QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Terapia Breve Estratégica.

Soluciones sencillas para problemas complejos.

La Terapia Breve es un modelo terapéutico que busca entender cómo funcionan los problemas humanos para solucionarlos después. Está basado en el constructivismo y, como tal, su objetivo es facilitarnos ampliar nuestra conciencia operativa. Para ello, trabaja con la hipótesis de que cada uno construye su realidad y, por ende, también sus problemas. ¿Cuál es la buena noticia? Que así como creamos nuestros problemas, también está en nuestras manos el poder para resolverlos y construir realidades más funcionales.

De esta manera, esta Formación en Terapia Breve Integrativa y Estratégica (TBIE) es un entrenamiento práctico y teórico orientado a dotar de competencias a los profesionales y particulares para la resolución de cualquier dificultad o problema, independientemente de cuál haya sido su causa.

¿Qué problemas aborda y qué aporta en cada caso?

La Certificación está conformada por 22 sesiones. Cada una de ellas aborda un problema, dificultad y/o trastorno particular y en cada caso se facilitan herramientas, estrategias y un protocolo de solución práctico, rápido y efectivo. A diferencia de las intervenciones psicoterapéuticas que navegan por la historia de la/s persona/s en busca del origen del problema -aunque sobre eso no es posible influir-, el enfoque estratégico se centra en la solución. En tal sentido, es una intervención breve y focalizada que apunta a la reestructuración de la percepción que la persona tiene sobre sí misma, sobre los otros, sobre una situación particular y sobre el mundo.

Entre otras, las problemáticas que se abordan incluyen temas como miedos, fobias, ansiedad, estrés, ataques de pánico, paranoia, trastornos alimenticios, sexuales, obsesivo-compulsivos, depresión, mal de amores, manías, problemáticas en niños y adolescentes, adicciones y perversiones sin sustancias, enfermedades imaginarias, procrastinación y un largo etcétera.

Miedo a volar: una aproximación brevísima de cómo lo afronta la Terapia Breve Integrativa y Estratégica.

El miedo a volar, como casi todos los miedos, pone en funcionamiento 4 soluciones que, además de no funcionar, se acaban convirtiendo en trampas mentales. Estas son:

  • Anticipación. El futuro sólo existe en la imaginación, pero el cerebro no sabe distinguir la fantasía y la realidad. Por ello, si nos anticipamos al futuro para defendernos del pánico, más que afrontar nuestros miedos estamos tratando de esquivarlos.
  • Evitación. Cuanto más intentamos evitar algo que sentimos o pensamos, todavía lo pensamos y lo sentimos más. Defendernos del futuro tratando de evitar lo que nos asusta sólo propicia y alimenta el miedo.
  • Control. Cuando intentamos mantener el control, lo perdemos y acabamos creando lo que tanto nos asusta. Cuanto más control queremos tener, más nos descontrolamos.
  • Petición de ayuda. Lo más común son los constantes pedidos de acompañamiento, postergaciones, pedir que otro viaje, o acudir al fármaco para anestesiar el miedo mientras dure la acción. Cuando la persona recibe estas ayudas, elude su miedo y cada vez será más complicado el afrontamiento.

Este enfoque permite a las personas ver, revisar lo que están haciendo y darse cuenta de cómo todas estas 4 soluciones intentadas una y otra vez no están funcionando. En cierta forma, se trata de tomar conciencia de ese círculo vicioso y entender que es imposible romperlo si se hace siempre lo mismo. Para ello, la TBIE dispone de varias estrategias y abordan todos los miedos desde la lógica no ordinaria, también llamada lógica paradójica.

La meditación de todos los males, por ejemplo, es una técnica creada por los sabios estoicos. Una técnica paradójica que resulta útil si una persona tiene miedo a perder el control y provoca -de forma voluntaria- exponerse a aquello a lo que le teme. Hay una antigua estratagema china que reza “apagar el fuego añadiendo leña”. Cuando voluntariamente alguien pierde el control es, paradójicamente, cuando realmente lo recupera.

Otra de las estratagemas, aplicada en este caso para superar el miedo a volar, invita a la persona a observar en el aeropuerto a otras personas con su mismo miedo y anotar una descripción de lo captado; si suda en exceso, si toma un fármaco, si pasea nerviosa, etc. ¿Lo curioso? Pues ocurre que durante todo ese tiempo la persona ha cambiado el foco de atención y no ha pensado en su miedo a volar. Lo mismo hubiera ocurrido si llegaba al aeropuerto vestida de forma absurda o si se hubiera puesto a hacer el pino en medio de la gente. Son sólo un par de las distintas técnicas que nos permiten actuar como si no tuviéramos miedo. La idea es afrontar el miedo poco a poco, sin esfuerzo, pero en todos los casos interrumpiendo la ocurrencia de las soluciones intentadas.

¿Cómo ha sido pensada y diseñada esta Certificación?

Por todo lo que hemos mencionado, esta Certificación en Terapia Breve Integrativa Estratégica es una herramienta invaluable para psicoterapeutas, coaches, educadores, psicólogos, profesionales de la salud y todas aquellas personas que en su actividad profesional trabajan en el encuentro con el otro y están en una posición de privilegio para facilitarles a la/s persona/s la resolución de un conflicto y/o una dificultad particular y puntual.

No obstante, esta formación también ha sido diseñada para atender necesidades profesionales y personales puntuales. Muchas veces un psicoterapeuta, por ejemplo, se encuentra con problemáticas concretas que además de ser muy difíciles de desarticular, se vuelven un obstáculo a la hora de abordar o de continuar sobre otras cuestiones. En estos casos, cualquier profesional puede cursar una sesión puntual y acceder a protocolos concretos para dar respuesta a esa necesidad; o bien para que una persona pueda acceder a soluciones para afrontar y resolver personalmente lo que le ocurre a el mismo o a alguien de su entorno. 

QUIERO MÁS INFORMACIÓN