QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Solicita más información

  • Tus datos son privados.
    Aviso Legal
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

La invaluable sabiduría
de la consciencia personal.

Los seres humanos nos distinguimos de los demás seres de la naturaleza sobre todo por el atributo de la libertad. Efectivamente, un árbol sólo puede crecer en el lugar en el que fue plantado. No en otro sitio. No puede moverse a un lugar con más sol, con más aire o con más espacio para desplegar cómodamente sus raíces. No puede protegerse del viento ni luchar contra él; sólo puede estar a su merced.

A diferencia de los árboles, los seres humanos poseemos la libertad y la utilizamos para elegir el tipo de vida que deseamos, la que esté de acuerdo con nuestra forma de pensar y sentir. Sin embargo, hay días en los que muchos de nosotros nos sentimos aquel árbol. Días en los que nos quedamos “estancados” emocionalmente en la rabia, producto de un conflicto con una persona puntual; días en los que echamos culpas a los demás de todo lo que nos pasa; días en los que somos incapaces de disfrutar de las buenas relaciones porque estamos atrapados en episodios negativos.

¿Y nuestra libertad? ¿Hasta dónde somos libres? ¿Cuáles son nuestros límites? ¿Hay algo/alguien qué nos impida disfrutar de ese privilegio?

Carl Jung decía: “La libertad se extiende hasta los límites de la conciencia”. Dicho de otra forma, significa que cuanta más luz pongamos sobre ella, más libres podremos ser. Y no es una utopía; de hecho, ¿cómo podríamos cambiar algo que desconocemos o que ni siquiera damos crédito de su existencia? Por ello, “darse cuenta”, es el primer paso para cuestionar y trascender nuestros pensamientos y nuestras creencias limitantes; esos que, sigilosa y sistemáticamente, influencian cada una de las acciones de nuestra vida.

¿Te imaginas romper con todo aquello? ¿Te imaginas reconectar con tu ser interior, con tu lado más genuino para darte cuenta de qué es lo que realmente deseas en tu vida? ¿Te gustaría recuperar la armonía y el disfrute de tus relaciones estando presente y conectado con lo que sucede y en el momento que sucede?

Cuando por fin decidimos hacernos conscientes de todo aquello, inevitable y felizmente, como decía Jung, rompemos con los límites de la conciencia y somos más libres. Más libres porque conseguimos esa sabiduría tan íntima y tan genuina que viene de nuestro ser interior. Más libres porque empezamos a valorar la opinión de los demás, sin que en ella se nos vaya la vida, es decir, filtrando lo que nos es útil y lo que no, descartándolo sin culpa. Más libres porque pasamos a ser las persona más importante y prioritaria de nuestras vidas. No es egoísmo; es la sabiduría que nos da tomar consciencia personal.

Toda esa riqueza interior, al final, es el motor más genuino para Ser-Hacer-Tener; en ese orden inalterable. Cuando esa fuerza interior actúa, es el motor personal más poderoso que nos anima a salir de nuestra zona de confort, y a conquistar lo que sea sin miedos e inseguridades.

Siguiendo nuestra intuición, creando nuestro propio camino, apoyándonos en lo que somos fuertes, conviviendo y trabajando en nuestras debilidades y traduciendo cada expectativa en algo concreto y real.

Y para todo ello, el único principio posible es el autoconocimiento. No hay otra forma. Bueno, en realidad sí, pero no estaría en el camino de la coherencia en ningún aspecto.

Para que un trabajo de desarrollo y crecimiento personal sea genuino, eficaz y sostenible en el tiempo, tiene que comenzar con un proceso de autodescubrimiento, de autoconciencia.

A propósito de ello, Nadia, nuestra especialista en desarrollo personal, afirma: “El viaje al interior, es un acto de amor”. Alineada con estas palabras junto al equipo multidisciplinar de Status Vital, ha diseñado esta Formación Consciencia Personal.

¿A qué nos invita? De alguna manera, a todo lo que hemos venido mencionado y que podemos resumir en una pequeña frase: vivir con consciencia y sabiduría, para que cada uno de nosotros pueda convertirse en una persona responsable, proactiva y autosuficiente.

¿Cuál es el valor diferencial? Uno de ellos, tal vez el más importante, es que se trata de una formación de Metodología Experiencial basada en la Terapia Gestalt (sobre todo en sus premisas Presencia, Consciencia y Responsabilidad), en la PNL y en el Coaching. Además, a lo largo de todo el proceso formativo, se utilizan diversos recursos como el Eneagrama y la mirada Sistémica.

Una de las premisas fundamentales de la formación es que no plantea un proceso monótono y duramente estructurado; por el contrario, propone un aprendizaje divertido y ameno, en el que el juego y el humor tienen un papel protagonista. Tal vez esto último, sostenido sobre las palabras de Eric Rolf, autor de “La medicina del alma”: “Cuando te ríes de algo que te ha molestado, ya no tiene poder sobre ti. El sentido del humor es el sentido más elevado que tenemos”.

¿Imaginas lo invaluable de esta formación en profesionales que trabajan en y por el desarrollo y el crecimiento personal? ¿Imaginas las ventajas que supone esa posición de privilegio para facilitar en otros la toma de consciencia personal? Hablaremos de ello en un próximo artículo.

QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Solicita más información

  • Tus datos son privados.
    Aviso Legal
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.