Másters y postgrados

Hablábamos en un artículo anterior sobre la escucha como una de las competencias más importantes del ser humano. Explicábamos, según la fórmula de Rafael Echeverría, que el acto de escuchar = percibir + interpretar y abordábamos técnicas para resolver las brechas aparentemente insalvables en la escucha. Sin embargo, para acercarnos más a la comprensión de este fenómeno, hablaremos en este artículo(*) sobre una de las acciones que tiene que suceder para que la escucha, como resultado, sea un éxito: la apertura a la comprensión de otro diferente...

Hemos tomado algunos ámbitos diversos y distintos con la finalidad de exponer brevísimamente el alcance, el impacto y la importancia de esta inteligencia aplicada en la práctica. Lo que queda claro, y así lo mencionábamos al comienzo de este artículo, es que, independientemente de la especialización y el marco de actividad, el desarrollo de la IE es fundamental para acercarnos al éxito en la vida en cualquiera de sus formas...

“Para hacer aflorar el talento hay que tomar conciencia de nuestro estado personal y profesional o, lo que es lo mismo, dónde estoy y hacia dónde voy”. Porque si no sabemos eso tan básico, si no sabemos con qué contamos y qué nos falta; si no sabemos cómo gestionar la alegría, la sorpresa, la tristeza, el asco, el enfado y el miedo; es decir, nuestras emociones básicas, ¿hasta dónde podremos llegar? Más aún, ¿Sabemos cuáles son nuestros valores internos y externos? ¿Les hemos puesto nombre alguna vez?

Como todas las escuelas en la vida, incluyendo las relacionadas específicamente a la psicoterapia, hay un momento de aprendizaje y desarrollo. Por ello, tomando como base la psicoterapia de Reich, el psicoterapeuta inglés David Boadella desarrolló un método psicoterapéutico somático: la Biosíntesis. Biosíntesis significa integración de vida y señala la importancia de integrar en todo el trabajo terapéutico todas las dimensiones del Ser: corporal-emocional, psicosocial y esencial-espiritual. La visión que la biosíntesis tiene del ser humano es holística...

«La felicidad es una actitud. O nos hacemos miserables, o felices y fuertes. La cantidad de trabajo es la misma». A menudo creemos que somos felices o infelices según las circunstancias que tengamos en la vida. Pero la cita de Francesca Reigler, mencionada previamente, parece afirmar lo contrario: que la felicidad depende de nosotros, que es un estado que se construye activamente a través de encaminar la vida positivamente hacia donde queremos. Podemos ser nuestros propios líderes y transitar el camino hacia nuestros objetivos de forma eficaz.

Rafael Echeverría, autor de Ontología del Lenguaje, señala: “A un nivel muy general hemos sostenido que la escucha es una de las competencias más importantes en un ser humano. En función de la escucha, construimos nuestras relaciones personales, interpretamos la vida, nos proyectamos hacia el futuro y definimos nuestra capacidad de aprendizaje y de transformación del mundo. Ella juega un papel determinante tanto en nuestra capacidad de encontrar satisfacción en la vida como de asegurar altos niveles de efectividad en nuestro actuar”.