QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Shiatsu Namikoshi y
Tuina profesional.

Fibromialgia y duelo desde la perspectiva de la Medicina Tradicional China (MTC).

El dolor, sobre todo el dolor crónico, continua siendo uno de los mayores desafíos para la medicina moderna. Todos padecemos dolor físico y/o emocional en uno u otro momento de nuestra vida, y aunque solemos “demonizarlo”, es la única manera que tiene nuestro cuerpo de avisarnos sobre un problema serio y de protegerse de daños mayores.

Ahora bien, desde el punto de vista de la medicina científica, las señales asociadas al dolor se transmiten a través de unos receptores especializados del sistema nervioso que se encuentran en la piel y otros tejidos, respondiendo a estímulos nocivos (heridas y/o inflamaciones), que tras recibirlo emiten una serie de señales químicas y eléctricas que viajan a través de las neuronas hasta la médula espinal y, a través de ella, hasta el cerebro, donde finalmente se interpretan como dolor.

La Medicina Tradicional China, en cambio, lo ve más holísticamente. En principio, para la MTC no existe la enfermedad, simplemente hablamos de un desequilibrio entre las diferentes energías y elementos que tiene todo organismo vivo; cuando este desequilibro se rompe aparece la “enfermedad” y, en ocasiones, puede causar dolor. Normalmente, el dolor -desde la MTC- es un estancamiento de energía o de sangre y puede tener múltiples orígenes; por ejemplo, un estancamiento del elemento madera, o bien frío o un vacío energético, entre otras.

Para verlo más claro, veamos brevemente el abordaje de casos de fribromialgia (mayoritariamente dolor físico) y de asociación de duelo (mayoritariamente dolor emocional), desde ambas perspectivas.

Comencemos con el enfoque de la medicina convencional en relación a la fibromialgia. Efectivamente, pareciera que la medicina moderna se muestra un poco incómoda frente a cierto tipo de dolores crónicos, sobre todo cuando éste no corresponde a un daño físico real o una causa que encuadre dentro de sus paradigmas neurológicos o anatómicos. La solución, en la mayoría de los casos, contempla el uso de analgésicos para aliviar el dolor. No obstante, cuando se alivia o se elimina el dolor, se está privando al cuerpo de su sistema de alarma, puede estar encubriendo el desarrollo de patologías importantes.

No obstante, para la MTC, la fibromialgia puede tener 4 o 5 orígenes diferentes y, en todos los casos, 2 o 3 de los 5 órganos, van a verse afectados. El hígado (elemento madera) es uno de ellos; el bazo (elemento tierra) es otro, y el riñón (elemento agua) es el tercero.

Curioso o no, uno de los patrones más habituales que suele presentar una persona con fibromialgia es el síndrome del nido vacío. Quienes la padecen en general son mujeres cerca de los 50 años de edad que han pasado gran parte de su vida velando por el bienestar y el cuidado de su familia y un día se encuentran con que ya no son necesarias en ese rol. De este desplazamiento de su función, suele subyacer un problema psicológico que comienza a generar y a padecer una serie de dolencias reales.

Ocurren también cuestiones a nivel emocional. Por un lado, el hígado afecta al paciente en el tema de la ira y de la rabia contenida; es decir, al no aceptar esa nueva realidad como parte natural de la vida, se produce un estancamiento de energía, un bloqueo energético. Por otro lado, el bazo le afecta al paciente con un exceso de razonamiento, con una preocupación excesiva. A nivel emocional, cuando esto ocurre de manera conjunta suele producir estragos en el paciente. Una de las razones es que el hígado tiene una energía muy fuerte, y cuando entra en desequilibrio, genera una especie de “viento interno”.

Este “viento” en la fibromialgia es el que hace que por la mañana el dolor esté en un sitio (por ejemplo en el talón), por la tarde en otro (la rodilla), por la noche en otro (la cintura), y un sinfín de variables. Además, altera la energía del elemento tierra -el bazo-, que es el órgano encargado de producir la energía del cuerpo, provocando agotamiento, cansancio y/o fatiga crónica. Los pacientes con fibromialgia, también tienen alterados el sistema digestivo y toda la musculatura del cuerpo.

Como terapeuta profesional de Shiatsu Namikoshi y Tuina, el tratamiento de la fibromialgia tiene resultados altamente beneficiosos para el paciente.

Es rápido e indoloro, permite recuperar vitalidad, disminuye la tensión, mejora el sistema circulatorio y respiratorio y favorece la capacidad de auto-sanación del cuerpo.

En relación a la Asociación del duelo, la medicina científica suele recomendar antidepresivos y terapia. Dicho de otra forma, nos ayudan a aliviar el dolor, a anestesiarlo, a “ponerlo en pausa”. No obstante, sucede que en la mayoría de los casos, cuando se baja o se suspende la dosis de la medicación, el dolor reaparece casi intacto en intensidad, aunque el paciente no sabe a qué obedece, pues el motivo que lo ocasiona está muy distante en el tiempo.

La MTC lo trata de forma diferente. Los especialistas entienden que el dolor está ahí, que en niveles normales es sano y que es parte de nosotros. Por eso, en vez de anestesiarlo, nos ayudan a integrarlo saludablemente. Para ello, sugieren consumir ciertos alimentos naturales que nos ayudan a disminuir la intensidad del dolor y, por otra parte, para generar estados de calma y permitirnos integrar el duelo de forma más sosegada, se aplica el Shiatsu y el Tuina emocional. Además, puede incluirse un acompañamiento psicológico.

Calmar el cuerpo, genera una apertura mental. Los especialistas de Shiatsu y Tuina emocional buscan el origen, el sentimiento o la emoción que más predomina (por ejemplo, la preocupación, en el bazo). Con el Shiatsu emocional, a través de la respiración, recorriendo todo el meridiano, buscando e identificando los puntos de dolor, es posible conseguir un alivio muy importante.

Esta terapia supone un complemento ideal para el trabajo psicológico, pues desde el cuerpo, es posible calmar la mente.

Claro que para que los resultados de la intervención en cualquier cuadro de dolor físico y/o emocional sea tan efectiva y beneficiosa, la formación como terapeuta debe ir de la mano de los mejores. Para ello, David Herrero García y Emilio Estivill Martínez, junto a un equipo de profesionales multidisciplinares con más de veinte años de experiencia, han diseñado este Curso de Shiatsu Namikoshi y Tuina Profesional con un enfoque totalmente práctico.

Esta formación permite a las personas el aprendizaje de las bases del Shiatsu Namikoshi y Tuina; los fundamentos de la MTC, distintos aspectos de la anatomía del aparato locomotor y el conocimiento de las competencias necesarias para saber diseñar el plan y los objetivos terapéuticos según la evolución del paciente. En el último año, se aborda el tratamiento de enfermedades complejas y se llevan adelante prácticas con pacientes reales.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN