QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Liderazgo Emocional.

El liderazgo definitivo para el cambio.

«Los patos salvajes siguen al líder de su parvada por la forma de su vuelo y no por la fuerza de su graznido» reza un proverbio chino que bien podría ser la otra cara del famoso «conócete a ti mismo» que encabeza el templo de Apolo y gran parte de la cultura occidental. Y es que forma parte del saber común que liderar a personas no es fácil, pero menos fácil es liderarse a sí mismo.

Todos lo sabemos o lo decimos, pero la coherencia consigo mismo no es algo fácil de alcanzar. Tener conciencia de uno mismo es la tarea más desafiante, pero ahí radica la clave para ser un buen líder. No podemos guiar a otros si no nos empoderamos a nosotros mismos. De esta forma, para alcanzar el éxito debemos conquistarnos a nosotros primero. Nadie nos seguirá si no ve en nosotros sinceridad y coherencia entre lo que hacemos y predicamos. Y en un plano más personal ¿de qué nos puede servir liderar a los demás si no somos capaces de gestionarnos a nosotros mismos?

Muchos de nosotros queremos estar en un ambiente armonioso, proactivo y trabajar rodeados de personas empoderadas, pero podemos pararnos a reflexionar: ¿somos siempre capaces de generar un clima semejante?

Porque el ambiente se crea a través de la actitud de todas las personas que actúan en él. Y si el nuestro es un lugar de mando, o de responsabilidad, nuestra influencia es aún más grande. De hecho, los resultados de un área o una empresa dependen en un 30%- 40% de su clima laboral y ese clima, está determinado en un 70% por los estilos de liderazgo. El estado emocional de un responsable de equipo influye directamente en el resto de los miembros.

Gracias al avance del estudio de las inteligencias múltiples, podemos aprender a convertirnos en los mejores líderes. El quid de la cuestión es, pues, «¿qué puedo hacer para convertirme en un buen líder?». El liderazgo emocional plantea valiosas herramientas para alcanzar el éxito empresarial, a través del autoconocimiento. Porque las viejas estructuras de mando han dejado paso a un nuevo paradigma empresarial que nos exige a todos un viaje de transformación personal. Un viaje de honestidad, humildad y valentía que tarde o temprano todos tendremos que hacer.

Cuestiones como la resolución de conflictos, la gestión de las emociones (las propias en primer lugar), la gestión de equipos centrada en las personas, la capacidad para la resolución de problemas son fundamentales para el logro de los objetivos. Por ejemplo, saber medir el clima emocional y cómo afecta al desempeño y, luego, tener la capacidad de centrarse en la solución y liderar hacia ella hace que el trabajo sea más eficaz, el objetivo se alcance mejor y los beneficios sean mayores. Pero para ello tenemos que estar conectados no sólo con el equipo, sino con nuestras propias percepciones y emociones, sabiendo gestionarlas y enfocarlas. Ya que, como afirma Daniel Goleman, impulsor del estudio del liderazgo emocional, la enseñanza de Sócrates «conócete a ti mismo» constituye la piedra angular de la inteligencia emocional, pues supone darse cuenta de los propios sentimientos en el mismo momento en que estos tienen lugar.

Pero ¿cómo llegar a ese conocimiento y gestión de nosotros mismos?

Veamos. Existen muchas teorías y enfoques, aunque si queremos avanzar, necesitamos entrenarnos en ellas de forma práctica. Es importante reconocer nuestras propias virtudes y defectos y habitar en el mundo con ellas; es importante saber expresar la mejor versión de nosotros mismos y a la vez saber evaluar certeramente a los demás. No obstante, para saber «leer» a los demás, necesitamos desarrollar nuestra capacidad de empatía, que a la vez nos abrirá las puertas de la comunicación eficaz y de la capacidad de persuasión.

Centrado en estas habilidades, entre otras, el Centro de Terapia Breve Sentirse Bien ha diseñado un curso completo y transversal, certificado por AEAPro -Asociación Euro Americana de Profesionales en Ciencias Humanas y Sociales-, que profundiza no sólo en las bases conceptuales del liderazgo emocional, sino en el entrenamiento a través de métodos concretos.

Por ejemplo, el Eneagrama es un mapa de la personalidad, que se basa en el estudio de nueve caracteres humanos. El modelo de Eneagrama Estratégico nos enseña a profundizar en ellos e ir un paso más allá para aprender cómo sacarle provecho a nuestra personalidad. Miguel Herrador, Master en Terapia Breve Estratégica y coach internacional y uno de los docentes del curso, es el creador de este modelo. Tanto él como Francesc Calahorro, Master en Problem Solving y Coaching Estratégico, cuentan con más de veinte años en de experiencia en el ámbito del asesoramiento, la formación y la terapia.

De esta manera, tanto si eres un líder empresarial, diriges equipos o quieres profundizar en el self leadership de impacto, estarás guiado por docentes que integran magistralmente diversos módulos de gestión como la terapia breve estratégica, la cognitivo conductual, la sistémica, la orientada a las soluciones y el Eneagrama.

Por todo lo que hemos abordado brevemente, este curso apunta a un cambio de paradigma tanto a nivel empresarial como personal y tiene un enfoque práctico e integral para descubrir, aprender y desarrollar todos los componentes del liderazgo definitivo para el cambio.

Entre otras cosas, este curso nos facilitará:
  • Construir nuestros objetivos de forma tal que podamos cumplirlos.
  • Descubrir cuáles son y cómo gestionar nuestras emociones básicas.
  • Reconocer qué tipo de personalidad tenemos y cómo sacarle todo el provecho.
  • Identificar formas más eficaces para resolver problemas.

Eleanor Roosevelt decía: «Si quieres manejarte a ti mismo, usa la cabeza; si quieres manejar a otros, usa el corazón».

QUIERO MÁS INFORMACIÓN
30e4757b38c214a2f4bb858868524616 - Liderazgo Emocional: el liderazgo definitivo para el cambio.
Síguenos 😉
30e4757b38c214a2f4bb858868524616 - Liderazgo Emocional: el liderazgo definitivo para el cambio.
Síguenos 😉

Los últimos artículos de Centro Terapia Breve Sentirse Bien