QUIERO MÁS INFORMACIÓN

El liderazgo como Responsabilidad
Social Corporativa (RSC).

De acuerdo con la descripción que hace el Consejo Mundial de Empresas por el Desarrollo Sostenible (WBCSD, por sus siglas en inglés), “la RSC es el compromiso que adquiere una empresa para contribuir al desarrollo económico sostenible por medio de la colaboración con sus empleados, sus familias, la comunidad local y la sociedad, con el objeto de mejorar la calidad de vida”.

De esta forma, ese enfoque que muchas organizaciones mantienen aún hoy y que entiende a la RSC únicamente como una buena estrategia de marketing de cara al exterior es, cuanto menos, desacertado.

La RSC no es una acción, son todas. Es el mensaje, los valores y la intención implícita o explícita en cada una de las acciones internas y/o externas de la empresa.

De hecho, lo que se haga en una de esas vertientes afecta a la otra, inexorablemente. ¿Qué quiero decir? No sirve de nada que frente al público se muestre una responsabilidad social determinada, si entre los propios líderes de la organización no se ha introducido esta filosofía. La conciencia que no existe, no puede expandirse.

Y hemos mencionado a los líderes de la organización porque ellos son el engranaje transversal de todas las personas, actividades e instancias que se desarrollan en una compañía. Efectivamente, la mayoría de nosotros sabe que un liderazgo torpe, autoritario, desordenado, sordo, indeciso y desapasionado, se traduce en un “funcionamiento disfuncional” de cualquier equipo de trabajo. Ahora bien, sabiendo que todo lo que sucede dentro de la compañía (bueno o malo), trasciende, ¿de verdad queremos proyectar esa imagen?

¿De verdad no nos importa perder la confianza del mercado -o peor aún- que nuestra marca gane popularidad negativa? ¿De verdad no nos importa que nos abandonen los talentos internos -o peor aun- que se vuelva una misión imposible captar nuevos?

De alguna manera, el coste humano, social y económico de no hacer nada, de continuar dejando que todo fluya “como sea” es altísimo y en parte ya lo hemos visto en el párrafo anterior. Por el contrario, invertir en formar mejores líderes puede multiplicar los beneficios (humanos, sociales y económicos) a corto, mediano y largo plazo. Así lo conciben los profesionales de eliteschool.es y en ese sentido, han diseñado la formación en Liderazgo Armónico, cuyo objetivo podríamos resumir en una ecuación en espiral: Mejores líderes=> mejor clima interno=> mayor productividad=> mejores resultados=> refuerzo positivo de la imagen de marca y reputación empresarial.

¿Qué aspectos involucra un liderazgo armónico para que pueda provocar todos esos impactos positivos?

Veamos. Este programa supone una acción enorme de RSC porque expande la conciencia sobre los valores humanos del liderazgo, fundamentados científicamente como generadores de rendimiento empresarial. Repasemos algunos de ellos:

  • Prácticas que incrementan la productividad: humildad y resolución feroz; integridad; escucha activa; lenguaje motivador; reconocimiento a la contribución; seguridad, etc.
  • Prácticas que aumentan la salud y la felicidad: prácticas meditativas; autonomía; competencia y relación con los demás; pasión.
  • Prácticas que perjudican el liderazgo: vanidad, orgullo y ego. Nos referiremos a ellas más adelante.
  • Prácticas que incrementan la creatividad: motivación intrínseca, unión, armonía y –otra vez-, pasión.

Además de todas esas competencias de liderazgo, este programa apunta también a que cada uno de los líderes de gestión, directivos, CEO’s encuentren su forma auténtica de liderar. Ludwig van Beethoven dijo alguna vez: “Usted es príncipe por azar, por nacimiento; en cuanto a mí, yo soy por mí mismo. Hay miles de príncipes y los habrá, pero Beethoven sólo hay uno”. Esa esencia, con sus luces y sus sombras, hizo único a Beethoven y nos hace únicos a cada uno de nosotros. El tema es dejar de negarlas; en cambio, afrontarlas, reconocerlas, mejorarlas e integrarlas. Esto es otro de los valores diferenciales de esta formación.

Efectivamente, muchos programas son políticamente correctos; se concentran en discursos positivistas y teorías abstractas que suponen un liderazgo casi utópico. Lo cierto es que “lo bonito” suena muy bien pero sirve poco. Por ello, el liderazgo armónico plantea un abordaje casi disruptivo y comienza por el mismo principio que muchos quieren evitar, invitando a los participantes a enfrentarse con su orgullo, su vanidad y su ego. Con todo aquello que les impide ser humildes, generosos y a tratar a los demás con respeto e igualdad; lo que dicho de otra forma, supone la valentía de revisar su propia historia personal, su pasado y su autoimagen.

Cuando somos capaces de enfrentarnos a nuestro “lado oscuro”, estaremos preparados para desplegar un liderazgo auténtico. En este sentido, Xavier Roca-Cusachs, uno de los formadores de liderazgo armónico, nos señala: “Este programa apunta a mediar en cada uno de los participantes para que tenga un cambio interno; un cambio que se produzca desde dentro hacia fuera, porque ese es el único cambio irreversible y sostenible”.

Algunos de los beneficios que la empresa percibe luego de invertir en formar mejores líderes.
  • Contar con líderes íntegros, humildes, generosos y armónicos.
  • Mejorar la productividad y los resultados producto del buen clima.
  • Fomentar ambientes que favorezcan la creatividad.
  • Entrenar un liderazgo capaz de aumentar el compromiso, el sentido de pertenencia, la participación y la colaboración de sus equipos de trabajo.
  • Desarrollar y atraer el talento.
  • Afianzar la imagen de marca y la reputación empresarial, transmitiendo valores e intención desde dentro y hacia fuera.

Todo eso junto, al mismo tiempo y en el mismo lugar en el que transcurre la cotidianidad laboral.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Elite School Liderazgo Armónico. ¿Cómo puede tu empresa mejorar el mundo?
Síguenos 😉
Elite School Liderazgo Armónico. ¿Cómo puede tu empresa mejorar el mundo?
Síguenos 😉

Los últimos artículos de Elite School (ver todo)