QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Desarrolla todo el
potencial de tu mente.

NeuroFocus System. Consigue mejores resultados en menos tiempo.

¿Ruido Mental? ¿Pensamientos repetitivos? ¿Automatismos?

Según los científicos, tenemos aproximadamente 60000/70000 pensamientos al día; aunque lo más curioso es que de todo ese “ruido mental” sólo somos conscientes de un 5%-10% de ellos. Dicho de otra forma, vivimos todos los días en forma automática, reaccionando a los estímulos, más que eligiendo una vida proactiva en la que podamos elegir de forma consciente cómo sentirnos y cómo comportarnos.

El hecho es que si siempre pensamos igual, siempre tendremos las mismas redes neuronales y, por ende, siempre obtendremos los mismos resultados. No obstante, gracias al concepto de neuroplasticidad, sabemos que está en nuestras manos cambiar y/o crear nuevas sinapsis, pero también sabemos que para que esto ocurra tenemos que entrenar nuestro cerebro. Según David Gómez, nuestro coach especialista y formador del programa NeuroFocus System, existen tres claves para un buen entrenamiento mental en base a un objetivo: Enfoque, Atención y Concentración Consciente. Pero vayamos por partes. 

Por ejemplo, cuando hablamos de enfoque consciente, nos referimos a la cantidad y densidad de atención que podemos dedicar a focalizar en algo concreto. Esa densidad de atención puesta en práctica con constancia y regularidad es la que nos va a permitir desarrollar nuevas redes neuronales. Esto significa que si tenemos un propósito claro y contamos con las herramientas para alcanzar el enfoque mental, podremos conseguir lo que deseamos.

Claridad y enfoque mental. Entrenando el lóbulo frontal.

¿Por qué esta parte del cerebro? Ciertamente porque es la que tiene una participación clave en la toma de decisiones directivas y ejecutivas y la que contempla ese 5/10%, que es la parte consciente del cerebro a la que nos referíamos párrafos antes. El entrenamiento de este 5% es clave significa tener más densidad de neuronas que sean capaces de “detener” la parte inconsciente -emociones reactivas e instintivas-.

Una forma básica de entrenamiento es la meditación. Llamativamente, transcurridos cinco minutos de meditación y enfocándonos en la respiración, se producen una serie de cambios positivos en el cerebro. Por ejemplo, por un lado, en el córtex prefrontal, se activa el lóbulo frontal izquierdo que es donde se alojan los pensamientos positivos; es decir, nos desapegamos del ruido mental, disminuimos la ansiedad y amplificamos la concentración. Por otro lado, disminuye la actividad del lóbulo frontal derecho -que es el que se activa cuando estamos enfadados y, entre otras cosas, nuestro sistema límbico aumenta nuestra receptividad emocional, nuestra empatía. Esto significa que, al estar mucho más relajados, generamos endorfinas y nos sentimos mucho mejor.

Generando nuevas redes neuronales.
Concentración, atención e intención.

Si nos ponemos a pensar: ¿cuántos minutos al día estamos verdaderamente enfocados en nuestro objetivo? La clave del entrenamiento es la constancia, la estimulación concentrada y comprometida. Cuanto más constantes seamos, más rápidamente se fijarán esas nuevas sinapsis y cuando esto ocurre, casi sin darnos cuenta, vamos haciendo cosas orientadas (naturalmente) hacia el objetivo que queremos conseguir. Ahora bien, para que se genere un nuevo hábito, necesitamos entre 4 y 8 semanas de entrenamiento ininterrumpido.

Todos sabemos la constancia y la voluntad que requiere un cambio de hábito o la creación de uno nuevo. Lo que muchos no sabíamos hasta ahora es que esa voluntad -que se entrena y se potencia- también está en el córtex prefrontal. Como dice nuestro especialista durante la webinar: “Entrenar esta parte del cerebro es fundamental para generar cambios profundos y nuevos hábitos”.

Enfoque, atención, intención, constancia y voluntad.
¿Y la motivación?

Veamos. Cuando aprendemos algo novedoso se activa el lóbulo frontal derecho y con él se activan la atención e intención para aprender algo. La motivación por algo, la curiosidad, es el aspecto emocional que nos mueve a la exploración, la investigación y el aprendizaje. El neurotransmisor encargado de generar esa motivación es la dopamina. Está demostrado que los aprendizajes con un componente emocional son los que más perduran y la dopamina juega un rol importante en estos procesos; entre otras cosas, nos ayuda a ser conscientes de las posibles recompensas y a ponernos en acción para conseguirlas.

Aunque aquí tenemos que hacer una salvedad. El cerebro siempre busca recompensa inmediata, pero el efecto químico de hacer algo -la mayoría de las veces- no responde a esa inmediatez. Esto lo tienen claro los dueños de los gimnasios, pues saben fehacientemente que a pesar de que hay muchas personas que se ven entusiasmadísimas los primeros tres días, esa excitación baja y no vuelven más. Esto ocurre porque para ver los beneficios de la actividad tenemos que “posponer la recompensa” y, curiosamente, el único que tiene esa capacidad –una vez más- es el córtex prefrontal. 

Claves para lograr mejores resultados en menor tiempo.

Todo lo que se ha venido diciendo, aunque se ha explicado brevemente de qué se trata y por qué ocurre cada cosa, está integrado en el programa NeuroFocus System. Entrenamiento ideal para todos aquellos que quieran conseguir sus objetivos en menos tiempo y clave para coaches profesionales. Decimos que es clave, porque si bien todo proceso de coaching requiere la capacidad de fijar un objetivo que sea ecológico, realista, medible y realizable, la posibilidad de facilitarle al cliente a entrenar su mente para establecer un enfoque mental auto-dirigido a su objetivo concreto, es invaluable.

Y después de lo dicho, pregunto: si sabemos que nos hace bien, ¿por qué no lo hacemos? Veamos algunos de los beneficios que una persona con un lóbulo frontal activo tiene:

  • Nivel de atención duradero. Lucidez.
  • Adaptabilidad y flexibilidad.
  • Capacidad de planificar el futuro y de seguir el plan proyectado.
  • Convicción y coherencia para defender sus ideales frente a otros.
  • Capacidad de aprender de los errores y hacer las cosas diferentes la próxima vez.
  • Capacidad para hacer realidad sus sueños y objetivos.
  • Mayor capacidad de enfoque.

Al final de este webinar, David nos sugiere dos ejercicios sencillos para aplicar en nuestra vida diaria sin esfuerzo adicional alguno y con el objetivo de grabar nuestras nuevas conexiones neuronales en base a nuestro objetivo. Para ello, tiene en cuenta los dos lenguajes del cerebro y nos explica cuál utilizar, cuándo y cómo. Pero no revelo más…

Contenido basado en el webinar:
El Enfoque Mental: claves para conseguir mejores resultados en menos tiempo.
David Gomez · Mayo 2017. 

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

d47716185198f9d7e15dafb6ae85c5f2 - NeuroFocus System: consigue mejores resultados en menos tiempo.
Sígueme 😉
d47716185198f9d7e15dafb6ae85c5f2 - NeuroFocus System: consigue mejores resultados en menos tiempo.
Sígueme 😉

Los últimos artículos de NeuroFocus System