QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Liderazgo Broad-way® 

Formación para Facilitadores.

“Como facilitadores de transformación en las personas, necesitamos herramientas que nos ayuden a sintonizar con nuestro cliente/paciente, conectarnos en pensamiento, obra y emoción». Jose Mª Ordovás, creador del proyecto Liderazgo broad-way®.

Y ha sido en respuesta a esa necesidad que nuestro especialista ha diseñado una formación vivencial, lúdica y de alto impacto neuronal, dirigida especialmente a facilitadores: coaches, psicoterapeutas, profesionales de la salud, etc., con el objetivo de ayudarles a mejorar sustancialmente sus competencias en su propio desempeño profesional y en el entendimiento y la transformación de los pensamientos, emociones y comportamientos de sus clientes y/o pacientes.

Todos tenemos un estilo de personalidad predominante dentro de la que nos movemos habitualmente con mayor soltura y comodidad. Es decir, todos somos predominantemente más Dominantes o Influyentes o eStables o Controladores. No obstante, existen otros estilos que, en mayor o menor medida, también son parte de nosotros.

Esta formación tiene por objeto invitarnos a explorar esos otros estilos de personalidad para ampliar y flexibilizar nuestras opciones de acción.

De esta manera, cuántas más opciones de conducta aprendemos a desplegar, más fácil es detectar e interpretar con certeza lo que está sintiendo el otro a nivel de pensamiento, emoción y corporalidad y, en consecuencia, más fácil resulta establecer el rapport o la sintonía con el cliente/paciente.

Aunque claro, el carácter particular de esta formación no es tanto qué hacen, sino cómo lo hacen y de qué manera alcanzan resultados tan potentes para los facilitadores. Lo cierto es que la totalidad de la formación, cada exploración y profundización en esos estilos de personalidad, son recreadas a través del teatro musical; es decir, a través de la interpretación, el movimiento y las emociones.

Cada obra musical de Broadway nos recrea una historia y, en cada una de ellas, cada personaje nos regala su historia particular. No obstante, existen momentos interpretativos clave que son los que ponen de manifiesto -en estado puro- un estilo de personalidad. Son, efectivamente, los que forman parte de la rigurosa selección de nuestros formadores, y los que convierten a esta formación en una pieza tan única como poderosa. A propósito de esto, un ex alumno resumía lo aprendido en esta formación como “la mayor transferencia a la vida real que jamás haya conseguido”.

Ahora bien, todos esos momentos interpretativos clave tienen una dinámica asociada y diseñada por nuestros especialistas que tiene por objetivo llevarnos al clima, a la emoción y a la corporalidad de un personaje de una obra musical. No obstante, los formadores nunca anticipan a qué personaje o a qué momento hace referencia, ni nos señalan qué debemos sentir, ni qué tiene que pasar. La idea es dejar que la magia suceda mientras transcurrimos la vivencia, mientras jugamos, aprendemos, sentimos y nos dejamos sorprender.

Por ejemplo, hay una dinámica que plantea que todas las mujeres del grupo estén con los ojos vendados, y reciban verbalmente las instrucciones de un grupo de hombres para sortear una serie de obstáculos hasta llegar a una meta. No obstante, en un momento determinado, las voces masculinas se silencian (las abandonan) y, a pesar de ello, el desafío para las mujeres sigue siendo el mismo: mantener la venda en los ojos y sortear los obstáculos solas para llegar a la meta.

Podría revelar con qué obra, escena y personaje se corresponde este ejercicio, aunque prefiero que el lector lo imagine. Sin embargo, hay algunas preguntas que pueden ayudar a llegar a la respuesta: ¿qué personaje famoso de un musical de Broadway ha sufrido un abandono casi sin esperarlo? ¿Quién ha tenido que seguir adelante a pesar de ello? ¿Quién puede plantear esto desde el reproche y desde el amor al mismo tiempo?

El objetivo de todo esto es mostrar cómo una dinámica tan sencilla nos permite adentrarnos naturalmente y sentir en cuerpo, mente y emoción– todo lo que ha sido capaz de regalarnos un personaje en la interpretación de una escena. Y ese es el objetivo de este aprendizaje. Invitarnos a vivir una experiencia íntegramente sensorial y de alto impacto neuronal enmarcada dentro del entorno del coaching, la PNL, el psicodrama y las artes escénicas.

En cuanto a los facilitadores:
  • Descubrir todas sus posibilidades de conducta: otros pensamientos, otras emociones y otra corporalidad.
  • Experimentar todos sus recursos de comunicación a través de las artes escénicas, a través de la voz, el cuerpo y la emoción.
  • Desarrollar su liderazgo situacional como facilitador.
En cuanto a la facilitación:
  • Mejorar sustancialmente sintonía con los pacientes y/o clientes.
  • Incorporar pequeñas técnicas y herramientas para sacar y redirigir a las personas a estados más convenientes.
  • Reconocer perfectamente cuándo, cómo y hacia qué estado redirigirlos; es decir, a qué estado de pensamiento, emoción y corporalidad llevarlos.

Y en ambos casos, “oxigenar” la profesión y el encuentro con el otro -ya sea en el ámbito de la psicoterapia, del coaching, de la atención sanitaria, de la intervención social, etc.-, con opciones innovadoras que aportan creatividad, espontaneidad e improvisación y permiten que las personas exploren y amplíen sus posibilidades y perspectivas de cambio y transformación.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN