Técnica Conectiva para Coaches y Psicoterapeutas: el cuerpo como fuente de sabiduría.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Técnica Conectiva.

El cuerpo como fuente de sabiduría.

GEn Coaching para Coaches y Psicoterapeutas.

Gibran Jalil Gibran, en su libro El profeta, decía sobre la enseñanza en general y sobre el autoconocimiento: El maestro verdaderamente sabio no os convidará a entrar en la mansión de su saber, sino antes os conducirá al umbral de vuestra propia mente”. En cierta forma, estas palabras constituyen la premisa del trabajo de las profesionales de Con Causa, a través de su programa GEn Coaching.

Nuestros especialistas, Eva Latonda, María Eugenia García Ochoa y Adolfo Diego Ortega tienen formación actoral y producto de capitalizar sus conocimientos han diseñado este programa. Creación suya también es la Técnica Conectiva, que son dinámicas teatrales que aprovechan el trabajo psicofísico del actor, y través de la cual proponen llevarnos a ese umbral en el que cada uno descubrirá cómo es, cómo es con los demás, cómo se comunica, cómo es su emocionalidad, etc.

Es decir, nos llevan a conectar con nuestras habilidades socioemocionales utilizando como máxima la creatividad y el trabajo conjunto en el que todos, incluso ellos mismos, se nutren entre sí a partir de sus diferencias. Nadie es más que otro y todos tienen algo maravilloso a través de  lo que enriquecerse y enriquecer a los demás. Y es en ese marco de diversidad y de libertad que la magia emerge de forma natural, sin forzarla, sin laberintos y sin teorías de cartón.   

Y durante ese proceso el cuerpo es el protagonista. ¿Por qué?

Veamos. El cuerpo es presente, es aquí y ahora, es lo que nos pone en el mundo y, aunque lo intentemos, no podemos manipularlo. Por el contrario, muchas veces cuando expresamos lo que pensamos y/o lo que sentimos –consciente o inconscientemente- disfrazamos el discurso e intentamos disimular la intensidad de nuestras emociones.

Todo esto, aunque parezca una contradicción a las teorías que apuntan al trabajo de dentro hacia fuera, no lo es. Lo que hacen nuestros especialistas es ir de lo tangible -desde lo que vemos- hacia lo intangible –lo que no vemos, pero supone la verdad de nosotros. Etckhart Tolle, en un fragmento de su libro El poder del ahora, señala a propósito de esto: Si usted quiere conocer realmente su mente, el cuerpo le dará siempre un reflejo verdadero, así que observe la emoción o más bien siéntala en su cuerpo. Si hay un conflicto aparente entre ellos, el pensamiento será la mentira, la emoción será la verdad”.

Y para ser más claros aún, veamos un ejemplo. Imaginemos a alguien caminando hacia nosotros con una postura contraída, con su mirada al suelo y los hombros caídos, ¿le creeríamos si nos dijera que es el día más feliz de su vida? ¿No sería acaso la respuesta más incoherente en relación a su expresión corporal? Existe un etcétera infinito de situaciones que nos alertan sobre la posibilidad de que en nuestra naturaleza existan algunas -pocas o muchas- contradicciones.

Por ello, los profesionales que trabajan en y por el desarrollo y transformación personal, como coaches y psicoterapeutas, necesitan estar preparados para abordar, interpretar y gestionar situaciones que no siempre son lo que parecen.

Y en esa preparación, volvemos a poner el acento en el autoconocimiento. Porque claro, no existe un manual de instrucciones universal que nos indique que tal o cual movimiento, gesto y/o patrón respiratorio tenga un significado idéntico en todas las personas. Para trabajar desde el cuerpo el coach y/o el psicoterapeuta necesita reconocer el suyo propio, aprendiendo a escucharlo, a habitarlo y a activarlo, identificándolo además como un lugar de aprendizaje y transformación. Vivir esta experiencia en primera persona y en primer lugar les permite interpretar, reconocer patrones y, lo más importante, detectar que algo que sucede en el momento que sucede. Es creciendo en su propia conciencia, que podrá ayudar a otros a hacerlo.

Es curioso, pero aunque habitamos en una sociedad que le rinde culto al cuerpo, pareciera que sólo lo hace en su forma estética. Como una pequeña muestra de ello, vemos como los gimnasios están llenos de gente ocupándose de “encajar” en los estereotipos de belleza que se riegan socialmente en cada abrir y cerrar de ojos, pero .en la mayoría de los casos- dejando de lado el contenido.

La estética, lo que nos hace sentir bien a cada uno tiene que estar en equilibrio con el contenido. De hecho, debería ser un reflejo de él y no una máscara. Por todo esto, necesitamos volver a darle contenido al cuerpo, respetarlo, cuidarlo, mimarlo y, sobre todo, aprovechar toda su sabiduría. Y decía en este sentido el mismo autor que citábamos al inicio:

“Hasta vuestro cuerpo conoce su herencia y sus derechos y nada podéis hacer para eludirlos. Vuestro cuerpo es el arpa de vuestra alma”.   

Y Eva le pone su impronta a esta conclusión diciendo que “si queremos ‘sonar’ bien, necesitamos vernos en unidad cuerpo-alma. De nosotros dependerá arrancarle al cuerpo melodía o ruidos disonantes. Eso sí, cuando volvemos a llenarlo de contenido, de repente nos encontramos o nos reencontramos con nosotros mismos completos”. A esto puntualmente apunta el autoconocimiento. Conocernos supone hacernos más libres, más empáticos, más seguros y más empoderados. 

Por todo lo que hemos venido diciendo, esta toma de conciencia corporal que propone el programa GEn Coaching a través de la Técnica Conectiva, ofrece a los profesionales -cuya herramienta fundamental es la escucha, la indagación y la presencia-, la posibilidad de identificar en qué lugares está habitando su cliente. Les permite reconocer que algo está pasando en ese momento presente e indagar sobre ello. Incluso para las mismas personas (que a menudo no escuchan el cuerpo), puede ser una primera toma de conciencia corporal.

Y por otro lado, ¿qué pasaría si -como profesionales- podemos reconducir a un cliente desbordado llevándolo, poco a poco y desde el cuerpo, a un lugar neutral y limpio de emociones? ¿Acaso no sería esa neutralidad un lugar desde el cual el cliente (incluso nosotros mismos) tendríamos más claridad y más perspectiva para tomar decisiones? 

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

Habilidades sociales, emocionales y comunicativas a través de la Técnica Conectiva.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

GEn Talento.

Habilidades sociales, emocionales y comunicativas a través de la Técnica Conectiva.

Todas las organizaciones deberían procurar el bienestar de las personas como un factor imprescindible de valor y reciprocidad porque la aportación humana significa más beneficios para la empresa que los resultados financieros. Si se margina esta aportación, se deshumaniza la empresa y se evidencia negativamente en todos los indicadores claves de gestión: clima interno, motivación, compromiso, rendimiento, productividad y, tal vez el más difícil de revertir, la imagen empresarial.

Entonces nos preguntamos, ¿dónde está el valor empresarial de una organización? ¿Los intercambios económicos son motivados sólo por el utilitarismo? ¿Todas las aportaciones humanas son traducidas en términos financieros? ¿Las empresas “maquillan” su valor por las personas? A propósito de ello, invito al lector a ver el corto  “El Empleo”, elaborado por Santiago ‘Bou’ Grasso y Patricio Plaza, que nos hace pensar y reflexionar sobre todo esto con un poco de humor incómodo.

El corto nos expone como autómatas. Nos muestra como seres absorbidos por la rutina, casi como espectadores de lo que pasa y de lo que nos pasa. Dentro de ese contexto de automatismo incesante, es imposible imaginarnos que alguien pueda experimentar plenitud en su vida laboral. Por todo esto, el video resulta una oportuna llamada de atención, una invitación a la sociedad, a las empresas y a todas las personas que somos parte de ellas a abrir los ojos y a plantearnos el sentido de lo que hacemos. 

Ahora bien, como empresas, ¿cómo permitimos que esta especie de “eureka” ocurra en nuestra gente y dentro de las organizaciones?

¿Cómo “sacudimos” a las personas de su realidad, de sus automatismos, de sus rutinas? ¿Cómo creamos espacios sostenibles y fértiles para que surja la creatividad y para que las personas se sientan empoderadas?

Dando respuestas a todo ello y persiguiendo la lógica del don en la gestión empresarial, nuestros especialistas de Con Causa, conexiones creativas han creado el proyecto GEn Talento para empresas, que tiene como finalidad el desarrollo de habilidades sociales de las personas. Para ello, han diseñado la Técnica Conectiva que consiste en la utilización de distintas dinámicas teatrales y que aprovechan el trabajo psicofísico del actor.

Las dinámicas psicofísicas estudian la relación que existe entre la magnitud de los estímulos externos y la intensidad de las percepciones sensoriales. No obstante, ¿por qué es importante establecer esa relación? Por ejemplo, Bruce Lipton, autor de la biología de las creencias, señala: “No estamos limitados por nuestros genes sino por nuestra percepción y creencias”. Es decir, el ADN de cada uno de nosotros es controlado por señales que vienen desde fuera, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos y emociones (de los que no somos conscientes).

Por ello, las dinámicas psicofísicas son ejercicios de autoconocimiento en las que se utiliza el cuerpo como herramienta. El cuerpo es lo que nos pone en el mundo.

Es a través de la respiración, las sensaciones corporales, las tensiones, las posturas y gestos y el movimiento que podemos poner en evidencia todos aquellos patrones inconscientes (emociones, sentimientos, ideas y pensamientos), que rigen casi todos de nuestros comportamientos. Además, apelando al concepto de neuroplasticidad, una vez descubiertos esos patrones, podemos cambiarlos, reforzarlos y/o reemplazarlos por otros más funcionales. Todo este aprendizaje, puesto en práctica con regularidad, nos proporciona un estado de autocontrol y serenidad que facilita nuestra convivencia con nosotros mismos, con los demás y en todos los ámbitos.

Cuando las personas nos descubrimos, cuando tomamos contacto con todas estas cuestiones y entendemos que tenemos el poder de cambiarnos a nosotros mismos y de encontrarnos con nuestra versión más genuina, no hay retorno posible. Sería algo así como cuando un actor logra dejar de ser un obstáculo para su personaje; como cuando logra conseguir “dejarse hacer” por el mismo; como cuando logra ser él mismo “haciendo de”. Estas son las analogías que nuestros especialistas transfieren a la empresa. Efectivamente, siguiendo algunas de las técnicas que utilizan los actores para lograr todo aquello, nos enseñan a aplicarlas en primera persona. La finalidad es permitirnos reconectar con nuestra versión más auténtica y fluir desde ella en cada rol que desempeñamos en la vida.

Gestionar con el alma es una herramienta de formación que ofrece horizontes amplios en la gestión de las organizaciones. En tiempos de desafíos económicos es importante ir más allá del puro beneficio, valorar el factor humano, desarrollar el talento de los trabajadores y permitir que desplieguen su talento creativo natural.

Con el programa GEn Talento las personas consiguen, entre otras cosas:
  • Aumentar su conciencia corporal.
  • Conocer, identificar y gestionar sus emociones desde el cuerpo.
  • Aprender a aplicar de las técnicas psicofísicas en su quehacer diario.
  • Redescubrir su talento creativo natural y aprender a expresarlo.
  • Aumentar su capacidad de autocontrol, empatía, escucha activa y asertividad.
  • Desarrollar habilidades sociales que fortalecen la capacidad de liderazgo.
Para la empresa los beneficios de las acciones de bienestar son innumerables:

Uno de los más importantes es el hecho de “despertar” a las personas de sus automatismos y permitirles un espacio de trabajo y de convivencia cómodo, enriquecedor, innovador y fértil. Por el principio de reciprocidad, todo eso vuelve, mejora y multiplica cualitativa y cuantitativamente los indicadores de gestión.

Otro de los beneficios, tal vez más altruista y en línea con lo que decíamos al comienzo, es el hecho de contagiar los valores humanos a través de la imagen empresarial; desde dentro hacia fuera y sin maquillaje.

[do action=»solicita-mas-informacion»/]

#Reinvéntate

TU PASIÓN, TU ÉXITO

Suscríbete

¿Quieres estar al día de nuevos cursos y 
recomendaciones en materia de formación?