QUIERO MÁS INFORMACIÓN

NeuroLiderazgo.

Managing with the brain in mind.

Las empresas y organizaciones tienen que estar preparadas para responder y adaptarse a la incertidumbre y a los cambios constantes del mercado. Además, tienen que estar preparadas para responder a las demandas de las nuevas generaciones que buscan pertenecer a empresas impulsadas por valores, que buscan líderes ejemplares, íntegros, inspiradores, flexibles y auténticos a los que seguir y con los que co-crear y convivir. La pregunta es: ¿hemos preparado a nuestros líderes para gestionar y responder a todo esto?

La neurociencia aplicada al liderazgo supone un nuevo paradigma de forma de pensar, decidir y hacer en lo individual y en lo organizacional. Una nueva dimensión basada en el funcionamiento del cerebro que permite explicar, entre otras cosas, el desempeño en cuestiones clave en el ejercicio del liderazgo como: la toma de decisiones, la resolución de conflictos, la motivación, la gestión de las emociones -propias y de los otros-, la creatividad,  la inclusión de la diversidad, la comunicación, etc.

Por todo esto, el NeuroLiderazgo parte de un proceso inicial de autoconocimiento. Cuando aprendemos a conocer cómo funciona nuestro cerebro, cada uno es capaz de encontrar sus mejores herramientas para potenciar, mejorar y desarrollar las competencias de su liderazgo. Néstor Braidot, referente en esta materia, señala: “Las nuevas herramientas no están afuera, sino dentro de cada uno de nosotros”. Es decir, si bien existen técnicas de probada efectividad para entrenar el cerebro y conseguir resultados inmediatos, progresivos y sostenibles, no se trata de fórmulas cerradas. Lo que promueve el NeuroLiderazgo es el desarrollo de las propias estrategias y soluciones, es un trabajo de dentro para fuera. Recordemos también que a mayor autoconocimiento, mayor conocimiento de los demás.

Por esto he diseñado este programa formativo de NeuroLiderazgo, cuya finalidad es acercar el conocimiento neurocientífico de una manera comprensible y práctica a las distintas áreas de desarrollo del liderazgo. Se trata de liderar de una manera coherente con el funcionamiento del cerebro, y entendiendo los verdaderos drivers conductuales de las personas.

El líder no necesita mandar; el líder necesita inspirar e influir en su entorno. El líder tiene que ser un referente a quien mirar e imitar.

Por ello, este entrenamiento tiene como objetivo demostrar la importancia de liderar de una manera coherente con el funcionamiento del cerebro. Por ejemplo, Marshall Goldsmith, executive coach de referencia, fue el primero en hablar del feedforward, en lugar del feedback. ¿Por qué? Porque considera que el feedback tradicional se enfoca en el pasado y no en la infinita variedad de oportunidades que pueden ocurrir en el futuro. El feedforward, por el contrario, facilita a las personas focalizarse en un futuro positivo en vez de en anclarse a un pasado con errores.

Cuando los líderes experimentan esto a través de dinámicas vivenciales -cómo se lleva adelante el aprendizaje en esta formación-, descubren que es más productivo ayudar a la gente a hacer lo correcto que en demostrar que están equivocados. Teniendo en cuenta que nuestro cerebro es una máquina de hacer conexiones neuronales, ¿no resulta mucho más inteligente promover conexiones que sean constructivas e útiles en el trabajo? A eso es a lo que llamo liderar de una manera coherente con el funcionamiento del cerebro.

David Rock, un referente en la actualidad en NeuroLiderazgo, parte de que “todo lo que hacemos en la vida está basado en la determinación del cerebro de minimizar el peligro y maximizar la recompensa”. Cuando tomamos conciencia de esta forma de funcionar del cerebro, es más fácil entender que frente al feedback tradicional -incluso aunque sea constructivo- la persona se pone a la defensiva y se siente amenazada. Sin embargo, el feedforward es recibido positivamente porque se focaliza en soluciones y refuerza la posibilidad de hacer cambios favorables.

Este es un sólo un ejemplo de lo que vemos en el Programa de NeuroLiderazgo, un liderazgo inspiracional, auténtico y empático que, como decíamos al comienzo de este artículo, se adapta las demandas de las nuevas generaciones que ya son parte importante del capital humano de nuestras organizaciones.

El Liderazgo del siglo XXI.

En este Programa enseño cómo podemos entrenar el cerebro para optimizar al máximo los propios recursos, aumentando la claridad en la toma de decisiones y maximizando resultados con mucho menos esfuerzo, incluso ante eventos inesperados o bajo presión. Al finalizar este programa, los participantes pueden aplicar conceptos de las neurociencias usando técnicas y modelos innovadores, posicionándose con muchos más recursos. Transformar Líderes en NeuroLíderes obteniendo niveles y resultados organizacionales y humanos de excelencia.

Para la empresa, trabajar en el NeuroLiderazgo supone situarse como una opción inmejorable para fidelizar el talento y seducir a las nuevas generaciones. Los líderes ocupan un lugar de privilegio desde el cual pueden contagiar e inspirar valores que faciliten el desarrollo y la sostenibilidad de un ecosistema empresarial atractivo y saludable.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN