Másters y postgrados

“El hombre tiene el poder de cambiar una situación desfavorable, agitando la varita mágica de sus palabras”. ¿Tan poderosas son las palabras? ¿Tan sólo depende de cómo nos hablamos para cambiar algunas cosas? ¿Está en nuestro poder el hecho de cambiar y transformar aquello que no nos gusta? ¿Cómo podemos tomar consciencia de cuánto nuestro lenguaje nos limita o nos multiplica las posibilidades para el logro de nuestras metas personales?

Ciertas habilidades o competencias antes consideradas blandas, hoy cobran un rol fundamental y se imponen, cuanto menos, como indispensables para coordinar, orientar y guiar personas, equipos, en cualquier ámbito y actividad. Es decir, para cualquier profesional, ya sea director en una empresa, psicoterapeuta, educador, consultor, emprendedor, etc., contar con las competencias inter e intrapersonales de un coach, de un mentor y de un líder, resulta invaluable...

Esta es la premisa principal desde la que parte y sobre la cual se sustenta la Certificación de Coaching y Liderazgo "Better World" que, además de procurar todas las herramientas profesionales necesarias y cumplir con todos los requisitos oficiales de la International Coaching Federation(1), es la primera que expide, en vez de uno, tres títulos por separado: Coaching Individual, Sistémico y Liderazgo. No obstante, más allá de estos tres peldaños, nos referimos en este artículo a la certificación oficial de coaching individual...

Hablábamos en un artículo anterior sobre la escucha como una de las competencias más importantes del ser humano. Explicábamos, según la fórmula de Rafael Echeverría, que el acto de escuchar = percibir + interpretar y abordábamos técnicas para resolver las brechas aparentemente insalvables en la escucha. Sin embargo, para acercarnos más a la comprensión de este fenómeno, hablaremos en este artículo(*) sobre una de las acciones que tiene que suceder para que la escucha, como resultado, sea un éxito: la apertura a la comprensión de otro diferente...

Hemos tomado algunos ámbitos diversos y distintos con la finalidad de exponer brevísimamente el alcance, el impacto y la importancia de esta inteligencia aplicada en la práctica. Lo que queda claro, y así lo mencionábamos al comienzo de este artículo, es que, independientemente de la especialización y el marco de actividad, el desarrollo de la IE es fundamental para acercarnos al éxito en la vida en cualquiera de sus formas...

“Para hacer aflorar el talento hay que tomar conciencia de nuestro estado personal y profesional o, lo que es lo mismo, dónde estoy y hacia dónde voy”. Porque si no sabemos eso tan básico, si no sabemos con qué contamos y qué nos falta; si no sabemos cómo gestionar la alegría, la sorpresa, la tristeza, el asco, el enfado y el miedo; es decir, nuestras emociones básicas, ¿hasta dónde podremos llegar? Más aún, ¿Sabemos cuáles son nuestros valores internos y externos? ¿Les hemos puesto nombre alguna vez?