QUIERO MÁS INFORMACIÓN

Consigue congruencia entre qué dices y cómo lo dices.

Comunicación efectiva con PNL.

John Grinder, cofundador de la PNL, señala: “La tonalidad y el lenguaje corporal determinan que la palabra ‘Hola’ signifique un simple reconocimiento, una amenaza, una humillación o un agradable saludo”.

Y a propósito de ello, también es oportuno citar aquí aquella ecuación reveladora que determina que las palabras por sí solas representan el 7% de la comunicación, el 38% tiene que ver con el tono de voz y velocidad y el 55% con el lenguaje corporal. Poco que agregar, pues como bien sabemos, a veces el tono inadecuado, el gesto contradictorio o los movimientos disociados de la palabra, pueden echar por la borda todo el contenido del mensaje; aunque este mismo, como hemos visto, se reduzca a una simple palabra como “hola”.

Esto no significa que el contenido no sea importante, por el contrario, el contenido es importante siempre que se muestre en coherencia o congruencia con todo lo demás. Ahora bien, ¿por qué a veces surgen incongruencias? Veamos. La mayoría de nosotros sabemos lo que pensamos desde el punto de vista racional, que no es ni más ni menos que el pensamiento elaborado, aprendido. Sin embargo, ese pensamiento consciente no es el único que se pone en juego cuando decidimos hacer una u otra cosa. Por ejemplo, si alguien me pregunta cómo lo estoy pasando en una fiesta y digo que “fantástico”, mientras miro el reloj y bostezo, no sonaré muy creíble…

Efectivamente, antes que ese pensamiento consciente intervenga (la respuesta “fantástico”), el pensamiento inconsciente ya ha tomado cartas en el asunto para buscar la forma de revelarse a través nuestro lenguaje no verbal; vale decir, todo ese lenguaje que sintoniza o no con las palabras y que es tan importantes en la comunicación con nosotros mismos y con el otro.

Y cuando no sintoniza, ¿cuál es el mensaje que estamos enviando? ¿Cuánto más fácil sería la comunicación si no diéramos lugar a dobles interpretaciones? O más aún, ¿cuán útil nos sería interpretar rápidamente lo que un persona quiere decir con todo lo que no dice con la palabra?

¿Cuánto más consistente sería nuestro discurso si estuviera en armonía con lo que transmitimos a través del lenguaje no verbal? 

La coherencia-congruencia sólo se logra haciendo consciente lo inconsciente. Nuestra maravillosa mente inconsciente tiene el control sobre el 95% de las cosas que hacemos y en las cuales rara vez reparamos, como caminar, mover los músculos de las manos, pestañear o hasta algo tan básico como respirar. Esto nos permite optimizar nuestro rendimiento y ser eficaces en todo lo que hacemos cada día, todo el tiempo. No obstante, allí -en el inconsciente-, también se aloja la información captada del mundo exterior por nuestros sentidos y se manifiestan antes y sin que seamos conscientes de ello.

Para conocernos de verdad y detectar todo aquello que nos está haciendo ruido tenemos que acudir a nuestro inconsciente.

Inconsciente que puede ser revelador, incluso para identificar los motivos por los cuales tantas veces nos auto-sorprendemos actuando en discordancia con lo que queremos lograr. Esto se ve claramente cuando ocurre que:

  • Tenemos dificultad para expresar las ideas en orden y con la intensidad que suponen.
  • Fluimos entre el entusiasmo desmedido por un proyecto y el abandono compulsivo o el autoboicot al poco tiempo.
  • Deseamos ser claros en un mensaje, pero nos quedamos en blanco a la mitad del mismo.

Está claro que el dialogo interno inconsciente está un tanto infravalorado. Sin embargo, él sigue con su cometido -como puede- y a través de todas las disonancias posibles con las que manifestarse.

La PNL es la herramienta que nos permite lograr la sintonía, porque a partir de ella, nos es posible acceder, identificar y valorar esos miles de programas/patrones que aceptamos e incorporamos sin darnos cuenta y sin reparar qué tan buenos o qué tan malos son. La PNL es una técnica que nos lleva directamente a ese pensamiento inconsciente para encontrarnos en él, para reconocerlo y para cambiar todo lo que ya no es funcional en nosotros o ha dejado de serlo.

Lo decía Einstein, y aunque estemos agotados de escucharlo y leerlo, es una verdad irrefutable: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Al poner en práctica esta técnica, no sólo es posible realizar cambios internos perdurables, sino que también nos permite conocer nuestra mente, entender los procesos, e incorporarle nuevos conceptos más saludables y funcionales para nuestra vida en general.

En tal sentido, el equipo de profesionales de Status Vital, han diseñado este Workshop de Comunicación eficaz con PNL con una metodología sencilla, práctica y vivencial que nos permitirá conectarnos con nuestros pensamientos conseguir esos estados de coherencia con uno mismo, y por extensión, con todo lo que nos rodea.

Entre otras cosas, será posible:

  • Conseguir una comunicación más coherente y más efectiva en todos los ámbitos de la vida.
  • Comprender cómo funciona nuestra mente y cómo hacer que sea más funcional a lo que queremos.
  • Establecer “sintonía”, congruencia, coherencia entre el qué decimos y cómo lo decimos.
  • Lograr mejores relaciones, mejor entendimiento con uno mismo y por supuesto, con los demás.

 

QUIERO MÁS INFORMACIÓN