Comunicación

Lider-Haz-Go! es la formación de coaches profesionales que nos invita a vivir el coaching. Es decir, tanto si queremos hacer este proceso para conocernos más, descubrirnos, tomar consciencia y mejorar nuestra vida y nuestras relaciones; como si lo que deseamos es hacer del coaching nuestra profesión, como si lo que necesitamos es mejorar nuestras competencias y habilidades en el coaching o en cualquiera que sea nuestra actividad profesional.

Son nativos digitales, abiertos, curiosos, dinámicos, flexibles, inquietos, multitarea y “rebeldes”. En tal sentido, promueven horarios y ambientes de trabajo amenos y cómodos; se vinculan más y mejor con las personas y generan más motivación en los otros; valoran el hecho de sentirse felices en el trabajo, y se sienten comprometidos cuando son parte de proyectos y empresas con conciencia social y ecológica.

La formación profesional de un coach supone como premisa un profundo proceso de crecimiento personal. Luego, cada uno podrá volcar lo aprendido en el mismo ejercicio del coaching o en cualquier campo profesional en el que se desarrolle (educación, salud, psicoterapia, consultoría, etc).

Cada vez somos más los que decidimos tener un perro y hacerle parte de la familia. No obstante, a pesar de esta creciente demanda, existe un gran desconocimiento sobre las razas caninas. Quiero decir, nos preocupamos por el tamaño y por sus características estéticas, pero reparamos poco en el carácter, atenciones y cuidados especiales que requiere cada raza. De hecho, la mayoría entiende que el carácter del perro está sujeto estrictamente en un tema genético y esto, cuanto menos, es inexacto.

El liderazgo es la respuesta a los desafíos a los que se enfrentan las organizaciones hoy en día. Toda organización necesita liderazgo y en todos los niveles. ¿Por qué? Porque los líderes son la clave para la creación de un clima laboral cordial o adverso. De hecho, los resultados de un área o una empresa dependen en un 30%-40% de su clima laboral.

La realidad nos muestra hoy que muchas empresas se enfrentan al entorno demasiado tarde, cuando la crisis está muy avanzada. En ocasiones, las respuestas suponen cambios radicales que evidencian una falta de anticipación casi inaceptable; en otras, se intenta manejar la empresa mirando el retrovisor y, por lo tanto, manteniendo posturas sumamente conservadoras que destruyen la iniciativa y la innovación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies