QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Cambia el cuerpo, cambia tu biología, cambia tu creencia.

Programa de Especialización para Coaches.

El Dr. Bruce Lipton, prestigioso biólogo, decía: “Nos han hecho creer que el cuerpo es una máquina bioquímica controlada por genes sobre los que no podemos ejercer ninguna autoridad, eso implica que somos víctimas de una situación, los recibimos al nacer y ellos programan lo que sucederá. Cogí entonces tres grupos de células, las puse en tres placas de Petri, cambié las condiciones, cambié el medio de crecimiento y los componentes del medio ambiente en cada una de las tres placas. Luego verifiqué que en una de las placas se formó hueso, en otra músculo y en otra, células liposas. ¿Qué fue lo que controló el destino de cada una de ellas si eran genéticamente idénticas?

Eso demuestra que los genes no lo controlan todo, es el ambiente, el ser humano es el que controla, dependiendo de cómo lee el ambiente, de cómo su mente lo percibe. Estamos en un punto de la historia en que hemos de elegir ser soberanos o permanecer dependientes. No estamos limitados por nuestros genes sino por nuestra percepción y creencias”.

Dicho de otra forma, la célula es la vida y las personas somos un como una célula. Es decir, cada uno de nosotros recibe información a través de los cinco sentidos y el sistema nervioso y las células reciben las señales del entorno a través de los receptores que captan la información. El ADN de cada uno de nosotros es controlado por señales que vienen desde fuera, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos -positivos y negativos-.

Por ello, al cambiar nuestra manera de vivir y de percibir el mundo, cambiamos nuestra biología.

De alguna manera, el entorno es lo que nos define. Lo que escuchamos y vivimos nos forma. De allí la afirmación que dice que no vemos el mundo como es, vemos el mundo como somos. Y sí, somos víctimas de nuestras creencias, hasta que tomemos la decisión de cambiarlas. Ahora bien, en este sentido, Albert Einstein decía: “No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos”.

Y basándome en la reflexión pregunto: ¿cómo podemos cambiar nuestras creencias desde otra dimensión del Ser? Por ejemplo, cuando tengo un pensamiento negativo, es común que nos enseñen a cambiarlo desde el mismo pensamiento, concentrándonos en imágenes y recuerdos positivos para contrarrestarlo. Pero de esta forma, estaríamos intentando resolver el problema (el pensamiento en este caso) -contradiciendo a Einstein-, desde la misma dimensión que lo hemos creado. Y esa lógica cerrada es, muchas veces, ineficiente.

¿Y si cambiamos las creencias y la percepción desde el cuerpo?

Veamos. El inconsciente utiliza como referente el 90% del tiempo -aproximadamente- la información almacenada desde nuestra niñez. Por eso cuando decidimos algo, por ejemplo: “Quiero llevar a mi empresa a la cima del éxito”, aunque suene fantástico, no es suficiente. Isabel Chacón, nuestra coach especialista, nos señala que todo nuestro ser tiene que estar alineado con ese objetivo: cuerpo, emoción, lenguaje, energía y espíritu. De hecho, si en nuestro inconsciente el éxito está asociado al dinero y éste está asociado a la “gente deshonesta”, entonces nuestro objetivo se diluirá antes o después. Lo hemos dicho: todo lo que hacemos y decidimos con respecto a esa meta estará regido por esa creencia inconsciente de deshonestidad, y nuestro cerebro hará lo que sea porque no seamos deshonestos.

Ahora bien, como coaches profesionales ¿cómo podemos detectar que existe esa creencia; éxito = dinero = deshonestidad si no surge a través del discurso de la persona? Imaginemos al cliente manifestando a través de sus palabras que quiere llevar a la cima del éxito a su empresa. Visualicémoslo (es una invitación). Comienza a hablar de los grandes planes que tiene, se expande, se sienta firme y “sella sus palabras con grandes gestos. No obstante, en medio del relato y cuando pone especial acento en el éxito y el dinero que conseguirá si logra sus planes, su respiración comienza a entrecortarse y su postura empieza a contraerse. ¿No es maravilloso? El cuerpo nos pone en el mundo, es visible, tangible, y aunque no tiene una lectura universal, nos da mucha información en la que reparar y prestar atención.

En el ejemplo, algunas de las cinco distinciones corporales que nos enseña Isabel: la respiración, las sensaciones corporales, las tensiones musculares, las posturas y gestos y el movimiento corporal, se manifestaron y nos permitieron detectar, en el mismo momento en el que estaba sucediendo, que había algo a lo que teníamos que prestarle atención.

Somos seres complejos. A veces decimos lo que sentimos, lo que pensamos; pero muchas otras veces el lenguaje verbal nos permite hacer algunas trampas.

Cuando como coaches profesionales conocemos y experimentamos estas cinco distinciones corporales en primera persona, entonces estamos preparados para indagar sobre esa situación particular del cliente en el momento que está sucediendo, para que sea él mismo que pueda tomar conciencia de su significado.

En la hipótesis que hemos planteado, el cliente tiene que encontrar su propia corporalidad para el éxito porque cuando cambia sus patrones corporales, cambia toda su biología, incluida su creencia. Esta lógica abierta que permite cambiar una dimensión personal del Ser desde otra diferente, demostrándonos que todo en nosotros está íntimamente conectado y que lo que hagamos en una de ellas afecta -inexorablemente- a las demás. Por otro lado, esta mirada responde a la lógica que plantea Einstein y que hemos citado con antelación.

De esta forma, y siguiendo todas y cada una de estas pautas, Isabel ha diseñado programa de especialización para coaches cuyo objetivo fundamental de dotar a los coaches profesionales de más y mejores herramientas, técnicas y habilidades para trabajar con la totalidad del quién del cliente, y así, ayudarles a conseguir cambios profundos y sostenibles en sus vidas.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN
4d6fa4c7e3a7aebba1d86b411b820e36 - Técnicas y prácticas corporales transformacionales para coaches.
Síguenos 🙂
4d6fa4c7e3a7aebba1d86b411b820e36 - Técnicas y prácticas corporales transformacionales para coaches.
Síguenos 🙂

Los últimos artículos de Coach Deep | Profundiza tu Coaching