Cursos y Talleres

Es habitual escuchar que durante las sesiones de coaching o de psicoterapia, las personas muchas veces dicen lo que piensan y sienten, pero otras -consciente o inconscientemente- diluyen o esconden en el discurso la intensidad de sus emociones. No obstante, aún con esas “manipulaciones”, las personas todo el tiempo se están comunicando a través de la palabra, de la energía, de la emoción y de la corporalidad. Lo positivo es que toda esta información está allí, a disposición quien consulta y del coach. Lo negativo es que no siempre es tenida en cuenta o se le da la relevancia que tiene...

“La Morfopsicología nos permite comprender a través de la observación e interpretación del rostro, aumentar nuestra seguridad, confianza, comprender y aceptar sin juzgar”. La vida es relación. Nos relacionamos todo el tiempo con nosotros mismos, con los demás y en todos los ámbitos de la vida. Desde el entorno más íntimo como la familia y los amigos, hasta el más amplio como la comunidad a la que pertenecemos y el entretejido de vínculos que se desarrollan en cualquier entorno laboral y/o profesional...

Hablábamos en un artículo anterior sobre la escucha como una de las competencias más importantes del ser humano. Explicábamos, según la fórmula de Rafael Echeverría, que el acto de escuchar = percibir + interpretar y abordábamos técnicas para resolver las brechas aparentemente insalvables en la escucha. Sin embargo, para acercarnos más a la comprensión de este fenómeno, hablaremos en este artículo(*) sobre una de las acciones que tiene que suceder para que la escucha, como resultado, sea un éxito: la apertura a la comprensión de otro diferente...

Las emociones básicas en los seres humanos son: el miedo, el dolor, la ira y el placer. Todas ellas nos muestran cómo actuamos e interactuamos en nuestras relaciones, en nuestra forma de comunicarnos y en nuestras estrategias. Son las que nos marcan nuestra conciencia operativa y nuestra percepción de la realidad. A propósito de esto, T. Bradberry & J. Greaves señalan, en su libro Emotional Intelligence 2.0, que la Inteligencia Emocional (IE) mejora en un 58% el desempeño profesional y personal...

La inteligencia espiritual, supone la facultad presente en todo ser humano que lo invita a reflexionar por el sentido de su existencia, a tomar consciencia de su singularidad en el mundo y a hacer de su vida un proyecto primero y personal. Por ende, no se desarrolla para un ámbito específico, aunque la causa del interés por ella se haya originado en un área puntual. Cuando la desarrollamos va con nosotros a todos lados y la aplicamos inexorable y naturalmente en todas las cuestiones y relaciones; aprendemos a hacer, Siendo...

“En tiempos de grandes retos, es cuando más aprendemos y crecemos”. No hace falta darle mucha vuelta a estas palabras para entender que esto es real en un sinfín de situaciones de la vida, incluso mucho más sensibles y extremas que una separación. Es en esas circunstancias en las que “tocamos fondo” que surgen fuerzas inesperadas e inexplicables que nos impulsan a seguir adelante. Aprender a capitalizar el aprendizaje que nos trae una situación nos permite despertar a la realidad y adquirir una nueva conciencia.