QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Neurociencia para coaches.

“Cualquier coach que no tenga un mínimo de conocimientos sobre neurociencia, dentro de tres o cuatro años estará en desventaja”. (Joseph O’Connor)

No es complejo entender a qué se refiere. Hasta no hace mucho tiempo sabíamos muy poco del cerebro. Pero gracias a la tecnología que nos permite observar y estudiar el cerebro en tiempo real, en las últimas dos décadas se ha descubierto mucho más sobre su funcionamiento que en toda la historia de la humanidad. Ahora por ejemplo sabemos que el cerebro, debido a su plasticidad, puede cambiar su estructura y puede crear nuevas conexiones neuronales a lo largo de toda la vida. Este conocimiento es importante porque esas redes neuronales son los mapas que constituyen nuestros pensamientos, actitudes, patrones emocionales y creencias que se han ido conformando con el paso del tiempo. A su vez, esas conexiones neuronales se refuerzan cada vez que repetimos una acción, hábito, pensamiento o sentimiento. Por ello, entre otras cosas, nos cuesta tanto salir de nuestra zona de confort, cambiar un hábito, tomar decisiones diferentes y/o sostener la motivación a largo plazo. Nos cuesta, pero no es imposible.

Estas cuestiones que implican salir del piloto automático, resumen una variedad de motivos por los que las personas deciden comenzar un proceso de coaching. Es decir, llegan cuando no pueden moverse de donde están aunque lo deseen profundamente; cuando tras muchos intentos frustrados o cuando se comete el mismo error una y otra vez, buscan ayuda externa. En este sentido, no importa cuán desorientadas o angustiadas lleguen; lo verdaderamente importante es que aún quieren volver a intentarlo. La motivación, la atención, la repetición y el feed-back positivo es lo que el coach va promoviendo para facilitar el cambio. Y en esa facilitación, el conocimiento de las neurociencias es clave.

Para un coach conocer cómo funciona el cerebro significa incrementar su capacidad para actuar como potenciador del cambio, crecimiento y transformación de las personas.

Por ejemplo, cuando una persona se enfrenta a nuevos desafíos suele tener muchos miedos -algunos lógicos y otros irracionales-. Ante la novedad hay resistencia, porque el cerebro está diseñado para mantener el status quo, por eso intentará que desistamos de hacer algo nuevo (que no arriesguemos) y procurará mantenernos en la zona de confort (conocida y segura). Sin embargo, hay técnicas y metodologías mediante las cuales el coach puede ayudar a expandir la visión y a crear nuevas conexiones neurales en una dirección más deseable.

Brevísimamente explicado, de esto se trata el neurocoaching. A partir de las cuestiones más investigadas del cerebro, aplicamos la neurociencia al coaching; coaching pensando en el cerebro (coaching with the brain in mind). Esta aplicación de la neurociencia a la práctica del coaching propone que el coach aprenda y comprenda la anatomía y fisiología del cerebro y la base neuronal de los procesos cerebrales que explican la conducta, el aprendizaje, la motivación, la toma de decisiones, la interacción social y la inteligencia emocional entre otras.

Por ejemplo, ¿cómo mantener conversaciones que cambien el enfoque del cliente y produzcan cambios neuroquímicos? ¿Cómo promover estados de ánimo que favorezcan el aprendizaje? ¿Hay formas de estimular la motivación? ¿Cómo promover la confianza dentro de las organizaciones facilitando un clima positivo? ¿Es posible ayudar al cliente para que no ceda a la recompensa inmediata y se centre en la recompensa a largo plazo?

El neurocoaching permite incorporar técnicas y pautas que permiten producir cambios en el cerebro de las personas para que puedan conseguir sus objetivos.

Teniendo en cuenta todas las cuestiones que hemos mencionado, entre muchas otras, hemos diseñado este curso online de Neurocoaching: la práctica de las neurociencias para coaches. El objetivo es aprender pautas básicas de cómo funciona el cerebro de las personas para poder mejorar sustancialmente -en impacto, tiempo y resultados- las sesiones con el cliente. Para ello, más allá del enfoque teórico de los contenidos, el abordaje es mayormente práctico y aplicable al coaching.

No obstante, este curso online no está dirigido únicamente a los coaches, sino a todos los profesionales que trabajan en y por el desarrollo y crecimiento personal, que se encuentran en un lugar clave para facilitar a las personas procesos de cambio, aprendizaje, toma de decisiones y motivación.

Entre otras cosas, esta formación permite:
  • Ampliar la perspectiva a partir de sumar conocimientos clave sobre el funcionamiento del cerebro.
  • Incorporar recursos prácticos, simples y efectivos para optimizar las sesiones con el cliente.
  • Comprender, desde el punto de vista de la neurociencia, el impacto de la conversación en el coaching.

Una ex alumna de la formación ha recomendado este curso con estas palabras:

“La formación hace un recorrido muy interesante, concreto y sencillo por todos los últimos avances de la neurociencia que influyen directamente en procesos como la relación con otras personas, la empatía, el aprendizaje o el bienestar emocional. Gemma no se queda en la teoría y aterriza muy bien para mostrarnos cómo podemos utilizar todos estos conocimientos en un proceso de coaching o en nuestra vida en general”. N. Vico (ACC · ICF).

QUIERO MÁS INFORMACIÓN