Coaching

Nada cambiará, salvo que decidas que eres tú el que tiene que cambiar. No importa si son 100, 1.000 o 10.000; lo verdaderamente importante es entender cómo nos sentimos frente al dinero; y cuándo menciono el “cómo” me refiero al aspecto emocional, porque es allí desde donde movemos los “hilos” de nuestras acciones y por ende, de nuestra vida. Y lo mismo ocurre cuando tenemos un proyecto. Podemos haber trabajado en él detalladamente punto por punto, invirtiendo tiempo, dinero y energía para ello...

A todos nos ocurre que a la hora de gestionar situaciones laborales o personales, y más en la coyuntura actual, repetimos una actitud o forma de relacionarnos que nos lleva a que las cosas vayan de mal en peor. Sabemos que no funciona o que nos gustaría hacerlo de otra manera, pero seguimos actuando igual porque sale de forma espontánea, aunque no entendemos el por qué. El Modelo Estratégico nos adentra a explorar la sensación de base que nos mueve a actuar de forma repetida, de una manera que no nos aporta nada. Nos ayuda a ver cómo funciona nuestro mecanismo interno para generar esas limitaciones, y nos permite transformar esas limitaciones incómodas en nuestros talentos ocultos.