QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Leader Mindfulness.

La inteligencia espiritual en la vida profesional.

“La inteligencia espiritual es primordial; es la que nos permite afrontar y resolver problemas de significados y valores, ver nuestra vida en un contexto más amplio y significativo y al mismo tiempo determinar qué acción o camino es más valioso para nuestra vida. Está en todo nuestro Ser, como una totalidad trabajando de manera armónica con la inteligencia racional y la emocional”. Danah Zohar e Ian Marshall, autores del libro Spiritual Intelligence.

Crecimos entendiendo que cuanto mayor fuera nuestro coeficiente intelectual (CI), más recursos y más posibilidades tendríamos para conseguir lo que nos propusiéramos. No obstante, la sociedad de hoy nos ha dado una especie de baño de realidad y nos ha demostrado hasta el cansancio que todo aquello era sólo una pequeñísima parte de la verdad. Sobre todo en estos tiempos en los que prima el individualismo, la competitividad y el exitismo, hasta los más escépticos han empezado a buscar un cierto refugio que les permita encontrar sentido a lo que hacen o hacer algo con un sentido más profundo.

Hablamos de la vida personal, social y profesional, aunque en este artículo pondremos especial acento sobre la última. Ciertamente, vincular la espiritualidad con la vida profesional, siempre hace un poco de ruido. Comencemos entonces a desmitificar para que podamos ampliar nuestra comprensión. En primer lugar, la espiritualidad no tiene que ver con la edad, la profesión, el estado civil, el dinero y/o la religión. Tampoco con la profesión específica; da igual que hablemos de un abogado, un educador, un vendedor, un piloto de avión, un deportista de elite o un músico.

La espiritualidad nos permite reconectarnos con nosotros mismos y con redescubrir nuestra fuente de sabiduría interior y es justamente por esto que estamos en condiciones de afirmar que es transversal y necesaria para la vida, incluso para el ámbito profesional.

Para representar esto que acabamos de decir, podemos recurrir a cuestiones que hoy nos resultan familiares. Por ejemplo, es cada vez más habitual que los profesionales prioricen -tanto o más que el salario-, una actividad que les permita poner el corazón, desplegar su talento, sentir que son parte de algo más grande y dar significado a lo que hacen. No obstante, esa necesidad de “algo más”, no es estática. Es decir, esta misma necesidad llevada a la familia supone que muchos no se conformen sólo con la buena convivencia; la espiritualidad aquí invita a disfrutar de los vínculos, de compartir y de regalar presencia y atención a los que queremos.

Esto nos acerca a la idea de transversalidad a la que nos referíamos con antelación. La inteligencia espiritual, incluida dentro del mapa de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, supone la facultad presente en todo ser humano que lo invita a reflexionar por el sentido de su existencia, a tomar consciencia de su singularidad en el mundo y a hacer de su vida un proyecto primero y personal. Por ende, no se desarrolla para un ámbito específico, aunque la causa del interés por ella se haya originado en un área puntual. Cuando la desarrollamos va con nosotros a todos lados y la aplicamos inexorable y naturalmente en todas las cuestiones y relaciones; aprendemos a hacer, siendo.

Sobre todo en la actividad profesional y en escenarios tan diversos, cambiantes, complejos e imprevisibles, resulta invaluable contar con la capacidad de enfoque en qué hacemos y en cómo lo hacemos; de presencia para conectarnos con nosotros, con los demás y con lo que sucede; de atención para identificar lo prioritario a lo importante; de estados de calma para gestionar los miedos y el ego, y de intuición para tomar las mejores decisiones. Todo esto es lo que nos facilita la inteligencia espiritual. Como decíamos párrafos antes, todo está en nosotros; es sabiduría interior que está a nuestra disposición y la idea es encontrar recursos para reconectar con ella.

Entre otras cosas, esto es parte de lo que nos propone Ana Isabel Delgado Cánovas, creadora de H2O Organizaciones y Personas y creadora de este curso de Liderazgo Consciente: Leader Mindfulness. Su objetivo es llevarnos a través de un proceso de aprendizaje cálido, cercano, profundo y dinámico y facilitarnos recursos para que cada uno descubra su espiritualidad y pueda reconectar con su fuente de sabiduría interior.

¿Cómo lo hace? Algunos de los abordajes de esta formación, por ejemplo, tienen que ver con:
  • La gestión del miedo.
  • La sabiduría según el Tao.
  • El Dharma.
  • El poder de la presencia y de la intención.
  • La obstaculización que el ego supone para la felicidad.
  • La conexión con el silencio, con la respiración y la meditación.
  • Liderazgo consciente.

La espiritualidad es ética para el liderazgo saludable; es el aumento de la congruencia entre el pensar, el sentir y el hacer; es el entusiasmo por hacer el bien desde cualquier lugar, es el reconocimiento de la nobleza que puede tener cualquier acción y/o profesión.

¿Adivina qué valores en el liderazgo son los más buscados hoy?  

QUIERO MÁS INFORMACIÓN