QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Neurociencia aplicada.

Experto en Neurociencia e IE aplicada al Liderazgo.

Vivimos en un mundo VUCA -volátil, incierto, complejo y ambiguo-. Un entorno extremadamente dinámico y cambiante que implica, entre otras cosas, una transformación y una adaptación permanente en todos los microsistemas que se mueven en él. Es decir, empresas, directivos, líderes, mandos intermedios y profesionales, no podemos hacer nada para detener la impronta de ese entorno, para influir sobre él y/o para hacer que funcione de forma más gradual, aunque sí podemos y necesitamos adquirir nuevas y mejores maneras de hacer que nos permitan adaptarnos y responder de forma eficaz a ese futuro, cuya nueva constante es la imprevisibilidad.

Mencionamos esas posiciones dentro de la empresa porque de ellos depende en un alto porcentaje el clima laboral. Por ejemplo, un líder que dentro de un entorno VUCA “baja” a su equipo de trabajo un micro-entorno VUCA; es decir, que actúa de forma cambiante, confusa, compleja e imprecisa, no conseguirá más que multiplicar los niveles de estrés, ansiedad desmotivación y conflicto entre las personas que conforman los equipos de trabajo. Es un liderazgo que ya no encaja en este nuevo entorno de trabajo del siglo XXI. A propósito de esto,  es importante desatacar el dato que surge de un análisis de Nexian -la red de agencias de RRHH-, que señala que “el 60% de los trabajadores prefiere un buen líder antes que un incremento salarial”.

Es en respuesta a esa nueva forma de funcionar rápida, eficaz y creativa que necesitan los líderes y los equipos de trabajo, que Montse Taboada, Psicóloga apasionada del comportamiento humano y las relaciones sociales, especializada en Inteligencia Emocional (IE), Neurociencia y Liderazgo, ha diseñado e imparte esta Formación en Neurociencia e IE aplicada al Liderazgo y Gestión de Equipos.

La finalidad de esta formación apunta a facilitar, entre otras cosas:

  • Visión de futuro para lidiar con la volatilidad del mundo y de los mercados.
  • Entendimiento -empatía, motivación y comprensión- para afrontar la incertidumbre.
  • Claridad, simplicidad y sencillez para llevar adelante las tareas dentro de la complejidad.
  • Agilidad, respuestas rápidas y planificación estratégica para hacer frente a la ambigüedad.
¿Por qué Neurociencia? ¿Por qué IE?

En el mundo actual en general y en la empresa en particular pareciera no haber una relación directa entre causa y efecto. Esto podemos comprobarlo cuando al conformar un equipo de trabajo lo hacemos aunando perfiles técnicamente impecables, con trayectoria, experiencia, aunque obviando otras habilidades. Sin embargo, esa “perfección” académica no supone hoy un sinónimo de éxito, ya que a la hora de afrontar otro tipo de desafíos -sobre todo en estos entornos VUCA-, todo parece convertirse en un completo caos. ¿Por qué sucede esto? Ciertamente, porque existen hoy otros factores en la ecuación que son no lineales; hay otras variables que hay que tener en cuenta y son -entre otras- las que nos facilitan el conocimiento de la Neurociencia y de la IE. Veamos un poco más.

Por una lado, la Neurociencia nos permite conocer la base científica respecto al origen de nuestras conductas y comportamientos; para poder identificar qué es lo que está funcionando en nuestro cerebro y entonces potenciar, mejorar o crear otras conductas y/o hábitos más funcionales. Por otra parte, la IE nos permite desarrollar la empatía, la motivación, el auto-liderazgo, entre otras habilidades sociales. Lo cierto también es que diferenciamos ambas disciplinas al solo efecto de describir las aportaciones de una y de otra, aunque en realidad las dos son transversales a todas las competencias que son parte de la práctica profesional; incluso la trascienden.

Mundo VUCA, Liderazgo y Gestión de Equipos.

Con estos ejes de trabajo esta formación tiene como premisa facilitar, a través de una metodología de trabajo experiencial y cooperativa, que los/as líderes puedan descubrir, comprender, entrenar y generar nuevas vías de desarrollo a través de la Neurociencia aplicada y la IE. Se trata de facilitarles nuevos y mejores recursos y estrategias para afrontar con éxito el liderazgo del siglo XXI, experimentándolo en primera persona -en primer lugar-.

Ahora bien, ¿de qué hablamos cuando hablamos de nuevos recursos?

Entre otras cosas, hablamos de conocer cómo funciona la mente humana y de cómo esta rige nuestros comportamientos; de aprender y experimentar técnicas y herramientas que nos permiten aumentar tanto la atención, la concentración y el rendimiento propio como el de las personas que conforman los equipos que lideramos. Es decir, cuando aprendemos a promover un cambio en lo personal y/o en la práctica profesional, también podremos contribuir para que esto suceda en todas y cada una de las personas que conforman el equipo, facilitando la mejora del clima laboral, las relaciones y el bienestar emocional individual y colectivo.

Cuando un líder sabe cómo inspirar a las personas, cuando sabe cómo generar un espacio de trabajo colaborativo, cuando conoce sus fortalezas y su debilidades y sabe cuáles son las aportaciones que cada uno de ellos/as hace mejor al equipo y al trabajo, entonces todos/as cooperan más, se contagian, están más motivados/as, elevan su compromiso y su sentido de pertenencia. En este sentido, Peter Senge decía que “las organizaciones no pueden organizarse en niveles de desempeño más elevados que la consciencia de su líder”.

Estas son palabras de Peter Senge y esta formación viene a facilitar, oportunamente, que líderes, directivos y profesionales amplíen esa consciencia, explorando nuevas estrategias sencillas, prácticas y aplicables para entrenar la mente y convertirla en su aliada en el día a día.

2 modalidades. Muchos aprendizajes.

En cuanto a la modalidad puede ser In Company; es decir, en el mismo lugar en el que transcurre la actividad laboral, o bien bajo la modalidad de Impartición Abierta.

¿Los aprendizajes? Muchos y si bien algunos los hemos ido mencionando, señalamos a continuación algunos más:

  • Establecer las bases para crear y construir relaciones laborales exitosas.
  • Tomar decisiones desde la calma, con seguridad, claridad y atención.
  • Resolver problemas y gestionar conflictos de forma efectiva.
  • Mejorar sustancialmente la capacidad, la flexibilidad y la adaptabilidad de las respuestas en entornos inciertos y tantas veces adversos.

Y, sobre todo, convertirse en líderes capaces de inspirar a las personas, de facilitar entornos de trabajo creativos y emocionalmente saludables.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN
132110b1c2a11976b22a4451ac9db1ef - Neurociencia e IE aplicada al Liderazgo y a la Gestión de Equipos de trabajo.
Síguenos 😉
132110b1c2a11976b22a4451ac9db1ef - Neurociencia e IE aplicada al Liderazgo y a la Gestión de Equipos de trabajo.
Síguenos 😉

Los últimos artículos de Montse Taboada