• +34 937 683 635
  • direccion@namagazine.es
  • Lunes a Viernes · de 9,00 a 19,00 horas

¡Aprende a relajarte! Las mil formas de la ansiedad

“La tensión es quien crees que deberías ser. La relajación es quien eres”. Proverbio chino.

Todos sabemos que la ansiedad tiene múltiples formas de manifestarse. Aún así, muchas veces se trata de alarmas que ignoramos como efecto de vivir en piloto automático, o que incluso evitamos para no aceptar que algo nos está pasando. Como consecuencia de esta actitud, adoptamos distintas estrategias para anestesiar y/o combatir cada uno de esos molestos síntomas. Sin embargo, también sabemos que esto funciona durante un tiempo, hasta que nuestro cuerpo, con toda su sabiduría, nos recuerda con mayor o menor intensidad que hay algo que tenemos que revisar. Seguir mirando para otro lado es una opción, pero mucho antes que después hará que tengamos que preocuparnos en vez de ocuparnos.

Y lo cierto es, ¿a quién engañamos más que a nosotros mismos? ¿Qué especie de autosabotaje promovemos al no actuar cuando aún estamos a tiempo? ¿De verdad creemos que mantenernos es esa aparente zona de confort nos evitará males mayores? A veces incluso tratamos de racionalizar esa conducta tan irracional de dejar pasar o de evitar, que paradójicamente, aumenta las manifestaciones de ansiedad.

Cualquiera que sea la causa, es decir, ya sea que estemos atravesando una situación personal o profesional inevitable y difícil, como si no nos resulta posible asociarlo a una causa externa evidente, necesitamos actuar para recuperar el bienestar.

Veamos sólo algunos de esos síntomas:

  • Emocionales: llanto o risa nerviosa, susceptibilidad, apatía, frustración, irritabilidad, cambios de humor repentinos.
  • Mentales: preocupación excesiva, descuidos, rumiación, dificultad para concentrarse y/o conciliar el sueño.
  • Físicas: taquicardia, tensiones, hormigueos, dolor de cabeza o articular, etc.

Como hemos mencionado en artículos anteriores, la ansiedad por sí misma no es mala, ya que nos alerta y nos motiva para hacer frente a los peligros; sólo se convierte en un problema cuando los síntomas se vuelven frecuentes y/o cuando cobran mayor intensidad, independientemente de si hay o no una causa clara que favorezca su aparición o repetición. Ponemos especial acento en esto último, porque los síntomas sólo vienen a avisarnos que la solución -todavía- está en nuestras manos.

¿Empezamos? 4 semanas de entrenamiento para la reducción del estrés y el bienestar emocional.

¿Cómo? A través de la Auto Relajación Consciente (ARC). Metodología que nos facilita herramientas y técnicas para desarrollar un estado de relajación inmediata en cualquier circunstancia cotidiana, que además no requiere de posturas imposibles, oscuridad, silencio o música terapéutica; por el contrario, nos invita a aprender a relajarnos mientras transcurre nuestra cotidianeidad y en medio de cualquier actividad.

Cuando a través del entrenamiento por fin comprendemos el impacto de la ansiedad en nuestra vida y en nuestra su salud, también tomamos dimensión de cómo esta afecta a nuestras relaciones y entornos. Desde ese estado pocas cosas fluyen, simplemente porque tampoco lo hacemos nosotros. Pensemos, por ejemplo, en la mala predisposición que tenemos cuando nos duele la cabeza, cuando estamos de mal humor o cuando nos resulta imposible concentrarnos; incluso cuando todo eso ocurre al mismo tiempo. Ciertamente, este cuadro de situación nos pone en un estado de alerta casi constante en el que sólo nos importa reaccionar a tiempo y combatir cada síntoma, en vez de aprender a gestionar el mensaje que estamos recibiendo.

Por ello, trabajar en nuestra autorregulación, además de tratarse de un desafío mucho más simple de lo que creemos, tiene resultados inmediatos en nuestro bienestar que empiezan a suceder en el día 1 del entrenamiento, sin vueltas, sin técnicas complicadas e integrando todas nuestras dimensiones personales como una unidad: cuerpo, mente y emoción.

Como señala el proverbio chino de la introducción, anímate a Ser y a hacer más y mejor desde un estado de auténtica serenidad y bienestar.

Auto Relajación Consciente: recupera la magia del momento presente.

Zygmunt Bauman, el reconocido sociólogo polaco y creador del concepto de la modernidad líquida, señalaba que “el viejo límite sagrado entre el horario laboral y el tiempo personal ha desaparecido. Estamos permanentemente disponibles, siempre en el puesto de trabajo”.

Hemos llegado a un punto en el que pasamos más tiempo frente a pantallas que frente a otras personas y la velocidad con la que suceden las cosas hace que nos acomodemos a ello -como sea- y sigamos adelante adaptándonos a esa realidad tantas veces incómoda. Efectivamente, la sociedad actual se caracteriza por la aceleración, la sobre-estimulación, la dispersión y la multitarea y, producto de ello, nos hemos vuelto personas estresadas, ansiosas, con prioridades confusas y con relaciones y vínculos muchas veces fugaces y livianos. Incluso la relación con nosotros/as mismos/as ha entrado en una especie de eterna postergación.

Aún conscientes de todo ello, nos encontramos trabajando cada vez más horas y restringiendo cada vez más los espacios personales. ¿Cuál es el resultado de estar siempre disponibles? En parte, la omnipresencia tecnológica ha hecho que decir que “no” haya dejado de ser una opción. Sin embargo, a diferencia de nuestros dispositivos electrónicos, cuando llegamos al mínimo de energía no podemos conectarnos a nada para recuperarla. Somos nosotros los que tenemos que aprender a administrarla y recuperarla para no acabar agotados/as y arrancar cada día con lo mínimo indispensable.

Auto-Relajación Consciente (ARC). Recuperar la vitalidad, la calidad y la presencia.

Está claro que nada podemos hacer para cambiar esa realidad en la que todo se mezcla con todo y en la que se desdibujan los límites de lo profesional, de lo personal y de lo social, aunque sí podemos intervenir en nuestra forma de reaccionar y relacionarnos con ella. Necesitamos dejar de estar sin estar y sumarle calidad y presencia a los momentos a solas, con los hijos, con la familia, con los amigos, e incluso conseguir más enfoque, energía y atención en el trabajo.

Es en este sentido que Luisa Vela, creadora y formadora del Método Auto-Relajación Consciente (ARC), ha diseñado este Programa de Entrenamiento de 8 semanas para la reducción del estrés y el bienestar emocional que, entre otras cosas, nos propone recuperar la magia del momento presente, de oxigenarnos, de regalarnos un paréntesis de calidad y de auto-conexión con nuestro cuerpo, con nuestras emociones y con lo que nos rodea.

El objetivo es que cada persona adquiera recursos, técnicas y herramientas para gestionar el estrés de su vida diaria, no sin antes comprender la influencia de éste en su salud, de tomar consciencia de su unidad cuerpo-mente-emoción y de saberse responsable de conseguir sus propios estados de serenidad y bienestar. Por todo esto, el Programa tiene un enfoque mayormente práctico para que cada participante pueda incorporarlo, integrarlo y aplicarlo en su vida cotidiana de inmediato.

Muchos beneficios físicos, mentales y emocionales.

Tras realizar este entrenamiento conseguiremos:

  • Aumentar la autoestima, el auto-concepto y la automotivación.
  • Mejorar la calidad y la presencia en el aquí y ahora; en el momento presente.
  • Aprender a priorizarnos y a respetar nuestro propio ritmo. Poder decir “NO” sin culpa.
  • Incrementar la calidad de los vínculos con uno/a mismo/a y con los/as demás.
  • Acceder a estados de mayor apertura, perspectiva y receptividad.
  • Reducir los niveles de estrés y ansiedad y aumenta la energía y la vitalidad.

Sobre todo, regalarnos ese paréntesis tan necesario en medio de la cotidianeidad que nos facilita desconectarnos del piloto automático y recuperar la magia del momento presente.

Auto-Relajación Consciente (ARC): reduce el estrés y la ansiedad definitivamente.

8 semanas para reducir el estrés y la ansiedad definitivamente.

Cuando nos enfrentamos a exigencias de nuestro entorno frente a las que tenemos que movilizarnos para la acción –estrés, o cuando anticipamos peligros experimentando sensación de amenaza –ansiedad– se activan en nuestro organismo una serie de cambios fisiológicos, encaminados a garantizar nuestra supervivencia mediante la lucha o la huida. Esta reacción es natural e imprescindible para la vida, pero cuando se produce de forma frecuente y continuada, tiene consecuencias desfavorables para la salud.

Entre la población española, por ejemplo, el exceso de actividad, la falta de tiempo y los problemas de cansancio y sueño son las causas más frecuentes de estrés. De hecho, nueve de cada diez ciudadanos, de entre 18 y 65 años, ha padecido estrés en el último año y cuatro de cada diez -el 42%- lo han sufrido de manera frecuente o continuada.(1)

Por todo ello, lo importante es que cada persona adquiera recursos, técnicas y herramientas para su conseguir gestionar el estrés de su vida diaria, independientemente de la actividad que realice. Con ese objetivo, Luisa Vela, creadora y formadora del método Auto Relajación Consciente (ARC), ha diseñado este programa de entrenamiento para la reducción del estrés y el bienestar emocional en 8 semanas, contemplando un marco teórico breve y riguroso que facilita la comprensión de los abordajes, aunque con un enfoque mayormente práctico para que cada participante pueda incorporarlo, integrarlo y aplicarlo en su vida cotidiana de inmediato.

Entrenamiento en 3 fases para un mayor empoderamiento personal.

Cabe señalar que lo que para alguien puede representar una situación de estrés, puede pasar absolutamente inadvertida para otras personas. Del mismo modo, las manifestaciones del estrés tanto a nivel  físico, mental y emocional pueden variar mucho de unas personas a otras.

En cualquier caso, la ARC apunta a que cada persona sea capaz de comprender la influencia del estrés y la ansiedad en su salud, que tome consciencia de su unidad cuerpo-mente-emoción y que aprenda a trabajar en su autorregulación para conseguir estados de serenidad y bienestar. La metodología aborda estas tres fases de trabajo que, aunque distinguimos cuáles son para una mayor claridad, en la práctica regular están integradas y suceden consecutiva y naturalmente.

  1. Relajación Física. Diferentes posturas y técnicas para aplicar en diversas circunstancias: caminando, en una reunión, practicando deporte, etc. Entre otras cosas, por ejemplo, se adquieren recursos para facilitar el sueño.
  2. Relajación Mental. Conseguida la relajación del cuerpo, la relajación mental va sucediendo y nos permite lograr estados de calma desde los que simplemente estamos presentes, sin enredarnos en diálogos internos, recuerdos y/o proyectos.
  3. Imaginación Focalizada. Desde el estado de calma físico y mental es posible desarrollar la habilidad de dirigir el potencial de la imaginación a fines deseados. Esta técnica nos permite: Imaginar, Visualizar y Crear.

Sobre el alcance de la ARC, los beneficios y un poco más.

Si bien este programa de entrenamiento está abierto para mejorar la vida de las personas en general, ofreciendo soluciones efectivas para una correcta gestión del estrés y la ansiedad, también se aplica puntualmente en entornos concretos. El contexto laboral, por ejemplo, suele ser un escenario de trabajo habitual para nuestra especialista, ya que la fácil, rápida y efectiva aplicación de la técnica la hacen especialmente útil en este ámbito.

Los beneficios físicos, mentales y emocionales de este entrenamiento son diversos.
Entre ellos podemos mencionar:

  • Mejora la autoestima, el auto-concepto y la automotivación.
  • Minimiza la aparición de actitudes reactivas y mejorar la calidad de nuestras relaciones.
  • Permite acceder a estados de mayor apertura, perspectiva y receptividad.
  • Mejora la atención, la concentración y el pensamiento creativo.
  • Revitaliza la energía y nos ayuda a corregir hábitos indeseados.
  • Reduce los niveles de estrés y ansiedad y aumenta la sensación de plenitud y bienestar.

No obstante, conseguir estos estados de bienestar no sólo opera para gestionar eventos estresantes. También nos permite estar más presentes y disfrutar de situaciones cotidianas como la cena familiar y el juego con los niños, o cuando conducimos, compartimos charlas con amigos o hacemos alguna actividad deportiva. Así nos lo afirma Luisa y también señala que la ARC no nos obliga a “congelarnos” en el tiempo, ni a poner la mente en blanco. Por el contrario, nos enseña a detectar cuándo no estamos aquí y ahora, a cómo redirigir la atención a lo que está pasando en el presente y a dar una respuesta adecuada frente a los estímulos.

Porque al final, como señalaba el místico escritor Tomás de Kempis: “la serenidad no es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz dentro de ella”.

(1) Datos que arroja el VII estudio Cinfa Salud sobre “Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés”

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?