QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Solicita más información

  • Tus datos son privados.
    Aviso Legal
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

¿Un nuevo paradigma
en el liderazgo?

Sólo hace falta observar la naturaleza durante el tiempo suficiente, para darse cuenta de que la vida quiere vivir. Si ponemos nuestra atención en las plantas y árboles, podemos recordar que vivir es crecer y cambiar. En cuanto la lluvia les toca, reverdean y florecen. La intensidad del color verde nos informa de su vitalidad, su única medición.

Recientemente leí un artículo en el que se comentaba que con el aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera, las plantas han acelerado el proceso de fotosíntesis, duplicando su capacidad de procesar dicho gas, principal responsable del efecto invernadero y del calentamiento global. De alguna manera, podríamos concluir que las plantas se adaptan y se expanden más allá de sus límites, en respuesta a lo que se necesita. En definitiva, contribuyen a corregir ese “aire enrarecido” que puede impactar negativamente en la vida.

No obstante, ese “aire enrarecido” es consecuencia principalmente de la actividad humana. Una actividad dirigida a encontrar la satisfacción y la felicidad y la valía personal fuera de nosotros mismos. Una inmensa mayoría de personas asocia su identidad a sus propiedades, a los roles que ejecutan o al dinero que acumulan. A medida que hemos ido acelerando nuestra actividad, manteniendo la eficiencia como estación de destino, nos hemos ido desconectando cada vez más del ritmo natural de la vida.

¿Nos hemos olvidado que somos vida? ¿Nos hemos olvidado que lo que respiramos es ese mismo aire que enrarecemos?

No sólo nos hemos desconectado del ritmo natural, sino de nuestra misma esencia como seres humanos. Hemos olvidado que nuestro potencial es ilimitado y que podemos responder a cualquier reto que enfrentemos, siempre y cuando lo hagamos desde la integridad. Somos parte de la red que conforma la vida y debemos recuperar nuestro lugar para estar en sintonía con las otras expresiones de la vida.

Si comenzamos por echar una mirada a lo que pasa dentro de los edificios corporativos, tal vez podamos entender la falta de vitalidad en las personas. Según un estudio publicado por el Instituto Gallup en 2013, el 82% de las personas que trabajan en España, lo hacen desde la falta de compromiso. Es decir, que van a trabajar sin conectar emocionalmente con sus organizaciones, y por tanto, no tienen enfoque en crear valor para ellas. ¿Cómo es posible que a pesar de cien años de persecución de la eficiencia, hayamos llegado a “quemar” a las personas de tal forma?

Sin embargo, son ellas el principal factor de éxito de las organizaciones, y la fuente principal de soluciones creativas para responder a los retos que afrontan cada día. Aunque luego de los datos que hemos citado, no resulta curioso saber que las organizaciones sólo tienen acceso al talento y potencial creativo sólo del 12% de sus empleados.

Dave Ulrich, gurú internacional de los temas de Recursos Humanos (cada vez que escribo recursos, me duele algo muy dentro de mi), afirma que el 85% de los esfuerzos de cambio en las organizaciones fracasan. Un fracaso que tiene una fuente clara, parece que muy clara: el nivel de consciencia desde el que liberamos. Un liderazgo que actúa para evitar lo que no quiere, y que se olvida de procurar y avanzar hacia lo que quiere, hacia la visión y el propósito. Un liderazgo movido más por la eficiencia y la rentabilidad, que por afirmar la vida. Un liderazgo que genera falta de compromiso y apaga la vitalidad de las personas.

Me pregunto entonces, ¿no será que el liderazgo que practicamos forma parte de ese 85%?

Si no hemos conseguido, en la inmensa mayoría de los casos, crear organizaciones en las que las personas se sientan vitales (comprometidas), ¿cómo es que seguimos intentando las mismas cosas?

En mi opinión, necesitamos cambiar el paradigma del liderazgo en nuestras organizaciones, y pasar de liderar para la rentabilidad a liderar para la vitalidad. Sabemos que existe una correlación directa entre compromiso y vitalidad con los resultados, pero también sabemos que cuando nos obcecamos en perseguir el resultado, acabamos con la vitalidad. Por ello, el nuevo paradigma del liderazgo debe enfocarse en la vitalidad como fin, y no como medio o recurso. Necesitamos invertir el orden en el que se enfoca la actividad de la empresa. Solamente así, tal vez, podamos trascender y resolver los grandes desafíos que afrontamos.

Este nuevo paradigma del liderazgo se basa en la integridad, en apreciar todas las perspectivas y responder de forma holística, tras haber escuchado todas las voces. Existe ya un movimiento de personas que quieren liderar de otra manera. Líderes que han dejado de ver a las personas como recursos, para abrazar la diversidad y la unicidad, la solidaridad y la singularidad.

Los nuevos líderes, se mueven desde un nivel de consciencia integral (índigo, según Ken Wilber) y se reconoce por cinco comportamientos en su acción diaria:
  • Se relacionan con los demás de una forma auténtica y valiente, desde una alta integridad.
  • Viven y trabajan con un profundo sentido de propósito.
  • Crean una visión que va más allá de la organización para incluir el tener un impacto positivo en el mundo.
  • Investigan la realidad profunda que subyace detrás de los eventos y circunstancias.
  • Ayudan a las personas a aprender, mejorar y cambiar.

Basado en todas y cada una de las premisas señaladas, y junto a un equipo de profesionales multidisciplinares, hemos diseñado una experiencia única que se desarrolla durante el ciclo de 13 lunas, y que apunta a inspirar y evocar un liderazgo consciente e integral. Un liderazgo que permita Ser, Inspirar, Cuestionar, Desarrollar y Servir. En ese orden, que no sólo no es arbitrario, sino que es el único posible para un lograr un liderazgo consciente (y coherente).

Los líderes integrales corren libres, y lideran para la vitalidad, y como resultado generan hasta 5 veces más compromiso (estudio The Extraordinary Leader. Zenger & Folkman).

Liberto PeredaImpulsor de Kanvio.com
Visita: www.leadingforvitality.org

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Solicita más información

  • Tus datos son privados.
    Aviso Legal
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.