QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Mindful Eating.

Autocuidado y bienestar: comer sin culpa.

Los medios de comunicación siempre han tenido gran influencia en muchas de las decisiones que tomamos. En la actualidad, y específicamente en cuestiones de alimentación, las redes sociales y los/as influencers se han convertido en una referencia elegida por diversas generaciones y por diferentes motivos, aunque casi siempre prima la búsqueda de una alimentación saludable.

No obstante, la difusión masiva de la información no necesariamente es sinónimo de rigurosidad y, aunque muchos de los “secretos” que se comparten son reales, la mayoría de las veces también son arbitrarios y parciales. Lo cierto es que toda esa avalancha de información -en todos los casos- alimenta nuestra mente y nuestros pensamientos pero, paradójicamente, nos aleja de la consciencia corporal y nos lleva a la práctica de muchas conductas extremas.

¿Qué significa esto? Que comenzamos a relacionarnos con la comida desde la mente; es decir, pensando qué y cuánto tenemos comer, cómo tenemos que prepararlo para aprovechar sus propiedades y un largo etcétera. En cierta forma, esas conductas extremas impulsadas exclusivamente desde la mente lo único que hacen es desconectarnos del cuerpo y, por ende, de la posibilidad de experimentar la sensación real de saciedad, de nutrición, de hambre, de plenitud, etc. Pero hay algo más grave que todo eso (o más triste), y es que esa desconexión también hace que dejemos de disfrutar del placer de comer.

Nos referíamos a ello en un artículo anterior y vale la pena reiterarlo hasta el cansancio: la comida es una fuente de disfrute. Pero para sentir el placer y todas las sensaciones a las que nos referíamos en un párrafo anterior necesitamos funcionar desde la conciencia de nuestro cuerpo y no desde la mente. Como señala nuestra especialista, Mireia Hurtado, creadora de este Curso de Mindful Eating y Mindfulness: comer con conciencia plena significa aprender a escuchar a nuestro cuerpo y sus necesidades físicas y emocionales; significa aprender a cultivar nuestra sabiduría interna y a favorecer ese hábito tan saludable de tratarnos mejor”.

Efectivamente, se trata de reaprender todo aquello que de pequeños/as hacíamos de forma intuitiva y que con el tiempo hemos ido perdiendo gracias a patrones aprendidos, producto de escuchar frases como “acábate todo del plato”, “si no terminas de comer, entonces no puedes jugar”; o más contemporáneo, consecuencia de la buena cantidad de dietas de control de peso que hemos experimentado a lo largo de la vida.

Estos son los cimientos sobre los que trabaja el Mindful Eating. Para ello, nos invita a poner atención a nuestra experiencia a la hora de comer; a llevar una consciencia amable, sin juicio y curiosa a los pensamientos, sensaciones corporales y emociones antes, durante y después de comer. Se trata de un trabajo de exploración profunda de todos los patrones automáticos que cada uno de nosotros/as tiene en torno a la comida y que nos impiden cuidarnos y sentirnos bien. Esta toma de conciencia facilita cada uno/a pueda ir creando e incorporando hábitos saludables y sostenerlos en el tiempo.

Por su enfoque práctico y experiencial, este curso nos permitirá, entre otras cosas:

  • Aprender a escuchar el cuerpo, a conectarnos con él y con su sabiduría interna.
  • Identificar los distintos tipos de hambre y utilizar técnicas para gestionarlos.
  • Disminuir la autocrítica y aumentar la aceptación y la amabilidad con uno/a mismo/a.
  • Liberar la mente de la mentalidad restrictiva de la mente.
  • Nutrir naturalmente nuestro cuerpo en base a nuestras necesidades reales, sin renunciar al placer de comer.

Efectivamente, saber cómo nutrirnos con los principios de la Alimentación Consciente, nos ayuda a construir una relación más saludable con la comida y con nuestro cuerpo, desde donde es más simple y natural conseguir un mayor bienestar físico, mental y emocional.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Conoce nuestro Curso de Mindful Eating (en formato taller o curso).