Crecimiento Personal

El gran problema es que el abuso termina convirtiéndose en adicción. ¿Por qué? La adicción es una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas, a pesar de sus consecuencias nocivas. Estudios de imágenes cerebrales de personas adictas muestran cambios físicos en áreas del cerebro que son esenciales para el juicio, la toma de decisiones, el aprendizaje y la memoria, y el control del comportamiento.

“Vivir una vida con significado, es hacer lo que nos apasiona, es sentir que eso a lo que nos dedicamos aporta un valor único a nuestra sociedad y al mundo”. Y es en este sentido que esta metodología que lleva el nombre de su creador, John Demartini, nos permite tomar consciencia de aquellas percepciones desequilibradas que tenemos sobre la realidad y, a partir de allí, ser capaces de restablecer el equilibrio.

¿Es lo mismo levantarnos que despertarnos? Claro que no. El primero podríamos reducirlo a un mero acto físico; despertarnos pareciera ser bastante más que eso. En nuestra vida todos tenemos ocupaciones y preocupaciones. La pregunta es: ¿cómo nos posicionamos; cuál es nuestro rol frente a ellas? El hecho es que preocuparse no sirve para nada. Por ello, como nos sugiere Curro, lo más lógico es ampliar nuestro círculo de influencia para ocuparnos, que es lo que realmente cambia el enfoque y el resultado.

Dijo alguna vez Henry Ford: “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”. Es decir, si quieres tomarte dos meses sabáticos, montar un negocio, viajar en globo o escalar el Everest, pero no confías en que puedas hacerlo, seguramente no lo conseguirás. Ahora bien, si crees que puedes hacerlo, aunque no es suficiente para lograrlo, es un estupendo primer paso. Y un buen primer paso no es poco. Por el contrario, en su máxima expresión, el primer paso es lo que rompe con la postergación.

¿Ruido Mental? ¿Pensamientos repetitivos? ¿Automatismos? Según los científicos, tenemos aproximadamente 60000/70000 pensamientos al día; aunque lo más curioso es que de todo ese “ruido mental” sólo somos conscientes de un 5%-10% de ellos. Dicho de otra forma, vivimos todos los días en forma automática, reaccionando a los estímulos, más que eligiendo una vida proactiva en la que podamos elegir de forma consciente cómo sentirnos y cómo comportarnos.

Estamos evolucionando colectivamente hacia niveles más complejos de desarrollo, aunque muy probablemente no al ritmo que la complejidad de nuestro mundo requiere. Necesitamos transformar la educación, las empresas, las finanzas, la política, la sanidad, la sociedad, así como otros ámbitos, y parece que actualmente sólo el 9% de los líderes tienen la capacidad de liderar efectivamente todas estas transformaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies