Servicios a Empresas

Ken Blanchard, uno de los padres del liderazgo situacional, afirma: “La clave de un liderazgo exitoso hoy en día es la influencia, no la autoridad”. Aunque estas palabras hoy resulten bastante obvias, muchos siguen discutiendo un estilo ideal de liderazgo encerrado en un estereotipo único y estático. Este tipo de liderazgo, cuyos ideólogos fueron Ken Blanchard -el autor citado al inicio- y Paul Hersey, contempla ciertas competencias que todo líder debe tener, aunque se enfoca, sobre todo, en la idea de adaptar los estilos de liderazgo a las necesidades de desarrollo o el nivel de madurez de la organización y de los empleados. 

Si no hemos conseguido, en la inmensa mayoría de los casos, crear organizaciones en las que las personas se sientan vitales ¿cómo es que seguimos intentando las mismas cosas? Necesitamos cambiar el paradigma del liderazgo y liderar para la rentabilidad a liderar para la vitalidad.

Reemplacemos la resistencia y la lucha por la aceptación. Son muchos son los mecanismos que activamos internamente para resistir o luchar contra todo aquello que no queremos. Esa lucha incansable y constante nos “obliga” a mantener el foco y la atención en nuestra impotencia en vez de en nuestras posibilidades. Esa lucha, con el tiempo, nos enferma física, psicológica y emocionalmente. Al final, terminamos presos de nuestras reacciones y de nuestros pensamientos, sin cuestionarnos qué podemos hacer; sin darnos cuenta de que está en nuestras manos gestionar, resumiendo a Huxley: lo que nos sucede con lo que sucede.

Podríamos hablar de los 3, 4 ó 5 secretos para lograr un cierre de ventas exitoso. Sin embargo, un cierre de ventas exitoso es producto de un buen proceso de negociación previo; nunca se refiere a una estrategia única y magistral de último momento.

¿Por qué el coaching estratégico es la mejor opción? Este tipo de coaching proviene de la unión de diversas técnicas y métodos que proceden del coaching clásico, las dinámicas familiares, la psicología de las necesidades humanas y la terapia Gestalt, entre otras. En cierto modo, escoge lo mejor de cada una de estas disciplinas para realizar procesos de coaching mucho más efectivos, rápidos, prácticos, sostenibles y, sobre todo, con una clara estructura y estrategia.

El complejo arte de persuadir. "La diplomacia es el arte de conseguir que los demás hagan con gusto lo que uno desea que hagan." Por definición de la RAE, persuadir es: inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo. Probablemente por ello, persuadir es un arte y no un truco.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies