Constelaciones Familiares

Si repasamos un poco, estos modos de expresión de la personalidad o estados del Yo se resumen en Padre, Adulto y Niño. Esto significa que durante un periodo de tiempo, podemos sentir, creer y actuar según éstos 3 modos: es decir, primero como alguien muy influyente en nuestra infancia: Padre; segundo como alguien en coherencia con su contexto: Adulto; y tercero como alguien impulsivo y espontáneo: Niño. Desde estas perspectivas, establecemos todas y cada una de nuestras relaciones.

Todos seguimos en nuestra vida un guión secreto, un libreto y cada uno de nosotros lo construye a partir de mandatos (mensajes restrictivos o peligrosos, no verbales) o permisos (mensajes positivos, verbales y no verbales), recibidos inconscientemente antes de aprender a hablar. Ahora bien, esto no significa que todo está escrito y que no hay nada que podamos hacer para intervenir y modificarlo. El guión no es determinante.

Reconocernos para construir los resultados que deseamos..¿cómo? Una estupenda herramienta para este proceso es el análisis transaccional porque nos permite reconocer nuestros tres estados del yo: Padre, Adulto y Niño. Estos estados de la mente son conductas asociadas a pensamientos y estados de ánimo, que reproducen datos registrados en el pasado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies