QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Gestión de conflictos.

La cultura mediadora en el liderazgo empresarial.

Los conflictos no gestionados o mal gestionados son sinónimo de entornos adversos en los que es muy complejo fluir y convivir. En el mundo laboral, no atender o mal-atender estos episodios supone su evolución en una espiral que -con el tiempo- se vuelve inacabable y muy difícil de revertir. Además, como hemos visto en artículos anteriores, impacta negativamente en todos los indicadores de gestión. Por todo esto, hoy y más que nunca, líderes de gestión y mandos intermedios necesitan desarrollar las competencias en esta materia.

¿Por qué hablamos del liderazgo como rol estratégico y clave?

Veamos. Ponderar al líder y a los mandos intermedios como roles estratégicos no es más que sentido común. Son ellos los responsables de fomentar y favorecer un buen clima laboral en equipos de trabajo cada vez más diversos; y también lo son de mantener un diálogo fluido con pares y directivos. Peter Drucker, conocido también como el padre del managemet moderno, señalaba que el 60% de los problemas empresariales son la consecuencia de una mala comunicación. Y a propósito de esto, una de las competencias clave para gestionar cualquier conflicto no es ni más ni menos que la buena comunicación. Es únicamente a través de ella que el líder puede incorporar la mirada mediadora en la empresa en todos los sentidos y direcciones.

Ahora bien, ¿de qué hablamos cuando nos referimos a una buena comunicación?

La comunicación tiene un enorme poder en todos los sentidos; puede destruir y convertir en tóxica toda una estructura o puede construir diálogo y llevar a la empresa a otro nivel. Un altísimo porcentaje de esto depende de las habilidades de comunicación del liderazgo y es una base necesaria para implementar una cultura mediadora. En una buena comunicación tiene que haber, fundamentalmente, empatía, dominio y conocimiento de la situación, escucha activa, claridad y retroalimentación.

Desde estos pilares es posible desarrollar la mirada y los valores de la cultura de la mediación cuyo objetivo primero es trabajar -sobre todo- en los conflictos respetando las diferencias, buscando puntos de consenso, promoviendo las responsabilidades individuales, cuidando las relaciones y facilitando el diálogo constructivo. Cuando un líder promueve estos principios en un entorno laboral, facilita que el tratamiento, el afrontamiento y la resolución de conflictos transcurra en un espacio de respeto en el que todos tengan voz y dialoguen evitando la confrontación, la extensión y la sobredimensión de un problema de cualquier índole.

No obstante, el liderazgo necesita, en primer lugar, una empresa que tome la valiente decisión de afrontar sus conflictos. Empresas que entiendan que ciertos niveles de conflictividad son normales donde hay personas, pero que pueden gestionarse saludablemente. ¿Cómo? Lo hemos dicho. Entre otras cosas, empoderando al liderazgo y permitiéndole incorporar en su rol herramientas mediadoras. La decisión es binaria: preparar a los líderes en esta materia o seguir afrontando costes cada vez más grandes producto de mirar para otro lado.

Curso de Liderazgo y Resolución de Conflictos.

De la teoría a la práctica. De escuchar a entender. De la inacción a la acción. De la buena comunicación a la cultura mediadora.

Este curso de liderazgo y resolución de conflictos diseñado por nuestras especialistas en gestión de conflictos: Carol Pinilla y Montse Mir, ha sido concebido con el objetivo de facilitar el aprendizaje de líderes y mandos intermedios y de acercarles herramientas prácticas que les permitan gestionar cualquier conflicto.

Este curso tiene como premisa contagiar el espíritu de la mirada mediadora, tan eficaz y saludable para mantener sanos los ecosistemas empresariales.

Por ello, entre otros contenidos, se aborda:

  • El origen de los conflictos laborales.
  • El posicionamiento del líder frente al conflicto. Cómo se ven en esa situación, cómo actúan y cuáles son sus creencias respecto de ello.
  • Herramientas para fomentar el diálogo constructivo en todos los sentidos y direcciones.
  • Negociación colaborativa. Cómo trabajar sobre las bases del win win.
  • Comprender la diferencia entre la mirada mediadora y la mediación.
  • El re-posicionamiento del líder. Luego de analizar el conflicto, las posibilidades y de tomar conocimiento de las mejores herramientas para su gestión.

Para la empresa, más allá de la disminución de los costes asociados al conflicto, supone entrar en un proceso de mejora continua basado en la humanización y ponderando los valores de la organización. Esta mirada transformativa que confiere la cultura mediadora en el liderazgo empresarial se incorpora, se contagia y se expande, como hemos mencionado con antelación, en todos los sentidos y en todas las direcciones.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN