Constelaciones Familiares

Si has asistido a algún taller de constelaciones familiares, seguramente te has sorprendido, al menos la primera vez. Misteriosamente, aparece información del inconsciente de la persona que quiere resolver su caso, información un poco extraña: un hijo que hace de marido de la madre separada o viuda; un hijo que tiene que hacer de hija, porque era lo que les hubiera gustado a los padres; una hija que debe ser protectora con su madre, o con su padre..

La frase: "Quien no conoce la historia, está condenado a repetirla” suele referirse a pueblos, naciones y civilizaciones en situaciones difíciles y similares a otras ya sucedidas en su propio pasado. Esta rotunda afirmación surge de estudios de investigación de historiadores. ¿Qué hace que una sociedad reincida en lo doloroso? ¿Es su dura cerviz? ¿Es su inconsciente colectivo, según Jung? En otro nivel, ocurre lo mismo en las personas y familias ¿Se puede superar esta contumaz reincidencia en comportamientos inadecuados que nos hacen sufrir?

Duele el perder a un ser querido. El dolor generado por la pérdida toma una tonalidad distinta y evoluciona de forma diferente en el tiempo, según las circunstancias únicas de cada doliente. Todos vivenciamos varios procesos de duelo. Si éstos se complican o se paran, las Constelaciones Familiares pueden ayudar a desatascarlos, a completarlos y a abrirse a la esperanza y a la vida. Nuestros seres queridos lo son porque mantenemos un apego, un vínculo y una relación emocional con ellos. Puede ser de amor, de seguridad, de anhelo, de rechazo y/o de odio. Su pérdida supone una ruptura, un vacío, un dolor.

Nadie está condenado a vivir atado a un guión que no es propio. Revertirlo está en nuestras manos, pues no hay destino capaz de impedirnos la decisión de ser felices y de recorrer el camino propio. El gran paso para esta transformación consiste en animarse a hablar, a ver, a escuchar. De esta forma, además de sorprendernos y permitirnos resolver cuestiones de las que no teníamos idea, el genograma es un vehículo que nos facilita afianzar nuestra identidad, viajar más livianos y liberar al clan familiar de algunos enquistes tóxicos. Es decir, sanando nuestra historia, también sanamos nuestro árbol.

¿Cuántas veces he tratado de alcanzar un sueño, lograr un objetivo o hacer algo, y no lo he conseguido? Es posible que con una cierta distancia temporal y emocional, descubra que muchos de mis “fracasos” se debieron a mi personal manera de actuar. Pero en aquellos precisos momentos, no me di cuenta de que me estaba auto saboteando. Pocas personas saben que lo padecen. ¿Qué me autosabotea? ¿Qué hacer? Cómo hacer?

Solemos hacer lo mismo que con una hipoteca. Resolvemos el presente a costa de hipotecarnos parte o todo nuestro futuro. Nos libramos de la hipoteca cuando devolvemos todo el capital y todos los intereses. Nos libramos de la emoción de ira, miedo, etc., que nos complica la vida cuando logramos soltar su energía de nuestro inconsciente. Las Constelaciones Familiares constituyen una metodología muy eficaz para proceder a este tipo de liberación. Estos hechos importantes y dolorosos nos pueden suceder e impactar en vida.