QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Medicina Tradicional China.

Shiatsu Namikoshi y Tuina profesional para el tratamiento del dolor.

Las malas posturas en el trabajo y en la vida diaria, el sedentarismo, la obesidad y algunas actividades en las que se requiere un gran esfuerzo físico, suelen ser los detonantes del dolor del espalda. No obstante, si una dolencia -sea cual fuere- no se trata a tiempo o de la forma correcta, entonces el dolor puede volverse crónico.

Según recoge el informe anual del Sistema Nacional de Salud 2017, el 48,4% de los problemas de salud crónicos más frecuentes en la población son debidos al dolor: el dolor de espalda lumbar (17,3%), la artrosis (16,4%), y el dolor cervical crónico (14,7%).

Para controlar tal dolor, el abordaje principal que dispone el Sistema Nacional de Salud es el uso de fármacos analgésicos y antiinflamatorios que si bien al principio funcionan muy bien, en tratamientos prolongados fracasan. Además, tanto los analgésicos no esteroides (ibuprofeno, paracetamol, etc.) como los opiáceos (morfina, fentanilo, etc.) tienen una cantidad de efectos colaterales indeseados sobre el organismo.

10 minutos con Shiatsu Namikoshi o Tuina para tratar el dolor.

Tan sólo diez minutos de Shiatsu Namikoshi o Tuina son suficientes para empezar a notar los efectos beneficiosos sobre los músculos y la reducción de dolores generales; desde el dolor de espalda y hasta las contracturas musculares. Además, este masaje permite ganar flexibilidad y movilidad sin necesidad de recurrir a fármacos analgésicos o antiinflamatorios.

Un masaje con la técnica del Shiatsu Namikoshi o el Tuina aporta, sin efectos secundarios, una serie de beneficios; entre ellos:

  • Ayuda a controlar el dolor, actuando principalmente sobre la respuesta inflamatoria del cuerpo y promueve la regeneración celular en los músculos encargados de mover el esqueleto.
  • Reduce las contracturas musculares que pueden aparecer tras la práctica de ejercicio físico, por las malas posturas delante del ordenador o por tensiones emocionales, entre otras. Nos referiremos a esto más adelante.
  • Ayuda a prevenir futuras lesiones.
  • Reduce los niveles de estrés, causantes en muchas ocasiones de los dolores musculares.
  • Libera toxinas que retrasan el envejecimiento y mejoran la salud en general.
  • Potencia el sistema defensivo.

Pero eso no es todo. Luego del masaje, al haber flexibilizado los músculos, se activa toda la circulación periférica del cuerpo. Es decir, mejora el sistema circulatorio y la sangre llega por igual a todas las partes del organismo, provocando una sensación de liviandad y de relajación general. También tiene un marcado efecto sobre la psique, provocando una sensación de bienestar y calma interior.

Nos hemos referido previamente a las contracturas musculares y, aunque todos las hemos padecido alguna vez en forma de molestia, dolor y/o limitación de movimiento, sabemos poco sobre su origen. Antes de explicar un poco más, recordemos que un músculo no es más es un tejido blando que se encarga de generar movimiento al contraerse o al relajarse.

¿Cuál/es es/son el/los origen/es de las contracturas musculares?

Pueden producirse por:

  • Cansancio de la fibra muscular afectada, como consecuencia de mal entrenamiento o de alimentación defectuosa en los deportistas.
  • Posturas repetitivas y forzadas; por ejemplo, sujetar el teléfono con la oreja y el hombro, estudiar con la cabeza muy agachada o llevar el bolso muy cargado en el mismo hombro.
  • Sobrecarga muscular continuada.
  • Una alimentación incorrecta o unos hábitos de vida poco saludables.
  • Por frío sobre una zona en concreto (por ejemplo, las contracturas que provoca el chorro de aire acondicionado sobre una zona del cuerpo directa).
  • Incluso hay contracturas “emocionales”. Por ejemplo, el estrés sostenido durante mucho tiempo puede provocar contracturas en músculos de la espada.

El mejor tratamiento para un contractura muscular dependerá del origen de la misma. David Herrero García, uno de los creadores y formadores de este Curso de Shiatsu Namikoshi y Tuina(1), nos señala brevemente el abordaje del tratamiento en dos casos en los que el origen de la contractura es muy distinto.

1.- Cuando la contractura es por cansancio o sobrecarga muscular.

Es bastante frecuente y de aparición brusca. Suele provocarse en personas que entrenan muy duro y con mucha intensidad y/o en aficionados a algún deporte que se están excediendo en su entrenamiento. En este caso la terapia a aplicar sería una o varias de estas opciones, entre otras:

Acupuntura. Esta técnica milenaria es beneficiosa especialmente en el alivio del dolor, tanto local (directamente sobre la contractura o rodeándola), como a distancia (puntos de la acupuntura que actúan sobre ese desequilibrio).

Shiatsu /Tuina. A través del masaje sobre la contractura y sobre todo el cuerpo se equilibra el desajuste de toda la zona contracturada.

Moxibustión. Si al tocar la zona se nota que está fría, se puede aplicar también una caja de moxa sobre la zona, incluso usar la termotécnica para hacer masaje al mismo tiempo que se aplica el calor. También se podría usar aguja calentada sobre la zona de la contractura, sin embargo emplear una fuente de calor como la moxa en una persona que tenga la piel muy seca, por ejemplo, no es lo más adecuado.

2.- Cuando la contractura es emocional.

Se trata de una somatización de una serie de padecimientos emocionales. Por ejemplo, una persona triste, por la causa que sea, tiende a tener una postura encorvada: los hombros se encogen, la espalda se curva hacia abajo, la cabeza se agacha y el pecho se contrae al igual que el abdomen. Se disminuye la fuerza corporal, se entra en un estado de lasitud y debilidad. Mantenida durante mucho tiempo, esta postura acaba provocando desequilibrios a nivel del cuerpo y  este trata de corregirlos trabajando con otros músculos que acaban por contracturarse también.

En estos casos, el Shiatsu y Tuina emocional buscan el origen, el sentimiento o la emoción que más predomina (por ejemplo, la preocupación, en el bazo; la ira, la frustración, la rabia, en el hígado). Con el Shiatsu emocional, a través de la respiración, recorriendo todo el meridiano y buscando e identificando los puntos de dolor, es posible conseguir un alivio muy importante. Entre otras cosas, este es uno de los motivos por los que esta terapia supone un complemento ideal para el trabajo psicológico, pues desde el cuerpo, es posible calmar la mente.


(1) Titulación 1º año de la formación: Masajista profesional. Habilitante para hacer masajes de forma mecánica y efectiva a personas con contracturas, insomnio, estreñimiento y un largo etcétera.

Conoce nuestro Curso de Shiatsu y Tuina Profesional.


QUIERO MÁS INFORMACIÓN