Liderazgo

Para alcanzar una vida plena y satisfactoria, además de volver virtuosas nuestras experiencias para cubrir las necesidades del ego, necesitamos ocuparnos de cubrir también las necesidades del Ser: crecimiento y contribución.

Cada vez somos más los que decidimos tener un perro y hacerle parte de la familia. No obstante, a pesar de esta creciente demanda, existe un gran desconocimiento sobre las razas caninas. Quiero decir, nos preocupamos por el tamaño y por sus características estéticas, pero reparamos poco en el carácter, atenciones y cuidados especiales que requiere cada raza.

El liderazgo es la respuesta a los desafíos a los que se enfrentan las organizaciones hoy en día. Toda organización necesita liderazgo y en todos los niveles. ¿Por qué? Porque los líderes son la clave para la creación de un clima laboral cordial o adverso. De hecho, los resultados de un área o una empresa dependen en un 30%-40% de su clima laboral.

Parece que hemos olvidado que cada acción que llevamos adelante tiene un impacto global en las personas que nos rodean, en las empresas donde trabajamos, en las sociedades a las que pertenecemos y en toda la enorme red de la vida de la que somos parte. Necesitamos recordar que nuestro potencial como seres humanos es ilimitado y que podemos responder a cualquier reto que nos enfrentemos desde un liderazgo más integral.

El entrenador que aspira a crear un equipo de éxito, tiene antes que haber estado implicado profundamente en su propio proceso de autoconocimiento y crecimiento personal, además de su formación específica en cuanto a la especialización deportiva. Este trabajo resulta de vital importancia, ya que el entrenador se tendrá que involucrar de forma activa y consciente en el proceso de construcción del equipo desde dos dimensiones: desde lo que “es” y desde lo que “dice”.

¿De qué hablamos cuando hablamos de poder personal? El término poder personal genera todo tipo de fantasías y expectativas. No obstante, nada tiene que ver con conceptos de fuerza o dominancia. Es decir, nadie tiene “poder” por ser dominante o fuerte; por el contrario, esos son mecanismos utilizados y manifiestos del ego y tienen que ver con la necesidad de cubrir un miedo o una inseguridad. Y el poder personal no tiene que ver con el ego. Todo lo contrario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies