Gestión del Cambio

El Eneagrama está basado en un antiguo sistema de conocimiento que, llevado al estudio de la tipología humana, constituye una poderosa herramienta para una mejor comprensión de la conciencia de uno mismo. En otras palabras, supone una invitación a etiquetarnos primero, para liberarnos después. Supone una invitación al autoconocimiento como único punto de partida para el crecimiento personal y la transformación profunda, porque esta sólo puede ocurrir cuando miramos hacia dentro; cuando hacemos consciente lo inconsciente.

A nuestro cerebro no le gusta gastar energía y se agobia cuando tiene que tomar una decisión evaluando mil pros y mil contras. De esta forma, tenemos que ser nosotros los que debemos ponérselo fácil, reduciendo las opciones a dos o tres; no más. En muchos momentos de nuestras vidas que involucran decisiones importantes, todos somos muy parecidos a "Juan". Justamente por ello, nuestro coach especialista, Marcos Escamilla, ha diseñado esta metodología Toma una Decisión, contemplando aspectos que simplifican el proceso de datos, de tiempo (el proceso completo dura aproximadamente dos horas), y que nos permiten -por fin- decidir qué hacer o qué no hacer. Veamos brevemente cómo simplificaría "Juan" su decisión si aplicara esta metodología para ello.

Para comenzar a diseñar experiencias de transformación, es clave la espiral de la consciencia. Como en el ciclo de la vida, la espiral es un símbolo que representa el proceso de crecimiento y evolución, y el movimiento por la espiral representa el movimiento de la consciencia al interactuar con los distintos dominios de la experiencia. Para ello, utilizamos el Holón, un mapa, una representación gráfica de cada proyecto/experiencia que empezaremos a diseñar al pasar por los Nodos de la Observación y de la Transformación desde los dominios del Modelo individuales: unidad, sensorial, mental, emocional y corporal; y colectivos: social y ecológico.

Cada familia tiene una historia, unos hechos que sucedieron y que hicieron que se creara un sistema de creencias, de leyes, de obligaciones implícitas. Todo ello se reproduce en forma de contratos familiares. De esta forma, intuimos que no ser leales a ellos supondrá no ser queridos y, posiblemente, ser expulsados del clan. Ahora bien, ¿qué sentido tiene esa lealtad si nos mantiene atados a un guión ajeno y nos impide ser felices?

Richard Bandler, uno de los cofundadores de la Programación Neurolingüística (PNL), afirma: “Tus creencias no están hechas de realidades; es tu realidad la que está hecha de tus creencias”. Dicho en otras palabras, cada uno de nosotros ve las cosas de manera diferente, aunque nadie puede asegurar que observa la realidad de forma objetiva. Todos -sin excepción-, aplicamos interpretaciones subjetivas de lo que ocurre. Es decir, nuestra experiencia del mundo está creada por la información que vamos almacenando consciente o inconscientemente, por nuestras experiencias, por la educación recibida y por la cultura.

La atención dirigida, el autocontrol y la autoregulación nos permiten revisar nuestros juicios e interpretaciones, gestionar nuestras reacciones y conductas, mantenernos flexibles frente a la incertidumbre laboral o, incluso, frente al duelo por la pérdida de una relación o el miedo a estar solos. “El movimiento es de dentro hacia fuera; es hacer para Ser; es un pulso vital sencillo; es el fluir del Ser en relación con la vida. Tu postura es el reflejo de tu movimiento por la vida”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies