QUIERO MÁS INFORMACIÓN

La historia original o cómo el liderazgo consciente emana desde el Ser.

Desde mi perspectiva, cada uno de nosotros tiene un acuerdo con el “misterio” para ser. Venimos a este nivel de realidad con un conjunto de regalos, talentos únicos, que nadie más tiene. Esto no solo es válido para los seres humanos, sino para todos los seres que existen en nuestra Madre Tierra. Llevamos una historia dentro nuestro, una historia original que está plenamente alineada con la Vida y con su juego de amor.

Hay una gran diferencia entre otros seres y los seres humanos, nosotros vamos al “colegio”. Mediante la “educación” (o domesticación), aunque está cambiando, aprendemos a ponernos máscaras para sentirnos seguros, protegidos y valiosos. La mayoría de nosotros llegamos incluso a creer que el “amor” que experimentamos y recibimos de los demás, depende en gran medida de cómo de “bien” llevamos la máscara, y de qué máscara llevamos. Y con todas las máscaras, olvidamos nuestra historia original y comenzamos a contar una historia que “encaja” en lo que se espera.

La semilla de un árbol contiene también su historia original. Una diferencia es que el árbol sigue yendo cada año, durante el invierno, de vuelta al origen para recordar la historia que lleva dentro. Una vez que recuerda su historia (si es que en algún momento ha llegado a olvidarla), sueña nuevas posibilidades, que manifiesta con fuerza y determinación a partir de la primavera. Por supuesto, las condiciones meteorológicas y otras circunstancias tienen un impacto en la manifestación del sueño sagrado del árbol, pero, aun así, el árbol sigue usando todo el “alimento” para crecer y cambiar, de acuerdo a su historia original.

Nosotros, como humanos, tenemos nuestra propia historia original, y somos parte de la red de la Vida.

Todo lo que pensamos, decimos o hacemos, impacta dicha red. Somos sagrados en este sentido también, y ahora es el tiempo de, una vez más, abrazar la responsabilidad de nuestro impacto en toda la red que conforma la Vida, y crecer en nuestra habilidad de responder a los retos que afrontamos de tal forma que afirmemos la Vida, y recordar que la medición es “no hacer daño”.

En este viaje de aprendizaje, mi (nuestro) trabajo o propósito es el de contar mi (nuestra) historia original, aquella que sólo yo (nosotros) puedo cantar y contar. Soy parte del “coro de storytellers” de la Tierra (como tú), y debo ser original si quiero estar en armonía con la vida.

Desde esta perspectiva, el trabajo personal es para mí en primer lugar reconectar con mi historia original y, en segundo lugar, sacar mi ego de en medio del camino de mi propia historia, de forma que pueda ser contada.  Así, el trabajo personal, surge del despliegue de la historia original.

De ahí que el punto de partida en un proceso de desarrollo de un liderazgo más consciente, sea revisitar nuestra identidad y anclar nuestro pensamiento, comunicación y acción en el Ser.

Sólo desde una expresión genuina y original, auténtica, podremos relacionarnos con los demás de forma íntegra y valiente, sin miedos y desde el amor y la compasión.

Ser desde la unicidad, desde contribuir siendo originales y aportando nuestra experiencia única y subjetiva de la realidad, al tiempo que respetamos la experiencia única y subjetiva del otro. Así, diversidad y subjetividad dan paso a un espacio de comunión en el que cada persona sabe y siente que está contribuyendo al sueño colectivo, a la historia original colectiva, desde la armonía, el aprendizaje y el amor.

Descubrir nuestro Ser más profundo, pasa por remover todas las máscaras que hemos adoptado, para recordar nuestra esencia genuina y contar nuestra historia original. En este proceso, descubrir nuestros valores más profundos es imprescindible. ¿Qué es aquello que nos inspira? ¿De dónde sale nuestro anhelo más vital?

Junto con dichos valores, explorar la vida en cada situación hasta los límites, hasta la zona de aparente peligro, nos lleva a integrar cada vez más nuestros talentos y regalos, nuestro poder personal. Un poder que alimenta nuestra capacidad de responder de forma consciente para afirmar la vida.

Nuestros valores y nuestros talentos están al servicio de un propósito único para cada persona, un papel que nadie más puede representar. Es nuestra intención más auténtica, nuestro propósito, la que ilumina con claridad la dirección a seguir en cada momento.

A lo largo de este viaje de descubrimiento personal que proponemos en Leading for Vitality, conectamos cada vez más con nuestra historia original, y nos abrimos a contarla con mayor coraje y determinación, sin hacer concesiones a las circunstancias ni a los desafíos.

Ser es una competencia esencial del liderazgo consciente, pues la identidad que sostenemos para nosotros mismos, determina en qué medida honramos nuestra posición en la red relacional de la Vida.

Cuando estamos en contacto con nuestro Ser original y auténtico, reconocemos que somos parte de la Vida, y que formamos parte de esa dinámica de continuas interacciones, ya que sabemos que todo está interconectado. Integramos entonces que no estamos “al mando” y que al mismo tiempo somos agentes co-creadores de la realidad.

Ello nos aporta dos elementos fundamentales para crecer y cambiar individual y colectivamente: libertad y responsabilidad. Somos libres de elegir nuestros pensamientos, palabras y acciones, pero también responsables de nuestro impacto. De ahí que la confianza sea el mejor regalo que los demás nos pueden dar. Al confiar en que el otro hará un uso adecuado de su libertad y responsabilidad, en realidad estamos honrando el poder personal del otro. De esta manera se crea un contexto en el que cada persona se siente evocada a contribuir con aquello que nadie más puede aportar, con su singularidad.

Y tú, ¿estás contando tu historia original?

Liberto PeredaImpulsor de Kanvio.com
Visita: www.leadingforvitality.org

QUIERO MÁS INFORMACIÓN