QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Programación
Neurolingüística.

La comunicación es un arte que se aprende.

Vivimos en la era de la comunicación, estamos constantemente conectados, usamos infinidad de canales, recibimos ingentes cantidades de información. De hecho, en los últimos diez años se ha producido más información que en toda la historia de la humanidad. Pero a una escala personal y profesional, ¿sabemos cómo comunicarnos?, ¿somos capaces de hacer llegar nuestro mensaje o de persuadir a la persona con la que estamos interactuando?, ¿sabemos percibir lo que realmente está trasmitiendo la otra persona?

Saber comunicar de forma efectiva es crucial para las relaciones personales, sociales y profesionales, pero en numerosas ocasiones, aunque conocemos nuestro objetivo y sabemos lo que queremos decir, no logramos comunicarnos adecuadamente. Esto puede hacer fracasar proyectos o relaciones; ya sea la obtención del puesto de trabajo deseado, la venta de un producto o una relación personal.

Si hablar es una cualidad innata al ser humano, la comunicación es un arte que se aprende. La Programación Neurolingüística (PNL) nace justamente con la pregunta de por qué algunas personas son capaces de llegar, de impactar de esa forma tan mágica y otras no. ¿Qué tienen estas personas de especial? La PNL buscando, responder a esta cuestión, se centra en el estudio de la estructura de la subjetividad. Ha conseguido, así, «formalizar patrones impactantes de la comunicación». Es decir que entrenándonos en PNL a través de conocimientos y prácticas específicas podemos llegar todos a comunicar según nuestra propia intención y deseo. De acuerdo con Grinder, uno de los creadores de la Programación Neurolingüística, esta «presenta herramientas específicas que pueden ser aplicadas en cualquier interacción humana».

La comunicación no es simplemente una cuestión lingüística, es más bien una actividad en dónde intervienen todos los sentidos, la vista, el olfato, el tacto, el oído y el gusto.

Estos aspectos no sólo intervienen en la comunicación, sino que nos ayudan a formar nuestro propio mapa mental del mundo. Pero, como sostiene la PNL, «el mapa no es el territorio» cada uno de nosotros posee un mapa único según su propia subjetividad que lo guiará en sus valores, emociones, creencias y comportamientos. Es necesario, pues, conocer, comprender y saber reescribir ese mapa para ser victoriosos en nuestras relaciones interpersonales. 

Un mapa es un guía, es aquello que nos indica por dónde ir. A través de las prácticas de PNL podemos organizar y reorganizar útilmente nuestra experiencia, nuestras emociones, nuestro propio mapa, para comportarnos de la forma que deseamos y no de la forma que hasta ahora sabíamos. Cuando comenzamos a actuar de manera eficaz nos resultará más simple conseguir el trabajo que buscamos, la atención de nuestros estudiantes, la aceptación de un objetivo común, etc.

Ahora bien, para que ese cambio se produzca debemos revisar nuestras creencias y más aún, en dónde éstas nacen, nuestras emociones. Porque nuestras creencias no se basan tanto en la información objetiva que poseemos del mundo, sino en las emociones que nuestras vivencias nos han ayudado a grabar en nuestro sistema neurológico.

Es por eso por lo que la PNL nos propone el ejercicio de aprender cómo hemos formado el «mapa mental» con el que navegamos por el mundo.

¿Qué sentido (vista, olfato, tacto) utilizamos normalmente para percibir el ambiente? ¿Con qué experiencias y, por tanto, a través de qué emociones hemos construido nuestro «mapa mental»?

Ángela Tejero, a partir de su experiencia en el campo de la PNL y del Coaching ha diseñado un curso para compartir su conocimiento. Un curso presencial, en grupos reducidos y con enfoque práctico y personalizado centrado en la búsqueda del bienestar y el crecimiento de las personas.

De esta forma, la Certificación Practitioner en PNL presenta herramientas para aquellas personas que estén buscando iniciarse o profundizar en sus conocimientos en PNL por razones profesionales; por ejemplo educadores, coaches, psicoterapeutas, ejecutivos, etc.; o bien para aquellas personas que buscan ampliar sus herramientas para vivir plenamente en sociedad.

Entre otras cosas, a través de este curso, conseguiremos:
  • Mejorar nuestra capacidad de comunicación.
  • Superar positiva y creativamente situaciones de estrés o conflicto.
  • Desarrollar nuestra inteligencia emocional.
  • Mejorar las relaciones interpersonales.
  • Crecer personal y profesionalmente.

Finalizada esta formación es posible acceder al Máster Practitioner y al Trainers Training de PNL.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN
96c8d1caef370854034db21c984c61ac - Practitioner PNL: las cosas no cambian, cambiamos nosotros.
Síguenos 😉
96c8d1caef370854034db21c984c61ac - Practitioner PNL: las cosas no cambian, cambiamos nosotros.
Síguenos 😉

Los últimos artículos de PNL Madrid