QUIERO MÁS INFORMACIÓN

¿Cómo facilitar la toma de
Consciencia Personal?

Fritz Perls, uno de los creadores de la terapia Gestalt, señalaba: “Si necesitas el estímulo, los halagos y las palmaditas en la espalda de todo el mundo, entonces estás convirtiendo a todo el mundo en tu juez”.

Y sí, ojalá fuera tan fácil como parece. Ojalá nos animáramos a “hacer” sin estar tan pendientes de la mirada del otro. Ojalá pudiéramos conectar con eso tan íntimo y tan auténtico, porque esa motivación puede con todo y más. Ojalá pudiéramos tomar conciencia de nuestros miedos y creencias, ponerles nombre y apellido, enfrentarlos y gestionarlos. Y si, aunque me repita, ojalá fuera tan fácil. Entenderán de qué estoy hablando, sobre todo, los profesionales que trabajan en y por el desarrollo, la transformación y el crecimiento personal (coaches, psicoterapeutas, mentores, etc.).

Ellos son los que cada día se encuentran frente a personas “con ganas de”, pero con egos que luchan contra esas ganas para mantenerlos en la zona de confort. Sin embargo, ahí se aparecen en la consulta profesional, casi sin aliento, pero con una fuerza que inexplicablemente continúa impulsándoles a encontrar formas para conseguir aquello que desean. Y aunque hemos nombrado al ego, no es mucho lo que sabemos de él. A continuación, veamos un par de hipótesis que muestran de qué forma -con una vocecita interna- interviene en nuestros retos:

Persona: “Quiero dedicarme, por fin, a hacer lo que me gusta”.

Ego: ¿Crees, de verdad que sirves para eso? ¿Qué dirán los demás te va mal? Pareces irresponsable. Deberías estar agradecido por lo que has conseguido.  

Persona: “Quiero separarme, no soy feliz”.

Ego: ¿Te quedarás solo/a? ¿Cómo te arreglarás con las cuentas? ¿Quién te querrá tanto? Tenían razón tus padres, no sientas más cabeza. Acabarás volviendo con él/ella porque eres débil.

El ego es el responsable, tantas veces, de mantenernos “a salvo” de los “riesgos” que supone salir de la zona de comodidad.

El ego piensa algo así como: “si así estamos bien, ¿para qué cambiar?” Ahora bien, ¿Quién ha creado al ego? Curiosamente somos nosotros los autores responsables de esa especie de monstruo que nos hace creer que tenemos muchas limitaciones; de hecho, sus motores son nuestras creencias y pensamientos. Esto significa que si no nos cuestionamos, si no tomamos conciencia de todo ello y si no cambiamos todas nuestras creencias limitantes por creencias potenciadoras, será difícil animarnos, perder el miedo y/o creer en nosotros mismos; por el contrario, dejaremos que el ego siga actuando en nuestro nombre.

Cuando un coach o un psicoterapeuta se encuentra frente a una personas y sus máscaras, está frente al desafío profesional de ayudarle a librarse de ellas. Para ello, tendrá que invitarlo a tomar consciencia y a darse cuenta que el poder lo tiene él y no el ego. Sin embargo, para ser facilitadores de esa toma de consciencia tendrán que haber recorrido ellos mismos su propio camino de autoconciencia, autoconocimiento y autodescubrimiento.

Siguiendo estas premisas, Nadia, nuestra especialista en desarrollo personal, junto al equipo multidisciplinar de Status Vital, ha diseñado esta Formación en Consciencia Personal. En cierta forma, nos invita a aprender a vivir con consciencia y sabiduría, para que cada uno de nosotros pueda convertirse en una persona responsable, proactiva y autosuficiente. Además, para que todos y cada uno de esos aprendizajes puedan ser aplicados en el ejercicio de la profesión; para que puedan ayudar a otras personas a cuestionarse, a tomar conciencia de todo aquello que los está paralizando.

Pero sobre todo, para ayudarles a conectar son su Ser auténtico, a descubrirse y a despojarse, poco a poco, de todas esas creencias que les impiden conseguir sus metas y el tan ansiado bienestar. Con ese criterio, esta formación cuenta con una metodología experiencial basada en la Terapia Gestalt (Presencia, Consciencia y Responsabilidad), en la PNL y en el Coaching. Además, a lo largo de todo el proceso formativo, se utilizan diversos recursos como el Eneagrama y la mirada Sistémica.

Las personas necesitamos identificar el ego para diferenciarnos de él y para aprender a tomar decisiones callando esa vocecita interna que nos dice cosas negativas, nos limita y nos pone una máscara ante la realidad.

Fundamentalmente por ello, necesitamos profesionales que nos faciliten la toma de consciencia que nos ayuden a liberarnos del ego, a vivir en plenitud, en libertad y, sobre todo, a disfrutar del momento presente.

Como dijo Ralph Emerson “Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas, es el mayor de los logros”. 

Transitar esta experiencia de aprendizaje para uno, implica aprender a facilitar en los otros el desarrollo de todos y cada uno de los aspectos mencionados.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN