• +34 937 683 635
  • direccion@namagazine.es
  • Lunes a Viernes · de 9,00 a 19,00 horas

Inteligencia Conversacional: aprende a gestionar conversaciones difíciles de manera efectiva.

Conversar es mucho más que hablar.

“¿Cómo se lo digo?; el arte de las conversaciones difíciles”, además de ser el título de los libros de Enrique Sacanell y herramienta sustancial de este programa formativo, supone una de nuestras inquietudes más habituales, sobre todo cuando se trata de cuestiones naturalmente complejas de decir. Lo cierto es que en la mayoría de los casos no encontramos la respuesta o accedemos a formas repetidas que ya fracasaron en el pasado. De esta forma, muchas conversaciones sobran y otras tantas brillan por su ausencia.

Todos creemos que sabemos conversar, pues es algo que hemos hecho y hacemos todo el tiempo, sin embargo, hay una gran diferencia entre hablar y conversar. Hablar es algo que aprendemos naturalmente desde la infancia y, producto de nuestra educación, enriquecemos el proceso con más vocabulario y con el conocimiento de sus distintas formalidades. No obstante, algo muy distinto es considerar cómo conversamos con otras personas; es decir, cómo las escuchamos, cómo les respondemos, cómo son nuestras emociones en ese momento y un largo etcétera. Ciertamente, no hemos recibido educación específica en relación a cómo gestionarnos durante este proceso y es por ello que conversamos aplicando la básica ecuación prueba-error.

Entonces, ¿existe una fórmula para aprender a conversar?

Más que fórmulas o recetas mágicas, existen habilidades y competencias concretas que son aplicables a las conversaciones en general y, sobre todo, a las conversaciones difíciles. Efectivamente, es la inteligencia conversacional la habilidad que nos facilita comunicarnos con otras personas de manera constructiva, siendo capaces de mostrar nuestras opiniones, inquietudes y opiniones con respeto y de escuchar con la intención de entender. Este es uno de los grandes objetivos de esta formación en Inteligencia Conversacional.

Entre otras cosas, constituye una aportación sumamente valiosa para todos aquellos profesionales que en el ámbito organizacional estén expuestos a conversaciones difíciles de forma más o menos frecuente. El objetivo es facilitarles una serie de herramientas para que todos ellos puedan mantener esas conversaciones postergadas y/o repetidas hasta el cansancio y sin éxito.

Ahora bien, ¿cuáles podrían considerarse conversaciones difíciles?

Dentro del marco organizacional, las conversaciones difíciles suelen ser muchas, sobre todo en posiciones o puestos que tienen trato habitual en todas las direcciones: con pares, superiores y personas a cargo. No obstante, en cualquier nivel, todas ellas tienen en común el hecho de generar cierta incomodidad, de ser difíciles de afrontar y/o de mantener y de concretar de forma efectiva. Como hemos señalado, independientemente de la jerarquía que involucre, igual de complejo puede resultar una reunión para establecer objetivos, buscar recursos y/o rendir cuentas, como el hecho de colaborar con otros equipos de trabajo, compartir recursos, supervisar, corregir y/o reconocer desempeños.

¿Qué beneficios obtiene incluir la IC en la cultura empresarial?

Como hemos mencionado con antelación, la organización es una red compleja de conversaciones. De esta forma, si las personas aprenden a comunicarse con claridad y respeto, entonces pueden intercambiar opiniones, expresarse sin miedo y, sobre todo, construir a partir de las diferentes aportaciones. Además, los conflictos pasan a ser oportunidades de mejora, ya que todas las voces son escuchadas y contribuyen a enriquecer los procesos y la confianza. 

Programa Intensivo Inteligencia Conversacional.

Con un formato presencial, un temario rigurosamente seleccionado, un enfoque mayormente práctico y un material de apoyo que cuenta, por ejemplo, con el libro de Enrique Sacanell y con él mismo como formador -entre otros/as profesionales de reconocida trayectoria-, este Programa resulta invaluable para profesionales que entienden que la calidad de sus conversaciones define la calidad de su trabajo

Entre otras cosas, este programa permite que los/as participantes aprendan a:

  • Generar un contexto de confianza para que una conversación pueda fluir cómodamente.
  • Escuchar activamente para dar sentido al lenguaje verbal y no verbal.
  • Diseñar estrategias para abordar exitosamente conversaciones difíciles.
  • Gestionar las emociones y permitir que emerjan adecuadamente en la conversación.
  • Incorporar herramientas para que la conversación genere acción.

“Las organizaciones son red de conversaciones, en consecuencia, la calidad de las mismas impacta cualitativa y cuantitativamente en los resultados de la empresa”. María Carrascal, directora de Emana.

Visual Thinking: alcance, beneficios y aplicaciones.

De alguna forma, dos de las competencias profesionales más demandadas del siglo XXI son la innovación y la creatividad. De hecho, suponen uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan profesionales del mundo de la consultoría y el coaching, personal educativo y líderes de gestión dentro de la empresa y fuera de ella. No obstante, aunque no existe el ADN creativo o innovador, existen herramientas que favorecen el desarrollo de ambas competencias.

Algunas de ellas como el Visual Thinking nos permite ampliar nuestra capacidad para mirar, escuchar e interpretar y contemplar cuestiones que naturalmente pasarían desapercibidas; nos permite comunicar lo complejo de forma sencilla y comprensible; nos permite crear e innovar sobre todos los procesos de trabajo para encontrar nuevas y mejores maneras de hacer que resulten más eficientes y efectivas.

Sobre el Visual Thinking; mucho más que dibujar.

Es habitual asociar -equívocamente- esta herramienta al simple hecho de hacer dibujos. ¿Cuál es la consecuencia de pensar de esta forma? Entre otras cosas, que nos genere cierta inhibición adulta, tan lejana al espíritu lúdico que nos inspiraba a dibujar libremente cuando éramos pequeños. Lo cierto es que el Pensamiento Visual, mucho más que dibujar, supone una interpretación de la realidad sintetizada, organizada y estructurada que nos permite ver la información de forma global, asimilando la complejidad de la misma y permitiendo un aprendizaje y/o una interiorización más rápida y eficiente.

Por ello, no nos referimos a la capacidad de dibujar como talento artístico, sino como la capacidad de hacer líneas, cuadrados, círculos y otras figuras geométricas de poquísima complejidad, cuya finalidad es hacer común algo, generar  alineación, compromiso y/o visualizar nuevas soluciones o escenarios posibles.

Sobre el alcance de la herramienta y el impacto.

Gracias a su simpleza, es aplicable a diversas situaciones y procesos que pueden ser resueltos de forma inmejorablemente diferente, creativa y eficaz. Durante los procesos de brainstorming, por ejemplo, nos ayuda a agilizar la generación de ideas sin necesidad de hablar o de explicarlas y, a su vez, ayuda a nuestro cerebro a pensar más rápido y a ser capaz de generar nuevas ideas a partir de las ya expuestas. Otros procesos habituales podrían ser:

  • Planificación y toma de decisiones estratégica.
  • Innovación en productos y/o servicios.
  • Presentación de modelos de negocio.
  • Exploración de nuevos mercados.
  • Estrategia de fidelización de clientes.
  • Identificación de áreas de mejora.
  • Selección de Personal.

En procesos de coaching puede ser una propuesta sumamente práctica cuando existen bloqueos para la definición, para la acción, o bien cuando se evalúan nuevas soluciones a intentar. En cualquier caso, cuando vemos nuestras palabras y nuestros pensamientos expresados frente a nosotros/as y plasmados sobre el papel en el momento presente, tomamos mayor conciencia de lo que está ocurriendo; entendemos un poco mejor, somos capaces de ver un poco más allá y, eventualmente, ajustar el proyecto y evaluar otras posibilidades.

Sobre las bases del Pensamiento Visual.

Actualmente es un recurso muy utilizado en procesos de creación e innovación en las empresas, numerosas compañías de éxito han implantado esta herramienta en los procesos creativos con excelentes resultados. Además, está basado en algunas de las revelaciones de la neurociencia; por ejemplo:

  • El cerebro piensa mejor en imágenes. Efectivamente, procesa información visual 60.000 veces más rápido que texto y, en consecuencia, requiere mucho menos esfuerzo mental interpretar un dibujo que entender un texto.
  • Las imágenes ayudan a descubrir relaciones entre objetos. Sobre todo esas que de otro modo quizá no seríamos capaces de ver y que pueden dan lugar a nuevas ideas y soluciones que nos permitan innovar.

Sobre el curso, la modalidad y la metodología.

Este curso de Visual Thinking creado por Emana y Muxote Potolo Bat, nos conecta con esta capacidad para desarrollar una lectura que va más allá de lo dicho y de cómo dibujar la escena; nos conecta con aquellas claves invisibles que hacen que cada encuentro, cada reunión, cada conversación sean únicas y nos da herramientas para que así lo plasmemos a través del lenguaje visual.

Teniendo en cuenta esas premisas, la formación -en cualquiera de sus modalidades: presencial, online o in company-, aplica una metodología basada en el learning by doing que apunta a que cada participante pueda rápidamente capitalizar e incorporar todo lo aprendido. Entre otras cosas, también les permite entrenar habilidades prácticas para el desarrollo de las competencias como la escucha, la sistematización de la información y la visualización de conversaciones significativas.

Por último, cito parte de las palabras de Nerea Burgoa, Dra de RR.HH. y comunicación, que resume exquisitamente la experiencia de esta formación: “ha sido para mi muy interesante descubrir un nuevo lenguaje; tomar contacto, atreverme, descubrir y ver la utilidad de manera práctica y también divertida. La maestría y profesionalidad de Miryam Artola, que sabe hacer fácil lo difícil, te ayuda a lanzarte y ha sido determinante”.

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?