Fuerza de Ventas

Hay líderes comerciales y equipos de ventas que le siguen vendiendo a la gente apelando exclusiva e insistentemente a su lógica y razón. ¿Suena familiar? Son los que se transforman en nuestra sombra apenas entramos en una tienda; que nos llaman al teléfono con un speach monocorde; que nos atiborran de información que no hemos solicitado (y no nos importa), o que se van por las ramas y aburren. Ahora bien, ¿cómo puede ser que esto siga ocurriendo hoy, cuando gracias a la neurociencia sabemos que entre el 85/90% de las decisiones que tomamos son inconscientes?

La realidad nos muestra hoy que muchas empresas se enfrentan al entorno demasiado tarde, cuando la crisis está muy avanzada. En ocasiones, las respuestas suponen cambios radicales que evidencian una falta de anticipación casi inaceptable; en otras, se intenta manejar la empresa mirando el retrovisor y, por lo tanto, manteniendo posturas sumamente conservadoras que destruyen la iniciativa y la innovación.

Liderazgo Broad-way®, la eficacia de un modelo innovador y experiencial.  En una sociedad en la que el cambio es la constante por excelencia, necesitamos más líderes y menos jefes. Pero no cualquier tipo de liderazgo. Necesitamos líderes que sean lo suficientemente flexibles como para responder y adaptarse a cada uno de los cambios en tiempo real y de forma natural.

¿Cuántas veces más vas a permitir que los nervios te dejen “en blanco” durante una presentación? ¿Hasta cuándo vas a perder oportunidades de negocio por no saber cómo contar lo que haces? ¿Cuánto dinero estás perdiendo por no atreverte a mejorar tu actitud discursiva? ¿Por qué crees nunca podrás hacerlo mejor que tu competencia? Muchos piensan que el miedo a hablar en público es cosa de principiantes o de unos pocos introvertidos, pero no es así. Hablar en público es segundo miedo más extendido en occidente y es algo que sufrimos la mayoría de los mortales.

¿Cómo son tus líderes y tus equipos? ¿Cómo se comunican? ¿Saben escuchar? ¿Fomentan la participación y la colaboración? ¿Crean espacios para que surja la creatividad? ¿Saben organizarse? ¿Distinguen lo prioritario de lo importante? ¿Cómo se desempeñan bajo presión? ¿Delegan?

El deporte nos enseña mucho. Será por todo ello que, desde hace unas décadas, se está vinculando cada vez con más frecuencia al mundo de la empresa. Son muchas las competencias y muchos los valores positivos que podemos identificar con el deporte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies