vida en general y en el entorno profesional en particular. Además, tiene la sensibilidad de nutrir las conferencias con experiencias de personas que han pasado por sus programas de felicidad en el trabajo.

Por último, dejo esta inquietud a la que seguramente podremos encontrarle una y más respuestas después de haber sido parte de esta conferencia: 

¿Qué es lo que puedes hacer -desde ahora- para mejorar tu felicidad en el trabajo?

Reuniones Efectivas: ¿cómo conseguir reuniones efectivas y rentables?

Las reuniones son un medio, no un fin en sí mismas. Sin embargo, sobre todo en las organizaciones, las planteamos casi por automatismo y muchas veces abusamos de ellas como recurso o no sabemos cómo aprovechar todo el potencial que suponen. Es decir, las llevamos adelante sin incorporar criterios y técnicas que las conviertan en espacios fértiles y orientados a conseguir un resultado concreto.

En sí mismas, las reuniones son una herramienta fundamental de gestión y en esta economía del conocimiento dedicamos a ellas casi un 30% del tiempo (Fuente Workmeter). De esta forma, en relación a la tipología y al objetivo, se hacen necesarias medidas sistémicas y herramientas focalizadas orientadas a conseguir su efectividad.

Por este enfoque práctico y contrastado, este Programa de Reuniones Efectivas es altamente recomendado para todas las personas que desean conseguir mejores estrategias en las reuniones de la organización y con sus equipos de trabajo. La finalidad es eliminar los sesgos, las mermas y las patologías que suelen estar enquistadas para conseguir que sean todo lo efectivas y rentables que pueden ser.

Workshop y Metodología learning by doing para hacer que las cosas sucedan.

Como hemos mencionado, el Programa de Reuniones Efectivas aborda dos perspectivas muy claras. Por un lado permite a los participantes una perspectiva sistémica que revela las causas de las tipologías de las reuniones que tienen hoy por hoy, y ayuda a repensar y redefinir todo ese esquema basado en un escenario óptimo. Por otro lado, facilita el acceso a herramientas y técnicas operativas “llave en mano” que permiten fluir, unificar aspectos y agilizar las dinámicas de cada reunión en particular.

En tal sentido, durante la jornada se abordan estos contenidos:

  • ¿Para qué nos reunimos? Reflexionar acerca de esto nos ayuda a saber si debemos reunirnos o no, y en el caso de tener que hacerlo, entonces definir claramente el para qué, con qué frecuencia y qué personas tienen que participar.
  • Tipologías de las reuniones. Entendiendo que son un medio y no un fin en sí mismas, todas ellas tienen diferentes especialidades: planificación, evaluación, deliberativas o prospectivas. No obstante, ¿tenemos rigurosidad a la hora de definir qué actores participan en cada etapa de evolución, quiénes tienen poder de decisión, con qué frecuencia deben hacerse y en qué contexto?
  • Técnicas Lean y Agile para reuniones efectivas. Permite una predictibilidad máxima sobre los objetivos gracias a la lotificación y la trazabilidad precisa de las actividades que elimina el alto nivel de muda de las reuniones y las mermas generadas por éstas, construyendo dinámicas de trabajo de alto rendimiento.
  • Métricas de mermas y mudas de reuniones. Permite dimensionar el impacto económico real. Por ejemplo, para definir el coste de un proyecto “x” se toman la cantidad de reuniones y se miden los ratios salariales por personas, por horas, etc., involucrados en cada una de ellas. De esta forma, si el proyecto quedara inconcluso, sabremos efectivamente cuanto tiempo, dinero y recursos hemos perdido. Si en cambio, el coste de las reuniones ha sido más significativo que el proyecto propiamente dicho, entonces también nos será útil para repensar y rediseñar los próximos proyectos contemplando estas métricas.

No obstante, y como hemos venido diciendo, la procrastinación es otro de los aspectos que también desaparece gracias a la aplicación de las herramientas de gestión de tareas KANBAN, SCRUM y TOBU MATRIX, entre otras. Si bien ya las hemos descrito brevemente en un artículo anterior, agregaremos que todas ellas son aplicables y altamente efectivas tanto el plan de rediseño sistémico de reuniones, como para la agilización de cada reunión propiamente dicha.

JoanMa Torres, nuestro referente especialista en las metodologías que favorecen que las cosas sucedan en las organizaciones, resume a la perfección el aspecto sobresaliente de cada una de esas técnicas:

  • Medidas sistémicas para lograr reuniones efectivas: MENOS ES MÁS.
  • Herramientas operativas y ágiles para gestionar mi focus: TOBU MATRIX.
  • Técnicas para hacer que las cosas sucedan: SCRUM, KANBAN.
  • Trazabilidad precisa de las actividades: REGISTROS AGILE.
  • Predictibilidad máxima sobre los objetivos: LOTIFICACIÓN.

“El trabajo se expande hasta llenar el tiempo que disponemos para su realización.” Sir Parkinson

Los valores humanos son la clave del éxito…y aquí los medimos.

Es mucho más fácil mejorar lo que se puede medir.

En la mayoría de las empresas nos encontramos con problemas parecidos: queremos vender más; queremos incrementar la vinculación de los empleados; queremos saber por qué nuestra empresa está estancada; por qué aún trabajando mucho los márgenes son escasos; por qué no conseguimos atraer al talento joven; por qué no sabemos cómo innovar, etc. Lo cierto es que aunque cada empresa es un caso distinto, los factores que determinan su nivel de crecimiento son comunes.

Xavi Roca-Cusachs, uno de los cofundadores de Human Leadership define brevemente los motivos por los cuales saltar de nivel, para las empresas, es casi una obligación: “las empresas no se dan cuenta de cuánto dinero les reportan los valores que tienen ni cuánto les está costando el hecho de no estar alineados con algunos cruciales. La mayoría de empresas quieren crecer pero ¿está su empresa desarrollando esos factores esenciales que generan un crecimiento sostenible?”.

En tal sentido, Human Leadership ayuda a las empresas a crear su propio Level Up. ¿Cómo? En nada más que tres pasos para diseñar una Estrategia de Crecimiento Humano y Empresarial que permite a la organización saltar de nivel en todos los sentidos. Esos tres pasos son:

1. El diagnóstico inicial: ¿cuál es el nivel de la empresa?

Este test al que cualquier empresa puede acceder rápidamente y en forma gratuita detecta en qué nivel está la empresa, cuáles son sus fortalezas y debilidades, qué necesidades de desarrollo humano tiene y cómo cubrirlas. Desde ese punto de partida, que no es ni más ni menos que un diagnóstico, el equipo multidisciplinar de Human Leadership define cómo pueden ayudarla a crecer en lo que es importante para ellos, independientemente del nivel en el que se encuentre y sin imponerle una estrategia externa y cerrada.

Se trata de tomar la necesidad de la empresa y de acompañarla para hacerla crecer en una espiral de valores nutritivos para el equipo, los clientes y la sociedad, resultando todo ello en más productividad, más innovación, mejor imagen de marca, mejor fidelización de clientes y mejoras substanciales en el ambiente de trabajo.

2. Sobre cada nivel y sobre la construcción de la estrategia.

Teniendo en cuenta el diagnóstico inicial, el equipo profesional diseña una estrategia que asegura un crecimiento/enriquecimiento humano y empresarial que se adecua a las necesidades particulares de desarrollo. Es decir, incluso aquellas que coinciden en un determinado nivel, pueden requerir estrategias diferentes. Repasemos cada nivel:

  • Nivel 1: Survival.

Empresa con serios problemas que amenazan su supervivencia. Hallamos empresas con enormes valores y potencial, pero con problemas de liquidez o perspectivas graves de beneficios. A veces por cambios en el mercado, a veces por no haber sido capaces de generar productos innovadores y otras por falta de unión del equipo. Es necesaria una intervención urgente para alinear qué se está haciendo, qué se quiere hacer y dónde se quiere llegar.

  • Nivel 2: Stand Alone.

Empresas estancadas en su producción y amenazada por falta de renovación. Normalmente son compañías que trabajan muchas horas; están muy ocupadas produciendo con márgenes estrechos; tienen clientes menguantes, y están tan ocupadas que no tienen tiempo ni fuerzas para innovar y crear el producto que hará rebrotar la empresa. En este nivel, la intervención supone acompañarlas para que puedan adoptar formas diferentes y creativas para sumar valor en sus productos y/o servicios y/o formas de vender adaptadas a las circunstancias para poder dejar de sufrir por los ingresos.

  • Nivel 3: XXth Century.

Este es el nivel en el que se encuentran la mayoría de las grandes empresas españolas de hoy. Son clásicas, están lideradas verticalmente -desde arriba hacia abajo-, son solventes y tienen una buena capacidad productiva, aunque están limitadas por un modelo laboral poco flexible. En estas empresas se paga el talento y ¡no se aprovecha! Rigidez, sobrevaloración del cargo, desaprovechamiento del conocimiento acumulado en las capas bajas, etc. Si se aprovechara el potencial de todo el equipo en coordinación, entonces los resultados sorprenderían.

  • Nivel 4: From Good to Great.

En este nivel están incluidas las empresas que trabajan enfocadas en claros objetivos económicos. Los trabajadores tienen libertad, responsabilidad, compromiso y un nivel de crecimiento muy alto. Son el ideal de muchos empresarios y sin embargo todavía se puede mucho más.

  • Nivel 5: Conscious Capitalism.

El capitalismo consciente en la empresa supone trascender el propio beneficio en búsqueda de impactar positivamente en el mundo. Es decir, se trata de preguntarse: ¿cómo es posible, desde la empresa, mejorar el mundo? ¿Cómo podríamos crear productos y servicios o enfocar toda empresa hacia algo más grande que sólo ganar dinero? En esa búsqueda y orientación aparecen muchas y grandes oportunidades de mercado, de productos y/o servicios y los equipos y las personas se alinean en torno a un proyecto con mucho más sentido y valor. ¡Es aquí donde realmente encontramos la pasión! Los empleados dejan de sentir que trabajan para sentir que están ayudando al mundo.

  • Nivel 6: Flow State.

Cuando hablamos de puro talento estamos hablando de genialidad. Estamos hablando de personas capaces de convertir cualquier dificultad en oportunidad, capaces de soñar lo que todavía no está inventado, capaces de centrarse profundamente en la tarea presente, conocedoras de sus límites y con garra para superarlos, conocedoras de sus capacidades y dispuestas al servicio de algo más grande que el dinero. Un proyecto que revolucionará la forma de vivir. ¿Te atreves a liderar tu empresa hasta aquí? ¿Te atreves a entrar en los libros de historia?

3. Consultoría y Formación. Intervención personalizada.

Todas y cada una de ellas son diseñadas para poder acompañar a cada empresa a evolucionar y para enseñarles las herramientas que les permitirán afrontar el cambio constante hacia el crecimiento. Cada empresa una estrategia porque cada necesidad requiere atención personalizada. Puede ser acompañamiento/formación al equipo directivo, RRHH, ventas, marketing,  producción, etc. Un proceso que acompaña el equipo profesional de Human Leadership, que cuenta con enorme experiencia, gran sabiduría y amor por su trabajo.

“Todos ganamos si trabajamos para crear aquello que soñamos: un mundo que integre a las personas por encima de todo y que promueva el liderazgo humano como una forma de liderar que despierta la pasión en la empresa, para que todo ello resulte en productividad y felicidad”. 

Técnicas de Ventas con PNL y Neurociencia: una formación rápida, potente y eficaz.

La Neurociencia tiene como función investigar y estudiar cómo los procesos cerebrales condicionan de una manera clara la conducta y la toma de decisiones de las personas, a partir de la obtención de información sobre las áreas del cerebro que se activan ante determinadas situaciones o estímulos. De hecho, es hoy la herramienta más influyente en cantidad de áreas como el marketing, la política, la negociación, las ventas y un largo etcétera.

En las ventas en particular supone una herramienta de altísimo valor, pues nos revela qué motiva a una persona a la hora de comprar o consumir un producto o servicio. Como señala Javier Ortego, creador de este curso de ventas de alto impacto, “al comprender la relación entre la mente y la conducta del comprador/a se puede obtener siempre una ventaja en la venta y en la negociación”. Entre otras cosas porque nos enseña a leer la mente del consumidor/a y a conocer los aspectos que le incitan a comprar para que sea posible persuadirlo/a y/o influenciarlo/a en su decisión. 

Un curso para lograr + Impacto + Persuasión + Resultados.

Por ejemplo, los patrones mentales son los atajos que toma el cerebro que utiliza para leer e interpretar lo que sucede fuera. Ahora bien, más allá de la teoría y para una mejor comprensión y asimilación, nuestro especialista nos acerca ejemplos prácticos, cotidianos y familiares. Una de las situaciones que compartía conmigo durante la entrevista, además de divertirme, hizo que me sintiera identificada. ¿De qué iba el ejemplo? Sin revelar demasiado, diré que se trababa de una mujer que sin lógica alguna acababa comprándose una falda que no necesitaba y dos tallas más pequeñas que la suya (sí, he dicho antes que podía ser yo).

¿Realmente le hacía falta o el sentido de la escasez del cerebro primitivo así se lo hizo creer y el cerebro racional optó por hacerle caso?

Por supuesto, él lo cuenta de forma tal en la que lejos de generar culpa, genera entendimiento. La situación la expone porque nos acerca a comprender cómo funciona el cerebro, cuánto de emoción y cuánto de razón se ponen en juego en el proceso decisorio de la compra. Aunque no es el único caso en el que nos lleva a lo cotidiano para comprender; por ejemplo, la persuasión nos la recrea y nos invita a ponerla en práctica dentro de la relación de pareja.

Cada ejemplo está rigurosamente pensado y, con el mismo rigor, se lleva a la práctica profesional. Es decir, siguiendo con el ejemplo de la falda, el sentido de la escasez no lo hemos mencionado de forma casual; para saber cómo funciona necesitamos comprender primero qué es lo que lo activa. Una vez entendido, entonces el especialista nos enseña técnicas para generar esa sensación en nuestros clientes.

Como un estupendo resumen de lo que este curso significa, citaré las palabras de César Losada, CEO Grupo KüchenHouse: “Javier consiguió despertar el interés de toda la organización que además de dejarnos sorprendidos, nos regaló la capacidad de seguir evolucionando los conceptos sin su presencia. Impresionante formación. Excelente formador y excelente persona”.

Y me pregunto luego de esto, ¿cuántas formaciones nos dejan como oportunidad la posibilidad de seguir capitalizando lo aprendido de forma independiente; es decir, sin necesidad de recurrir al profesional? 

Sobre la modalidad, el público objetivo y el impacto.

Este curso de ventas para empresas está especialmente diseñado para alcanzar los mejores resultados en una formación rápida, efectiva y de alto impacto orientada a las necesidades concretas de la empresa y sector. Para ello integra una diversidad de técnicas de probada efectividad y otras más innovadoras basadas en los descubrimientos más recientes de la Psicología, la PNL y la Neurociencia.

Se trata de una formación imprescindible para comerciales, vendedores y vendedoras profesionales, personas que están en contacto con clientes, directores, líderes de equipos y un largo etcétera. De hecho, en cualquiera de sus modalidades: presencial u online, tiene un enfoque mayormente práctico que incluye role-plays cortos y dinámicos, ejemplos visuales, anécdotas, experiencias y una cantidad de casos cercanos y reales que facilitan la asimilación del aprendizaje y su inmediata incorporación a la cotidianeidad profesional.

Sobre la trayectoria, la excelencia  y el reconocimiento del formador.

Javier Ortego ha desarrollado su experiencia profesional como directivo en grandes multinacionales como Coca-Cola, Mars, Schweppes, Cadbury, San Miguel y QDQ “La guía útil. Desde su sólida formación y su impecable experiencia y trayectoria ha impartido e imparte diferentes formaciones de alto nivel en instituciones como IE Business School, ESIC, ICADE, IESE, entre otras.

No obstante, como si todo lo anterior no fuera suficiente, nuestro especialista ha sido nombrado por The Economist como uno de los 100 mejores profesores del mundo -Best World Professor Award-.

Algunos de los beneficios de la formación para los equipos de ventas:

  • Conocer cómo funciona la mente del cliente para despertar el mecanismo de compra.
  • Utilizar la persuasión para influir positivamente y mejorar los resultados de la gestión.
  • Conseguir credibilidad y empatía y dominar la comunicación consciente e inconsciente.

Algunos de los beneficios para la organización:

  • Incrementar las ventas.
  • Aumentar el ratio de cierre por entrevista de venta.
  • Disminuir el tiempo de realización de la venta y del período de maduración.

Sobre todo, oxigenar la profesión, recuperar la ilusión y la motivación para vender.

Autoconocimiento y Empatía: 2 piezas fundamentales para la Felicidad en el Trabajo.

La felicidad es un estado de ánimo que supone satisfacción. Quien está feliz se siente a gusto, contento/a, incluso realizado/a. Está comprobado que una persona feliz en el trabajo está más motivada, más comprometida, es más productiva, se comunica mejor y construye relaciones más saludables. No obstante, diferentes estudios también han demostrado que aunque todas las personas aspiramos a ser más felices, a menudo actuamos priorizando otros aspectos como el salario, el estatus o el reconocimiento. ¿Por qué ocurre esta contradicción? Veamos un poco más.

Lo cierto es que en muchas ocasiones no sabemos qué es lo que nos hace felices porque vivimos y tomamos decisiones desde esa forma de actuar que se asemeja al piloto automático. Sin entender lo que nos hace realmente felices, como mencionábamos en el párrafo anterior, muchos/as de nosotros/as buscamos fuera distintas compensaciones en forma de dinero, estatus y/o reconocimiento, comprobando cada vez que todo ello no son más que gratificaciones efímeras. Sólo cuando entendemos que la verdad ocurre justamente en el camino inverso, es decir desde dentro hacia fuera, entonces intentamos reconectar con nosotros/as.

Ayudar a mejorar la felicidad de las personas en entornos laborales es el propósito por el cual Joaquín Viñas ha diseñado e imparte este programa de desarrollo Felicidad en el trabajo y Rendimiento 10. Un abordaje estructurado en 5 sesiones, cuyo comienzo supone un orden inalterable y un pilar necesario para desarrollar todo lo que viene después: autoconocimiento y empatía.   

Autoconocimiento. La relación intrapersonal.

“Un hombre viaja por el mundo buscando lo que necesita y regresa a casa para encontrarlo”. George Moore.

En esta primera etapa Joaquín nos invita a salir del piloto automático y a estar presentes para descubrir cómo es nuestra relación con nosotros/as mismos/as, cómo son nuestros diálogos internos, cuáles son nuestras emociones y cómo nos sentimos. Para ello, nos acerca a la práctica de la inteligencia emocional que es la que nos permite saber qué es una emoción y entender cómo funciona. También nos presenta diferentes dinámicas y herramientas que nos permiten conocer nuestras fortalezas y debilidades vinculadas sobre todo a nuestro bienestar dentro de la organización y desde las que podemos empezar a trabajar.

El objetivo de esta primera sesión del programa es conseguir que las personas se conozcan a sí mismas, se exploren, se comprendan, se dejen sorprender y se quieran más. La toma de conciencia es el primer paso para que todo eso pueda ocurrir, es la que nos permite identificar cuándo estamos bien, cuando no, qué situaciones nos generan nervios, estrés e incluso frustración, para después poder gestionarlo.

Es decir, se trata del punto de partida que nos permite identificar qué es lo que necesito mejorar para ser más feliz en el trabajo y, entendiendo que cada uno/a es único/a, estas cuestiones pueden ser igual de diversas. Mientras algunos/as necesitarán encontrar mejores maneras para gestionar su estrés o su gestión del tiempo, otros/as necesitarán maneras que les permitan sobrellevar mejor su frustración o su hábito de procrastinar.

Empatía. Las relaciones interpersonales.

“Trata de comprender antes de ser comprendido”. Stephen Covey.

La empatía no se trata de un don especial con el que nacemos, sino de una cualidad que todos poseemos y desarrollamos en mayor o menor medida. No obstante, como bien nos señala Joaquín, podemos trabajar en ella y potenciarla en cualquier momento del ciclo vital.

Efectivamente, la empatía constituye una pieza clave en las relaciones interpersonales porque nos permite, a partir de haber identificado nuestras propias emociones, desarrollar naturalmente la capacidad de captar, entender y comprender -sin juzgar- qué emociones está transitando la otra persona, qué piensa y cómo se comporta. Es fundamental para ello trabajar en la observación, la escucha activa y la comprensión del/la otro/a, ya que no se trata de estar de acuerdo o compartir lo que dice, hace o piensa, sino simplemente de entenderlo/a. 

Cuando por fin alcanzamos cierto nivel de entendimiento resulta mucho más fácil gestionar esas situaciones en las que discrepamos, debatimos o tenemos que resolver conflictos con otras personas porque estamos más receptivos/as, más predispuestos/as a escuchar, respetar y considerar la opinión del/la otro/a. Incluso nos facilita el ejercicio de la influencia positiva, algo tan necesario en los equipos de trabajo, en el liderazgo y en los diferentes procesos de negociación y atención al cliente de cualquier organización.

Una primera sesión que es un pilar fundamental del Programa.

Entre otras cosas porque sólo empezando por el autoconocimiento y la empatía podrá generarse el alto impacto que este programa tiene sobre el bienestar de las personas dentro de la empresa (y fuera de ella). Ahora bien, una vez que hemos reconectado con nosotros/as mismos/as, que hemos tomado conciencia de nuestros estados, diálogos internos y emociones, y que hemos aprendido a identificar estos mismos estados en los demás, entonces tenemos que aprender a gestionarlos, de modo que podamos mejorar nuestro bienestar en el trabajo.

Sobre el “cómo” lo hacemos, hablaremos en próximos artículos…

Conoce nuestro Programa de Desarrollo «Felicidad en el Trabajo y Rendimiento 10».

Programa de Humanización Empresarial: Dirección por Valores y Visión Compartida.

Programa de Humanización Empresarial: Sabiduría y Liderazgo.

La Dirección por Valores (DpV) es un modelo de liderazgo estratégico que desarrolla la dimensión humana en la organización. “Esta herramienta impulsa un equilibrio de valores económicos, éticos y emocionales en las personas, para que sean más autónomas, responsables y creativas en relación con su trabajo y, sobre todo, para que se entusiasmen con lo que hacen”. Así la define Salvador García, uno de los creadores del término junto a Shimon Dolan.

En cierta forma, este modelo de Dirección por Valores surge en las empresas del siglo XXI y supone -sin desatender los resultados del negocio- darle predominio a los valores relacionados con la conducta y el comportamiento los/as empleados/as. Estos, al estar alineados con los propios valores de las personas, consiguen mejorar en productividad, eficiencia y permiten un rendimiento más positivo. Pero además, es un modelo de management que contempla aquellas variables que ya han dejado de ser tendencia para convertirse en una realidad. Entre ellas:

1.- Perfiles profesionales con mayor conciencia ética y responsable, más moral y socialmente comprometidos.

2.- Liderazgos rígidos que evolucionan a liderazgos facilitadores de la co-creación y la cohesión interna.

3.- Desverticalización y descentralización de las estructuras empresariales.

4.- Crecimiento de consumidores conscientes, con valores sociales y medioambientales legitimadores del proyecto de empresa.

Ahora bien, ¿qué son los valores?

Los valores son guías para la acción; son principios que dan sentido a las instituciones y generan cohesión y eficiencia productiva cuando son compartidas. Entre otros, podemos mencionar la eficiencia, el orden, la confianza, la integridad, la innovación, la flexibilidad y la honestidad. Lo realmente importante es que esos valores estén alineados con el propósito de la empresa y que propongan un equilibrio entre los aspectos económicos, éticos y emocionales. Una empresa con valores reconoce a sus empleados/as, les da voz, les escucha, les invita, les permite un adecuado equilibrio entre las necesidades del trabajo y de la vida y promueve su salud física, mental y emocional.

De esa forma, la DpV crea un vínculo emocional entre las/los empleadas/os y la organización que difícilmente pueda ser compensado de otra manera. En tal sentido, Ana Isabel Delgado Cánovasnuestra experta en Humanización Empresarial, creadora de H2o Organizaciones y Personas y del Programa Sabiduría y Liderazgo, nos señala algo muy importante: “es necesario que los valores que se definan sean genuinos y que no se trate de palabras sueltas, de un slogan o de maquillaje”. Es decir, como palabras, no significan nada. Pero cuando los valores son compartidos y cuando se traducen a nivel de acción y comportamiento, se convierten en algo muy poderoso que trasciende a la organización y que impacta positivamente en todos los sistemas de los que es parte y en todas las direcciones.

Sobre el liderazgo y la visión compartida.

Porque como bien habíamos mencionado, no se trata sólo de aclarar y comunicar nuestros valores, propósito y sentido; también hay que incorporar todo ello en cada una de las prácticas diarias que las personas llevan adelante en la organización. Y en todo esto, los/as líderes de gestión juegan un papel crucial. Veamos más.

Como habíamos visto en artículos anteriores, los/as líderes tienen una importante influencia en el clima interno de una compañía, ya que son los referentes más próximos de los equipos de trabajo y el nexo más consultado por la dirección. En tal sentido, son los/as primeros/as que tienen que trabajar en su propia transformación para conseguir la madurez y la coherencia necesaria en su propio liderazgo y para hacer que las personas, los equipos y la empresa consigan una transformación verdadera, coherente, profunda y sostenible.

Sobre los beneficios del Programa.

Si entendemos que una ventaja competitiva es aquello que nos diferencia positiva y significativamente de nuestros competidores, el hecho de implementar la Dirección por Valores -a través de este Programa- nos permite buscar coherencia y equilibrio entre los valores económicos, éticos y emocionales de todo el ecosistema empresarial. Sobre todo, nos permite poner el acento en dos grandes beneficios:

  • Incrementar el compromiso, la motivación, el sentido de pertenencia y la energía creativa de las/os empleadas/os y de los equipos de trabajo.
  • Aumentar la satisfacción vital de las/os clientes, socios/as y/accionistas a partir la puesta en práctica de los valores y entendiendo la aportación que significan a la hora de “hacer” por un mundo mejor.

Este equilibrio permite una sinergia en la que lo tangible y lo intangible se unen, trascienden y dejan huella.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?