Empresas

Una vez comprendemos estas pautas de funcionamiento del cerebro, nos es más fácil entender por qué el coaching basado en la neurociencia constituye una herramienta tan efectiva para la gestión del cambio personal. Veamos qué sucede en nuestro cerebro cuando aprendemos algo nuevo.

Muchos siglos atrás, Plutarco ya se animaba a decir: “El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender”. Dejemos entonces de atiborrar al cliente sistemática e indiscriminadamente con información que ya sabe, que no necesita o que no le importa. Aprendamos a descubrir qué piensa, qué quiere y, sobre todo, qué le emociona.

¿Hay algo peor que el autoengaño para empezar un emprendimiento? Uno de los más grandes errores de los emprendedores es creer que en su negocio serán capaces de administrar el dinero de forma más ordenada, responsable e inteligente que en su vida personal. “Son dos cosas distintas”, afirman convencidos. Si en nuestra vida personal tenemos una relación “liviana” con el dinero ¿qué nos hace creer que será diferente en nuestro proyecto de negocio?

En los últimos años las neurociencias han despertado más interés y curiosidad que cualquier otro descubrimiento. Y es coherente, pues hemos vivido la mayor parte de nuestra historia desconociendo cómo funcionaba nuestro cerebro. Curiosamente, en dos décadas ha logrado aproximar innumerables respuestas sobre cómo funcionamos.

Decía Nietszche "La prisa es un mal universal porque todo el mundo huye de sí mismo". La paradoja es que, tratándose de un aforismo creado hace más de cien años, aún mantenga intacta su vigencia. Huimos de alguien que no sabemos quién es y la excusa perfecta para ello es mantenernos en perfecto ritmo y velocidad. Nos atiborramos de datos, de ruidos, de voces, de personas, de eventos, de todo y de un poco más, para silenciar nuestra propia voz interior.

¿Sabes que es lo que más te estresa a ti? ¿Te gustaría poder gestionar la calma, aún cuando crees que es imposible? ¿Estás segura que lo que te “quita de tu eje” es exactamente eso y no otra cosa que no estás viendo? Ponte a prueba. Deja que hable tu corazón. Claro que no es posible vivir sin estrés; por ello, lo más lógico es aprender a convivir con él sanamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies